“Cantar la verdad de tu pueblo”

Con esa contundencia hablan los integrantes de “Inti Huayra” sobre su camino en la música y en el arte como “defensa del amor”. Fuimos a la segunda edición de La Fiesta de Mamá Chabela, donde la banda fue una de las protagonistas. Arriba y abajo del escenario se entreteje un espacio de unión, de encuentros y de fusión de ritmos.

[imagebrowser id=5]

 

El calendario marca el día 10 de Mayo y, como todos los segundos jueves de cada mes, hay fiesta en Guardia Vieja 3360. Desde la puerta de Uniclub se ve el Abasto, adentro la tarde se prepara desde temprano para que la segunda edición de La Fiesta de Mamá Chabela sea un éxito. La iniciativa nace de la necesidad de crear un encuentro entre bandas amigas, artistas y público por parte de la banda Mamá Chabela que se puso la organización al hombro y promete grandes noches durante todo el ciclo que se repetirá hasta diciembre.

Guillermo “Guito” Daverio, integrante de la banda y parte de la organización de la fiesta aclara el origen de la idea: “Surge de generar un espacio con continuidad en el que se puedan unir las diferentes expresiones artísticas que tienen que ver con toda la fusión de ritmos latinoamericanos, folklore. Hay un montón de grupos, un montón de artistas plásticos también, que por ahí no pertenecen a un estilo o a algún circuito específico pero que son un montón. Entonces generar un espacio fácil para que la gente pueda ir a verlo, como para el músico que quiera tocar y que se genere una unión aunque sea una vez por mes organizada por nosotros”

La unión se siente, vibra arriba y abajo del escenario y se arma el festejo. Los responsables de que estemos disfrutando esta noche son varios. Entre los invitados está Nicolás Radano, artista plástico que realiza su performance en arena, un verdadero mimo a la mirada, clases de baile, comidas y las bandas Se Armó!, Inti Huayra y, por supuesto, la anfitriona Mamá Chabela que cierra la gala.

 

Para entender un poco más a fondo de que se trata el Folklore Andino, charlamos con los Inti Huayra (Viento del Sol), banda que nació en Jujuy, se fortaleció en Córdoba y recorre todo el país de la mano de sus instrumentos.

Desde chicos, desde la peña, desde la música, hace años que tocan juntos Pachi Herrera  (guitarra, charango, voz, maulincho), Bacha Fiad (percusion) y José Alba (chuli, zanka, quena, flauta de pan, zamponia); en Córdoba se sumó al equipo Ezequiel Lopez (guitarra, voz). Desde entonces, y este entonces es también desde hace tiempo, desde el año 99’ comenzó a rodar la historia. “Todo comenzó de forma muy inocente, sin mucha planificación, no más por ganas de tocar” cuentan.

Si bien su música los ha llevado a tocar en festivales, teatros, escuelas, hogares de ancianos y todo aquel lugar a que se los invite, la banda no duda en afirmar que todas las fechas tienen un compromiso social el cual asumen como artistas. “El compromiso social si elegís el arte es casi una obligación, porque el arte es una manera de expresión de los pueblos. Cantar música popular si realmente es lo que elegís hacer te pone ante el compromiso de cantar la verdad de tu pueblo, de la gente con la que vos convivís y de las cosas que vos ves en la realidad. Las canciones son eso, una manera artística de decir lo que uno está viendo en el mundo, con qué es feliz, con qué no. Entonces yo creo que si realmente asumiéramos todos los artistas el compromiso que el arte como defensa del amor significa todos deberíamos tener un compromiso con nuestra realidad”

El trabajo se siente y contagia. Inti Huayra fabrica con fuertes convicciones las canciones que componen los tres discos, el último de ellos grabado en el año 2010 “Savia”, transmitiendo el mensaje con el que se comprometieron desde hace tiempo.

En la misma línea, con la misma fuerza, llevan adelante el proyecto “Abre Caminos”, conciertos didácticos en escuelas, universidades, hogares, que muestran la música jujeña, los principales instrumentos y sus ritmos. Lo que arrancó como un “vamos y vemos” fue creciendo, se asesoraron, recibieron ayuda de mucha gente que apostó al proyecto y hasta llegó a ser declarado de interés cultural en diferentes provincias. “Tratamos de borrar un poco el folklore como gaucho, empanada, locro, vino y viva la patria. La verdadera esencia del folklore es la creación popular, espontánea y dinámica que sucede en los pueblos a cada instante”. Y agregan: “Lo más lindo de todo esto es haber compartido el espacio de la gente de verdad; nosotros vamos a su lugar, cargamos nuestros monos y caemos en la escuelita. Hola, somos Inti Huayra, nuestro sonidito y esto es lo que traemos”.

El balance del camino recorrido es siempre positivo y por eso apuestan a seguir creciendo con las mismas convicciones. “Si miro para atrás yo veo cuatro changos soñando y los veo hoy en la misma posición. La esencia es exactamente la misma que en el ’99, con muchas cosas en la mochila que son inevitable que pasen si es que estás en la búsqueda de cantar”.

Con la bandera del compromiso bien alta, el sábado 19 de mayo vuelven a tocar después de mucho tiempo en el Comedor Universitario de Córdoba pidiendo justicia por Mariano Ferreyra, un lugar que fue testigo de las luchas del estudiantado cordobés, que son de todo el país en realidad.

Inti Huayra y Mamá Chabela nos emocionan con su música y con su compromiso. Demostrando que hay que seguir creyendo en el arte y en su extraordinaria capacidad de construir puentes hasta lo más hermoso que tienen nuestras raíces.