“Más israelíes que judíos”

Fotorreportaje de norte a sur israelí. En medio de justificaciones históricas actualizadas, el día a día continúa en marcha.  Una búsqueda incesante que entremezcla pueblos con la conformación de un Estado y sus alianzas estratégicas.

 

“Si no es aquí, los judíos deberemos ir al mar. No nos queda otro lugar, esta es nuestra tierra”, se escucha a Martín, el guía que nos acompaña en todo el recorrido por Israel. En forma de eco esta afirmación, presuntamente necesaria y verdadera, se replica por las rutas, las ciudades y los pueblos.

Al anterior análisis moderno y políticamente correcto, lo complementa una obsesión por la propia justificación basada en una serie de interpretaciones sionistas de hitos históricos o religiosos en la búsqueda incesante de explicarse. Pero explicar qué. ¿La existencia de un Estado?, ¿la preexistencia de un pueblo?, ¿el quehacer geopolítico?.

Según la Biblia, tras salir de Egipto, el pueblo judío en el Éxodo vagó por el desierto durante una generación, para luego llegar a la tierra de Canaán. “En aquel día, el Señor hizo un pacto con Abram, diciendo: `A tu descendencia he dado esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates´”1.

La interpretación de documentos para probar la presencia histórica del pueblo judío tiene como argumento más antiguo las glorias por las conquistas en tierras de Canaán hacia 1210 a. C. del faraón egipcio Merenptah: “Los príncipes están postrados, diciendo: ¡clemencia! Ninguno alza su cabeza a lo largo de los Nueve Arcos.(…) Yanoam parece como si no hubiese existido jamás, ysyriar (Israel) está derribado y yermo, no tiene semilla. Siria se ha convertido en una viuda para Egipto. ¡Todas las tierras están unidas, están pacificadas!”2.

El 2 de noviembre de 1917, Arthur James Balfour, Ministro de Asuntos Exteriores británico escribía a la Federación Sionista explicando que “el Gobierno de Su Majestad contempla favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío y hará uso de sus mejores esfuerzos para facilitar la realización de este objetivo, quedando bien entendido que no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina ni los derechos y el estatuto político que gocen los judíos en cualquier otro país”.

Israel como Estado se ha erigido, al igual que tantos otros, a través de procesos de conquistas que muchos –con sostenidas razones– calificarán de injustos. Pero desde cuándo hay justicia en una conformación estatal. Como tantos otros países: sometiendo, luchando y asesinando. Lo que tiene poco de novedoso u original. La asociación entre la violencia y el Estado israelí no es una excepción en cuanto a su conformación reciente, los tintes singulares aparecen con la penetración de justificaciones religiosas e históricas que no logran más que empantanar la situación.

Con Martín tratamos de no profundizar en debates políticos porque de movida nos entendimos en posiciones lejanas, y el viaje era largo para andar mirándonos de reojo tantos días. Pero es en sus palabras donde encuentro más explicaciones para entender la existencia de Israel: “Es que los judíos israelíes ya son más israelíes que judíos”.

sin título (1 de 14)
sin título (2 de 14)
sin título (3 de 14)
sin título (4 de 14)
sin título (5 de 14)
sin título (6 de 14)
sin título (7 de 14)
sin título (8 de 14)
sin título (9 de 14)
sin título (10 de 14)
sin título (11 de 14)
sin título (12 de 14)
sin título (13 de 14)
sin título (14 de 14)
 
 
1Génesis 15:18
2Estela de Merenptah, descubierta en 1896 por Flinders Petrie.

Famatina: La unión de un pueblo

El colectivo audiovisual Ramal 5 decidió dejar de ver la “realidad” a través de la tele y se fue hasta Famatina, La Rioja, para vivir en carne propia la resistencia y la lucha contra le megaminería a cielo abierto. El fruto del viaje: el documental “Famatina: La unión de un pueblo”.

La unión de un pueblo. Y con pueblo no se refieren a la Nación Argentina. Hablan de una población que sí está unida contra la megaminería. El colectivo audiovisual Ramal 5 pasó diez días en el corte que evitó la explotación de oro en Famatina, en enero del año pasado. Ahí recolectaron la información para llevar a cabo el documental Famatina: La unión de un pueblo, que además de ser muy didáctico, pone de protagonistas a cada una de esas personas del pueblo riojano que se plantaron y frenaron a la Barrick Gold.

Los integrantes de Ramal 5 vieron las noticias en la tele y dijieron: acá hay que ir. Ya con un trabajo sobre el hospital Moyano de experiencia salieron a la ruta con la idea de hacer un audiovisual, pero sin mucho más que eso. Una vez en el pueblo se encontraron con un ambiente tranquilo, no como lo que se veía en los noticieros, y desde una carpa al costado del corte, empezaron a compartir con la gente del pueblo que los recibió con mucha calidez.

Lo que más les llamó la atención al principio fue lo heterogéneo del grupo que apoyaba el corte. Desde una monja hasta unos hippies viajeros. Pero todos habían vencido sus diferencias para mantenerse unidos contra el monstruo de la Barrick. Cuando vieron ese panorama, decidieron mostrar lo que se ponía en riesgo si la minera se instalaba y empezaron a hablar con los productores y vecinos de la zona.

En esa búsqueda de testimonios se encontraron con gente sin miedo a perder sus trabajos, ya que la mayoría trabajaban para el municipio, que amenazaba con echarlos (y en algunos casos lo hicieron), si se manifestaban a favor de la medida de fuerza. Con un cura que tocaba las campanas de la iglesia cuando se acercaban camiones para que la gente se acercara a la ruta. Con gente de afuera que se acercaba para dar apoyo a la medida de fuerza.

Cargados de montañas de información y testimonios volvieron para Capital, y después de un año de trabajo sacaron a la cancha este documental sobre un pueblo. Un pueblo que los sensibilizó por su sencillez, compromiso y unión. Un pueblo que ganó.

Ramal 5 Colectivo Audiovisual

Los integrantes de Ramal 5 son fotógrafos, unidos por las ganas de producir en forma conjunta y  por eso apuestan a la realización visual colectiva. Tienen dos trabajos realizados, uno sobre el hospital Moyano, este sobre Famatina y están procesando otro sobre las plantaciones de tabaco en Misiones.

Encontraron en el formato audiovisual su lenguaje para generar contenidos, un lenguaje poco explotado y que les permite potenciar las imágenes con el audio.

Foto de portada: Cortesía de Ramal 5.

Aquel multitudinario desierto conquistado

Acompañanos en un sobrevuelo bien rasante y veloz por un pedazo de la historia argentina que nos marcó como pocos otros. La mal llamada Conquista del Desierto encabezada por el personaje de los billetes violetas en las palabras de los protagonistas.  

Ocupación militar del Río Negro en la expedición al mando del General Julio A. Roca, de Juan Manuel Blanes

 

Imagínese estar por el barrio porteño de Caballito, y usted, amante del fútbol no tiene mejor idea que ir a visitar la cancha de Ferrocarril Oeste. Es día de partido y a unas cuadras ya siente el griterío, al estar frente a él lo ve completamente lleno: las entradas están completamente agotadas y los 24 mil lugares están ocupados. Sonríe y sigue su camino. Pero al hacer unos metros un completo desconocido –de barba larga, bigote tupido y ya entrado en años- le dice con total naturalidad: “no hay nadie en el estadio eh, ¡ni un alma!”. Lo ignora y prosigue, un loco más, píensa. Sin embargo, hace 120 años un loco con las mismas descripciones nos hizo creer que 24 mil indígenas constituían un “desierto”. Así, en esta nota nos encargaremos de esos prisioneros que a pesar de ser invisibilizados tuvieron un destino, trágico destino de muerte.

“El año 1879 (…) ha visto realizarse un  acontecimiento cuyas consecuencias sobre la historia nacional obligan más la gratitud de las generaciones venideras que la de la presente (…).Ese acontecimiento es la supresión de los indios ladrones que ocupaban el Sur de nuestro territorio y asolaban sus distritos fronterizos: es la campaña llevada a cabo con acierto y energía, que ha dado por resultado la ocupación de la línea del Rio Negro y del Neuquen.”[i]

Con estas líneas se iniciaba el “Informe de la Comisión Científica Agregada al Estado Mayor General de la Expediciónal Río Negro (Patagonia)” ordenada por el mismísimo Julio Argentino Roca en 1879 para dar cuentas al Congreso de la Nación sobre su grandiosa gesta civilizatoria.

¿Qué nos cuenta el propio Roca acerca de los prisioneros? Terminada la conquista, en ambas Cámaras mostraba los resultados: 1271 “indios de lanza” incorporados al Ejército Nacional o a la Marina, 600 “indios fueron enviados a Tucumán, con destino la zafra” y “muchas mujeres y niños distribuidas en el seno de familias que los solicitaban, con intervención de la Sociedad Benéfica y el Defensor de menores”[ii].

Por ahora la cuenta nos cierra que sabemos que dos mil terminaron ya sea incorporadas a las Fuerzas Armadas encargadas del propio exterminio y despojo de las comunidades, otras tantas como mano de obra servil en los ingenios azucareros tucumanos. Sobre las “muchas” mujeres y niños, lo mismo, separadas de sus familias se convertirían en servidumbre para las altas casas de la elite.

Darío Aranda en Argentina Originaria, nos cuenta que otros tres mil fueron esparcidos por Mendoza para trabajar en el área vitivinícola.

Pero sin dudas, el destino más terrible que podían tener eran los –lisos y llanos- campos de concentración, desplegados por todo el país: Junin de los Andes (Neuquén), Chinchinales y Valcheta (Río Negro), Carmen de Patagones (Buenos Aires) y, el más terrible de todos, La Isla Martín García.

Las cuentas bautismales permiten contar 825 indígenas que allí fueron depositadas en 1879. “Fue claramente un mecanismo de control social enmarcado en un proceso mucho mayor: el del genocidio”, precisa Alexis Papazian, que forma parte de la Red de Estudios sobre Genocidio. Explica que en 1890 ya no quedaban indígenas en Martín García[iii].

Entonces para 1879 los resultados eran claros: primero, conquistados a punta de lanza, luego obligados a dejar sus tierras, ganado, cultivos y propiedades. Si sobrevivían al viaje, no les esperaba mucho más que el trabajo servil en hogares aristócratas, campos de hacendados o en un Ejército genocida. ¿Y todo por qué? Dejemos que Roca responda solo: “Dicen que dilapido la tierra pública, que la doy al dominio de capitales extranjeros: sirvo al país en la medida de mis capacidades. (Carlos) Pellegrini mismo acaba de escribirme que la venta de 24 mil leguas sería instalar una nueva Irlanda en la Argentina. ¿Pero no es mejor que estas tierras las explote el enérgico sajón y no que sigan bajo la incuria del tehuelche?”[iv]

Por si queda alguna duda, entre 1800 personas se repartieron los 42 millones de hectáreas de las tierras conquistadas, total equivalente a 30 veces el tamaño de Inglaterra.