Nuestra escuela

La Municipalidad de Quilmes busca mudar la Escuela Municipal de Bellas Artes a un edificio insuficiente y sin el apoyo de los alumnos, que proponen mejoras desoídas. Historia del intendente que montó su candidatura sobre los estudiantes que hoy deja plantados.

Sebastián, Florencia, Jonathan y Pablo se sientan alrededor de una mesa cuadrada con restos de pintura de colores, dibujos y maquetas. Mates calientes tratan de apaciguar el aire frío que entra por una ventana rota. Hablan y su tono de voz es fuerte porque en la Escuela Municipal de Bellas Artes de Quilmes los tambores y los cantos rebotan por los pasillos, es fuerte y, además, firme: “Con este proyecto no vamos a dejar nuestro lugar”._MG_7471

A mediados del 2012, en una publicación oficial del municipio quilmeño llamada La Hojita se mostró un mapa con obras realizadas por la gestión de Francisco El barba Gutiérrez. Para sorpresa de los alumnos, entre ellas figuraba la “nueva sede” del EMBA. “En ese momento estábamos en un canal de comunicación con la municipalidad por otros reclamos y dentro de ese espacio no nos informaron nada. Nos enteramos por la revista y fuimos nosotros con la información para que nos la expliquen”, aclara Sebastián.

La escuela existe hace 70 años y nunca tuvo edificio propio. Fue creciendo y siendo trasladada a diferentes anexos a medida que pasaron los años, según las necesidades. Hace nueve años que la EMBA ocupa el edificio actual, a siete cuadras de la estación de tren y en pleno centro quilmeño, en lo que era una dependencia municipal que se dejó de usar por malas condiciones edilicias.

Al principio los alumnos compartieron la escuela con rentas y otros departamentos municipales. No había dispositivos de seguridad, había paredes electrificadas y los matafuegos se obtuvieron por el pedido y la lucha de estudiantes y docentes. “Las condiciones de hoy siguen siendo malas, y el proyecto hace que pasemos a unas aún peores”, asegura Florencia, y entre los cuatro se ayudan para armar la secuencia de los últimos hechos:

–      En 2012 alumnos y vecinos de Quilmes se enteraron por una revista que había un proyecto para una nueva escuela. Los estudiantes se reunieron con las autoridades del municipio para comunicarles su preocupación sobre la locación del proyecto, muy alejado del centro. Les dijeron que estaba todo “muy verde” y que era una propuesta de Nación, pero que no se había aprobado todavía y que estaban a tiempo de proponer otras ideas. El centro de estudiantes llevó otras posibilidades a la municipalidad; no les contestaron más.

–      En 2013 cambiaron las autoridades, pero no atendieron a los alumnos en todo el año.

–      A principios de 2014 llegaron novedades: empezó a circular por los medios locales que el intendente Gutierrez había mandado a aprobar a la Facultad de Arquitectura de La Plata los planos. El Secretario de Cultura de Quilmes les dijo que no estaba al tanto de nada, siendo él el responsable político de la escuela. Les prometió otra reunión con más información para el 29 de mayo.

–      29 de mayo: los dejó plantados.

_MG_7458

–      El 2 de junio el centro de estudiantes consiguió una reunión con Obras Públicas, la secretaría que impulsa el proyecto: les mostraron los planos y notaron entonces muchas cuestiones incompatibles con el edificio actual.

Ejemplo rápido: en el EMBA hay 6 departamentos – teatro, música, danza, cerámica, artes visuales y arte infantil-, cada uno tiene al menos una carrera y forma a 3500 personas. En el edificio actual los departamentos de teatro, cerámica y danza tienen dos pisos cada uno; en el proyecto nuevo tienen un sólo aula. Además, la nueva sede queda más lejos de los núcleos de transporte. “El proyecto está pensando por fuera de las necesidades de la escuela”, redondea Florencia.

–      22 de junio: otra reunión con Obras Públicas. En la escuela se votó una delegación de estudiantes y docentes para entablar una mesa de trabajo propuesta por la municipalidad. Ese día dejan a los representantes plantados afuera una hora y media debajo de la lluvia. Cuando por fin los dejaron entrar, les mostraron el mismo plano que ya habían visto. Les contaron que el nuevo edificio está enmarcado dentro del Proyecto de Igualdad Cultural del Plan Bicentenario y que por una cuestión de dónde vienen los fondos el edificio se iba a tener que llamar Centro Cultural y Escuela de Bellas Artes. No les responden qué implica eso pero sí les informaron que el lugar ya no estaba en discusión. La municipalidad recibió una lista de necesidades, un documento grande con las características de la escuela escrito por alumnos y profesores, ideado para que las autoridades elaboren el proyecto en base a eso.

–      10 días después de comprometerse a traer un plano en base al documento, se repitió el mismo plano, sólo con las aulas más grandes divididas en dos partes. En total 30 aulas, frente a 50 de uso actual. 3800 metros cuadrados frente a 5500. Les aclararon que se podía seguir discutiendo, pero que el proyecto no se iba a modificar sustancialmente, y en el caso que no entren todos, lo que los alumnos ya venían advirtiendo, iban a recurrir al uso de anexos.

–      El municipio convocó a estudiantes y profesores a otra reunión para fines de julio, donde de todas maneras ya no hay mucho para discutir: el plano y la cantidad de metros cuadrados no se van a modificar. Los planes del jefe de gobierno quilmeño es terminar la obra en un año. Para eso necesita licitar el proyecto antes, lo cual todavía no sucedió. Mientras tanto los alumnos de la EMBA están realizando volanteadas, juntadas de firmas, festivales, movilizaciones e intervenciones artísticas para sacar su lucha a la calle.

_MG_7467“Los anexos son un problema porque hay áreas que no se cruzan, nos fragmenta la unidad académica. Hoy en día las experiencias que ya existen de anexos se basan en usar escuelas primarias a la noche, en el mejor de los casos. Si pasa eso, una gran parte de los estudiantes va a estudiar en condiciones que no son óptimas, lo que va a condicionar su desarrollo”, resume Sebastián y agrega que la municipalidad plantea también una reorganización del orden de la escuela: distribuir la carrera a los largo de los tres turnos. “A la gente que trabaja se le va a complicar concurrir”, dice.

El barba Gutiérrez, actual intendente de Quilmes – que aún no formalizó su presentación para las elecciones municipales del año que viene, pero expresó su deseo de hacerlo – montó su candidatura en el 2006 sobre una protesta que encabezó la EMBA. En ese año el Concejo Deliberante del Quilmes avanzó contra el Estatuto Docente, bajándoles el sueldo a los profesores del EMBA. Sumado a que les habían dado el actual espacio en pésimas condiciones edilicias. Comenzaron las movilizaciones estudiantiles y se tomó la escuela durante 80 días. En un escrache en la casa de Sergio Villordo (el intendente en ese momento) reprimieron a los estudiantes con balas de goma, dejando heridos. En un acto municipal, a los pocos días, funcionarios del municipio se enfrentaron a golpes con los estudiantes. Eso motivó una movlizacioón de 5 mil personas en contra del municipio, donde El barba Gutierrez marchó con los estudiantes. Gracias a eso se volvió para atrás con el cambio del Estatuto: punto para los estudiantes. “Toda esa situación de represión fue muy sentida en la comunidad”, cuenta Sebastián y describe que los vecinos quilmeños les muestran su apoyo en cada actividad que hacen en la calle.

“Estamos empezando a tomar acciones legales, vamos a presentar un recurso de amparo, para postergar el proyecto y la licitación que es inminente”, afirma Florencia y los cuatro compañeros bien sentados en sus lugares afirman: “Seguimos como estudiantes exigiendo que nos atienda el intendente,  aclarando que nos interesa tener un nuevo edificio pero no este proyecto. Necesitamos uno nuevo en base a la necesidades reales actuales y futuras de la escuela. En eso estamos hoy”.

_MG_7472

Desalojados por la fábrica de cáncer

Para electrificar parte del Roca el Municipio de Quilmes pretende instalar otra subestación eléctrica en el sur, donde ya existen otras dos de comprobada contaminación electromagnética sobre el cuerpo humano. Buscan desalojar a 17 familias que empiezan a organizarse.

_MG_7345En el Municipio de Quilmes se encuentra la subestación eléctrica Sobral que ya enfermó a más de 300 personas, muchas de ellas fallecidas. Ahora, a cuadras de allí el mismo municipio se propone construir otra subestación tóxica, y esta vez con un condimento especial: tienen que desalojar 17 familias para poder hacerla.

Estas familias viven en un predio de unas 10 hectáreas pegado a las vías de la Línea General Roca, a pocas cuadras de la estación de Quilmes. Algunas viven hace más de 30 años ahí, desde que el ferrocarril les cedió esa tierra para construir a algunos de los obreros que trabajaron en su construcción. Hasta ahora vinieron construyendo sus casas con total legalidad, hasta que hace dos semanas el municipio les tocó la puerta y les dijeron que en un mes se tienen que ir.

Los antecedentes

Beatriz agarra el micrófono y se envalentona. Explica ante sus vecinos reunidos en la Plaza Onda Verde que “más allá de que los que estamos adentro del predio sigamos o no viviendo, acá la cuestión es que no coloquen la subestación”. Sus pares la escuchan, la aplauden y van pasando el micrófono para que todos expongan su opinión. Están reunidos para organizarse y encarar la lucha que se les viene. No sólo las familias que viven dentro del predio están presentes, si no las de varias manzanas a la redonda: el eje es la subestación, no el desalojo.

Con la información de los vecinos que sobreviven a la Subestación Sobral en Ezpeleta (Municipio de Quilmes) y la Subestación Rigolleau en Berazategui, estos quilmeños se enteraron de los daños a la salud que las ondas electromagnéticas generan. Esta fue de la única información sobre el futuro de su salud que recibieron, ya que las autoridades municipales sólo se limitaron a describirles las magníficas obras que van a construir en su barrio.

“Los vecinos no nos enteramos de la forma en que corresponde, en algunas casas tiraron volantes que de casualidad alguno que otro miramos”, cuenta Julia, que vive fuera del predio. “La primer presentación que se hizo en la Casa de la Cultura estuvimos tres vecinos y ahí se presentó todo el proyecto. Nos quedamos sorprendidos porque de la noche a la mañana nos ponen una cosa de la que no tenemos ni idea”, plantea. Posterior a eso Julia empieza a preguntar entre sus vecinos si sabían del proyecto, ahora reunidos en la Plaza Onda Verde: “Nadie sabía nada”.

Francisco, esposo de Julia, se abre paso entre las 120 personas que hay en la plaza y completa el discurso de su mujer: “Los vecinos estamos preocupados porque nosotros tenemos noticias de otras subestaciones. Esta semana vamos a presentar las firmas que estamos juntando, vamos a abrir un expediente y se va a ir al defensor del pueblo. Después vamos a iniciar una acción legal, un recurso de amparo”, adelanta.

A favor de la electrificación

A pesar de que la subestación viene con el paquete de obras que la Línea General Roca va a hacer para electrificar el ramal Constitución-La Plata, los vecinos aclaran que de ninguna manera se oponen a que el tren se electrifique. Afirman que hay otros lugares para poner la subestación, alejados de la gente, pero que este predio esta estratégicamente ubicado cerca de la estación de Quilmes, una de las centrales del recorrido del tren. Llevar la subestación más allá implicaría mucha más inversión.

Entre mates, planillas de firmas y con la mítica cervecería Quilmes de fondo, los vecinos se organizan. Ya saben lo que el electromagnetismo produce pero poco saben la inmensa obra que van a hacer a metros de sus casas: “Te dicen, por ejemplo, que van a abrir una calle pero no está definida a dónde. En la presentación que hicieron no figuran en ningún lado las 17 familias que viven adentro del predio. Todo muy agarrado de los pelos, pero, claro, en 70 días empiezan las obras”, ironiza Francisco.

_MG_7368

33 a 1

El pasado 6 de junio los vecinos, de boca en boca, se enteraron que el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) convocaba a una audiencia pública para presentar el proyecto. De 34 intervenciones, 33 se manifestaron en contra y se tomó un minuto entero para recordar en silencio a las víctimas de Sobral en Ezpeleta.

Entre los oradores estuvo la licenciada Córdoba, de la consultora Estudios y Servicios Ambiental SRL, empresa que realizó el estudio de impacto y que tiene como clientes a empresas como Apache petrolera, Barrick Gold, Edesur y Minera Alumbrera. Córdoba también es asesora del Banco Interamericano de Desarrollo, entidad que, casualmente, pondrá 500 millones de dólares para la obra de electrificación del ramal Avellaneda-La Plata.

El intendente de Quilmes Francisco “Barba” Gutiérrez afirmó en la audiencia que esta subestación no será como la Sobral, que no va a causar 170 muertes (y contando). Ningún médico o técnico presente entre los oradores pudo justificar esta afirmación. De hecho, el único orador que habló sobre el electromagnetismo fue un Ingeniero llamado Carlos Wall, que admitió que el electromagnetismo es difícil de apantallar, que la distancia es lo que genera la disminución de las ondas agresivas y que la subestación va a generar más de 10 micro teslas (la Organización Mundial de la Salud comprobó que 0,3 micro teslas “puede producir cáncer, en especial leucemia en niños”).

El informe que presentó la OPDS habla, por ejemplo, de la ropa de seguridad que deberá usar el personal de la obra, de la cartelería de señalización que se utilizará, dónde irá a parar la basura generada, pero para el ítem “4.11 Campos electromagnéticos” utiliza media página y luego un anexo no disponible, quizá por error, en la web del OPDS. Según este mismo informe la obra estaría en funcionamiento a fines de 2015.

“Fui a la audiencia el 6 de junio” cuenta Beatriz, en la que se enteró sobre la subestación: “Nos hablaron en chino básico, no entendíamos nada, no estamos capacitados para recibir esa información. Lo que sí me pareció importante fue cuando habló la gente de Sobral que presentó fotos. Uno ahí toma conciencia”.

2 años de alquiler

Cristina y Raúl abandonan por un rato la plaza y la compañía de sus vecinos. Abren el portón que separa la calle de su casa y un predio enorme lleno de árboles en otoño los saca de la realidad de colectivos, trenes, audiencias y municipios. Como a Beatriz, les ofrecieron 2 años de alquiler en otro lugar para que se vayan de ahí. “Pero eso no es seguro, además nosotros invertimos en nuestra casa”, se lamenta Cristina, mientas agita los brazos para que sus hijos, cuadras más allá, ocultos entre caballos y plantas la vean y se acerquen rápido:

-¡Vengaaaan que nos vamos a sacar una fotoooo!

Raúl se les adelanta y entra para acomodar la sala. Minutos después los cinco posan delante de la cámara, sin hacer preguntas.

Quieren una foto en su casa.

-De acá no nos vamos.

_MG_7295

El último bosque del sur

Hay un bosque nativo, acá nomás entre Avellaneda y Quilmes, donde la firma del grupo Techint Nuevo Milenio S.A. busca llevar a cabo el proyecto inmobiliario “Nueva Costa del Plata”, una especie de Puerto Madero bonaerense. El bosque es el último pulmón verde que queda en estos municipios. Aunque Techint tenga el dinero y el aval de las autoridades provinciales, se les está haciendo difícil avanzar: tiene a un montón de vecinos y organizaciones bien plantados, defendiendo lo que es suyo.

bosquenativoDesde Villa Domínico (partido de Avellaneda) hasta Bernal (partido de Quilmes) está lo que fue por treinta años el vertedero de basura más grande de Latinoamérica. Ese basural colapsó en 1998 y fue causante de varias muertes de niños en las torres de Wilde (partido de Avellaneda). Eso fue la gota que rebalsó el vaso para que un grupo de madres empezaran a luchar para que se cierre, y lo lograron. El bosque nativo (pegado al CEAMSE) fue declarado reserva ecológica por el Honorable Concejo Deliberante de Quilmes en el 2002 como zona de recuperación ecológica por la contaminación del basural. Con sus 262 hectáreas serviría como filtro natural para amortiguar la contaminación que dejó la basura. Por su parte, en el 2008, el Concejo Deliberante de Avellaneda (que nunca declaró el bosque como reserva en su área de influencia), rezonificó el área de la costa y la declara zona urbanizable, dándole así lugar al proyecto Nueva Costa del Plata en Avellaneda. En ese momento, y gracias a estar siempre pendientes de lo que pasara en la zona por lo que había generado el CEAMSE, vecinos de Quilmes, foros y organizaciones ambientales de la zona fundaron la Asamblea No a la Entrega de Costa, para frenar el avance de los emprendimientos inmobiliarios sobre el bosque nativo. Gracias a la resistencia de los vecinos, el bosque no se tocó hasta el 2012, cuando empezaron los desmontes.

La Organización Mundial para la Salud fija como óptimo 15 m2 de espacios verdes por habitante y como mínimo 10 m2. En la actualidad en la localidad de Avellaneda estos espacios verdes se reducen a 0,40 m2 por habitante y en la localidad de Quilmes a 0,50 m2, un 97,4%. Un 96% menos de los espacios verdes necesarios para una adecuada calidad de vida.

Leandro, abogado patrocinante de la Asamblea No a La Entrega de la Costa Avellaneda-Quilmes.

– En diciembre del 2012 nos llega a nosotros la causa, cuando un grupo de vecinos nos convocó para estudiar juridicamente el tema de la viabilidad del proyecto Nueva Costa del Plata que ya habia comenzado con desmontes en toda esta zona.

– En enero del 2013 iniciamos una demanda para detener las obras, porque considerábamos que todo el proyecto estaba enmarcado en una lectura completamente ilegitima del marco regulatorio aplicable. No se cumplían con ninguna de las condiciones previstas, ni en la Constitución ni en la legislación vigente, para avanzar con un proyecto de estas características sobre un bosque nativo. Uno puede decir que Nueva Costa del Plata es un proyecto cuidado desde una u otra perspectiva, pero no para ser construido sobre ese terreno.

–  La Cámara Federal de La Plata hizo lugar a la demanda, suspendió por 30 días las obras hasta que se hagan los estudios de campo necesarios. Antes del vencimiento de esos 30 días el juez de primera instancia dice que la provincia todavía no relevó sus bosques nativos (como determina la Ley Nacional de Bosques) y que por la tanto no puede tocar nada que tenga condiciones ambientales equiparables a las de un bosque. Eso fue nuevamente llevado a la Cámara, esta vez por la empresa, y confirmaron otra vez que la medida cautelar se debía mantener vigente hasta que termine el juicio. Esa sentencia fue dictada en diciembre del 2013.

– Nos amparamos en varias normas,  muy especialmente en la Ley Nacional de Presupuestos Mínimos de Bosques Nativos, la ley 26331. Esa ley tiene varias previsiones que fueron infringidas por al Municipalidad de Avellaneda y por la empresa, que intentaron sortear todo este régimen, dijeron ‘bueno esto que ahora es un baldío va a pasar a ser una urbanización sustentable’ cuando en realidad no se trata de cualquier terreno al que le están dando funciones, no hay una cancha de futbol ahí, hay un bosque nativo. El artículo 7 de la ley 26331 prohíbe cualquier desarrollo sobre un bosque de estas características hasta tanto la provincia no delimite y determine cuáles son sus bosques. Aquí es donde nace el nuevo problema.

Hecha la ley, hecha la trampa

El pasado viernes 14 de febrero la Organismo Provincial para el Desarrollo Sustentable (OPDS) convocó a una pseudo audiencia donde presentan el mapa de ordenamiento de bosques nativos que exige la ley. Ese ordenamiento es un mapa que sirve de semáforo: con rojo están pintadas las zonas de máxima preservación, en amarillo las de mediana importancia y en verde las zonas donde se puede avanzar con construcciones. El bosque nativo de la costa Avellaneda – Quilmes iba de verde.

Lo que se realizó aquel viernes 14 de febrero no cumple con ninguno de los requisitos con los que se debe llevar a cabo las audiencias públicas. Una de las cosas principales por la que la audiencia fue declarada nula por la Defensoría del Pueblo y otras organizaciones fue porque no se garantizó el acceso a la información; fue una mera exposición de la OPDS. Por ahora la causa está abierta, la justicia dio pautas claras sobre la necesidad de detener las obras hasta tanto no esté realizado de manera legítima el ordenamiento. Esta lucha a favor de este recurso natural se va a mantener y con muy buenos argumentos.

Nieves – Integrante del Foro en Defensa del Río de la Plata, la Salúd y el Medio Ambiente.

bn3– Los bosques nativos que se quieran destruir están sobre el valle de inundación del Río de La Plata. Los vecinos que vayan a vivir ahí como se eleva el suelo no se van a inundar, pero sí va a traer como consecuencia la inundación de los vecinos que queden en zonas bajas. El proyecto Nueva Costa del Plata dice que va a tener el 70 por ciento de espacios públicos, pero el problema es que se va a rellenar un área y a destruir un bosque.

– Todas las áreas que se colorearon con el nuevo ordenamiento que se dispuso el pasado viernes 14 de febrero son áreas que estaban conservadas por la ley nacional de bosques. Son bosques nativos y reservas igual, pero al poner un área verde se permite el desmonte. Es una trampa.

– El OPDS sólo sigue el criterio comercial, empresarial, no del valor real que tienen los bosques. Nosotros vemos que están sometidos a una presión política.

Leopoldo – Integrante de la Asamblea No a la Entrega de la Costa Quilmes-Avellaneda.

bosque nativo– Yo soy vecino de Bernal (Municipio de Quilmes) y conozco muy bien el bosque ribereño. Es un paisaje rural a muy pocos kilómetros del casco urbano, es un cambio rotundo de paisaje que hace del lugar algo muy especial.

– La consigna desde la Asamblea siempre fue ‘conocer para defender’, una de las primeras cuestiones fue hacer caminatas para que la gente venga a conocer el ambiente. En esas caminatas empezaron a aparecer biólogos, observadores de aves, un montón de gente con conocimientos que empezaron a inflar la carpeta de conocimientos sobre la importancia del lugar.

– La sensación que nos dejó la jornada del viernes 14 de febrero es de completo desamparo frente a las autoridades. El OPDS que debe velar por el cuidado del ambiente y la salud de sus habitantes es el que hace los negociados. Es esperable también, no nos sorprendió, esperábamos que operaran de esa forma, con un disfraz de proteccionistas cuando en realidad intentan darle vía libre  a los emprendimientos inmobiliarios en la zona del bosque ribereño.

– La lucha está ganada en la medida que va ganando más participación y que la gente empieza a tomar conciencia de la importancia que tienen las zonas bajas, el humedal costero, en términos de regulación hídrica. Hay cosas como la medida cautelar que nos dan un respiro, un reconocimiento de nuestros argumentos en un estamento más grande, pero la pulseada no termina ni creemos que haya que cantar victoria. La pregunta está en si tomamos conciencia o no como sociedad del desastre que estamos generando con este modelo extractivista.

Micaela – Integrante de la Asamblea No a la Entrega de la Costa Quilmes-Avellaneda.

bosque nativo– Yo de chica conocía el lugar y sabía que tenía valor, que no era un lugar lleno de ratas y basura, si no que era un lugar interesante de conservación. Un día encontré una pintada en la calle contra el emprendimiento inmobiliario y buscando por google me contacté con la asamblea. Hace tres años me sumé, por ese tiempo se formó el grupo más estable.

– Analizamos bien el panorama, en qué había avanzado Techint, conocimos la Ley de Bosques y fuimos trazando ejes de acción para empezar las actividades. Contactamos abogados, utilizamos las redes sociales para la difusión y el periodismo alternativo nos ayudó también a que se conociera el tema.

– Cuando salió la cautelar nos pusimos muy contentos, fue un golpe para Techint porque denunciamos que habían empezado con desmontes y habían violado la Ley de Bosques. Ellos tenían un permiso de la Municipalidad de Avellaneda, pero no era legítimo porque no pueden desobedecer un Ley Nacional.

– Está proyectado por el Municipio que un lugar se descuide, se llene de basura por el mismo municipio, y después decir que viene un emprendimiento privado para dar solución a los problemas de la ribera. El lugar se descuidó apropósito para luego decir que la solución no es que el Estado se haga cargo si no que venga una empresa a ofrecer cosas que a la mayoría de las personas no las beneficia.

– Está siempre el tema cuando volanteamos sobre qué es y qué no es progreso, lo que nosotros decimos es que el progreso no es seguir avanzando con la frontera urbana o agropecuaria sobre áreas silvestres, más en la ciudad. El progreso tiene que ser pensado en función a la vida, hay que redefinir muchas cuestiones. Y el momento es ahora.

Cáncer de regalo

La inocuidad del electromagnetismo sobre la salud humana nunca fue comprobada científicamente, pero Ezpeleta es el resultado tumoral de la experiencia. Con más de tres décadas de funcionamiento, la subestación eléctrica Sobral ha propagado la enfermedad sobre quien viviese cerca. Aún así, no es considerada como antecedente válido para paralizar el funcionamiento de subestaciones en zonas urbanas.

En una cocina de Ezpeleta, partido de Quilmes, Beti, Nené y Gladys toman café y comen buñuelitos. Por la ventana no se adivina movimiento, es la hora de siesta y este es un barrio muy tranquilo. Hasta acá: típica escena de una tarde cualquiera en el conurbano. Pero, si se estudia mejor el paisaje que enmarca la ventana, un elemento extraño salta a la vista y da una pista, indicio de que en este barrio sí pasa algo. La invisibilidad del electromagnetismo no implica que no sean visibles los efectos en el cuerpo de las personas que viven allí. Por la esquina de esta tranquila cocina pasan los cables de alta tensión que salen de la subestación eléctrica Sobral. La banda sonora que inunda la cocina no es una charla de revista de corazón, es La Lucha -así con mayúscula-, la que ocupa las palabras y el tiempo de estas mujeres. Luchan contra esa subestación, que ya se cobró la vida de alrededor de doscientas personas, enfermó a otras tantas y diariamente irradia sobre sus cabezas dosis mortales de electromagnetismo.

00 606 –      Mi marido hace ya quince años que falleció, y el chico de allá del corralón antes que él, ¿cómo se llamaba?

–      Gabi, que falleció de cáncer de piel.

–      Y el hijo de Norma, que tenía trece años…

–      Sí, Fabián, que se enfermó a los doce y falleció a los trece.

–      Después que empieza el marido de Beti al poco tiempo se enferma la hermana de él, con los mismos síntomas, ella falleció tres meses después que él.

–      Falleció un año antes que mi papá, que tenía cáncer de pulmón.

–      Y la chica de allá, que el marido tenia leucemia, ahora le tienen que hacer rayos a ella.

–      En esa cuadra estaba Miriam, que la tuvieron que operar de urgencia en la cabeza, cáncer en la cabeza tenía, aparentemente ahora va a estar bien.

–      Otra señora por acá con cáncer cólon, jóven.

–      Y el muchacho de la otra cuadra, con cáncer de tiroides.

Las tres vecinas mueven las manos y señalan las casas de los alrededores, donde están los muertos o los enfermos, tan cerca que se ven sus casas por la ventana. El cáncer ya es como un resfrío en ese barrio: tarde o temprano a todos les toca, en sus cuerpos o en el de un familiar o amigo. A Gladys, Nené y Beti les da miedo sentarse para agregar a las nuevas víctimas al mapa de la muerte, pero calculan que ya son doscientas las víctimas mortales, entre ellas familiares suyos.

_________________________

mapadelamuerteLa única manera que existe para que el electromagnetismo no dañe a la salud es que las personas no estén expuestas a 0,3 o más microteslas. La microtesla es la unidad de medida del electromagnetismo, mide la cantidad de ondas electromagnéticas que llegan a un determinado lugar. Estudios que hicieron los vecinos de Ezpeleta con el biólogo Raúl Montenegro, mostraron que hay zonas alrededor de la subestación a las que llegan hasta 9 microteslas.

Las empresas eléctricas no reconocen el estándar precautorio de los 0,3 microteslas. Estas últimas y el propio organismo nacional de regulación, el ENRE, ‘adoptan’ el estándar ambiental de la obsoleta Resolución n° 77/1998 del Ministerio de Economía y Obras y Servicios Públicos de la Nación, que es ambiental, no sanitario. Para ellos el principio de precaución que establece la Ley Nacional 25675 no existe. Argentina sigue sin tener límites legales de exposición a los campos magnéticos. “Hasta tanto este vacío se complete sostenemos, en base al principio de precaución y la buena ciencia que las personas no deben quedar expuestas a campos magnéticos iguales o superiores a 0,3 microteslas”, resalta Montenegro, Presidente de FUNAM (Fundación para la defensa del ambiente).

Montenegro, también premio a la Investigación Científica de la UBA, reconoce que “el problema no son solamente las subestaciones transformadoras sino también los tendidos eléctricos de media y alta tensión, aéreos y subterráneos. Todas estas fuentes generan campos magnéticos”. Como en Ezpeleta, donde hay cableado aéreo y subterráneo.

“Científicamente nunca se demostró la inocuidad de los campos magnéticos de frecuencias extremadamente bajas. Existe una significativa y creciente evidencia científica sobre sus efectos cancerígenos y no cancerígenos, incluso a valores muy bajos de densidad de flujo magnético”, explica Montenegro. La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), entre otros organismos nacionales e internacionales, considera a los campos electromagnéticos de frecuencias extremadamente bajas como ‘posibles cancerígenos en humanos’.

_________________________

La subestación Sobral fue instalada por SEGBA (empresa estatal de electricidad) en 1977, la dictadura militar encontró a los vecinos, que ya miraban a las obras con recelo, totalmente desmovilizados. En realidad, ese predio estaba destinado a ser una salita de salud para el barrio, así como se lee, con toda la ironía que esto le agrega a la situación. Nené, que ya había comprado su casa a menos de media cuadra de ese predio, recuerda cómo llegaron y empezaron a construir, sin dar ninguna explicación a nadie, prometiendo progreso y trabajo para el barrio. Trabajo que nunca llegó, aclara. En la década de los ’90, SEGBA se privatizó y EDESUR, que quedó a cargo de la subestación, haciendo más obras para agrandarla.

Recién en 1996, recuerdan las tres mujeres, empezaron a recolectar información sobre los daños del electromagnetismo y se percataron que la cantidad de enfermos se debía a la subestación. Ese mismo año murió el marido de Beti y un año después, el padre de Gladys. Mientras Nené estaba enferma de cáncer de mama, resuena que el día que llegó del médico que le dijo que la enfermedad iba a acelerarse con la exposición al electromagnetismo, estaban pasando más cables por enfrente de su casa. Entendió que nadie iba a decidir cuándo tenía que morir: así que se plantó frente a los obreros para no dejarlos seguir trabajando. Pararon las obras por solo unas semanas.

En el 2000 EDESUR duplicó la potencia de la subestación. Dos años después los vecinos se resistieron a un nuevo cableado, el municipio, a cargo del radical Fernando Geronés, minó la zona de policías y gendarmes para que apuntaran con sus armas a los vecinos y dejaran trabajar a los obreros. El mismo modus operandi que se utilizó en Berazategui para instalar la subestación Rigolleau el año pasado. Leé sobre Berazategui.

Las manos de las vecinas reunidas en la cocina, que antes señalaban las casas de los muertos, ahora cuentan los años que lleva La Lucha. Dieciséis años. Y contando. Porque siguen luchando para que la subestación se traslade lejos del casco el urbano, para que deje de causar muertes. Las víctimas van a quedar por siempre, y los enfermos también. Pero igual siguen divulgando la situación en su barrio, ayudando a otros lugares con situaciones parecidas como Berazategui y exigiendo que el juez Siauliu de la Cámara Federal Número 2 de La Plata expida alguna decisión sobre el pedido de traslado que hicieron los vecinos hace más de diez años.

Gladys, Beti y Nené seguirán viviendo en ese barrio, donde lo hicieron toda sus vidas, inclusive antes de que instalaran la subestación. Seguirán caminando esas calles irradiadas. Ezpeleta es a prueba de escépticos, ahí sí existe el destino. Detrás de la ventana de cualquier cocina yace clarita la realidad para cualquiera que esté dispuesta a verla: no importa que hayas trabajado y hecho de todo por mantener el control de tu vida, un día puede llegar una empresa y decidir cuándo y de qué te vas a morir.

00 624

“Cuando descubrimos que fue un policía, los diarios no dijeron nada más”

Tres chicos caminaban por la calle y tuvieron una discusión con un auto que paso. El conductor bajó y los mató. Tiempo después, descubrieron que el asesino era un subcomisario. Tiempo después de que presionaron a los testigos para que mintieran.

La voz de Beti.

Los hechos

gatillo facil quilmes
El papá y la mamá de David y la mamá de Javier, en Quilmes. Fotos: NosDigital

Domingo 3 de marzo, alrededor de las 7 am. Nuestros hijos, David Vivas y Javier Alarcón, 21 y 15 años, venían de bailar (en el boliche Maruca), en la ribera de Quilmes, con un grupo de 15, 20 chicos de Villa Luján. Pasó un coche, rozó a Marcelo (de apellido Luque, 23 años, hermano de David), que le respondió con una patada. Bajó el hombre y los desafió a pelear. Marcelo David y Javier se le acercaron. Él fue al coche, agarró el arma y los mató. Yo me enteré porque me llamó mi hija: “¡David, mamá! ¡David! Venite para el hospital”. Me dijo que le habían dado un tiro. Entró con muerte cerebral al hospital de Quilmes y falleció cerca de las 10.30. El hombre disparó a Marcelo, que quedó herido en el hombro izquierdo y fue internado, a David y a Javier, que murió ahí nomás, en la Avenida Iriarte.

Raúl, mi hijo mayor, el domingo ese, volvía de trabajar de uno de los boliches del río. De casualidad se vino para este lado, por Avenida Iriarte. Para esto ya los chicos estaban en el piso. Estaba la tía de Javier que vive a pocos pasos de donde los mataron. Raúl es el que lo levantó porque le dijeron es tu hermano, es tu hermano. Lo cargaron en un coche con Javier y lo llevaron al hospital.

 

La voz de Gladys

Javier

gatillo facil quilmesSeñora, al Chizo le dieron un tiro. Yo no lo creía muerto. ¿Usted es la mamá de Alarcón? Me dice la oficial. La tía me dice: “El Chizo no está”. Para mí, era él el que gritaba. “El Chizo no está, falleció”. Y que no, y que no. En la (comisaría) 1ra de Quilmes, cuando fui a declarar, me enteré (de) que lo habían fusilado. Hacía poquito que se estaba drogando. No es que se daba con merca, o esa porquería que le dicen. El sábado se había peleado con la novia y vino a casa. En vez de agarrarse con ella, se la agarró conmigo. “Mami, voy a hacer un mate cocido”, me dijo antes de salir a comprar galletitas, y me dio un beso. “Perdón por lo que te hice”. El domingo, 7 de la mañana me vinieron a avisar. El oficial me preguntó si mi hijo tenía enemigos. No. Jamás tuvo enemigos. Él salía en el carro, laburaba. Era un pibe del barrio. Me preguntaron si alguna vez había robado. No. Él era humilde. No era para que lo maten así al chico.

Lo que pasa es que en ese momento la versión de la misma policía era que le querían robar.

 

La voz de Beti

David

gatillo facil quilmesDavid era un chico dócil. Cuatro veces estuvo internado por adicción al paco. Estuvo en San Miguel bajo un régimen muy estricto. Se vino por las fiestas. Se quedó en la casa de mi hija Andrea, 32 años, a cinco cuadras de mi casa. Estaba bien. Por primera vez pasé las fiestas fuera de mi casa. Nos parecía que si volvía al barrio, el ambiente le iba a hacer mal. Acá en la esquina ya se ve mucha droga. Las dos fiestas fuimos a la casa de mi Andrea. Cinco cuadras más arriba ya es bastante más tranquilo, otra vida. Había hecho la promesa de que pasaba las fiestas y se volvía a internar. Los primeros días de enero volví a conseguir una internación, esta vez en Glew, con acuerdo de él. Fuimos con Dani, Jessica. En Glew estuvo una semana que tuvo una crisis de abstinencia muy grande. Lo fuimos a ver un domingo y estaba contento. Se sentía cómodo. El martes apareció acá otra vez. Yo iba a seguir intentando todas las posibilidades que hicieran falta hasta que se recuperara. Él era un chico muy bueno, de esencia buena, y se quería recuperar. Es más, yo encontré después una carta en la que decía que no era fácil, que sufría mucho y no quería sufrir más. Cuando volvió, estuvo bien un tiempo. Casi no iba a bailar porque se quedaba acá con sus amigos en la esquina. No iba a bailar todos los sábados. El sábado 2 se fue a bailar. Se preparó. Era muy coqueto, muy arregladito, muy prolijo. David no era amigo de Javier. Eran vecinos. Se conocen de toda la vida, como nos conocemos Gladys y yo. Y pasó lo que pasó.

 

Después, las presiones, las mentiras

 

Hasta ahí, no entendíamos nada, no sabíamos qué había pasado. Sí esa mañana con los chicos que fueron al hospital sentimos la presión de la policía para que dijeran de que los chicos habían querido robar. Era tan grande el dolor que no nos dimos cuenta de nada.

 

Los amigos nunca dieron vuelta su declaración. Uno de los chicos, de 15 años, fue con la mamá a declarar. El policía lo apuraba. El chico lo insultaba, llegó a escupirlo porque el policía lo presionaba para que dijera que estaba robando.

 

-¿No te das cuenta que es un chico? Tiene 15 años y le mataron a los amigos.

-Qué mal educado.

-Yo no voy a decir eso porque no es verdad.

 

Todavía no nos habíamos dado cuenta de que nos estaban presionando a nosotros y a los chicos.

 

gatillo facil quilmesEl lunes al mediodía sepultamos a los chicos. El martes a la noche, la familia, amigos, el barrio, se empezó a organizar para entender qué pasó. Se cortó la autopista Buenos Aires La Plata en la bajada de Quilmes, a un par de cuadras de donde habían muerto los chicos. El miércoles a la mañana, esta misma gente cortamos el juzgado en Quilmes. Mi nuera es atendida por el fiscal Sarra donde le dice que estaban trabajando y en breve tendrían respuestas. Vuelven de esa movilización del miércoles a la mañana. Llama el comisario de la 1ra de Quilmes pidiendo que vayan dos personas. Va mi nuera, mi hijo, Gladys –mamá de Javier- y otra persona más. El (sub)comisario (Godoy) les dice que los están haciendo quedar como un boludo frente al fiscal y que no quería que cortáramos el puente el miércoles a la noche, porque eso era lo que habíamos decidido y dicho. Quería que le diéramos tiempo hasta el viernes porque ellos ya estaban trabajando.  Mi nuera le dice que ella no podía responder en ese momento y que trasladaría esa propuesta al barrio. En ese momento nos llegó la información de dentro del juzgado de que el asesino era un policía de la 1ra de Quilmes. El corte fue más grande esa noche. También hubo presión de la policía a los medios. A la familia también hubo presión. Hubo cruces de palabras con mi marido porque queríamos que llegaran los medios –escritos, locales-. La policía decía que la familia no quería dar notas. Por eso fue el cruce de palabras.

 

A la noche, en el otro corte, volvimos a recibir otro llamado del comisario. Nos comunicó que era Alberto Alferdo Veysandaz y que ya estaba detenido. Tenemos entendido que se le dictó la prisión preventiva y que la causa está en la Cámara.

Por eso entendimos por qué sucedían las cosas. “Digan que estaban robando” o a Marcelo: “Decí que estaban robando porque si no te llevamos preso”. (El jefe de cuadrilla) Adrián Scalise, el facha que le dicen, entró a detener a mi hijo David cuando mi hijo ya estaba muerto. Por eso fue por Marcelo.

 

Veysandaz

El policía cuando mata a nuestros hijos, retrocede –venía para el centro de Quilmes- por la misma Avenida hasta el destacamento y ahí sus compañeros, policías, le lavan el coche, que estaba lleno de sangre de los chicos. Se cambió la remera y se fue para San Martín, donde él vivía. Los mismos que le lavaron el coche fueron a limpiar el lugar donde mató a David y Javier. Cuando vino la científica faltaban pruebas. Eso lo sabemos por gente conocida que tenemos dentro del juzgado de Quilmes. No tenemos una causa concreta contra el (sub) comisario. Primero vamos contra Veysandaz y después iremos a buscar a los cómplices (Los domingos a la mañana la ribera de Quilmes está llena de policías. Nadie vio nada).

Veysandaz hacía una jornada doble: primero en la comisaría 1ra y después como seguridad privada de una panadería. El 4 de marzo se presentó a trabajar normalmente en la panadería.

 

En los diarios salió que peligrosos delincuentes, que modalidad piraña, que un vengador mató dos delincuentes en la peligrosa Villa Luján. Cuando descubrimos que era un policía, no salió nada en los diarios.

 

Veysandaz fue a trabajar lo más bien al día siguiente, no pensó que nos íbamos a organizar. En 24 horas de movilización conseguimos detenerlo. Si les hubiéramos dado tiempo, no hubiera pasado nada. Él mató, se fue y siguió su vida normal.

 

Declaró que no se presentó espontáneamente porque al día siguiente “tuvo una gastroenterocolitis”.

 

Sabemos que no estaban robando. Son muchos los chicos que vieron. Hay dos testigos que nosotros no presentamos que vieron que se produjo la discusión y que el tipo sacó un arma y los mató. Suponiendo que él sentía que le iban a robar, ¿por qué no llamó a la comisaría? Porque es un asesino. En su declaración, dice que venían los chicos por la calle, que uno de los chicos le pateó el coche y que lo rodearon entre todos para robarle. A lo lejos escuchó los tiros, que eran los de él. Dice que tenía diabetes, que no veía. A Javier le tira a 50 cm con una bala no sé si calada, porque Carmen dice que nunca vio un daño tan grande en el cuerpo, que le destroza pulmones y columna, un arma muy grande (357mm, dice Gladys. Glock, 357 dice Correpi). A David, él dijo que no veía, pero le apoyó el arma y le destrozó la cabeza (“con el arma apoyada en la cabeza, en la parte superior de la frente”, Correpi). Por eso entró con muerte cerebral. “Vi todo oscuro”, “escuché disparos a lo lejos”, “Entré en una nube”. A parte de ser experto en tiro (3º torneo de monohileras de Haedo y Prueba de clasificación del IDPA). Practicaba tiro, caza mayor. Cuando le allanaron la casa, el fiscal le mostró a mi nuera la cantidad de armas en la casa. (Veysandaz era un capitán, lo que antes era un subcomisario).

gatillo facil quilmes

“El fútbol necesita cinco años más de Román”

De diez: nos juntamos con Miguel Caneo, uno de los pocos que todavía juegan al ritmo que quiere y no al que impone el ambiente. Elogiado por Riquelme -nada menos-, el capitán de Quilmes defiende a los número 10: “Las presiones de ganar ya y como sea está matando a los enganches. Los técnicos no tienen tiempo de bancar a un jugador y entonces los camuflan como doble cinco o en un costado”.

Minutos después de escuchar su nombre en la voz de Román Riquelme, Miguel Caneo se sentó en una de las mesas de un bar de Caballito para otorgarnos su tiempo y dar su versión de los hechos. Pero no pudo con su genio. No supo evitar que fluya lo que tiene en su sangre, fútbol, y, fiel a su costumbre, paró la pelota, pensó y ejecutó. “La presión por ganar ya y como sea está matando a los enganches”, dice el tipo que, según Román, el presidente del gremio, “es uno de los mejores del fútbol argentino”. Pasen y vean, traigan sotana que juega Caneo.

-Ahora sí, sos el último 10 del fútbol argentino.

-No, no creo que sea así (sonríe). Primero que nada, creo que el fútbol argentino, por cómo está, necesita que Román jugue por cinco o seis años más. Y, además, creo que hay muchos enganches. El tema es que las presiones de ganar ya y como sea está matando a los enganches. Los técnicos no tienen tiempo de bancar a un jugador o, como mínimo, al esquema. Entonces, no se los utiliza en sus puestos. Los ‘camuflan’ y los ponen de doble cinco o por un costado y así no brindan lo que pueden en su rol de enganche.

-Decís que hay, ¿a quién ves?

-El tema es que son muy pibes todos y están saliendo. El chico (Lucas) Mugni de Colón me parece que tiene muchas condiciones. Juega bien y tiene buen pie. (Leandro) Paredes, como dijo Román, tiene muy buen pie y buena técnica, aunque yo creo que es menos organizador de juego y más revulsivo. Y no mucho más… A mí me gusta (Diego) Valeri, es muy inteligente y, si bien no juega de 10 clásico, tiene todo para hacerlo. Y el Pipi Romagnoli. Se decía que era un ex jugador y en el último torneo, cuando las papas quemaban, la rompió.

En la mesa de café, como en la cancha, Caneo mueve los dedos y la cosa funciona. Se juega como se vive, dicen. Bueno: él tiene su ritmo y no lo negocia por nada del mundo. Tiene ese delay que traemos todos los que nacimos y nos criamos en el interior. Él, que dio sus primeros pasos -y pases- en General Roca, Rio Negro, hace ya 29 años, sabe del tema. Y, en la vorágine que le toca vivir, transforma ese momento para pensar y, contrariamente a lo que muchos creen, limpia el panorama con lucidéz. “Hay que hacer un stop y llevar calma”, reflexiona.

Imagen: NosDigital¿Por qué debería seguir jugando Román, cómo está el fútbol argentino?

-Está cada vez menos vistoso, se trata de ganar como sea. Se corre más de lo que se juega, hay muchos intereses externos, muchas presiones… Esa locura se transmite a la cancha y por eso el fútbol que toca ver.

-¿Qué es ganar cómo sea?

-Es olvidarse de jugar, no importa cómo lo hagas. Si jugás bien o no, da igual. En ese terreno no existen dos toques seguidos, no existe una pared. Y, ojo, como sea te podés salvar una o dos veces en el campeonato pero nada más. A lo largo del campeonato te va a abandonar. Lo que perdura es el buen juego y la regularidad en él, eso te lleva a ganar campeonatos y trascender en el tiempo. El tema es si todos juegan al como sea…

-¿Qué es lo que lleva a que se viva así y, por ende, se juegue así?

-La presión y los intereses externos, que van de la mano. Uno sale a la cancha y siempre quieren que ganes como sea, no podes perder y si lo hacés sos el peor. Son muy extremistas los hinchas del fútbol. Sería bueno hacer un stop, llevar más calma para que todos tengan la posibilidad de ir a la cancha, alentar al equipo y disfrutar en familia del fútbol. Y también hay intereses privados. Hoy un representante puede arruinarte la carrera. Felizmente yo he tenido suerte.

-¿Y la prensa deportiva, mediática, en qué grado influye?

-También lleva su parte. Hay veces que al fútbol lo analiza gente que no está capacitada, que no entiende de qué se trata. El análisis es muy básico, se basan en opiniones personales que puede tener cualquier persona. Y muchas veces uno escucha a algunos periodistas meter cizaña con cosas que no tienen nada que ver y condicionan la mirada de la gente. El hincha consume eso y después putea por

cualquier cosa.

-Por ejemplo…

-Las peleas internas, por ejemplo. Es imposible llevarse bien con todos. Pasa todo el tiempo. Imaginate que son 30 jugadores compitiendo para que sólo jueguen 11. Vos sabes que hay 20 que están afuera y que quieren jugar. Después vos podés tener un buen grupo o afinidad con ciertos jugadores. Lo importante es que el técnico sepa controlar eso y, lo más importante, que en la cancha todos tiren para el mismo lado. Pero diferencias hay en todos los grupos. Eso no dificulta hacerse amigos. Yo tengo muchos amigos: Pablito Jeréz, Chiche Arano, Pancho Cerro, Damián Leyes, Walter Noriega de Colombia, Gabriel Peñalba y el Pocho Lavezzi, que fue mi concubino por un par de años.

-¿Cómo fue eso?

-Él estaba en un selectivo de Boca, tuvo un altercado con Griffa y se fue. Tenemos el mismo representante y me preguntó si podía irse a vivir conmigo, yo ya había dejado Casa Amarilla. Y bueno, mientras él jugaba en Estudiantes de Buenos Aires vivimos juntos.

-¿Cómo es tu relación con los medios?

-Buena, de respeto, no soy demasiado amigo pero trato de ir manejándome bien. En Boca, cuando era pibe, no me gustaba hablar. En parte me daba vergüenza y, mayormente, creía que había gente mayor que tenía mucho más que decir que yo. Eso me perjudicó. Si hablás con la prensa tenés un puntito más. Con el tiempo aprendí el juego, los medios tienen la posibilidad de hacer bajar o subir a un jugador.

Lo dice con conocimiento de causa. Ya no es el pibe de 18 años que Carlos Bianchi defendía a capa y espada de los (viles) plateístas. Pasaron casi 10 años y todavía dura el sufrimiento de ese pesado cartel que le colgó del cuello durante un tiempo: “Roto”, rememora.

Imagen: NosDigital

-¿Por qué te fuiste a jugar a Colombia?

-Sinceramente, te miento si te digo que me imaginaba jugando allá. Pero después de mi primer paso por Quilmes -2004-2005-, estuve un tiempo en Colo Colo y cuando llegué a Godoy Cruz me rompí los ligamentos. Estuve más de un año sin jugar y acá nadie me quería dar una chance. Todos decían que estaba roto, que no podía jugar y agarré las valijas y me fui. Fue una experiencia inolvidable y mi renacer futbolístico.

-¿Cómo era tu vida allá?-Muy tranquila. Fue un cambio rotundo. Venía de vivir en Buenos Aires y Santiago de Chile, dos ciudades con ritmo vertiginoso, y pasé a habitar un pueblito como Tunja. A veces ni concentrábamos. Imaginate, no había nada para hacer y a las ocho de la noche hacía un frío terrible, nos quedábamos todos adentro. Fue genial. Guardo mis mejores recuerdos.

-¿Por qué te volviste?
-Tenía un desafío personal: quería demostrar que podía jugar en el fútbol argentino, que tenía las capacidades futbolísticas y físicas para hacerlo. Cuando salió la oferta de Quilmes -2009, en el receso de verano de la B Nacional, el Cervecero marchaba quinto a cinco puntos del último lugar en la promoción por el ascenso- venía de ser goleador del campeonato, campeón con el Boyacá Chicó -el primer título del club en su historia-, el mejor extranjero de la liga. En ningún lugar iba a estar mejor que ahí pero no lo dudé ni un segundo y me vine. Ni siquiera me convenía en lo económico.

-¿Cumpliste con el desafío propuesto?

-Sí. Cuando llegué al país me decían que ya no podía jugar, que había estado en un fútbol mediocre, me miraban de reojo y creo que pude revertir esa opinión, jugar bien al fútbol y, sobre todo, tener continuidad.

-¿La próxima meta es tener otra chance en Boca?

-La veo muy difícil. Hoy sólo pienso en dejar a Quilmes en Primera y cumplir los tres años de contrato que me quedan. Obviamente me queda esa duda de qué hubiese pasado si me hubieran dado cinco o seis partidos de continuidad pero no me quedó rencor. Creo que tuve la posibilidad de jugar en el club del que soy hincha, cumplir un sueño y lo guardo como eso, como un buen recuerdo. No descarto nada pero es muy difícil, más que es Boca, un equipo con muchas figuras y jóvenes que quieren demostrar. Sería bueno que le den lugar a eso.

Como papá Miguel Angel, mediocampista histórico del Deportivo Roca, el pibe decidió ser futbolísta. Aquellos años le dejaron las primeras enseñanzas, esas que lo acompañan hasta hoy. “Viví en una cancha desde los cinco años, nunca me imaginé ser otra cosa que futbolista. En la cancha del Deportivo di mis primeros pasos y me formé como futbolista pero creo que la forma de jugar la traigo desde la cuna, la tengo incorporada. Uno se va formando, es cierto, pero lo siente así de chiquito. A mí me gusta el buen fútbol y no es por lo que ví, sino por lo que sentí. Además, tuve profesores que siempre respetaron eso, que se preocupaban por la técnica y el juego y que me ayudaron a crecer”, explica.

-¿Hoy ya no se trabaja la técnica?

-Se perdió el trabajo en inferiores. Hay chicos que son buenos técnicamente sólo por naturaleza. Me parece que la locura de la Primera ya se vive en inferiores. A los 12 o 13 años jugábamos por diversión, más allá de que era una competencia y queríamos ganar. Hoy ves que a esa edad los padres ven la posibilidad de salvarse y putean en la cancha o que los profesores exigen resultados más que ver el progreso del chico en la enseñanza. Si de seis categorías ganaste en cinco, está bien, no importa cómo lo hayas hecho.

-Hablás con criterio de técnico, ¿te gustaría serlo?

-Sí, ya estoy haciendo el curso.

-¿Tenés algún modelo a seguir?

-Tomé cositas de todos los entrenadores que tuve pero soy de los que cree que, en definitivas, uno se forma solo y a la hora de dirigir prima la idea propia. Los que me marcaron fueron Carlos Bianchi y Claudio Borghi. Por el primero tengo un cariño especial, es el que me hizo debutar y el que confió en mí desde el inicio. Y el Bichi me mostró que se puede confiar en el jugador y la importancia de escuchar a los dirigidos.

-¿Tus equipos van a jugar al cómo sea?

-(Sonríe) No, espero tener los jugadores como para llevar a cabo el fútbol que me gusta a mí.

-¿Sólo depende de los futbolístas?

-El técnico tiene su importancia, es cierto, pero el que decide es el jugador, es el único que cambia la cuestión.

-¿En tu equipo también te pondías de capitán?

-Sí, por qué no.

-¿Qué significa serlo?

-Para mí fue siempre un motivo de orgullo el hecho de representar a una institución, con la que me siento tan representado como es Quilmes. Es una responsabilidad muy grande, no se si hay un manual, un ejemplo, de cómo ser capitán. Hay de todos los tipos. Uno trata de estar pendiente de lo que pasa adentro y afuera de la cancha. Desde lo más mínimo e indispensable hasta lo más grande y complejo. Desde ver cómo anda un compañero si uno lo ve un poco caído hasta ir a pelear los sueldos con los dirigentes.

-¿Cómo es negociar con Aníbal Fernández?

-Bien, normal. Es una persona que tiene buena palabra, no te deja hablar mucho pero hasta ahora, dentro de todos los inconvenientes que ha tenido el club y el fútbol argentino, hemos tratado de tener una buena relación, de que ellos cumplan y nosotros hacer nuestro trabajo.

-¿Les jode que se hable que son beneficiados porque él sea el presidente?

-Eso es una pavada. En todo lo que hemos logrado nunca nos hemos sentido favorecidos. En el último ascenso, por ejemplo, éramos los que menos chances teníamos de ascender de los que estaban ahí arriba -en la última fecha del último torneo de la B Nacional, Quilmes estaba cuarto a dos puntos del puntero- y se dieron los resultados. Tan simple como eso. Ganamos ocho de los últimos 12 partidos y ascendimos. La verdad es que yo no le doy importancia a lo que dicen y no nos influye en lo más mínimo.

Fin de las preguntas. Es el momento de las fotos. El 10 de Quilmes baja las escaleras con dificultad, renguea hasta la puerta de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, evidenciando que su tobillo parece una pelota de tenis, tal como enseñará más tarde, y pregunta cuándo se publicará la nota. Aunque, se rectifica: “Bah! No importa. Mi mamá me va a avisar”, dice y rie. “Creo que tiene un alerta en la computadora para detectar cada vez que salta mi nombre. Recorta la nota y me las muestra”, confiesa.

Imprimiéndose en 3, 2, 1…

“La ignorancia le sirve a muchos representantes”

A Francisco Cerro, el volante de Vélez, no le gustan los rótulos, pero es imposible no definirlo como un personaje dentro del mundo de la pelota. Como “el futbolista llena dos o tres horas a la mañana y no hace más nada” tiene tiempo de escuchar Creedence, los Stones y mirar al Swansea inglés por la Premier League. Lo que ya no puede es estudiar abogacía en la UADE. La carrera le quedó a mitad de camino, pero le dejó algo. “A mí me encanta ser jugador de fútbol pero en el resto del día trato de alejarme lo mas posible. Por eso mi idea es recibirme y dedicarme al derecho laboral para defender a los jugadores”, dice justo cuando las triangulaciones están de moda.

Anochece en Capital Federal. Barrio Norte. Las luces dejan el ambiente librado a la capacidad de percepción de cada uno. Todo se intuye. La intensidad de la ciudad baja y ésta comienza a hacerse habitable. En una de las esquinas, confundido entre la multitud que vuelve a sus casas con la cabeza gacha, aparece Francisco Cerro. Cabeza levantada, estirpe de número cinco. Perdido en el montón, así como prefiere estar. Las primeras son palabras de cortesía. El resto, las que siguieron al momento de presentación, caen con fundamentos, masticadas y arrojadas con respeto. Desde su Santiago del Estero natal a su presente en Vélez pasando por el rock and roll, la abogacía, Marcelo Bielsa y Sándor Márai.

-Estás perdiendo el acento. ¿Ya sos un porteño más?
-Y… Son siete años ya desde que vine de Santiago. De a poco uno se acostumbra. La verdad es que me costó adaptarme. Imaginate que Santiago, más allá de ser capital de provincia, tiene alma de pueblo. Eso es lo que extraño, es lo que me encanta de mi ciudad. Tiene una tranquilidad y una paz que no he encontrado en ninguna parte. Te imaginarás el golpe brusco que fue venirme acá con 17 años. Eso me ha hecho madurar de golpe. Aunque nada hubiese sido posible si no hubiese tenido la enseñanza de mi familia y mis amigos. Ellos me hicieron ir por buen camino y hoy, a pesar de mi juventud, me siento una persona muy madura. El primer año fue fundamental no volverme. Sabía que si volvía para visitar, no venía más. Tenía miedo de eso que le pasaba a mis compañeros.

-¿Qué es lo que más te jode de esta distancia con tu familia?
-Nosotros somos seis. Mi viejo que es abogado, mi vieja ingeniera en sistemas, tengo un hermano un año menor que se recibió de médico y dos hermanas mellizas de 18. De todo eso lo que todavía me duele es haber tenido a mis hermanas en brazos y hoy ver que son dos personas maduras y yo haberme perdido todo su crecimiento.

-¿El hecho de llegar a Quilmes con 17 años y comenzar a jugar te facilitó las cosas?
-Al principio fue muy duro. No tenía continuidad. Pero como dice Marcelo Bielsa, uno aprende más en el fracaso que en el éxito. A mí me trajeron de enganche. No corría, no marcaba. Sabía que tenía que hacer el click. Me sirvió mucho el hecho de pelearla desde afuera, en esos años son los que más he aprendido.

-¿Consumís prensa deportiva?
-No. Prefiero no ver, no escuchar, no leer. En principio, no me gusta participar porque soy un tipo muy tímido, reservado y no me gusta para nada la exposición. Hay algunos que se sienten muy cómodos en frente de la cámara y no los juzgo, está perfecto. Pero yo soy de otra forma. Y, por otro lado, hay mucha mala intención. Leo mucho pero no cosas que tengan que ver con el fútbol mediático.

-¿Qué lees?
-De todo. Desde que dejé de cursar abogacía me quedé sin ese espacio que significaba el estudio para mí. Me encantaba ir a cursar, rendir, estudiar. Era el lugar donde yo podía hablar de otra cosa que no fuera el fútbol. Cuando tuve que dejar empecé a leer novelas con mayor asiduidad. Ahora estoy con “El último encuentro” de Sándor Márai.

-¿Por qué dejaste?
-Era imposible ir a cursar. Durante toda mi estadía en Quilmes cursé con normalidad. Pude llegar hasta tercer año. Cuando pasé a Vélez dejé. Era un gran desafío pasar a un equipo como éste. Entonces me dediqué de lleno al fútbol. Hace un año que estoy y hemos llegado una semifinal de Copa Sudamericana y a los cuartos de final de la última Libertadores. Por momentos jugábamos tres partidos en una semana. Yo cursaba en la UADE y como era presencial tuve que dejar.

-¿Por qué abogacía?
-Por gusto. Mi viejo y mi abuelo se dedicaron a eso pero nunca me condicionaron. No fue un mandato familiar. Me dieron a elegir y yo siempre quise hacer eso.

-¿Con qué descargas todo eso que descargabas en la facultad?
-Con los libros, con la música. Me mantengo ocupado con eso. El futbolista llena dos o tres horas a la mañana y no hace más nada. Obvio que está lo que le llamo “entrenamiento invisible” que es cuidarse con las comidas, en el descanso. Pero también es verdad que tenemos el resto del día libre. Soy de estar mucho con mis amigos, también con los amigos que me dio el fútbol: Caneo, Garnier, Herbella, Insúa, Ortíz, Seba Domínguez, Orban.

-¿Te interesaría retomar, recibirte, o lo hiciste por hobby?
-Quiero retomar lo antes que pueda. Mi idea es recibirme y dedicarme al derecho laboral, contratos profesionales. No me veo ligado al fútbol cuando termine, no quiero ser entrenador, ni formar parte de un cuerpo técnico. Es un ambiente muy complicado. Mucho menos ser representante. Sí me gustaría poder volcar mis conocimientos del derecho en el plano deportivo. Defender los derechos de los jugadores.

-¿Crees que nadie los defiende hoy en día?
-Me parece que el papel del futbolista está muy dejado de lado.

-¿Lo que pasó con las triangulaciones es parte de eso?
-Mirá, yo estoy por fuera de eso y no puedo hablar con profundidad. Lo que hay que entender es que el jugador casi no participa de las transferencias. Más allá de decidir en qué club quiere jugar, no intercede hasta que no tiene que firmar el contrato. Las negociaciones, los acuerdos y todo eso se debate a espaldas del jugador. Y muchos representantes se aprovechan de eso. Del desconocimiento, o la ignorancia de los que recién están empezando, de los chicos que tienen un origen más humilde. Ahí es donde suelen aprovecharse los representantes. Yo tengo la suerte de haber tenido una buena enseñanza y de haber tenido asesoramiento siempre. De hecho, cuando pasé a Vélez llevé a analizar el contrato con un abogado amigo.

-¿Vos tenés representante?
-Sí, es Fernando Hidalgo. Yo busqué que me representen para eso, para que defiendan mis intereses. Pero es una cuestión de confianza. Yo me manejé sólo durante mucho tiempo. Recién hace un año y medio que estoy con Fernando.

-¿Cómo llegas a tener representante, cómo es el proceso de “búsqueda”?
-Tienen un equipo de trabajo. Los empleados del representante van al entrenamiento, te preguntan respetuosamente si estás con alguien y, en caso de que no seas representado por nadie, te citan a tomar un café. Ahí, cada uno plantea lo que necesita o pretende y se arregla o no. Los contratos son de dos años generalmente.

-Ya se te termina, ¿pensás renovarlo?
-No es cuestión de renovarlo o no. La realidad es que si uno no está contento, el contrato lo puede romper. Yo no quiero que sea mi padre ni mi amigo, sólo que defienda mis intereses. Con el tiempo uno sabe quién es cada uno y el hecho de la renovación, en este caso, es implícito.

-¿A qué te referís con “ambiente complicado”?
-En el sentido que hay mucho negociado, mucha cosa por debajo de la mesa. Uno pertence a este ambiente y tiene que saber convivir y llevar ciertas cosas aunque no esté de acuerdo. Es el ambiente donde uno se desempeña y no se puede quejar. En lo personal no me ha tocado vivir ninguna situación pero uno escucha y sabe que hay algunos matices. A mí me encanta ser jugador de fútbol, el hecho de poder competir todos los fines de semana, de conocer otras personas. Pero en el resto del día trato de alejarme lo mas posible.

-¿No mirás fútbol?
-Sí, me mato a fútbol. Pero veo los partidos, nada más que eso. De hecho, tengo todos los videos de mis partidos.

-¿Qué diferencia notás entre los futbolistas que miran fútbol y los que no?
-Me da una visión distinta a la que uno tiene adentro del campo de juego. Otros sistemas, otras características. Además, creo que uno debe conocer al rival, a los otros equipos y jugadores. Soy de los que piensa que en esas pequeñas cosas uno puede sacar diferencia en los partidos.

Imagen: NosDigital

-¿Qué jugadores ves en tu puesto?
Logicamente, a Xavi e Iniesta. Son dos fenómenos, futbolistas de otra dimensión. Lo que hace Sergio Busquets también me parece increíble. Pep Guardiola le decía: “A un toque sos el mejor del mundo, a dos sos muy bueno y a tres regular”. Y es así. Hace todo simple. Me gusta mucho Michael Essien también.

-¿Y equipos?
-Bueno, el Barcelona por razones obvias. Después, me gusta mucho el Swansea de Inglaterra. Tiene un técnico jóven que ya desde el torneo pasado viene manteniendo un nivel de juego increíble, salen tocando, mueven la bocha.

-¿Entonces, qué es lo que te aleja del fútbol? ¿Qué es lo que más te molesta o duele?
-Lo que más me duele es que se meta a todos los jugadores en la misma bolsa, con las mismas características. Creo que cada persona es única y diferente. Pero, en el habla popular, el futbolista está catalogado de una determinada manera que no estoy para nada de acuerdo. Lo que más me molesta es lo que es la exposición del futbolista y de la manera en que lo tratan.

-Parece que Vélez es un club hecho a tu medida.
-Sí, es así. Vélez es un club distinto a la gran mayoría porque tiene un proyecto y es algo muy difícil de encontrar no sólo en el plano deportivo. En el plano social no los hay tampoco. Es un club que te da muchas certezas, tranquilidades. Uno se tiene que preocupar sólo por rendir en el partido, entrenar, ganarse un lugar y nada más. Además, tiene un grupo de jugadores espectacular.

-¿Quién habla en el vestuario?
Todos. Me vas a decir que no es creíble, pero es cierto. Los que están empezado como Gino (Peruzzi) o Allione están dispuestos a escuchar, a mejorar y tienen bien claro su función. Por eso preguntan. No se marean por las luces del éxito. Después hay un grupo de jugadores intermedios, como es mi caso. Y los más grandes (Insúa, Cubero, Domínguez) que están dispuestos a dar consejos. Esa unión se ve en la cancha.

-Lo que más debe costar es imponer tu música, ¿no?
-Sí, eso es jodido. Yo esucho a los Stones, Zeppelin, Creedence, Nirvana. Me matan en el vestuario. Pearl Jam. Tengo varios aliados como Seba Domínguez que toca bien la guitarra o el Pocho Insúa. Pero somos los menos.