“Como Amsterdam”

Antes de las elecciones primarias damos el presente en los encuentros con la ciudadanía de uno de los candidatos del Pro.  Los problemas clave: palomas, trapitos, conteiners, bicisendas, inseguridad, perros, paseadores de perros, cartoneros.

Estos hechos parecerán a muchos naturales y a otros, por el contrario, inverosímiles. Pero, después de todo, un cronista no puede tener en cuenta esas contradicciones. Su misión es únicamente decir: “Esto pasó”, cuando sabe que pasó en efecto, que interesó la vida de todo un pueblo y que por lo tanto hay miles de testigos que en el fondo de su corazón sabrán estimar la verdad de lo que dice.

Albert Camus, “La peste”.

“Si no podemos respetar el orden para hablar, ¿cómo nos vamos a poner de acuerdo en resolver temas como separar la basura?”

Si, como dice Horacio Rodríguez Larreta en medio del griterío, esta sala es una mini ciudad de Buenos Aires, los temas que más preocupan a los porteños son: los trapitos, los conteiners, las bicisendas, la inseguridad, los perros, los paseadores de perros, los cartoneros, las palomas.

Las palomas surge como “tema” a las 18:48 de un viernes en el barrio de Recoleta, justo en diagonal al shopping. El que lo introduce es el propio HRL, en tono de confesión y sinceridad: “No le encontramos una solución al tema”.

El contexto es un mini teatro donde se cuentan casi 100 personas, una barbaridad para tratarse de una cita en un lugar cerrado, avisada por escasos medios, un día lindo y caluroso.

“Cualquier solución que implique veneno es potencialmente peligrosa”, sigue el precandidato a jefe de gobierno, verdadero mote que explica toda esta logística: el encuentro es parte del sprint final de su campaña.

Las palomas se colaron en la agenda.

Una señora grita y propone que, para combatir a esta plaga de aves, hay que poner más gatos.

Bienvenidos a Springfield.

En el barrio de Retiro, el encuentro sucede en el edificio que la “comunidad científica” tiene en plena Santa Fe, en una dirección que solo es especificada por teléfono: no cualquiera se entera, no cualquiera va. Eso sí: cualquiera puede ir.

La entrada es así nomás, uno llega y se manda, y encima la recepción culinaria es notable: las medialunas son de primera calidad, hay café, té o jugo según el apetito, y todo atendido por dos señoras muy amables pertenecientes a un catering contratado.

Allí aprovecha una pareja que habla de sus nietos, antes de subir al primer piso donde estará HRL y su gente.

Arriba hay un salón para 100 personas al 70% de su capacidad, con Horacio al frente junto a un equipo que no presenta pero que se entiende “está en todo”: uno toma nota sobre vivienda, otro sobre residuos, otro sobre espacio público, sobre las palomas, y así.

A los costados de las butacas, desparramados por todo el salón, hay unos cinco asesores de chomba preferentemente clara, jean, zapatos y reloj. (Este estilo es inegociable). Ellos tienen planillas que ofrecen a los asistentes que no llegan a hablar vía micrófono.

La planilla pide llenar un nombre, dejar una propuesta/denuncia y un número de teléfono.

Comprobadamente, quien entrega una planilla y deja una propuesta es llamado en el transcurso de una semana por alguien que se presenta como “asesora de Horacio”, quien pregunta en tono amable “si se desea agregar algo más a lo escrito”.

Promediando tres encuentros vecinales, el target de quienes asisten a estas charlas responde al perfil de mujer mayor de 45 años, que nació morocha pero morirá rubia, se presume es jubilada, tiene olor a perfume, lleva aros, collar y cartera. Se ha producido – o eso parece- especialmente para la ocasión; no tanto como para un cumpleaños, pero como para un té con amigas.

La actitud, o mejor dicho, el tono, no es sin embargo de cholulaje, sino fundamentalmente de queja – al igual que un llamado arrebatado a una radio. Eso, parece, va más allá del gusto o disgusto por el candidato: gente que tiene realmente ganas de hablar y de expresarse y encuentra ese momento oportuno.

Y vaya si lo aprovecha.

Lo que se dice, entonces, tiene el límite que la gente impone y es el propio HRL el que pone cara de “ah, bueno” ante una brutalidad. Todo es recibido, sin embargo, con buena onda, desde las críticas hasta los elogios, en un tono que regodea responsabilidades.

Las críticas se responden con fórmulas discursivas como “estamos mejor que antes”, las opiniones distintas con comprensiones como “respeto que tengas otra opinión” y los elogios con confirmaciones como “es un cambio histórico”. No faltan, como en el caso de las bicisendas, las comparaciones espejo con ciudades europeas: “como Amsterdam”, “como Copenaghue”.

El resumen y corazón de este entramado discursivo es una frase que repite en los barrios de Retiro, Almagro y Recoleta al menos: “Estamos en la mitad del cambio. Lo que no podemos es volver para atrás”.

Top five de las propuestas más ingeniosas de la gente:

-Impuesto a los ciudadanos con perro.

-Prohibir jugar al fútbol en las plazas.

-Patente para las bicicletas.

-“Mandarles” la AFIP a los trapitos.

-Matar a las palomas con glifosato.

Un hombre de 40 y pico pide la palabra y avisa que va a dedicarse a los hospitales. Por fin. Larreta lo mira atento. El hombre – palabras más, palabras menos- dice que hay gente que “no tributa” en la Capital pero que “sí se atiende” en los hospitales de la Capital. Y que “no es por discriminar” pero “¡que paguen lo que tienen que pagar!”.

Y cosecha la primera y única ovación de la tarde-noche.

¿Se atenderá él en los hospitales públicos?

Intervenciones aisladas:

-Hace 9 años que volví a la Argentina y ya me caí 7 veces por cómo están las veredas.

-Muy bueno el tema de la Metropolitana en el Metrobús.

-Falta enrejar un tramo de la Plaza X, porque ahí lavan las ropas los indígentes, y no tan indigentes.

-Un hombre explica cómo mezclar arena y cal para hacer un buen cemento, no como el que hacen en la vereda de su casa, Arroyo y Suipacha.

-Venden frutas y verduras en la puerta de mi casa. Y están proliferando.

En el ambiente sobrevuela, intervención tras intervención, el fantasma de un “ellos”, que son “otros”. Es decir una categoría social no precisada pero construida desde cargas peyorativas, asociadas a las preocupaciones de la gente.

Los trapitos, los indigentes, los cartoneros, los paseadores de perros y la gente de la provincia de Buenos Aires son agentes que aparecieron en todas las reuniones y que forman parte de ese señalamiento sutil.

Sobre cada uno de ellos Larreta tiene estudiada una propuesta:

Para los indigentes, “los paradores para gente en situación de calle son re-contra dignos”.

Los cartoneros, “vamos a hacerlos ir a bucar el cartón a centros de reciclaje”.

A los paseadores de perros “les vamos a hacer un corredor de paseo y lugares especiales en las plazas”.

La gente de la provincia debería pagar un “abono” para atenderse en un hospital capitalino.

De la seguridad, dice que “es responsabilidad de la Federal” y reclama el traspaso.

Otros temas que se tocaron fueron: wi-fi, Metropolitana, bicisendas, contenedores, estacionamiento, travestis, Papa Francisco, vendedores callejeros, grúas.

En tres encuentros de 3 horas cada uno, es decir en 9 horas, donde participaron más de 250 porteños, más de 20 funcionarios no se nombraron los siguientes temas: urbanización de las villas, construcción de viviendas, educación pública, descentralización por comunas, aborto, pistolas taser, boom inmobiliario, centros culturales y un largo etcétera que no forma parte de la agenda, o que no interesa a la gente, o causa y efecto al mismo tiempo.

Vosotros podéis

España se encamina en la búsqueda de una ciudadanía más inclusiva. El partido Podemos rompe con la dinámica bipartidista hasta liderar encuestas. Un movimiento joven en un viejo continente.

Podemos es un verbo en plural, con un mensaje en presente, hacia al futuro, de fuerza, ambicioso, una expresión de deseo.

Podemos es el rótulo político-partidario de otro rótulo mediático, el de los “indignados” españoles, un movimiento mucho más profundo y propositivo que ese bautismo…

Podemos es la reacción que busca institucionalizar a los sectores emergentes que se oponen a la gestión neoliberal de la crisis, es decir los protagonistas de un cambio (mejor, antes que “crisis”) que empezó el 15 de mayo de 2011 en una manifestación y acampe en la Puerta del Sol, Madrid.

Podemos es un partido político que desafía al bipartidismo clásico PSOE-PP, proponiendo una democracia más participativa, alejada del dominio de los banqueros y las corporaciones.

Podemos es, según una encuesta del diario El País, la primera fuerza política en España, a un año de las elecciones generales en las que se renovarán 350 bancas de diputados y 208 del senado, con una intención de voto de más del 22%.

“Hay 6 millones de personas ahora mismo en paro. Más de 250 mil jóvenes han emigrado para estudiar o trabajar en otros países. Ha llegado a haber 500 desalojos diarios: personas que habían comprado una casa contrayendo una hipoteca con el banco en épocas donde había trabajo, y de repente se encontraron sin trabajo, y sin poder pagar la hipoteca. En España no es como en Estados Unidos, donde tú entregas las llaves: sino que tú entregas las llaves, sigues pagando la hipoteca, e incluso puedes pasársela a tus hijos”.

Amador Fernández Savater está sentado frente a diez personas en un bar del centro de Buenos Aires, en una charla que apunta a informar novedades del otro lado del hemisferio. “Así contado, parece una película de terror. Pero en realidad lo que está habiendo es una especie de aceleración del tiempo de destrucción del capitalismo, a una velocidad que no habíamos visto”, dirá.

Amador Fernández Savater.
Amador Fernández Savater.

Amador Savater es – además de lo que su apellido evidencia- editor, escritor, bloguero y militante dedicado a teorizar sobre los movimientos emergentes españoles. Viajó para relatar sobre Podemos en universidades y movimientos, pero la introducción que propone analiza la antesala del clima político español. “Ante ese escenario, hubo huelgas generales, los movimientos sociales habían intentado hacer convocatorias, pero ninguna había tenido un mínimo de energía. Eso es lo importante para entender lo singular del 15M y de Podemos: cómo desde lo político ya organizado no hubo manera de convocar nada interesante, desafiante, frente a la dureza de la crisis”.

La convocatoria que finalmente tuvo efecto comenzó a cocinarse, en cambio, a través de Democracia Real Ya, una plataforma independiente que ayuda a coordinar acciones globales de movimientos ciudadanos; en su quiénes somos se describen como “los desempleados, los mal remunerados, los subcontratados, los precarios, los jóvenes”. La convocatoria tenía fecha: 15 de mayo de 2011. “La llamada hizo foco contra los políticos y los banqueros, como representantes de los ajustes para contener la crisis, y eso fue lo que aunó a la gente más allá de los partidos y los movimientos”, dice Amador.

Marta, integrante de Podemos de Barcelona, cuenta en primera persona: “Nunca había hecho nada político, pero creo que el momento era tan bestia y estaba tan indignada que cuando apareció la posibilidad de este movimiento me sentí impelida a participar. Estoy súper contenta de que haya esta fuerza, porque si no la indignación se te queda enquistada y no haces nada con ello”.

Savater recurre a sus teorías para explicar lo que Marta representa, y hace: “En la plaza lo que emerge es una “política del cualquiera”, en términos de Ranciere (Jaques, filósofo francés). En tanto que las plazas se organizan como espacios simbólicos y materiales donde se hacen esfuerzos permanentes por acoger a cualquier persona indignada con el estado de las cosas, fuera cual fuera su posición económica e ideología, sino que ponía de común lo que podía unir a la gente”. Lo que estaba naciendo, dice Savater, era un “nosotros nuevo”.

Sólo en Madrid salieron a la calle aquél 15M más de 20 mil cualquieras, y se calcularon otras 100 mil en el resto de España. “Después de la manifestación hay un grupo de 40 personas que dicen ´bueno, no vayamos a casa, vamos a hacer algo más´. Y acamparon en la Puerta de Sol. Fueron desalojados. Y días después se tomó la Puerta del Sol y las principales plazas de Madrid, y luego en otras plazas del país”.

¿Qué estaba pasando? “Es importante pensar las plazas como un lugar público de política y vida. Había campamentos, servicios de enfermería, de guardería, etcétera. Estábamos organizando ya la vida. Una pequeña ciudad dentro de la gran ciudad”.

La otra batalla urgente fue contra los desalojos: se creó la “plataforma de afectados por la hipoteca” para determinar los casos, situaciones y ayudas. “Se llegan a parar unos mil desalojos, y lo increíble fue que los cerrajeros y los encargados de desalojar se negaban a sacar a las gentes de sus casas. Metieron presos a bomberos porque se negaban a desalojar, decían ´ése no es mi trabajo´”, cuenta.

Estas organizaciones fueron tomando distintas formas y posturas, discusiones durante y después: “Lo interesante del 15M es verlo como una especie de cambio climático. Para nosotros no era una estructura ni un movimiento, sino que era como una nueva manera de hacer política. Y que podía darse en cualquier lugar sin llamarse a sí misma 15M”.

Bea es una joven de 20 y pico de años que integra Podemos desde su inicio en Barcelona. Desde ese su lugar relata su visión de cómo estas organizaciones del 15M derivaron, entre otras cosas, en un partido político: “Parte del movimiento social se había circunscripto mucho a hacer labor desde la calle y desentendiéndose de lo institucional. Y la política en un partido no tiene por qué ser necesariamente algo sucio. Lo que viene a decir Podemos es que el cambio social no solo va a poder hacer ese trabajo desde la calle y desde la denuncia sino que hay esa necesidad de que gente verdaderamente tenga voluntad de escuchar y trabajar para la gente dentro de los recintos”. También lo explica a la inversa: “El consenso de la ciudadanía en estos temas no se venía traduciendo en cambios reales”.

Vea, Marta y Luca de Guanyem y Podemos Barcelona.
Bea, Marta y Luca de Guanyem y Podemos Barcelona. Foto y entrevista: Julieta Colomer

Bea lo dice desde su pasado militante en movimientos sociales: “Muchas veces lo que hemos visto es que pasas cierto tiempo haciendo una recogida de firmas para una iniciativa, y luego eso se supone que se eleva y se lleva al parlamento y se desoye totalmente”. Ahora: “Lo que podemos brindar es toda gente que viene con un trabajo detrás, que son verdaderos expertos, que conocen la educación, la salud pública e incluso tienen propuestas concretas. Ahí es donde entramos nosotros: esa interlocución con los movimientos. Tenemos que construir un programa a elevar y para eso queremos escuchar propuestas”.

Podemos nació hace menos de un año como hijo declarado del 15M, con el objetivo inmediato de competir en las elecciones parlamentarias del 25 de mayo de 2014. Tuvo apenas meses de campaña pero supo cristalizar estos años de movilizaciones y discusiones. Llegó entonces con la propuesta de un programa redactado por “miles de personas”: “Era un manifiesto de cara a las elecciones europeas donde se recogían una serie de demandas del modelo productivo, la anticorrupción, el derecho a la vivienda, el trabajo digno, derechos de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, en total diez puntos sencillos pero profundos que impulsaban candidaturas asentadas en un método de participación ciudadana”, resume Bea. La habilidad de Podemos no fue tanto la novedad de sus proposiciones – que van en la línea de muchas promesas llamadas “progresistas” y de “izquierdas” de distintos países-, sino la dinámica de su organización y la llamada convocante a la ciudadanía.

En las parlamentarias Podemos cosechó 1.245.948 de votos, el 8%, ubicándose como la cuarta fuerza, dando el batacazo : metió 5 eurodiputados, entre ellos la cara visible del partido, Pablo Iglesias, profesor de ciencias políticas.

Los cinco candidatos elegidos firmaron antes una acta de compromiso que materializaba eso del control ciudadano: su retribución mensual sería equivalente como máximo a tres veces el salario mínimo (645 euros), debiendo donar el resto del salario oficial a los proyectos del partido o “iniciativas, colectivos, asociaciones”; se comprometieron a una rendición periódica de cuentas al habilitar mecanismos de transparencia e información de fácil acceso, consultas directas por Internet y una oficina que tramite iniciativas populares; y otros pactos que resultan más evidentes – pero no lo son- como la independencia de cualquier corporación, y hasta el compromiso de viajar en transporte público siempre que sea posible.

Bea: “También se plantea en el partido la limitación de mandatos y la revocabilidad. Pero estas medidas no tienen sentido si no hay una ciudadanía detrás. Las dinámicas institucionales, los poderes económicos y lobbys de poder y prácticas muy arraigadas a la manera de hacer política hacen que se podría ver arrastrado cualquiera si no hay ese control ciudadano”. Luca, también de Podemos Barcelona: “Simplemente no se puede decir ´vamos a ser distintos´. No podemos ser tan naif y pensar que esto funcionaría sólo y sin más. Por eso este compromiso ético”.

 

-¿Cómo se sustenta Podemos?

Bea: “Con poco dinero: haciendo de la necesidad, virtud. No nos financiamos con dineros de los bancos, nos apoyamos en la colaboración de la gente. En la página hay un sistema de crowfounding a través del cual se solicitan recursos para el partido o para propuestas concretas. Y también de pequeños gestos. En la primera campaña no teníamos dinero para hacer propaganda, se hizo una carta para pedir el voto y la gente se lo imprimía en la casa y llenaba las escaleras del edificio”.

-¿Cómo se difunde?

-“Hay un apoyo desde el inicio en las redes sociales. Y una vez que nos dieron un eurodiputado, ya empezamos a salir en los periódicos, a partir de ahí empezamos a ver cómo la gente empezaba a preguntar, a participar, a enterarse de qué iba para apoyar aquello”.

-¿Cómo se organiza?

-“Estamos en pleno debate organizativo y demás, todo eso pasa por discusión a nivel telemático y ahí es donde tienen un papel importante los círculos, que son los espacios en cada ciudad y en cada barrio: cuidan lo presencial. Se hacen reuniones. Ya no es que son dos procesos en paralelo, el partido y los círculos, el uno enriquece al otro, y es muy necesario. En las reuniones cualquiera dice la suya y gente que esté más puesta puede traducirlas en lo que sea: organizar jornadas de debate, una denuncia… Están las reuniones y también se usó el fondo del salario de los eurodiputados para hacer 13 oficinas como espacios de contacto con la ciudadanía, para transmitir lo que se está haciendo y recibir propuestas”.

Podemos habilita, además, su plataforma digital para completar un formulario que permite presentarse como candidato a Secretario General, Consejo Ciudadano o Comisión de Garantías del partido, que debe elegir representantes de cara a las elecciones municipales. Según los requisitos, cualquier ciudadano inscripto en Podemos puede presentarse, él o junto a un equipo de personas, necesitando el aval de uno de los círculos organizativos de Podemos, que puede habilitar hasta dos listas cada uno.

En el proceso de elección, cada lista dará a conocer las actividades para difundir las candidaturas y sus contenidos programáticos; asimismo, el Equipo Técnico de Podemos se compromete a impulsar espacios y dinámicas de participación para visibilizar a los diferentes candidatos. Puede votar cualquier ciudadano inscripto en Podemos, por Internet o en mesas habilitadas. Los electos serán los candidatos más votados para cada órgano, independientemente del equipo al que pertenezcan, con una única corrección: se debe mantener un equilibrio de género, 50 y 50.

-¿Cuáles son los desafíos hoy?

-De momento se está haciendo la dinámica organizativa a la espera que nos dotemos de un modelo más oficial para todo el mundo. Hoy el desafío es asentar los círculos de distrito y confluir entre ellos: ahí están quienes tienen realmente lo que pasa en el barrio.

La implantación de Podemos a nivel municipal y autonómica, para presentarse a elecciones en cada ciudad, todavía no está desarrollada: recién el 2 de enero de 2015 el partido tiene previsto dotarse de secretarios generales y consejos ciudadanos locales y regionales.

Mientras tanto, sin esta formalidad han ido surgiendo distintas versiones locales que intentan replicar estas lógicas: Bea, Luca y Marta encarnan además a Guanyem (en catalán: Ganemos) la versión municipal de Podemos, nacida como círculo del partido en Barcelona. Guanyem es hoy una fuerza política con referentes y medidas propias: “La diferencia es que Guanyem nace mucho más de abajo, no es casual que las personas que se perfilan con liderazgos más potentes provengan de la plataforma de afectados por la hipoteca, tiene un enraizamiento con el tejido social de aquí pues es muy potente, de ahí puede salir algo con mucha fuerza”, dice Bea.

Podemos está entonces en plena organización interna: con fuerza y proyección nacional, se debate cómo replicar la experiencia en las distintas ciudades que ya tienen expresiones propias. Bea, desde Ganyem, disipa fantasmas: “La gente pide a gritos que no nos dividamos. Vamos a hacer todos los esfuerzos para dejar de lado nuestras diferencias y sumar para lo que está claro: en el caso de Barcelona, que este modelo de ciudad no nos gusta. Y eso lo sabemos los ciudadanos y por eso nosotros lo vamos a cambiar”.

Resta una pregunta, para no perder el eje: ¿qué sucede con las otras experiencias, movimientos y movidas que generó el 15M, además de Podemos? Volvemos a Amador: “El peligro es centrarse en un solo punto. Para muchos amigos es una idea problemática la de Podemos, como idea de tomar el poder como lugar de cambio; no porque no se pueda hacer nada interesante, que de hecho lo es, sino porque lo pensamos en términos de políticas ´multicapas o multicanales´. Multicapas es una política que actúa en muchas capas de la realidad: lo social, lo cultural, lo económico, lo político. La imagen que usamos es la de una mano, en la que cada dedo puede representar una de estas capas (el movimiento de hipotecas, los jóvenes que gestionan cultura independiente, los movimientos autogestionados, Podemos, etc.), que, en determinado momento, cerramos para golpear juntos en un mismo lado”.

Las ideas detrás del nombre: elecciones 2013

¿Qué hicieron los actuales candidatos a quienes ya les tocó ocupar bancas en el Congreso o la Legislatura y ahora buscan renovar? ¿Qué proyectos de ley promovieron? Para saber qué ideas votamos al elegir un nombre.

En algunos casos por acción, en otros por omisión, un repaso de los resultados que deja una investigación sobre la información parlamentaria de los principales candidatos en las PASO de agosto 2013. Con la seguridad de que ninguno es de nuestro agrado, pero con la objetividad imposible de intentar encuadrar información y no una opinión. Qué intereses representan y cuál es la mezcla que genera el electoralismo.

Gabriela Michetti

Ya fue senadora por el PRO en Capital de 2003 a 2007, presidiendo la comisión Compromiso para el Cambio conformada por opositores al gobierno nacional. Desde allí se impulsaron leyes como la 104 de acceso a la información pública y la 269 de Registro de Deudores Alimentarios, que lleva un listado de los padres/madres que adeudan cuotas alimentarias de sus hijos – una especie de Veraz del divorcio-. La otra ley recordada de aquél mandato es la 2.095, de Compras y Contrataciones del Gobierno de la Ciudad, con el objetivo de hacer más transparente el proceso de selección de proveedores para las obras públicas. Sin embargo, durante el 2012 más del 35% de las obras públicas de la Ciudad fueron otorgadas mediante contrataciones directas a las cinco mismas empresas: IRV S.A., American Traffic, Salvatori S.A., Instaelectro S.A. y Mediterránea S.A. El trato preferencial a la constructora IRSA también es conocido. Otros casos que indican el fracaso de la ley impulsada por Michetti o su uso a favor de unos pocos vinculan a las contrataciones de empresas de ex funcionarios porteños como Nicolás Caputo (CAPUTO S.A.) y los titulares de IRV y AT Pablo Vaingberg, Horacio Blot y Guillermo Yampolosky, de la cartera de Transporte.

En 2008 Michetti secundó a Macri como vicejefa de gobierno en la fórmula que ganó y actualmente se mantiene en la Ciudad. Ella renunció a su cargo en diciembre de 2009 para poder ser electa diputada por capital federal, cargo que ocupa en la actualidad.

En ese breve período como vicejefa , entre el 13 de diciembre de 2007 y el 6 de noviembre de 2008 Michetti presidió solamente 3 del total de 43 sesiones de la Legislatura sin haber pedido una licencia. Como Diputada lleva 11 ausentes a la fecha de un total de 56 sesiones.

Es vicepresidenta de la Comisión de Acción Social y Salud Pública, desde donde ha impulsado diversos proyectos como la ley de Control de Tabaco y la regulación de las entidades receptoras de donación de alimentos. También presentó una ley de Adopción que planteaba un régimen para “su concientización y asistencia”, que queda a interpretación del lector en conjunción con sus dichos sobre la adopción de niños por parte de parejas homosexuales como “última instancia”: “Es un tema que me inquieta no lo tengo definido. Si me ponés en la situación de un niño que esté en condiciones de abandono y en situación de una vida que va a ser muy dolorosa y muy triste y nadie lo quiere adoptar, pero hay una pareja de homosexuales que lo quiere adoptar… Y bueno, que lo adopte”, dijo. Las palabras de la diputada motivaron un chiste del Niño Rodriguez que, como en el kung fu, utiliza esa potencia discriminatoria para devolver el golpe:

En su actividad en el Congreso también promulgó una ley de transferencia de terrenos de propiedad del Estado nacional a favor de la Ciudad y planteó modificaciones sobre artículos de la ley de Política Ambiental Nacional y la ley de Riesgos de Trabajo, promoviendo la creación del Fondo de Empleabilidad de personas con discapacidad.

//

Diego Santilli

Santilli también tiene experiencia parlamentaria: fue diputado nacional y legislador de la Ciudad en dos oportunidades. Actualmente es el titular del Ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, cartera que ha sido denunciada por sobreprecios, desdoblamiento de obras y proveedores preferenciales en las obras de la Ciudad, y fuertemente criticada por utilizar a la policía Metropolitana en casos de conflictos generados por la gestión del espacio público: desalojos, enrejamiento de plazas.

Como legislador Santilli tuvo una actividad intensa. Entre ella, presentó la Ley de Mecenazgo que impulsaba la financiación privada en el arte y la cultura en la Ciudad, y otra más recordada que fue la Ley de Boleta única que diseñaba la boleta en espacios de igual dimensión y más discretos para todos los partidos en las elecciones.

En 2007 fue elegido legislador porteño del año por la revista Semanario Parlamentario, de tinte opositor al gobierno nacional, especializada en temas legislativos, un premio que votan los propios legisladores, asesores y periodistas acreditados en el recinto.

//

Sergio Bergman

El rabino Bergman es actualmente legislador de la Ciudad de Buenos Aires y aspira a una banca entre los diputados nacionales.

Es egresado de la facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA y su formación se coció en instituciones internacionales donde obtuvo un máster en Educación, otro en literatura rabínica y un último, en estudios judaicos. Fue fundador de Memoria Activa, una asociación civil que querella en la investigación judicial del atentado de la AMIA.

Periódicamente participa como desertor en seminarios de fundaciones ligadas a la derecha liberal como Fundación Libertad, que recientemente organizó una cumbre que culminó en el Teatro Colón – cedido gentilmente por el jefe de gobierno porteño- y analizaba “la amenaza de los populismos a las democracias latinoamericanas” y planteaba el rechazo del intervencionismo estatal.

Últimamente editó un libro llamado Ciudadanía argentina en el que plantea el término de “Ser Nacional”: “Es el intento de los hombres que hicieron la Nación, de forjar la civilización y no la barbarie, de tener un orden institucional donde pasamos por la ley para estar todos igualados”.

En su actividad parlamentaria Bergman hace un uso y abuso de las declaraciones que expresan “pesar” o “beneplácito” en torno a alguna situación: pesar por el fallecimiento de la escritora Elsa Borneman o beneplácito por la asunción del papa argentino, por ejemplo. También promueve aceitadamente declaraciones de “huésped de honor” entre ellas a Marilee Grindel (de la fundación Rockefeller y Universidad de Harvard), la banda de rock Kiss y a Sri Sri Ravi Shankar.

Este tipo de intervenciones, que no plantean leyes ni resoluciones, representan casi la totalidad de las intervenciones legislativas de Bergman.

//

Daniel Filmus

Es actual senador de la Ciudad de Buenos Aires, donde preside la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto. Fue ministro de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación (2003-2007) y Secretario de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (2000-2003).

En esta etapa legislativa Filmus también promueve de manera recurrente las declaraciones de pesar/beneplácito a favor de personalidades, las cuales representan más del 50% de sus intervenciones. Sin embargo, como cabeza de una comisión también presentó proyectos de ley de los más diversos.

Uno de ellos plantea al 10 de marzo como “día del guitarrista de rock nacional” en homenaje al fallecimiento de Pappo.

Otros, más serios:

-Salud: proyecto de ley que garantice la participación de las personas con discapacidad en los diversos ámbitos de la vida social; y un proyecto de ley de control de tabaco.

-Justicia: transferencia de la justicia nacional en lo civil y en lo comercial de la Nación a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

-Código penal: incorporación entre las agravantes al femicidio, al femicidio vinculado y al homicidio por orientación sexual.

-Ciencia y tecnología: proyecto de ley de promoción de la inversión privada en las actividades científicas y tecnológicas.

-Transporte: proyecto de ley creando el sistema de transporte integrado de transporte metropolitano (SITRAM)

Finalmente sobre educación, tema del que es especialista, promovió la creación de un sistema nacional de bibliotecas escolares, un proyecto de ley de cooperadoras escolares y un último estableciendo el boleto escolar gratuito y tarifa reducida para estudiantes y docentes.

//

Juan Cabandié

Presidente del bloque de legisladores porteños del Frente para la Victoria. Ahora busca ser diputado nacional por la Ciudad.

Su actividad legislativa tiene dos tipos de intervenciones: por un lado, se dedica a elaborar pedidos de informes que intentan monitorear el accionar del gobierno porteño en materia de obras públicas (Teatro Colón, hospital Borda y Argerich) y otras competencias (informe sobre trabajo textil, sobre el sistema de seguridad pública, etc.).Y por otro lado presentó una serie de proyectos de ley de distinta índole, aunque también muchos de ellos se dedican a tironearle recursos a la Ciudad en materia de educación y salud.

-Proyecto de ley que crea el colegio profesional de meteorólogos.

-Creación del registro de cuidadores de automóviles en la vía publica.

-Creación del régimen de protección de los inquilinos

-Propuso la asignación saludable en instituciones educativas, que tiene como objeto promover la alimentación saludable y fomentar la actividad física para prevenir la obesidad infantil.

-Ley de creación de centros de estudiantes en las escuelas porteñas.

-La asignación universal de útiles escolares.

-Proyecto de ley para ciegos y disminuidos visuales, que dispone dispositivos sonoros en las principales avenidas.

-Proyecto de ley para que la ciudad levante un monumento a Diego Maradona.

//

Alfonso Prat Gay

Es diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires y aspira a ser senador a partir de diciembre.

Es licenciado en Economía graduado en la UCA, con estudios fuera del país.

Fue presidente del Banco Central de la República Argentina en plena crisis, entre diciembre de 2002 y septiembre de 2004, durante las presidencias de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner.

Trabajó para la J.P Morgan en Nueva York, una financiera acusada de llevar a cabo una matriz de fuga de divisas en países latinoamericanos, acusada por lavado de dinero, evasión tributaria, entre muchas otras.

Asesoró financieramente a Amalita Fortabat, la mujer más rica de Argentina durante mucho tiempo, y fue uno de los diez allegados que cargó su féretro durante su velorio recientemente.

Su desempeño en el Congreso se orienta a cuestiones económicas, fundamentalmente al traspaso de fondos de Nación a las provincias. Tiene tres proyectos de ley publicados en ese sentido: un proyecto para mejorar la distribución a las provincias; la creación del fondo federal solidario para financiar provincias y municipios; y un régimen de cancelación de deudas que mantiene el Estado nacional con las provincias. Por otro lado también planteó en otra ley la emisión de billetes de $200 y $500.

De tinte más social, vinculado a lo económico presentó un proyecto de ley que plantea modificar el impuesto a las ganancias y el impuesto a los bienes personales, y pidió un informe al ejecutivo sobre la desaparición de María Cash.

//

Victoria Donda

Como diputada actual por la provincia de Buenos Aires, Donda tiene una actividad parlamentaria vinculada a su militancia con los derechos humanos.

-Minería: mediante una resolución solicitó la suspensión de los trabajos en el proyecto Pascua Lama de la provincia de San Juan; realizó un pedido de informes sobre el cumplimiento de la ley que prevé un presupuesto mínimo para la preservación de los glaciares y del ambiente periglacial; y a modo simbólico impulsó una declaración en repudio a la represión policial contra vecinos y asambleístas de Tinogasta, Catamarca, en mayo de 2012.

-Agrotóxicos: pedido de informes al poder ejecutivo sobre diversas cuestiones relacionadas con el stock del insecticida endosulfán; y planteó la prohibición de pulverizar el territorio nacional con plaguicidas, agrotóxicos o bicidas químicos.

-Medioambiente: modificaciones sobre el libre acceso a la costa de lagos y ríos, y la declaración del agua como “bien común”.

-Ley antiterrorista: pidió la derogación de esa ley planteada en la modificación del Código Penal que asevera las penas en casos de actividades delictivas con “finalidad terrorista”.

-Despenalización de estupefacientes: modificación sobre la ley 23737 que despenaliza la tenencia de drogas.

-Pueblos originarios: a modo simbólico hizo declaraciones en repudio a las represiones sufridas por los Qom en Formosa.

-Desaparición forzada: “expresó preocupación” por la desaparición de Daniel Solano.

-Empresas recuperadas: Ley sobre concursos y Quiebras, que plantea una modificación sobre los créditos laborales para las cooperativas de trabajo autogestionadas por sus trabajadores.

-Seguridad: planteo de interpelación a la ministra de Seguridad Garre sobre la existencia del llamado Proyecto X de la Gendarmería Nacional; sobre la ley orgánica de la Policía Federal, la modificación del inciso de detención por averiguación de antecedentes; convocó a la creación de un mecanismo nacional de prevención de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos y degradantes; y presentó la creación de una “policía democrática” nacional que reemplace en sus funciones a la Policía Federal.

//

Gil Lavedra

Se destacó por haber integrado el tribunal que en 1985 condenó a los militares que gobernaron el país durante la dictadura en el llamado Juicio a las Juntas. En 1999 fue designado por el presidente Fernando De la Rúa como Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, cargo que desempeñó hasta octubre de 2000. Entre 2001 y 2003 se desempeñó como juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y entre 2002 y 2005 fue Conjuez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Entre otras instituciones, es miembro de la Asociación Internacional de Derecho Penal y de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos.

Para las elecciones legislativas de 2009 fue candidato a diputado nacional por la misma ciudad, junto a Alfonso Prat Gay y Elisa Carrió,representando al Acuerdo Cívico y Social, obteniendo una banca en la Cámara de Diputados que ocupa actualmente.

Entre sus proyectos y resoluciones se destacan:

-Pueblos originarios: un pedido de informe al Instituto Nacional de Asuntos Índígenas, Daniel Fernández, sobre las agresiones sufridas por los Qom de La Primavera; y promulgó una ley por la cual los pueblos originarios sean consultados respecto a las medidas legislativas o administrativas que les afecten directamente.

-Tiene una serie de leyes dedicadas al mejoramiento del sistema penitenciario, tales como la modificación de la capacidad de alojamiento en los establecimientos (superpoblación).

-Ley de creación de una Comisión que monitoree la corrupción estatal.

-A través de una resolución planteó cambios en la Ley 24937 que modifica los mecanismos de elección del Concejo de la Magistratura, propuesto por el kirchnerismo en la llamada “democratización de la justicia”.

-Y unas últimas dos leyes que se relacionan con los medios: una que establece un régimen de publicidad y comunicación oficial; y un pedido de informe acerca de la venta del paquete accionario de C5N, Radio 10 y Fms.

//

Pino Solanas

La actividad parlamentaria de Pino como diputado por la Ciudad de Buenos Aires se centra principalmente en temas de energía y transporte público, que han sido objeto también de sus películas.

De corte estructural:

-Energía: prohibición del llamado “fracking” en la explotación de hidrocarburos; fomento nacional para el uso de energía solar concentrada destinada a la generación de energía eléctrica; sobre el gas natural licuado (GNL) propuso un régimen de presupuestos mínimos para su recepción y regasificación; y propuso la creación de Petróleos de Argentina Sociedad del E stado.

-Transporte: en la misma línea nacionalizadora, planteó la creación de la empresa Ferrocarriles Públicos Argentinos como sociedad del Estado.

-Minería: planteó en forma de ley directamente la prohibición de la minería a cielo abierto y la utilización de sustancias tóxicas en la actividad minera.

-Internet: planteó una legislación novedosa de acceso a la obras protegidas en internet, “para obtener la información necesaria siempre que la misma no sea utilizada con fines comerciales o de lucro”.

-Industria: creación de un banco de desarrollo de industria e infraestructura.

Otras, más coyunturales:

-Expresó “preocupación” por los cortes reiterados del servicio de telefonía de las empresas Telecom, Movistar y Claro.

-Mediante una declaración se solidarizó con el periodista del Canal 7 Juan Miceli por haber sido víctima de “declaraciones calumniosas e injuriosas”.

-Planteó la creación de un plan de solución integral para las personas afectadas por las últimas inundaciones.

-Y pidió la expropiación de la ex Ciccone calcográfica al entenderla de utilidad pública.

//

Fernanda Reyes

La compañera de Fórmula de Fernando Solanas ingresó al ARI a principios del 2001, y a fines del 2007 fue elegida Diputada Nacional (periodo 2007-2011) por la Ciudad, siendo miembro de las comisiones de Minería, Previsión Social, la Comisión Bicameral del Control del Fondo de Garantía y Sustentabilidad y de la de Vivienda y Presupuesto.

Durante su trabajo en el recinto se destacaron sus proyectos de ley de protección ambiental para la actividad minera, la ley de Adaptación al Cambio Climáticoglobal y la mitigación de los gases de efecto invernadero y la ley que garantizaba el 82% móvil para los jubilados, luego vetada. A su vez como diputada elaboró una serie de informes sobre la actividad minera en donde se demostraban las vinculaciones entre el veto a la Ley de Protección de Glaciares y los intereses mineros, que se tradujeron en una investigación judicial.

//

Elisa Carrió

Desde diciembre del 2009 es diputada nacional de la Coalición Cívica por la Ciudad de Buenos Aires, miembro de las Comisiones de Asuntos Constitucionales y Juicio Político.

Tiene una actividad parlamentaria intensa.

Sus intervenciones son de lo más variadas. Muchas con contestatarias a actos del gobierno, denuncias, pedidos de informe, declaraciones, y otras son propuestas en forma de ley o resoluciones.

-Libertad de expresión: propuso la creación de una comisión bicameral que siguieran “hechos que pudieran implicar una restricción o cercenamiento de la libertad de expresión”.

-Baja de la edad de la imputabilidad: régimen legal aplicable a las personas menores de dieciocho años de edad infractoras de la ley penal.

-Negocio del juego: creación de una comisión bicameral especial investigadora “sobre los juegos de azar o suerte”.

-Medioambiente: pidió que se declare la emergencia ambiental de la cuenca Matanza-Riachuelo por un período de 5 años.

-Constitución nacional: planteó modificar el régimen de caducidad de mandatos legislativos como parte de una reforma constitucional.

-Pueblos originarios: plantea una formalización de las comunidades originarias, a través de un registro de inscripción, que incluye desde la delimitación de las tierras que ocupan hasta la implementación de planes educativos y culturales.

-Sobre la reforma de la Justicia: pidió la derogación del artículo que modifica el régimen de los decretos de necesidad y urgencia.

-Obras públicas: creación de la oficina nacional de monitoreo.

-Gremial: derecho de sindicalización de las fuerzas federales de seguridad.

-Malvinas: reconocimiento histórico a los soldados conscriptos continentales de la guerra, quienes acampan hace años en Plaza de Mayo.

-Adicciones: propuso un programa nacional de prevención y asistencia pública integral de las adicciones, en el marco del Ministerio de Salud.

Carrió promulgó juicios políticos contra casi todos los funcionarios kirchneristas por “mal desempeño de sus funciones”, incluida Cristina Kirchner, no llegando a concretar ninguno. También activó el juicio político en contra de Domingo Cavallo y emitió un informe que declaraba personas no gratas a los miembros de la “misión técnica” del FMI que desembarcaron en 2012 en Argentina.

También presentó modificaciones al Código Penal tendientes a mejorar la situación de las mujeres y leyes a favor de los jubilados.

//

Claudio Lozano

Es diputado nacional por la Ciudad y se postula para senador en la Ciudad por el partido Marea Popular, que debuta en estas elecciones.

Entre sus proyectos como diputado, es conocido el que amplía el derecho de votar hasta los 16 años, luego apropiado por el kirchnerismo, y otras propuestas de ley que extienden las asignaciones universales a la ayuda escolar, la discapacidad, el nacimiento y hasta la etapa prenatal.

Como economista, planteó una serie de leyes que modifican las “contribuciones patronales”, como la fijación de una alícuota del 33%, y promulgó la Ley de Tarifas de Interés Social para usuarios de agua, energía y gas en estado de vulnerabilidad económica: tarifas menores al 50% del valor regular, prohibición de suspensión del suministro, entre otros.

Planteó un régimen legal del trabajo doméstico y una serie de leyes que protegen los derechos laborales. También motivó a la Cámara a crear una comisión bicameral de seguimiento a la “crisis del INDEC”.

Y promovió un proyecto de ley que incluya la figura de “ausente por desaparición forzada” en los padrones electorales.

//

Jorge Altamira

Fue cinco veces candidato a presidente (1989, 1995 y 1999, 2003 y 2011) y desde el 2000 al 2004 fue Legislador de la Ciudad de Buenos Aires.

Desde la legislatura impulsó la jornada de seis horas para los trabajadores del subte y varios proyectos de expropiación de fábricas recuperadas (Brukman y Grissinópolis, las más célebres), leyes de urbanización de las villas de la Ciudad y un proyecto de ley de salario mínimo igual al costo de la canasta familiar.

Democracia para armar

Hace 300 años, probablemente los habitantes de un reino cualquiera no imaginaban otro tipo de sistema político. Es decir: no podían proyectar más allá el mecanismo de representatividad y de participación ciudadana, no más allá del impuesto. Quejas, resistencia, hubo siempre. Pero hasta en el 2001 la gente, en vez de imaginar otra cosa, pedía un nuevo presidente. La democracia, la democracia representativa, tan arraigada a nuestra historia política reciente, parece intocable. ¿Se puede ser antidemocrático, y estar igualmente en contra de las dictaduras?  Una imagen recurrente: la democracia funciona como una “pastillita” que todos los días tomamos, tranquilos, sabiendo que ya delegamos nuestras responsabilidades. Pero, ¿qué hacemos por ello? ¿En qué participamos? ¿Qué decidimos?

En esta nota no hay ninguna respuesta. Al contrario: hay más preguntas.

¿Qué es la democracia?

¿Un día cada cuatro años?

¿Es la mayoría?

¿Es el menos malo de los sistemas?

¿Es lo que hay?

¿Qué democracia? pregunta Patricio Escobar como título de su último documental. Una duda que le surgió, no duda, en diciembre del 2001 y que empezó a transformar en video desde el 2007, enseguida después de su reconocido trabajo La crisis causó 2 nuevas muertes.

En aquella ocasión, Escobar trabajó la cobertura mediática (en especial, del diario Clarín) sobre la represión de la manifestación en Puente Pueyrredón, Avellaneda, donde la policía mató a Darío Santillan y Maximiliano Kosteki. “Tuvo que ver la Crisis con este documental primero porque en los debates salía siempre el tema de la crisis de representatividad, y otra cosa que tuvimos en cuenta es que todo se calma cuando Duhalde llama a elecciones, a la semana de que mueren los chicos”, dice. Con aquél documental  logró desentrañar la operación detrás del título perverso de Clarín, el ocultamiento de las fotos que mostraban a los policías responsables de las muertes, e inició un camino de lectura crítica de los medios mucho antes de la embestida del gobierno contra el grupo.

Su nuevo trabajo es hijo de todas las experiencias que dejó esa época. “En el 2001 había un montón de vecinos que gritaban por un representante, que querían otro presidente. No tenemos una experiencia más democrática que nos permita pensar en otra cosa”, analiza. Motivado por estas contradicciones realizó el primer registro filmográfico que cuestiona la democracia representativa y analiza sus raíces en el sistema capitalista. De la reconstrucción de esa ficción participan entusiastamente desde matemáticos y neurólogos hasta los dueños de las más importantes consultoras, pasando por políticos de renombre: Durán Barba, Mora y Araujo, Juan Abal Medina, Luis Zamora, entre otros.

¿Qué democracia? trabaja sobre el concepto de “sujeto privatizado”, que Patricio simplifica así: “Vos sos libre supuestamente para las dediciones de tu cuestión privada; pero para la cuestión publica lo delegás, todo lo que representa las políticas de estado que involucran a mucha gente, lo delegás”.

Me rebotan los caceroleros del 8N y el 18A. Me dice: “Claro, son los que empiezan a ver que tocan su libertad privada. Pero a la mayoría de esa gente le planteas que participe en asambleas, decisiones comunales y no le interesa, para eso están los políticos”.

Pero también hay sujetos privatizados que no marchan con la derecha: “El tipo que vive en Catán y trabaja 10 horas. No le podés decir “vení participa, vos sos un sujeto privatizado”. No, se genera porque el sistema capitalista explota a los trabajadores”.

Escobar y los suyos empezaron así a notar las raíces del sistema capitalista en la estructura de la democracia representativa. “Al final de todo el análisis, siempre estaba el sistema capitalista”, casi que lamenta. Para demostrarlo, en el documental aparecen especialistas que definen a la política como “un deporte de multimillonarios” y otros, más específicos, que calculan que para lograr hacer conocido un candidato (textual: “que la gente sepa el nombre”) hay que desembolsar entre 10 y 15 millones.

Los matemáticos, mientras tanto, calculan cuál es el porcentaje real de quienes terminan eligiendo un presidente. Así vemos, por ejemplo, cómo en la victoria de Cristina en 2007, el número oficial de 45.29% se reduce a menos del 30% del total de habitantes del país al tener en cuenta todos los no representados: votos en blanco, nulos y quienes no se presentaron a votar. Ese cúmulo de no-representados supera las 7 millones de personas. A Cristina, en esas elecciones, la votaron 8.651.066.

Del otro lado, el documental muestra experiencias asamblearias, comunales, cooperativas, sin intención de idealizar. “Son alternativas. Lo que planteamos es cómo se puede organizar para poder plantear una democracia directa o asamblearia”. Algunas experiencias que iluminan estos ideales remiten por ejemplo a Venezuela, donde el sistema comunal funciona con éxito en ciertos barrios, y a un pueblo que Escobar cita en España, pero que olvidó el nombre, “donde el intendente aplicó una democracia directa, la gente no paga los impuestos y todo el pueblo puede participar de las decisiones”.

Cito otro ejemplo de realidad inmediata: la defensa de los vecinos del enrejado en los parques: “Eso del enrejado es lo más claro. Es al revés: los vecinos están pidiendo querer participar, que es a través del plebiscito y presionando en las comunas”. Patricio y su compañera – productora del documental- participan de la asamblea del Parque Lezama que intenta frenar el enrejamiento.

¿Dónde se puede empezar a aplicar una democracia  más participativa?

En las cosas pequeñas del barrio, podés generar una asamblea de vecinos que decida sobre el edificio de 20 pisos si se hace no se hace, las rejas de la plaza, ese tipo de cosas.

Yo no sé si quiero que el comerciante de mi cuadra o la peluquera de la esquina decidan sobre la seguridad del barrio, por ejemplo…

Por más que tenga la cabeza de mano dura, se debate, se plantea. Quizá un grupo de vecinos plantea mano dura en el barrio, y después se dan cuenta que no funciono. No es que lo que decide siempre es lo bueno, el tema es decidir. Es un paso antes. En el parque Lezama hay comerciantes que quieren las rejas y los invitamos a la asamblea y discutimos.

Para los prejuiciosos, los cabeza-dura y los mala-leche, se aclara sobre el documental y sobre esta nota:

-No es contra de la democracia: “Nosotros podemos hacer esta película porque hay 30 años de democracia. Tenemos que hacerla porque es algo criticable, no es “no a la democracia”, es qué democracia”.

-No es a favor de la dictadura: “Mucha gente piensa sólo en términos de “democracia o dictadura” y no es así, eso anula el debate, incluso para nosotros mucha gente que desapareció por la dictadura planteaba otro tipo de democracia”.

-No es en contra de la representatividad: “La representatividad se tiene que dar, en los sindicatos hay representatividad, yo voto a un delegado lo puedo poner pero también lo puedo sacar, podemos discutir, una representatividad que no delegue mi deseo”.

¿Un documental sobre la “democracia”? Qué embole…

Contra frases como estas, de sus propios amigos, Escobar logró un documental dinámico, no-explicativo y por momentos hasta gracioso: recordar spots publicitarios antiguos de los candidatos puede ser un buen deporte para domingo a la tarde. “Sabíamos que era un tema que no era sencillo, primero para hacer en audiovisual y que sea atractivo, y abrir el debate. Queríamos discutir algo que no se discute”.

¿Qué te gustaría lograr? “Que sea una película que circule y abrir un poco las mentes y empezar a discutir otro tipo de democracia”.

¿Vos que pensás?

 

 

 

 

Cuentos decapitados

Matemáticamente implacable: en las elecciones de octubre de Cuba, votó el 94 por ciento del padrón. En la de Estados Unidos, apenas el 50. Los casos de Venezuela y de Francia revelan, también, cifras interesantes sobre el compromiso. En el medio, la pregunta es clara: si la democracia se mide por la participación popular, ¿a qué deberíamos llamar dictadura y a qué democracia?

La globalización de la imagen todavía no había remplazado al oxígeno, pero nadie quería perdérselo.

No: nadie lo conocía.

Era el mito de la isla, el barbudo, la incertidumbre, el sueño de muchos y, sobre todas las cosas, el único hombre de Latinoamérica que arribaba con ese cargo: Primer Ministro del Gobierno Revolucionario. Cinco meses habían pasado de la Revolución y Fidel Castro hacía uno de sus primeros viajes. Faltaban dos años, todavía, para que Cuba expresara que su sistema era el de un socialismo marxista-leninista. Pero, aún así, miles ponían el oído para escuchar la conferencia que él daría en el Palacio del Ministerio de Industria y Comercio de Buenos Aires donde iba a explicar ese mismo concepto que repetiría por la eternidad: la democracia.

Así, habló Fidel Castro, en 1959:

“A los pueblos muchas veces les hablan de democracia los mismos que la están negando en su propio suelo; a los pueblos les hablan de democracia los mismos que la escarnecen, los mismos que se la niegan y los pueblos no ven más que contradicciones por todas partes. Y por eso nuestros pueblos han perdido, desgraciadamente, la fe. Han perdido la fe, que se hace tan necesaria en instantes como este para salvar al continente para el ideal democrático, mas no para una democracia teórica, no para una democracia de hambre y miseria, no para una democracia bajo el terror y bajo la opresión, sino para una democracia verdadera, con absoluto respeto a la dignidad del hombre, donde prevalezcan todas las libertades humanas bajo un régimen de justicia social, porque los pueblos de América no quieren ni libertad sin pan ni pan sin libertad”.

Pero, con esa explicación, se ve que nunca alcanzó. Porque Cuba siguió siendo catalogada como una dictadura, sobre todo, agarrándose de un concepto de lo más tramposo: las elecciones. Aunque, aún así, si valiera la pena el análisis de las urnas, el 2012 arrojó algunos datos que construyeron un cuento decapitado. Este año hubo elecciones en Francia, en Venezuela, en Estados Unidos y en Cuba, entre otros, y el porcentaje de mayor cantidad de votantes se dio, como desde 1976, en la Isla, sacándole hasta 40 puntos de distancia a Estados Unidos.

En todos los comicios se ha entrado en la discusión de más de una pregunta: ¿Qué es la democracia? ¿La democracia es lo mismo que la república? ¿La democracia es sinónimo de voto? ¿La democracia es –como marca la ONU- una elección de un sistema que elige cada país? ¿De qué hablamos cuando hablamos de democracia?

Pero sin tanta palabra, en la discusión propia de los votos, salió esto:

1- El 7 de octubre, en los comicios presidenciales en los que Hugo Chávez le ganó a Henrique Capriles, en Venezuela, donde el voto no es obligatorio y para hacerlo hay que registrarse en el Consejo Nacional Electoral previamente, el 78 por ciento de los que están en edad de votar emitieron el sufragio.
2- En las elecciones presidenciales de Estados Unidos en las que Barack Obama le gano a Mitt Romney, en unos comicios donde el voto no es obligatorio pero sí abierto, se presentaron a emitir sufragio el 50,65 por ciento del padrón habilitado.
3- En Francia, en las elecciones presidenciales, donde Francois Hollande venció en el ballotage a Nicolas Sarkozy, votó el 80,35 por ciento del padrón habilitado para hacerlo. Antes, en la primera vuelta, se presentó el 79,48 por ciento.
4- En Cuba, donde cada cinco años se eligen diputados para la Asamblea Nacional y delegados para las Asambleas Provinciales, de las cuales no participa el Partido Comunista Cubano sino cualquier habitante que quiera sin necesidad de tener Partido o Agrupación que lo represente, con un voto obligatorio, en los comicios del 21 de octubre se presentó el 94,21% de los habilitados para votar.

Los cuatro casos que se toman son seleccionados arbitrariamente y responden a una lógica: se junta el país de la Libertad, la Fraternidad y la Igualdad, el de la Estatua de la Libertad, el del país petrolero del que dicen que no hay libertad de expresión y del país del dictador que no da libertad. Porque, indudablemente, salvo la aparición de Venezuela, la discusión es una que continúa con el paso del tiempo. En Argentina, donde no hubo elecciones este año, pero sí el año pasado, votó el 79,39 por ciento de los votantes habilitados. Y, en todos esos casos, los preconceptos se repiten y repiten

Probablemente, analizar la democracia en estos términos puede parecer una reducción y, de hecho, lo es. Aristóteles, en sus textos de Política, dejó la idea de que la democracia es el sistema de gobierno del pueblo y para el pueblo, por lo que podría analizarse que un pueblo democrático es uno en el que todos comen.

Pero si los votos pueden ser una manera de pensar la democracia, aquí vamos. Por eso, en esa lógica en la que Fidel Castro siempre fue mostrado como el gran dictador, en la que Estados Unidos es el país de la libertad, en la que los sufragios parecieran ser los que determinaran el valor de la libertad, la conclusión resulta determinante.

Al menos, aquí se debería acabar ese pedazo de discusión.

Matemáticamente implacable: Cuba ganó las elecciones.

Colaboró en la producción de datos: Juan Ignacio Ubertazzi.

Relato de una noche para soñar

Desde Venezuela se escuchan los festejos que aún no se apagan, que se estiran jugando a no acabarse. Las luces de los fuegos artificiales muestran la silueta del pueblo que canta su victoria. Crónica desde Caracas de las elecciones presidenciales bolivarianas.

[flagallery gid=3 name=Gallery]

Este siete de octubre Jodalkis llegó del Balcón del Pueblo y se sentó en la mesa de la cocina. Sus tres hijos y ningún esposo dormían en la habitación. Ni siquiera prendió la luz: no hacía falta ver nada, las imágenes estaban dentro de su cabeza. Chávez desde Miraflores, reelecto, abrazando la bandera de Venezuela. Sus vecinos y compañeros rojos llorando, bailando, festejando. El cielo tapado de fuegos artificiales, los gritos de felicidad desde los balcones, el silencio de los escuálidos. Ganamos, pensó, ganamos otra vez.

Una frase en especial que dijo su Comandante ese día le quedó rebotando en la cabeza: “más nunca Venezuela será neoliberal, Venezuela sigue avanzando hacia el socialismo del Siglo XXI”. Socialismo y más nada, reflexionó, es la única manera de que el pueblo tenga verdadera soberanía. Se acordó de los medios que auguraban la derrota de Chávez y pronosticaban una jornada electoral violenta. Se rio: ellos, la gente de los barrios, sabían que Chávez ganaba otra vez. Somos mayoría, y elegimos a Chávez, gritó en su cabeza.

No supo si en realidad lo gritó para afuera, porque su hijo mayor de 14 años, Maikel, se despertó y se sentó en la cocina con ella. No tengo sueño mamá, le dijo. Jodalkis le sirvió jugo. Miró a los ojos oscuros de su hijo que en el fondo adivinaban cansancio, pero hacían fuerza para mantenerse despiertos. Como si Maikel no quisiera perderse un minuto de esa jornada histórica. Toda su vida la vivió bajo el mandato de Chávez, y lo seguirá haciendo hasta su juventud. Maikel va a ser un joven comido y educado.

Jodalkis tiene tos, el jueves anterior la lluvia la empapó cuando Chávez cerraba la campaña. Desde ese día no tuvo dudas de que ganaban ellos. Se acordó de los diarios diciendo que la gente fue obligada. Se acordó también de su llanto. A nadie la obligan a emocionarse cuando ve al Comandante, pensó. Sintió orgullo: ellos solos, gente común, le demostraron a los grandes medios de comunicación que se equivocan. Que no los pueden subestimar más, ellos saben lo que quieren y lo van a defender cueste lo que cueste.

Todavía se escuchaba la música de los chavistas festejando en el centro de Caracas cuando Jodalkis y Maikel, todavía en penumbras, se miraron fijo y se sonrieron cómplices. Ganar es lindo. Es lindo ganarle a la burguesía. Y ganarle bajo sus propios términos, aún mejor. El pueblo venezolano, el más humilde, usa la democracia para afirmar a un presidente socialista en el poder. Una democracia que fue planteada y siempre sirvió para que los intereses del neoliberalismo estén en el poder.

Jodalkis y Maikel se fueron a dormir. Al día siguiente otra vez al trabajo y la escuela. Por seis años más. A estos venezolanos no les costó conciliar el sueño, duermen bien tranquilos, porque saben que con Chávez su vida sigue avanzando por el camino correcto.

En los pies de la Patria Grande

El 7 de octubre habrá elecciones en Venezuela. Hugo Chávez irá por una nueva reelección. Desde Caracas, una recorrida por el aire y el aroma que se siente en un país donde las urnas laten fuertísimo en el resto del continente. En el medio, la puja que se juega la derecha y la estrategia de la mentira organizada.

Los ojos de Jodalkis igual se abrieron a las tres de la mañana. El cuerpo todavía no se le acostumbró a su nueva vida. Hace ya tres meses que vive en el centro de Caracas, en uno de los departamentos que le asignó la Misión Vivienda Venezuela después de pasar un año y medio viviendo en un refugio. Su casa en el barrio Petare se desplomó junto a otras cientos por la lluvia. Por suerte ya los habían evacuado y no sufrió la misma suerte que su prima, que hace diez años murió junto a otros miles en la tragedia de Vargas, cuando, luego de semanas de lluvia, el suelo de la montaña se convirtió en arcilla y se derrumbó llevándose barrios enteros.

Puso los pies en el suelo, por fin, firme. Llamó a su hermana Yamiléth para despertarla. Ella todavía vive en el barrio y tiene tres largas horas de viaje por delante para llegar a su trabajo. No porque Petare quede lejos del centro, de hecho queda a unas cincuenta cuadras, pero cruzar el cerro que habitan un millón de habitantes, tomarse la camionetica y el metro abarrotados de gente, le toma tres horas de su día. Tres horas de ida, y otras tres de vuelta. Igual Yamiléth está animada. Le cuenta que estuvo en el acto de Chávez en el barrio y que este les recordó sobre el teleférico que se está construyendo desde su casa hacia el metro, que reducirá su viaje a solo media hora. Y ya sabes panita que Chávez sí cumple, le dijo. Y bien que lo sabe. Cortó para preparar el ahora abundante desayuno.

Salió a la calle y se subió a la camionetica luego de que el chamo que grita los mil recorridos nombrara su destino. Escuchó en la radio que según las encuestas Chávez gana la elección presidencial del 7 de octubre con el sesenta por ciento de los votos, pero que aún así la oposición afirma que ellos van ganar. Se preocupó porque sabe perfectamente cuáles son las intenciones de esa maniobra, hasta el propio Chávez lo reconoció: instalar que va a ganar Henrique Capriles Radonski (el primer candidato en tres elecciones presidenciales que los partidos de derecha logran llevar juntos) y cuando pierda anunciar fraude. A Jodalkis más le preocupan las elecciones de diciembre, donde se votan los gobernadores de los estados. Ella, al igual que sus vecinos, no confía en ningún otro político que no sea su Comandante y no le gustan los políticos que lo rodean.

Miró por la ventanilla y vio la pancarta de Capriles, el candidato de la derecha y actual gobernador de Miranda, estado donde se encuentra Petare. Hay un camino, reza el cartel. Se rió: cuándo caminó este muchacho pa’ bobo un barrio. Busca pero de los otros cuatro candidatos no ve nada: la disputa está entre el Comandante y Capriles. Levantó la vista y vio el afiche de su candidato. Cuánto le gusta verlo bien, sano, en campaña de acá para allá. El último año sí fue dramático, recordó. Las ausencias de Chávez por la enfermedad la angustiaron mucho y encima en la tele se empecinaban en darlo por muerto a cada rato. Entre las bocinas, las motos y el humo su cabeza la transportó a esa misa en Barinas donde el presidente se puso a llorar mientras rezaba por su salud. El recuerdo le devolvió el nudo en la garganta. Se retorció al imaginar qué habría sido de todo lo que había conseguido con Chávez si este hubiera muerto.

La camionetica frena en Plaza Venezuela y un señor enorme se le sienta al lado, ocupando la mitad de su asiento: Me va a tener que disculpar reina mía, es que estoy rellenito. Jodalkis se ríe todo lo que le permite la lluvia, que se está metiendo por la ventanilla y la obliga a cerrarla apurada. Ahora sí que estoy fregada, palo de agua a hora pico, horas de cola, preveé. Así es en Caracas, un valle demasiado pequeño para alojar a sus cinco millones de habitantes. Los automovilistas se acomodan en sus asientos, alguno que otro saca un libro, los nenes hacen la tarea en el asiento de atrás y los apurados se comen las uñas imaginando los retos del jefe. Jodalkis apoya la cabeza en el vidrio húmedo. Por suerte el último mes de tragedias ya parece haber quedado atrás, pero no puede evitar que los acontecimientos le pasen como diapositivas, uno tras otro delante de sus ojos…

Imagen: NosDigital

-La revuelta en las cárceles (un tema delicado por la superpoblación de las penitenciarias y por que los presos están fuertemente armados y organizados)

-La caída del puente que conecta al oriente del país (en Venezuela la infrastructura en general está muy deteriodada)

-Las inundaciones (el paso del huracan Ernesto dejó varias poblaciones efectadas en todo el país, pero gracias a que la mayoría de las zonas de riesgo ya fueron evacuadas no tuvo las consecuencias de las lluvias de 2010, que dejaron una treintena de muertos y decenas de miles de evacuados)

-La explosión en la refinería más grande de Venezuela en Punto Fijo (que se llevó la vida de alrededor de 50 personas, dejó parte de la ciudad devastada y aún no se conocen con exactitud las causas de la fuga de gas que provocó la explosión)

Se enorgulleció de su candidato, de cómo su figura, lejos de achicarse con semejantes sucesos, se engrandeció por la buena gestión que realizó. El alivio que esto le deja es rápidamente empujado por otra sensación: la incertiudembre. Por más que esté segura que su candidato va a ganar, sabe que no tiene que suestimar el poder de la derecha: la campaña, aunque viene traquila y los últimos tres años de elecciones con Chávez también lo fue, puede ponerse sucia en cualquier momento. Y ella identifica muy bien quiénes son los norteños que vuelan como buitres sobre Venezuela y ponen en riesgo el impulso que Chávez le da a una América Latina soberana…

Una tremenda sacudida y un mar de bocinazos y frenadas llegan para arrancarla de sus pensamientos: la camionetica atravesó la calle a toda velocidad como si fuese una moto y tomó otra avenida. Después de ayudar al señor gordo a recomponerse del susto notó que ya avanzaban, lento y a los tumbos, pero avanzaban. Jodalkis y su compañero de viaje mueven la cadera al ritmo de un Rubén Blades que suena bajito pero claro en la radio: “Caminando, se cura la herida, caminando, que deja el ayer”.

La camionetica se aleja con esfuerzo, a los bocinazos y frenazos por la avenida de la asfixiante Caracas. Venezuela avanza como la camionetica, pero firme. Y con ella se impulsa América Latina. Porque este siete de octubre se juega mucho más que unas elecciones, se juega el futuro de una Patria Grande en la que millones de Jodalkis ahora sí tienen la palabra.