El latido rebelde del hip hop

El hip hop se expande con más fuerza por los barrios de América Latina.  Con su origen fresco en la protesta, se resignifica a partir de la realidad de los diversos países. El ritmo, la lucha y el placer hacen cuerpo en este género. 

Un grupo de pibes irrumpe en la pista. La música grita a los cuerpos desde los parlantes. Las luces del escenario están apagadas. Los reflectores brillan entre el público y el grupo de baile con camisas blancas y pantalones negros que suben la temperatura de la noche invernal. De madrugada, en el principio del fin de semana, el ritmo se apropia de la Fiesta Invasión en Niceto.

*

Dibujarla… en una baldosa / Vectores espaciales brindan mil y una formas / Para poder salir de entre la espada y la pared / Y seguir / Por la ruta de la langosta / Música para gozar sin alfombras / Un cruce de señales / Sobre la cuerda floja / Bajar o subir / Bailar o morir / La opción de sentir / Hoy se cotiza en el mercado / Si no la reprimís.

(“La Ruta de la Langosta” – Latejapride*)

*

IMG_9003– ¿Cómo definen el hip hop?

– Es una forma de catarsis. De contar historias, de decir cosas que pueden ser mucho más duras decirlas desde otro lugar. Creo que es un arte, que está buenísimo, súper complejo y rico. Nunca deja de evolucionar, de crecer, es muy permeable hacia cualquier otro estilo. Le da la bienvenida a todos los géneros de la música, siempre desde un lugar muy respetuoso. Si lo hacés con calidez, siempre vas a sacar algo nuevo. Es una constante evolución, no son fórmulas preestablecidas, el hip hop al alimentarse de tantos géneros se puede expandir para varios lados y eso depende de cada artista. Es entonces constantemente un género nuevo.

Entre los espejos del camarín, Latejapride* abre la charla. Llegaron desde Uruguay unos días antes para sumarse al Festival Latinoamericano de Hip Hop. Luego de que el mexicano Bocafloja abriera la noche, la banda del barrio La Teja en Montevideo subirá al escenario para agitar: “¡A ver cuantos tienen ganas de bailar!”.

La fórmula funciona, el movimiento asciende. Las camperas se desabrochan y dejan ver las camisas arremangadas. De a poco, el espacio entre el escenario y el público se achica. Los cuerpos se acercan a las vallas para bailar. Los brazos se estiran hacia arriba y las manos sin cerveza se funden en una misma acción que baja desde los micrófonos.

*

– El hip hop es una herramienta de transformación social más allá de un estilo de música. Es poder expresarte a través del baile, de la pintura, escribiendo poesía.

Iluminate espera para subir al escenario. Desde la zona oeste de Buenos Aires se preparan para cerrar el festival. “Lo más real y lo más natural es hacerlo sin prejuicios, sin seguir un estereotipos, por eso nosotros fusionamos mucho con folklore, reggae, con música que se escucha acá que son influencias de uno. Intentar hacerlo lo más autóctono posible”.

Más tarde, cuando las luces se enciendan para ellos, las gargantas van a sumarse a su grito de canciones que se agrupan en tres discos de estudio. “El rap salió de los barrios bajos de Brooklyn, Nueva York, era una forma de descargar lo que se vivía en ese momento: discriminación, racismo, un montón de cosas que también se aplican en general al hip hop. Vos podés demostrar la realidad que vivís también. En la mayoría de las bandas de Argentina, no hay una que venga y te diga a mí me produce tal compañía y me da millones. Acá es pelearla, es meterse con un género que no está implantado todavía en Argentina, si bien creció un montón”.

– ¿Hay un movimiento gestándose?

– En el momento en que emerge una banda es porque hay un movimiento. Acá hubo un movimiento cuando se generó el hip hop nacional, surgieron un montón de bandas y ahora está pasando lo mismo.

*

Amor por mi raíz, cultura es la razón del estar y vivir bien / Más allá de ver la reacción y de quien quiere un cambio / ¡Latinoamerica en mi piel!, sigo y hablo, de tu belleza, tus playas, tu vida / Y el aire cálido que inspira. Cada situación un momento / Y en cada cielo reflejado la estructura de tu acento.

(“La calle sabe” – Iluminate)

*

Una chica de lentes con marco grueso se muerde el labio mientras quiebra la espalda en pleno baile. El pibe de gorra a su derecha le sigue el paso. Se seducen entre miradas y movimiento. Todavía no se acercan. La noche de viernes es testigo de dos cuerpos que, a la distancia, se comunican.

*

Latejapride* sonríe a los aplausos que coronan un show lleno de canciones que fusionan ritmos e historias. La banda nacida en 1997, lleva cinco discos editados y un camino de palabras recorrido. “Nos sentimos personas políticas, al hacer música siempre estás politizado. Si estás haciendo música, estás tomando postura, algo estás defendiendo, algo estás diciendo, estás tomando un lugar para contar ciertas cosas. Muchas veces nos gusta bajar línea sobre temas delicados, pero también nos gusta contar historias, zafarle al panfleto de decir nosotros tenemos la verdad. Nosotros no lo sentimos así, tenemos nuestra realidad que puede ser compartida o no”.

IMG_9007¿El hip hop es por definición rebelde?

– Depende de cada artista, de qué quiera expresar, la música se utiliza como un medio de comunicación y es tan válida su utilización en letras de protesta o para utilizar las rimas como una vía para expresarte. Hay muchas formas de contar cosas. Si bien nació de protesta, después se perdió mucho esa línea porque la máquina, el mainstream, se dio cuenta de que era un género que podía vender mucho y dijo vamos a agarrar este producto, vamos a vaciarlo de contenido y vamos a hacer que cuente de fiestas, mujeres, alcohol, joda, lo bastardeó mucho al género. Por suerte hay muchas bandas que se mantuvieron al margen de esa vertiente. Hay pila de cosas por las cuales se lucha, se canta y se protesta, también hay que saber disfrutar de la vida y el hip hop no es algo ajeno a eso y también se disfruta contando historias de amor, de amistades, de barrios, eso está buenísimo. La protesta siempre está ahí porque es una de las razones por las cual nace el hip hop básicamente y es algo que no se puede esquivar tampoco.

– Decías historias de barrios, ¿qué pasa con el hip hop en los barrios de Uruguay?

– Pasa algo muy interesante, hay gente que encuentra su lugar dentro de lo que es la cultura del hip hop. Encuentra su lugar y dónde expresarse. Es súper interesante, en radios comunitarias tiran bases, rimas arriba, comparten eventos.

– ¿Y por qué creen que eligen el hip hop y no otro género?

– Es un género súper permeable a cualquier tipo de música. Podés agarrar una cumbia, un rock, un folklore, un reggae, un funk, jazz, música clásica, lo que quieras y de todo eso podés hacer una mescolanza y sacar algo nuevo, lindo. Siempre vinculado al ritmo, al ritmo del cuerpo, de la cadencia, de poder contar cosas pero con groove. Creo que está innato, que el cuerpo te lo pide, es una cuestión no sólo de cabeza sino física que te atrapa.

*

Cuando las bandas terminan de sonar, la fiesta sigue del otro lado de las vallas. La chica de los lentes y el pibe de la gorra comparten una cerveza. La música sigue latiendo en los parlantes e improvisa un puente entre los cuerpos.IMG_9386