La revolución es ahora

Relanzan el proyecto de ley que propone un régimen reparatorio para trans y travestis víctimas de violencia institucional. La identidad de género: de delito a derecho humano.

El jueves 6 de octubre se presentó en el Congreso el proyecto que propone un “Régimen Reparatorio para Víctimas de Violencia Institucional por motivos de identidad de género”. El proyecto 2526 busca el reconocimiento por parte del Estado de la violencia institucional a la que fueron sometidas sistemáticamente las personas trans y travestis por las fuerzas de seguridad pública; y en especial a aquellas que fueron detenidas de manera ilegítima a causa de los edictos policiales vigentes hasta 1995.

Tal como se desarrolla en los fundamentos del proyecto, los edictos policiales fueron la herramienta básica de las políticas de persecución orientadas a la normalización de grupos sociales considerados “desviado” por el poder estatal:entre ellos, lxs trans. Estos instrumentos le daban a la policía la potestad de emitir los edictos, de juzgar, interpretarlos y de aplicarlos. Las trans y travestis fueron marcadas como esos cuerpos e identidades a perseguir, patologizar y marginar. Sus trayectorias de vida están signadas por episodios de detención arbitraria, golpizas, abuso y tortura por parte de la policía. “Los edictos policiales sirvieron como excusa legal para encarcelarnos, el crimen fue nuestra identidad”, afirmó Norma Girardi de la Asociación de Lucha por la Identidad Travesti y Transexual en el acto de presentación.

Esta iniciativa, que ya cuenta con la firma de 22 diputados y diputadas de todo el arco político, fue impulsada por Lohana Berkins, militante travesti y líder de ALITT hasta su muerte en febrero de este año, junto con Marlene Wayar, referente del colectivo trans y militante de Futuro Transgenérico. El proyecto fue redactado e impulsado por Abogad*s por los Derechos Sexuales (Abosex). Dice la letra que serán beneficiarias de este régimen las personas mayores de 40 años a las que se les haya aplicado el inciso f “los que se exhibieren en la vía pública con ropas del sexo contrario” y el inciso h “personas de uno u otro sexo que públicamente incitaren o se ofrecieran al acto carnal” del artículo 2 del derogado Reglamento de Procedimientos Contravencionales del Edicto policial dictado por la Policía Federal Argentina.

El régimen de reparación contempla el otorgamiento de una pensión graciable para las víctimas, al igual que perciben las víctimas del terrorismo de Estado en los 70. Dos años atrás, cuando este y otros proyectos similares se presentaron por primera vez en el Congreso, se generaron frívolos e irrespetuosos discursos que denunciaban un supuesto privilegio de las personas trans por poder acceder a esta pensión. No: de lo que se trata es de reconocer las violaciones de un Estado sobre una población que fue sistemáticamente perseguida y excluida de la ciudadanía. El privilegio siempre fue ajeno.

Por otra parte, las personas trans de más de 40 años, es decir las destinatarias de esta reparación, no son muchas. De acuerdo a un informe de ALITT, se estima que el promedio de vida de las personas trans es de 35 años  -qué privilegio-, por lo que las “sobrevivientes” nos son demasiadas. De acuerdo a los impulsores del proyecto, se trata de un universo posible muy restringido de aproximadamente 300 personas a nivel nacional.

En tanto a partir de la Ley de Identidad de Género, el Estado argentino reconoció a la identidad de género autopercibida como un derecho humano. Ergo, se considera que la criminalización de esta identidad durante la vigencia de los edictos policiales fue una violación de los derechos humanos. Marlene Wayar expresó que se trata de crímenes de lesa humanidad, puesto que fueron cometidos por un Estado contra una comunidad en particular.

“Somos las olvidadas de la democracia”, sentenció la activista trans Jorgelina Belardo ayer en el Congreso. De modo constante, señalan que para ellas el Estado terrorista y  desaparecedor no terminó en 1983. “No sé cuántas veces entré y salí de la cárcel”; “Me acuerdo de escuchar cómo golpeaban a una compañera en un calabozo mientras le gritaban ‘Dale, puto, ¿cómo te llamas?’”; “Las travas merecemos morir de viejas, no asesinadas por el odio y la violencia”. Entre lágrimas de memoria por las compañeras que no están, pero también de orgullo por continuar conquistando espacios de legitimación, las activistas trans presentes en el encuentro sumaron su adhesión y fuerza a esta iniciativa.

Entre la presentación original de este proyecto de ley en el 2014 y este relanzamiento en el 2016, pasaron muchas cosas. Entre ellas, se fueron dos luchadoras por los derechos de las trans y travestis, que hoy se hicieron carne en la voz de cada una de las oradoras. A una semana del aniversario del asesinato de Diana Sacayán, fueron eternos los gritos de “Justicia”, “Diana presente” y “Furia Travesti”. Y para todas fue una inspiración indudable la de la “travestiarca” (al decir de la propia Diana) Lohana Berkins: “El tiempo de la revolución es ahora, porque a la cárcel no volvemos nunca más”.

Los guardianes del aborto clandestino

Prometen una “revolución cultural” y renuevan el discurso de los sectores poderosos del catolicismo para disputar su lugar en la regulación de la vida y la sexualidad de las personas. ¿Cómo operan estos grupos? ¿Qué estrategias despliegan para condenar a miles de mujeres al aborto clandestino?

“La ‘cultura de la vida’ y la ‘cultura de la muerte’ pujan una vez más en la cámara baja del Congreso de la Nación. Volvió a presentarse el expediente de la ‘Campaña por el derecho al aborto’, pero el proyecto de la Red Federal de Familias (RFF) -que garantiza la protección integral de la embarazada en riesgo y su hijo- ya consiguió la adhesión de 50 diputados nacionales”. Esto se lee en una nota publicada el miércoles 29 de junio en la web de la Agencia Informativa Católica Argentina (AICA). Como si se tratara de un nuevo round entre dos legendarios boxeadores, cuando lo que está en juego no es el cinturón de campeón, sino los derechos sexuales y reproductivos, el reconocimiento de la autonomía de las mujeres en la toma de decisiones sobre sus cuerpos y sus vida, y el rol de la Iglesia Católica en la regulación de la vida y la sexualidad de las personas.

En efecto, el jueves 30 de junio se presentó por sexta vez en la Cámara de Diputados el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), con la expectativa, casi a modo de consigna, de “que sea la vencida”. A pesar de que en las sucesivas presentaciones fue ganando firmas de apoyo de diputadas y diputados, el proyecto nunca llegó a la votación en el recinto. Por otra parte, también el 6 de mayo ingresó al Congreso el proyecto de ley de “Protección integral de los derechos de las mujeres embarazadas y de las niñas y/o niños por nacer”. A partir de postular como “niño por nacer” a “todo ser humano desde el momento de la concepción o fertilización del óvulo, hasta el de su efectivo nacimiento”, el proyecto pretende cercenar no solamente la despenalización del aborto, sino también restringir las prácticas de reproducción asistida, actualmente reconocidas por la ley 26.862 y el nuevo Código Civil y Comercial, puesto que éstas presuponen la manipulación, criconservación y descarte de embriones. Si bien este proyecto tampoco ha avanzado en la agenda parlamentaria (fue presentado anteriormente en 2010, 2012 y 2013), el grupo cuyos intereses representa no carece de cosechas. Muestra de esto es la incorporación, casi de último momento, del artículo 19 en el nuevo Código Civil y Comercial, que reconoce el inicio de la vida en la concepción. ¿Pero quiénes son estos grupos? ¿Cómo operan para obstruir una y otra vez el debate legislativo sobre el aborto? ¿Qué estrategias despliegan para condenar a miles de mujeres al aborto clandestino?

No se requiere de mucha investigación para señalar a la Iglesia Católica como un actor político decisivo en la obstaculización del acceso al aborto legal y seguro, desde el lugar hegemónico que ha logrado mantener para imponer su visión de lo que se considera legítimo y deseable en la vida social, muy especialmente en la regulación de la sexualidad, las familias y las relaciones de género. Operando judicialmente para frenar la conquista de derechos, tejiendo alianzas con gobernadores como Juan Manuel Urtubey (Salta), incidiendo en las políticas sanitarias a través de figuras como Abel Albino, estos grupos alimentan el mito de la “nación católica”, montado en la particular y estrecha relación forjada entre el Estado y la jerarquía eclesiástica de la Iglesia Católica, prácticamente desde la Independencia. Desde sus espacios institucionales, pero también desde asociaciones civiles, en un fenómeno que han llamado oenegización religiosa, se posicionan en el espacio de lo público, como legisladores ocultos e intangibles. Si fueron las feministas quienes se encargaron de demostrar que “lo personal es político”, los grupos religiosos salieron a dar batalla y se vienen movilizando políticamente para recuperar el lugar de portavoz en torno a la “moral sexual”.

En defensa de las familias… ¿pero cuáles?

Volvamos al principio. Siguiendo el objetivo de entender quiénes son y cómo operan estos grupos que intervienen directamente sobre nuestras vidas cotidianas, pertenezcamos o no a su credo o institución, detengámonos en la Red Federal de Familias. Esta organización se fundó, como tantas otras de su tipo, a fines de 2009, ante “la amenaza del matrimonio igualitario”. Sosteniendo un concepto de familia basado en el “matrimonio entre varón y mujer, estable y duradera, en respeto a la vida y el orden natural”, formaron parte de la organización de marchas, movidas mediáticas y lobby parlamentario para frenar la sanción de la ley que incluyó en la institución del matrimonio a las parejas del mismo sexo. Ante la derrota, redoblaron los esfuerzos de organización, y hasta el día de hoy la Red articula estrategias de acción con los obispados católicos provinciales, las autoridades evangélicas de las regiones y funcionarios políticos de amplio rango. Entre sus acciones visibles se destaca la conmemoración cada año del Día del Niño por Nacer, decretado por Menem con el visto bueno del entonces papa Juan Pablo II, el 8 de diciembre de 1998. Sí, el Día de la Inmaculada Concepción de la Virgen. La fecha elegida para la conmemoración fue el 25 de marzo en consonancia con el día de la resurrección de Jesús. Este año, los grupos religiosos que se autodenominan “pro-vida”, con motivo de esta fecha, empapelaron la zona del Congreso con afiches de fetos y circularon por las redes sociales imágenes con el lema “Un inocente abortado, otro Cristo crucificado”. La apuesta hacia delante es instalarlo comercialmente como el Día de la Embarazada y promover una marcha nacional.

Imágenes: NosDigital
Imágenes: NosDigital

La Red Federal de Familias es también la que organiza desde hace cinco años el Congreso Nacional Familia y Vida, cuya última edición fue los días 6 y 7 de mayo en Rosario, Santa Fe. En su página web se lee: “Este Congreso está abierto a todas las personas que crean en la necesidad de promover el valor de la vida, la importancia de la familia como célula básica de la sociedad y la educación en verdaderos valores. Está abierta a todo público, docentes, magistrados, funcionarios públicos, sacerdotes, dirigentes sociales y catequistas y también para estudiantes secundarios y universitarios”. Las dos jornadas se desarrollaron en el Salón Metropolitano de Rosario. Luego de la acreditación (previa inscripción y pago de arancel), se podía recorrer una serie de stands de organizaciones e instituciones católicas. Entre los materiales desplegados en las mesas se destacaban aquellos que denunciaban la invasión de la “ideología de género” en las educación de los/as hijos/as, la difusión de la “planificación familiar natural” y los consejos para la vida marital en armonía. La mayoría de los asistentes al Congreso eran adolescentes y jóvenes, en general en grupo, pertenecientes a parroquias o escuelas católicas. Con un funcionamiento de talleres y paneles simultáneos, el Congreso estuvo pensado para pasar el fin de semana, e incluía momentos de socialización como el almuerzo y los cortes de café. En el salón principal, las paredes estaban cubiertas de banners con imágenes de embriones y fetos en distintas etapas de desarrollo e indicando lo que “sienten” en cada momento. Una imagen de la Virgen María acompañó a cada expositor a un costado del estrado. Las presentaciones estuvieron principalmente a cargo de abogados/as y médicos/as, marcando el tono secular del encuentro, principalmente articulado en torno a argumentos médico-científicos y fundamentos jurídicos. Los miembros de la jerarquía de la Iglesia Católica estaban más ocupados en la organización y supervisión de las actividades que detrás del micrófono.

DSCF0989
Congreso Nacional Familia y Vida, 7 de mayo 2016.

Profesionales del derecho y la salud no son actores casuales ni secundarios en esta problemática, sino que encarnan las principales estrategias de estos grupos: la judicialización, el uso de la objeción de conciencia y la presión para dar injerencia a los comités de ética hospitalaria, liderados por médicos católicos, para restringir el acceso a los abortos no punibles y para incidir en la orientación de la políticas de salud reproductiva.

Por la familia natural (y judicial)

“Una vez que el pueblo votó, las puertas del poder se cierran. Hay que quedar del lado de adentro”, así empezó Aurelio García (Encuentro Vecinal Córdoba) el “Panel con Político”, y habla desde la experiencia. A continuación, narró su orgullo profesional: haber impedido que se acceda a los abortos no punibles en la Provincia de Córdoba. Luego del Fallo FAL de la Corte Suprema, el Ministerio de Salud de Córdoba emitió la resolución 93/12 que estableció la “Guía de Procedimiento para la atención de pacientes que soliciten prácticas de aborto no punible, según lo establecido en el artículo 86 incisos 1º y 2° del Código Penal de la Nación”. A continuación, la asociación Portal de Belén – subsidiada por la Subsecretaría de Protección Integral de Niñez y Adolescencia de la provincia y fundada por el propio Aurelio García en 1991 para “dar una respuesta concreta a la problemática de la mujer embarazada y sola” – presentó una medida de amparo para que se declare inaplicable la resolución ministerial e inconstitucional la figura del aborto no punible, hoy vigente de acuerdo al Código Penal. Aunque todavía sin sentencia firme, se logró una medida cautelar que suspendió la aplicación de la Guía en cuestión. Por su trascendencia, en el 2014, Amnistía Internacional, el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) se presentaron como amicus curiae para dar argumentos al Tribunal Superior de Justicia de Córdoba. Bajo esta misma figura se presentó en el último mayo el Centro de Estudios en Derechos Humanos y la Carrera de Especialización en Protección de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, de la Facultad de Derecho, de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (UNICEN). Católicas por el Derecho a Decidir también participa, en carácter de tercero coadyuvante en defensa de los derechos humanos de las mujeres. El poder no entiende mayorías y minorías, y se suele requerir de unos cuantos para contrarrestar la acción de unos pocos. En su exposición en el Congreso Familia y Vida, Aurelio García relató que al juez que dio lugar al amparo “se le venía el juicio político. Cuando lo pidieron en la Legislatura de Córdoba, diez días antes habíamos conseguido firmas para apoyar la moción del juez. Lo desactivamos”.

DSCF0977
Diputado Nacional Juan Fernando Brugge (izq.) y Legislador, Córdoba, Aurelio García (der.)

En ese contexto teñido de una cierta épica macabra, se dio lugar a las preguntas de los/as asistentes. La que abrió la ronda fue al grano: “¿Es posible ir para atrás con el matrimonio igualitario?”. El primero en responder, más moderado en su discurso, fue el Diputado Nacional Juan Fernando Brugge por la Provincia de Córdoba, representante del Partido Democrática Cristiano, hoy integrante del bloque UNA, aclarando que él no veía el contexto parlamentario favorable para instalar ese debate hoy. Si bien Aurelio García estuvo de acuerdo, dejó claro que tampoco está dispuesto a sentarse a esperar: “La apuesta es hackear judicialmente el nuevo código civil. Ir con el interés superior del niño para argumentar que la adopción debe ser con mamá y papá. Tenemos que ser la resistencia cultural. No nos podemos rendir ante lo políticamente correcto. Y vamos a enfrentar al sistema de Fertilización In Vitro, vamos por la protección de los embriones, que son vida”.

Generación pro-vida

Tuvo su lugar en el estrado el Frente Joven, en la voz de Santiago Santino, su coordinador de Formación. Cuando le pedís un contacto, te da su twitter, en el que se presenta “Convencido de que se puede hacer un país mejor para todos”. Con la consigna de que “Sin vida no hay derechos y sin derechos no hay futuro”, presentó, junto a Memé Moscoso – del Portal de Belén – la nueva campaña “Derecho al Futuro”, que el Frente Joven llevará a cabo este año junto a otras ONG’s de todo el país, entre las que se encuentran Rosario te quiero Pro Vida, Elegimos la Vida de La Plata y Universitarios por la Vida de Córdoba.

Congreso Nacional Familia y Vida
Congreso Nacional Familia y Vida

“No somos la generación perdida, somos la generación pro-vida”, sostienen y encarnan una de las fuertes estrategias de los últimos años de los grupos católicos hegemónicos: la apelación a los derechos humanos. Desde esa posición es que acusan de “genocidas” a los/as que defienden el derecho a decidir y de “terrorismo de estado”a los avances en derechos sexuales y reproductivos. Sin embargo, lejos de las posiciones melancólicas y de un discurso conservador, se presentan como una “revolución” y un “cambio cultural”. “Somos lo nuevo, la muerte siempre envejece. Estamos preparando algo grande, queremos salir a las calles, dar charlas en formato TED, transmitir el bien. Y en octubre hacer una gran fiesta. Porque se protesta la muerte, se festeja la vida”. Y como en algo le hicieron caso a Aurelio García, en eso de que “Cuando se cierran las puertas, hay que quedar del lado de adentro, no importa por dónde se entre”, crearon una escuela de Jóvenes Dirigentes, con sede en Buenos Aires, Mendoza, Tucumán, San Juan y Mar del Plata. Ya tiene 159 egresados y recibe el apoyo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, la Municipalidad de San Miguel (Pcia. De Buenos Aires) y de San Miguel de Tucumán, de la Universidad Fausta, la Universidad de San Pablo Tucumán, de la Escuela de Negocios, de la Universidad de Congreso, de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa y de la Fundación Nuevas Generaciones. Entre sus docentes, se destacan el pediatra Abel Albino – propuesto para Ministro de Salud de la por Mauricio Macri– y Mariano Gerván, Secretario Parlamentario del Bloque PRO de la Cámara de Diputados de la Nación. La mayoría del plantel se conforma con egresados de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Católica Argentina.

La peregrinación peronista

El 18 de enero de este año se firmó el “Pacto de Padua” entre un grupo de intendentes peronistas del conurbano bonaerense, “inspirados en el liderazgo internacional del Papa Francisco” (…) “tomando como iniciador de nuestro pensamiento ecológico integral al General Juan Domingo Perón”. Desde esa fecha hasta el día de hoy, no paran de sumar adhesiones de intendentes de todo el país. El último 13 de junio, aprovechando el contexto de tensión entre la Casa Rosada y el Vaticano, el Pacto fue ratificado mediante la firma del “Compromiso de San Antonio de Areco”. El quinto principio – suman diez en total – es “Proteger a la familia como célula básica de la sociedad y la vida humana desde la concepción”:

Apoyar la realización de las familias es parte de una política socialmente activa, que genere empleo y que ofrezca oportunidades de desarrollo para todos. En el reciente e histórico encuentro que el Papa Francisco y el Patriarca Kirill de la Iglesia Ortodoxa mantuvieron en Cuba, emitieron una declaración de imprescindible lectura, uno de cuyos puntos enfatiza: “La familia es fundada sobre el matrimonio, que es un acto libre y fiel de amor entre un hombre y una mujer. El amor fortalece su unión, les enseña unos a otros como un don, es la escuela del amor y la fidelidad”. A la vez, realizaron un llamamiento “para respetar el derecho inalienable a la vida. Millones de bebés están privados de la propia posibilidad de aparecer a la luz”.

Por si quedaban dudas, el Partido Justicialista redobló la apuesta y el 16 de junio lanzó una secretaría partidaria de Culto y Doctrina Social de la Iglesia Católica. En la presentación estuvieron el presidente del PJ, José Luis Gioja, los intendentes Verónica Magario (La Matanza) y Gustavo Menéndez (Merlo) y el padre José “Pepe” María Di Paola. Previamente, el 1 de junio, recién conformadas las nuevas autoridades del PJ, la Conferencia Episcopal Argentina recibió en su sede a la mesa de conducción partidaria, ocasión en la que los obispos José María Arancedo y Carlos Malfa recibieron a Gioja, Daniel Scioli, Lucía Corpacci (gobernadora de Catamarca) y Gildo Insfrán (gobernador de Formosa). Desde el PJ, declararon que “Tanto la Iglesia quedó a disposición de las necesidades del partido, como viceversa”. El ya nombrado intendente de Merlo, Gustavo Menéndez es una figura convocante dentro de este grupo y así lo demuestra en el (no tan) fino trabajo territorial que lleva adelante. El jueves 30 de junio, participó con el obispo de Merlo-Moreno, monseñor Fernando Maletti, de un encuentro en el que 180 instituciones educativas del partido de Merlo adhirieron al Pacto de Padua.

Idas y vueltas en la relación entre Iglesia y Estado, confluencias entre catolicismo y peronismo. Giros alrededor de quiénes nos niegan nuestro derecho a decidir.

La calle gritó

Las y los miles y miles y miles y miles y miles que marcharon hoy.

Las que marchan todos los días.

El hashtag.

La calle.

Los carteles en la marcha con el hashtag.

Las fotos de la gente en la calle.

 

Córdoba, Mar del Plata, El Bolsón.

Uruguay, Miami y Chile.

Los partidos de izquierda.

Florencia de la V.

El kirchnerismo.

Susana Giménez.

Mauricio Macri.

Cecilia Pando.

La Metropolitana.

Marcelo Tinelli.

Vos.

 

La madre, la hija y la nieta.

Chicos y chicas.

Chicos y chicas trans.

Señoras con bastón.

Bebés con chupete.

El bombo y la bandera.

Gente vendiendo.

Gente comprando.

El Congreso.

 

Un padre que pide ayuda para escribir el nombre de su hijamuerta en un cartel, porque le tiembla el pulso.

 

Los nombres de las víctimas que ya no están.

Los familiares de las víctimas.

Las víctimas que están.

¿Algún victimario?

 

Cámaras de fotos.

Cámaras de tevé.

Celulares con cámara.

Una torre de sonido.

Discursos.

Análisis.

 

Periodismo.

Comunicación.

 

Nos tiembla el pulso.

 

Unapalabra. Dos palabras. Tres palabras más. M u c h a s.
“Los hechos realmente históricos no necesitan ningún tipo de énfasis”.

No más palabras.

La calle ya gritó:

Ni una menos.

Es política

La marcha del 18 de febrero de 2015 por dentro. Fotorreportaje bajo la lluvia de intensidad política.

Como pasa indefectiblemente con todas las fechas, aún con las que se vuelven hashtag bastante tiempo antes, ocurrió. Es que las fechas ocurren. Todas. Son así. Las fechas son días que ocurren aunque se vuelvan cumpleaños, aniversario, símbolos, festejos, homenajes. Es algo bien evidente.

Cerca de trescientas mil personas marcharon del Congreso a Plaza de Mayo. Sosteniendo banderas argentinas, pancartas y necesarios paraguas. Con más o menos silencio, el reclamo por justicia -una justicia- contenido en la imagen de Natalio Alberto Nisman es política. Es algo bien evidente.

1a
Mojadas insignias.
1b
Abrazos.
Método improvisado para esquivar el agua.
Método improvisado para esquivar el agua.
Fiscales pidiendo justicia.
Fiscales pidiendo justicia.
3a
Avenida de Mayo al 700.
4
Avenida de Mayo y 9 de Julio.
Silencio.
Silencio.
4b
Nisman y Natalia.
Método norteño.
Método norteño.
Método tres.
Método tres.
7
Un perro.
7a
“¿Querés café para calentarte un poco?”.
Refugio.
Refugio.
Luego de la lluvia, el frío.
Luego de la lluvia, el frío.
9
Método salida rápida.
10
Superposición de paraguas permanente.
Mojarse.
Mojarse.
Imágenes: NosDigital.
Imágenes: NosDigital.

Qué asesinato debe cometer una barrabrava para ser premiada por el Congreso

Una traición a la vida que hoy mismo vivís: el asesinato de Mati Cuesta. En el 2006 la barra de Talleres de Córdoba lo tiró de un tren de un piedrazo para después matarlo a golpes. Aún irresueltos los responsables de su muerte, la semana pasada el Congreso Nacional, repitiendo a la Legislatura cordobesa, galardonó a la misma barra por su supuesta lucha contra la violencia en el fútbol. Impune vergüenza.

Ese día la alegría se me fue en un segundo. Estaba contento, Atlanta, mi equipo, mi pasión, había ganado 2-1 en Jáuregui a Flandria, cuando nadie lo esperaba. Era 2006, el ascenso estaba cerca, había ido a la cancha porque todavía podíamos ir de visitantes, pero estaba sorprendido por los pocos que éramos, sabiendo todo lo que nos jugábamos.

Pasaron más de siete años, pero esa fecha, el 18 de marzo de 2006, no me la voy a olvidar nunca y no justamente por esa victoria. Cuando volví me enteré de todo  y me largué a llorar como un nene. Matías Cuesta, un bohemio de 18 años que me cruzaba casi siempre en la popular, había querido ir a la cancha y terminó en el hospital, agonizando.

Pocas horas después me contaban lo que había pasado y no lo podía creer. Había salido de su casa, ahí en Villa Crespo, a metros del estadio, para ir en uno de los dos micros hasta el Carlos V, el estadio de Flandria. A la altura de Moreno pincharon una goma y, como ya no llegaban de ninguna manera, se volvieron. Él se tomó el tren con un amigo más. Fue en el Sarmiento, con la esperanza de poder volver rápido para Capital para verlo aunque sea desde la tele.

Tuvo la mala leche, la desgracia, de cruzarse a la altura de la estación Caballito con la barrabrava de Talleres de Córdoba, que volvía de Ferro sin ninguna custodia policial. Los muy hijos de puta no tuvieron otra cosa que hacer qué empezar a tirar piedras al tren. Iba lleno, iba hasta las pelotas y con las puertas abiertas. Matías quedó al lado de una de las puerta y le encajaron dos piedrazos en la cabeza. Se cayó al andén y mientras estaba en el suelo, le pegaron patadas hasta dejarlo inconsciente. El tren siguió su rumbo.

//

Fotos: NosDigital
Fotos: NosDigital

Ese día, mi amigo, el que me contó todo esto, tuvo que tocar el timbre en la casa de Matías a las seis de la tarde para avisar que estaba muy grave en el hospital. Llegó y le tuvo que mentir a la madre, a Norma Roldán, porque no se animaba a decirle la verdad. “Señora, soy un amigo de Mati, no se asuste, pero su hijo tuvo un accidente. No es grave, pero lleve el documento de él que lo necesitan los médicos”, le dijo.

Ahí me enteré y fui a acompañarlo, me lo pidió desesperado. Vi como le decían a Norma que seguramente no la iba a reconocer por lo aturdido que quedó por los golpes. Vi, también, como empezaba a llorar desconsoladamente y sin entender lo que pasaba. Nos preguntaba cómo había pasado esto y dónde estaban los cagones que lo habían lastimado.

A los tres días, su estado era muy delicado. Eran las 10 de la mañana cuando a Norma le sonó el celular en el colectivo y casi se le sale el corazón por la boca: “Me dijeron que fuera rápido porque había sufrido un paro respiratorio y que había perdido los signos vitales”. Y después, con el segundo parte médico del día le contaron, con nosotros presente, que si se salvaba iba a quedar ciego porque tenía las córneas arruinadas a golpes. Ella se arrodilló ante el médico y con la voz tomada y con lágrimas en los ojos le rogó que lo salvara. Que no le importaba si quedaba ciego, pero que tenía 18 años, un montón de sueños por cumplir y que no se podía morir.

La agonía continuó hasta el viernes 24 de marzo. A las siete de la tarde falleció por muerte cerebral y lo velaron 48 horas después en el club de sus amores.

//

A más de siete años la causa judicial nunca prosperó y tal es así que la jueza Mirta González la cerró el 15 de junio de 2009. Norma había recolectado testimonios de testigos, pero ellos nunca se animaron a presentar testimonio por miedo. Un periodista partidario de Atlanta grabó una entrevista radial con uno de los hinchas que viajaba en el mismo vagón, pero que nunca se animó a dar testimonio en el estrado. La Justicia, pese al audio detallado, no tomó en cuenta ese relato y nunca lo citó.

Para ella, que desde el primer momento tomó la posta para tratar de encontrar pruebas sobre los asesinos de su hijo, las amenazas eran cosa de todos los días. “Me llamaban anónimamente y me decían que no siga investigando porque iba a haber otro cadáver para mí. O llamaban, pedían por Matías, se reían a carcajadas y cortaban”, contó.

Al día de hoy, la causa continúa cerrada y sin ninguna novedad, pese al pedido mensual que hacen para que se cite a los testigos a que vean fotos para reconocer a los culpables. El pedido fue negado, una y otra vez, porque aseguran que pasó mucho tiempo y es muy difícil que se pueda descubrir algo.

//

violencia futbol matiasMatías trabajaba como delivery hasta las dos de la mañana. Había retomado los estudios y estaba haciendo un acelerado, donde ya iba por el segundo año. Tenía pensado seguir alguna carrera relacionada con la informática.

Era fanático de Atlanta. Todos sus amigos eran del club y todo el tiempo libre que tenía se la pasaba ahí, a dos cuadras de su casa: en el estadio León Kolbovsky. Le hablaba a su familia y decía que soñaba con ver al bohemio ascendiendo y jugando contra los mejores equipos del país.

Era muy compañero de sus hermanas, que hoy tienen 16 y 21 años. Su mamá extraña su sonrisa cada día más. “Era muy pegado a su familia. Todos los días tomábamos mates juntos a la mañana y eso ya no lo tenemos más. Era muy cariñoso, ahora aunque amo a mis hijas con todo el alma, a veces cuando las beso tengo un remordimiento por poder estar con ellas y no con mi hijo, que cada día me hace más falta”, dice a lágrimas Norma.

//

Al principio, las autoridades le querían hacer creer a la familia que todo había sido un  accidente, que seguramente estaba borracho y se cayó por estar en ese estado. Sin embargo, el laboratorio de toxicología y química legal – según la autopsia número 651-06 – certificó que no se registró ninguna sustancia tóxica en su cuerpo ni que hubiese tomado alcohol.

Norma no tiene dudas de que fue un asesinato y que los culpables están dentro de la barrabrava de Talleres de Córdoba, una facción que se mantiene desde 2006 y que además recibe premios por su comportamiento. Sí, los mismos hijos de puta que mataron a Matías reciben homenajes estatales, por una fundación que llevan adelante para legalizar los negocios de la barra.

Primero en Córdoba, donde Carlos Alesandri, diputado de De La Sota por el partido Unión por Córdoba, los agasajó como si fueran un ejemplo para la provincia. Le entregó a la cúpula principal de “La Fiel” – como se hace llamar la barra – una plaqueta. Esos mismos que recibieron la distinción, eran los mismos que dirigían “Las Violetas”, los que atacaron y asesinaron a Matías en 2006.

una que se ve la bandera en legislatura de cordobaEn una Legislatura colmada de banderas y cantitos futboleros, los premiaron por su “compromiso con la erradicación de la violencia en el fútbol”. Casi como si fuera un chiste de mal gusto. Casi como si se estuvieran cagando en la historia de Matías. Casi como si les chupara un huevo la lucha, la bronca y el dolor de Norma y de su familia.

Primero “Las Violetas”, después “La Fiel”. Desde fines de 2003, la facción que dominaba la barrabrava de Talleres de Córdoba  se hacía llamar las violetas. Después de que su líder, Sergio Busso, o “Tomatón”, como era conocido, quedó preso por el asesinato de un joven de 23 años, la barra – que no cambió su cúpula principal- pasó a llamarse “La Fiel”.

barra recibiendo de diputado“Verlos ahí tan impunemente me generó un dolor inmenso y mucha bronca. Tener que ver a los asesinos de mi hijo y que los traten así me pareció vergonzoso”, se indignó Norma. Y luego, después del escándalo que se armó tras la premiación, los volvieron a agasajar en el mismísimo Congreso de la Nación. En el Anexo, hablaron en una charla sobre violencia en el fútbol, llevados de la mano de diputados del PRO. Uno de los que habló, Carlos Pacheco,  que fue expulsado del Mundial de Sudáfrica 2010 por contar con antecedentes penales, es uno de los acusados por la familia de Matías por el crimen y fue uno de los que disertó. El otro apuntado, Sergio Busso o Tomatón, como lo llaman, está preso por otro homicidio.

“No puedo entender cómo les da la cara para dar charlas como si fueran pacíficos, cada vez que los escucho me acuerdo de lo que le hicieron a mi hijo y me largo a llorar”, dice Norma.

//

“Desde el día en que lo velamos, perdí una parte de mi vida”, confiesa Norma, que hoy ayuda a otros familiares de víctimas de violencia en el fútbol desde la organización Salvemos al Fútbol. Desde que Atlanta remodeló el estadio el 30 de marzo de 2009 que una parte de la platea del Bohemio lleva el nombre de Matías Cuesta, para que todos los que pisen la tribuno sepan quién fue. La respuesta será la de un joven que tenía muchos proyectos, muchos sueños y que no puede descansar en paz. Que no puede estar tranquilo porque su asesinato sigue impune y con los culpables recibiendo premios.

Democracia para armar

Hace 300 años, probablemente los habitantes de un reino cualquiera no imaginaban otro tipo de sistema político. Es decir: no podían proyectar más allá el mecanismo de representatividad y de participación ciudadana, no más allá del impuesto. Quejas, resistencia, hubo siempre. Pero hasta en el 2001 la gente, en vez de imaginar otra cosa, pedía un nuevo presidente. La democracia, la democracia representativa, tan arraigada a nuestra historia política reciente, parece intocable. ¿Se puede ser antidemocrático, y estar igualmente en contra de las dictaduras?  Una imagen recurrente: la democracia funciona como una “pastillita” que todos los días tomamos, tranquilos, sabiendo que ya delegamos nuestras responsabilidades. Pero, ¿qué hacemos por ello? ¿En qué participamos? ¿Qué decidimos?

En esta nota no hay ninguna respuesta. Al contrario: hay más preguntas.

¿Qué es la democracia?

¿Un día cada cuatro años?

¿Es la mayoría?

¿Es el menos malo de los sistemas?

¿Es lo que hay?

¿Qué democracia? pregunta Patricio Escobar como título de su último documental. Una duda que le surgió, no duda, en diciembre del 2001 y que empezó a transformar en video desde el 2007, enseguida después de su reconocido trabajo La crisis causó 2 nuevas muertes.

En aquella ocasión, Escobar trabajó la cobertura mediática (en especial, del diario Clarín) sobre la represión de la manifestación en Puente Pueyrredón, Avellaneda, donde la policía mató a Darío Santillan y Maximiliano Kosteki. “Tuvo que ver la Crisis con este documental primero porque en los debates salía siempre el tema de la crisis de representatividad, y otra cosa que tuvimos en cuenta es que todo se calma cuando Duhalde llama a elecciones, a la semana de que mueren los chicos”, dice. Con aquél documental  logró desentrañar la operación detrás del título perverso de Clarín, el ocultamiento de las fotos que mostraban a los policías responsables de las muertes, e inició un camino de lectura crítica de los medios mucho antes de la embestida del gobierno contra el grupo.

Su nuevo trabajo es hijo de todas las experiencias que dejó esa época. “En el 2001 había un montón de vecinos que gritaban por un representante, que querían otro presidente. No tenemos una experiencia más democrática que nos permita pensar en otra cosa”, analiza. Motivado por estas contradicciones realizó el primer registro filmográfico que cuestiona la democracia representativa y analiza sus raíces en el sistema capitalista. De la reconstrucción de esa ficción participan entusiastamente desde matemáticos y neurólogos hasta los dueños de las más importantes consultoras, pasando por políticos de renombre: Durán Barba, Mora y Araujo, Juan Abal Medina, Luis Zamora, entre otros.

¿Qué democracia? trabaja sobre el concepto de “sujeto privatizado”, que Patricio simplifica así: “Vos sos libre supuestamente para las dediciones de tu cuestión privada; pero para la cuestión publica lo delegás, todo lo que representa las políticas de estado que involucran a mucha gente, lo delegás”.

Me rebotan los caceroleros del 8N y el 18A. Me dice: “Claro, son los que empiezan a ver que tocan su libertad privada. Pero a la mayoría de esa gente le planteas que participe en asambleas, decisiones comunales y no le interesa, para eso están los políticos”.

Pero también hay sujetos privatizados que no marchan con la derecha: “El tipo que vive en Catán y trabaja 10 horas. No le podés decir “vení participa, vos sos un sujeto privatizado”. No, se genera porque el sistema capitalista explota a los trabajadores”.

Escobar y los suyos empezaron así a notar las raíces del sistema capitalista en la estructura de la democracia representativa. “Al final de todo el análisis, siempre estaba el sistema capitalista”, casi que lamenta. Para demostrarlo, en el documental aparecen especialistas que definen a la política como “un deporte de multimillonarios” y otros, más específicos, que calculan que para lograr hacer conocido un candidato (textual: “que la gente sepa el nombre”) hay que desembolsar entre 10 y 15 millones.

Los matemáticos, mientras tanto, calculan cuál es el porcentaje real de quienes terminan eligiendo un presidente. Así vemos, por ejemplo, cómo en la victoria de Cristina en 2007, el número oficial de 45.29% se reduce a menos del 30% del total de habitantes del país al tener en cuenta todos los no representados: votos en blanco, nulos y quienes no se presentaron a votar. Ese cúmulo de no-representados supera las 7 millones de personas. A Cristina, en esas elecciones, la votaron 8.651.066.

Del otro lado, el documental muestra experiencias asamblearias, comunales, cooperativas, sin intención de idealizar. “Son alternativas. Lo que planteamos es cómo se puede organizar para poder plantear una democracia directa o asamblearia”. Algunas experiencias que iluminan estos ideales remiten por ejemplo a Venezuela, donde el sistema comunal funciona con éxito en ciertos barrios, y a un pueblo que Escobar cita en España, pero que olvidó el nombre, “donde el intendente aplicó una democracia directa, la gente no paga los impuestos y todo el pueblo puede participar de las decisiones”.

Cito otro ejemplo de realidad inmediata: la defensa de los vecinos del enrejado en los parques: “Eso del enrejado es lo más claro. Es al revés: los vecinos están pidiendo querer participar, que es a través del plebiscito y presionando en las comunas”. Patricio y su compañera – productora del documental- participan de la asamblea del Parque Lezama que intenta frenar el enrejamiento.

¿Dónde se puede empezar a aplicar una democracia  más participativa?

En las cosas pequeñas del barrio, podés generar una asamblea de vecinos que decida sobre el edificio de 20 pisos si se hace no se hace, las rejas de la plaza, ese tipo de cosas.

Yo no sé si quiero que el comerciante de mi cuadra o la peluquera de la esquina decidan sobre la seguridad del barrio, por ejemplo…

Por más que tenga la cabeza de mano dura, se debate, se plantea. Quizá un grupo de vecinos plantea mano dura en el barrio, y después se dan cuenta que no funciono. No es que lo que decide siempre es lo bueno, el tema es decidir. Es un paso antes. En el parque Lezama hay comerciantes que quieren las rejas y los invitamos a la asamblea y discutimos.

Para los prejuiciosos, los cabeza-dura y los mala-leche, se aclara sobre el documental y sobre esta nota:

-No es contra de la democracia: “Nosotros podemos hacer esta película porque hay 30 años de democracia. Tenemos que hacerla porque es algo criticable, no es “no a la democracia”, es qué democracia”.

-No es a favor de la dictadura: “Mucha gente piensa sólo en términos de “democracia o dictadura” y no es así, eso anula el debate, incluso para nosotros mucha gente que desapareció por la dictadura planteaba otro tipo de democracia”.

-No es en contra de la representatividad: “La representatividad se tiene que dar, en los sindicatos hay representatividad, yo voto a un delegado lo puedo poner pero también lo puedo sacar, podemos discutir, una representatividad que no delegue mi deseo”.

¿Un documental sobre la “democracia”? Qué embole…

Contra frases como estas, de sus propios amigos, Escobar logró un documental dinámico, no-explicativo y por momentos hasta gracioso: recordar spots publicitarios antiguos de los candidatos puede ser un buen deporte para domingo a la tarde. “Sabíamos que era un tema que no era sencillo, primero para hacer en audiovisual y que sea atractivo, y abrir el debate. Queríamos discutir algo que no se discute”.

¿Qué te gustaría lograr? “Que sea una película que circule y abrir un poco las mentes y empezar a discutir otro tipo de democracia”.

¿Vos que pensás?

 

 

 

 

El subsidio de los artistas

La comunidad de la danza tiene necesidades postergadas por más de un siglo. Los propios artistas se hicieron cargo de pensar políticas para el área y elaboraron la Ley Nacional de Danza, que llegó al Congreso el pasado septiembre.

“Profundizar la democracia” es una fórmula que suele emplearse para referirse a la realidad política de nuestro país. Se habla de mecanismos de participación más directa, de un control ciudadano de los gobernantes, de reforma de los Poderes y de transparencia institucional. Pero, ¿por dónde empezar a hablar cuando se trata de prácticas tan enquistadas, de “reglas de juego” implícitas del aparato estatal? ¿Cuántos son los agujeros negros en el conocimiento de nuestra propia sociedad y su funcionamiento? ¿En dónde buscar la “letra chica” que rige los manejos solapados de nuestros funcionarios?

En este caso, hablamos de legislación y de un proyecto de ley en particular: la Ley Nacional de Danza. En 1994, con la reforma constitucional, se introdujo en el artículo 39 la llamada “Iniciativa Popular”, mediante la cual cualquier ciudadano puede presentar proyectos de ley en la Cámara de Diputados. Para ello, debe reunir las firmas del 1,5% del padrón electoral utilizado en las últimas elecciones de diputados nacionales. Estamos hablando de un número aproximado de 500.000 personas. Aunque el porcentaje requerido parezca lógico, deja en una situación extraña a ciertas minorías o colectivos específicos cuyas problemáticas no son comprendidas, siquiera conocidas, por el resto de la sociedad. Es ese vacío el que hace las veces de empujón para la formación de alianzas, deseables o no. Aun de alcanzarse la cifra o de encontrar alternativas para la presentación del proyecto, cabe preguntarse si como ciudadanos estamos preparados para emprender semejante empresa como la que requiere la redacción de una ley. Una tarea de un valor central en nuestra sociedad, se nos presenta como una realidad del todo ajena. Muy desdibujada está la estereotipada imagen del ciudadano que sube las escaleras del Congreso con una ley enrollada bajo el brazo.

La comunidad de la danza tiene necesidades postergadas por más de un siglo. En situación de desprotección y desregularización, los artistas del movimiento se desplazan como puntos ciegos ante los ojos del Estado. Ya desde el 2007, se viene gestando un proceso arduo que culmina con la presentación del proyecto de la Ley Nacional de Danza en la Comisión de Cultura del Congreso en septiembre del año pasado. Hace 5 años, parecía que una oportunidad se abría para mejorar esta realidad. El entonces Ministro de Cultura, el Dr. Gustavo López (hoy Subsecretario General de la Nación) hizo una convocatoria a la Casa Rosada abierta a toda la comunidad de la danza, motorizada por el trabajo de Marcelo Isse Moyano, quien siempre estuvo vinculado a los debates relacionados con la legislación para la danza. Este repentino interés llenó la vereda de Balcarce 50 con gente de distintos puntos del país. Sin embargo, pronto se desvaneció. Solo unos pocos pudieron entrar a la reunión en la que se expusieron las demandas y luego de esto, nada más pasó. El interés se había perdido.

Entonces, estuvo claro, se tenían que hacer cargo ellos mismos y rebuscárselas. Como están acostumbrados a hacerlo. Comenzaron a reunirse en asambleas en el Centro Cultural de la Cooperación para discutir las problemáticas y aunar las fuerzas. Esta iniciativa transversal e independiente era una experiencia bastante inédita para un colectivo que funciona de forma fragmentada, con diversos organismos que no siempre cohesionan entre sí. Pero pronto, el quorum comenzó a disminuir y se formó un embudo que culminó en tres mujeres de la danza, que conformaron el Grupo por la Ley Nacional de danza: Mariela Ruggeri, que a su vez coordina desde 2013 el Área de Danza en el Centro Cultural de la Cooperación; Eugenia Schvartzman, que milita en Proyecto Sur; y María Noel Sbodio, que también es socióloga y en ese momento era asesora del diputado socialista Miguel Ángel Barrios. A partir de sus trayectorias diversas, iniciaron un trabajo que duró varios años, con el aval de distintas asociaciones y profesionales del país. Ruggeri cuenta: “Continuamos las tres y vino la parte más dura del trabajo. Que fue darle forma real y concreta a toda la información que se había recolectado, empezar a estudiar estrategias de otros lugares, otras leyes que excedan a la del Instituto Nacional del Teatro, que inicialmente tomamos como modelo. Nos reunimos con Alejandro Robino que había estado en la creación del proyecto de esa ley y hoy tiene una visión muy crítica. También con el Director Administrativo de Iberescena, Guillermo Heras Toledo, que también fue responsable del Plan Estratégico para la Danza en España. Nos reunimos con economistas, con constitucionalistas. Llegaban puntos en que nos encontrábamos ante un abismo y nosotras no lo podíamos resolver”.

El proyecto ingresó en la Cámara de Diputados en septiembre del año, la presentación fue realizada por mesa de entradas como “Comunidad de la Danza”. Ruggeri advierte que en el proyecto de ley hay un programa federal y en su fundamentación encontramos que: “La danza, en sus diversos géneros y manifestaciones, por su valor social y por constituir un factor esencial en el desarrollo de la cultura al ser creadora de valor simbólico, será objeto de promoción, estímulo y apoyo del Estado”. Uno de los principales puntos es la creación del Instituto Nacional de Danza (IND), encargado de desarrollar las políticas estratégicas para la danza. Deberá brindar apoyo financiero a la creación y producción de la danza no oficial, a salas no oficiales que se dediquen a la danza, a la investigación teórica, técnica y artística y a la formación y perfeccionamiento de coreógrafos, intérpretes, investigadores, docentes, gestores y productores de danza. Contempla la segmentación de seis regiones culturales, para atender a las necesidades y dinámicas de cada lugar, y la creación de circuitos culturales que fomenten la distribución de la danza. Otro de los tópicos atiende a la difusión y se propone la creación de un canal de televisión para el IND, así como un espacio dedicado a la danza en los medios estatales. Esto viene a saldar una deuda que no atañe a lo económico. Tiene que haber políticas culturales que apoyen a la danza con la construcción de hábitos culturales, con la creación de espectadores a través de la presencia de la danza en los medios de comunicación y en el sistema educativo.

Como un eje transversal, en la ley se propone una concepción del artista de la danza como trabajador. Respecto de esto, Mariela Queraltó, de la Dirección de Danza de la Secretaría de Cultura de la Nación, alerta: “Los artistas de este medio deben concientizarse de que son trabajadores, y como tales tienen derechos laborales inalienables. Son trabajadores porque crean sentido en el universo cultural y, por lo tanto, deben ser respetados y considerados. Me da bronca que a los artistas del movimiento se les suele ofrecer una sala de ensayo, pero también gratis se vuelve su trabajo. En cambio, por ejemplo, a los músicos, si no les pagás lo que estipula el SADEM, no tocan una nota, ni en ensayos ni en espectáculos. Me parece bien: para eso lucharon. Pero los bailarines no tienen ese respaldo. Un bailarín invierte tiempo en su formación, dinero en capacitarse, como cualquier otro profesional… Las nuevas generaciones tienen que tener esto muy presente, para lograr un lugar en el medio cultural de nuestro país. El artista del movimiento aún tiene mucho para decir y hacer”[1] Sobre esta falta de amparo jurídico en la profesión del bailarín, Mariela Ruggeri comparte y agrega: “No estamos considerados ni autoconsiderados como sujetos de derecho”. A su vez, expone una preocupación que es compartida: “No sé de qué me voy a jubilar”. Esta profesión requiere una contante entrega del cuerpo y, a su vez, que los artistas sigan bailando y enseñando hasta muy entrada la vejez para escaparle al desamparo o la búsqueda de una actividad alternativa a la danza para poder mantenerse.

Para la formación, encontramos en el ámbito público al Instituto Universitario del Arte, el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón, el Taller de Danza Contemporánea del Teatro San Martín, entre otras tecnicaturas y escuelas en las diferentes provincias. Y es un fenómeno de público conocimiento que estas instituciones suelen contar con una cantidad abultada de alumnos. Pareciera que es cada vez más la gente que elige el arte como medio de vida, y en particular la danza. Ruggeri nos advierte sobre el problema que se oculta detrás de esto: “Si el Estado sostiene esta cantidad de organismos para la formación de artistas y con un perfil más académico, es porque hubo un proyecto para poner eso en marcha. Pero el proyecto no puede terminar cuando el artista pisó la calle, falta una parte: ¿en qué campo se inserta ese artista? Es una falencia grosera. No podemos seguir con un pensamiento neorromántico, porque no va. En todo caso, la bohemia puede ser una elección personal. Pero hay que generar políticas que permitan un desarrollo sustentable, porque estamos hablando de personas que no pueden hipotecar la vida de esa manera.” También nos recuerda otro de los objetivos de la ley, que tiene que ver con diferenciar las necesidades de las múltiples danzas que conviven en nuestro país: “No hay una sola danza, hay muchas danzas, y cada una tiene su particularidad. Entonces, la danza de investigación que no replica solamente un repertorio, tiene necesidades distintas que la danza clásica que requiere una explotación máxima del cuerpo que responde a un ideal social de belleza. El problema es que el que está investigando, intentando mover un poco la estructura, no tiene recursos. (Y tampoco lo tiene el clásico, el folclore, y demás). Entonces, ¿qué va a hacer? Tiene que laburar para vivir, y la investigación, si puede, la tiene que hacer ad honorem”.

Esta última denuncia nos lleva directamente a repensar los términos de la independencia en el arte. No es necesario agregar demasiado sobre sus bondades, respecto de la libertad en el proceso creativo, si pensamos en el arte como un lugar para expandir nuestra conciencia, para cuestionarnos a nosotros mismos y pensarnos de otro modo. Sin embargo, esta independencia oculta la precariedad en el trabajo y la falta de recursos económicos que financien los proyectos. Los artistas se convierten así en sus propios gestores: “Hay una nueva ola que es la del artista – gestor, y está re bien visto. Pero yo puedo gestionar recursos donde hay un campo fértil y donde hay una coherencia en los programas de esa oferta, pero ¿gestor de qué? ¿De mi propia pobreza? Ante esta situación se producen distintas reacciones: la migración, el bailarín o bailarina que puede migra para buscar más chances; la desidia, es decir que después de años de estudio, se cambia de profesión; o elegimos una carrera paralela que tenga que ver con lo corporal que y nos permita subsistir. Mientras, subsidiamos al Estado y a la sociedad con lo que creamos. Nosotros somos los que estamos subsidiando”, dispara Ruggeri.

Por estos tiempos, se debe reestablecer el contacto con la Comisión de Cultura (pasado ya el verano) y acordar los días para ir a trabajar sobre el proyecto con asesores de los diputados. Finalmente, llegará el tratamiento. Es un proyecto que tiene tres despachos, debe pasar por Comisión de Cultura, de Educación y (la más temida) de Presupuesto. Mariela Ruggeri nos deja un mensaje: “Tiene que haber gente que pelee para que eso suceda. Ahora es el momento para que esté el apoyo de todos, tiene que estar en la agenda de todas las organizaciones, de todos los grupos. Nadie te va a sancionar una ley porque bailes lindo. Esto hay que ponerlo en manos de los jóvenes, porque en la gente grande aunque hay experiencia hay un cansancio lógico. Y sobre todo, esto hay que ponerlo en boca y en piel y en huesos, porque estamos hablando del cuerpo”.


[1] Melgar, Analía. “Panorama de la danza en la Argentina, siglo XXI”. La revista del CCC [en línea]. Septiembre / Diciembre 2011, n° 13. [citado 2013-04-15]. Disponible en Internet: http://www.centrocultural.coop/revista/articulo/283/. ISSN 1851-3263.

La crónica de la calle

Activamos, salimos, dimos una vuelta y traemos una historia.
Escuchá las crónicas de la calle de Vámonos de Casa

-El Contrafestejo Cultural por el 12 de octubre: ¡Día de la raza las pelotas!- 14 de octubre del 2012

[audio:http://www.nosdigital.dreamhosters.com//wp-content/uploads/2011/12/Programa-27-Cronica-de-la-calle-Contrafestejo-Cultural.mp3]

– La expectativa y movilización en la Embajada de Venezuela en el marco de las elecciones- 7 de Octubre

[audio:http://www.nosdigital.dreamhosters.com//wp-content/uploads/2011/12/Cronica-de-la-calle-Embajada-de-Venezuela.mp3]
– Festival de arte abierto en la Plaza 25 de Agosto, Chacarita- 30 de septiembre del 2012
[audio:http://www.nosdigital.dreamhosters.com//wp-content/uploads/2011/12/La-cronica-escuela-d-arte-programa-25.mp3]
– A 36 años de La Noche de los Lápices los estudiantes volvieron a salir a la calle: siguen escribiendo- 16 de Septiembre del 2012
[audio:http://www.nosdigital.dreamhosters.com//wp-content/uploads/2011/12/Programa-23-Cronica-de-la-calle-Noche-de-los-lapices.mp3]
– Día de la Mujer Originaria en el Obelisco: festejos y alegría- 9 de septiembre del 2012
[audio:http://www.nosdigital.dreamhosters.com//wp-content/uploads/2011/12/Programa-22-Cronica-de-la-calle-Mujer-Originaria.mp3]
-Emoción en Marcha, muestra fotográfica de danzas aforamericanas- 2 de septiembre del 2012
[audio:http://www.nosdigital.dreamhosters.com//wp-content/uploads/2011/12/Programa-21-Cronica-de-la-calle-Danza-africana.mp3]
– Acto de los 6 meses de la tragedia de Once: 51 + 1 muertos, 700 heridos, ningún procesado – 26 de agosto del 2012
[audio:http://www.nosdigital.dreamhosters.com//wp-content/uploads/2011/12/Programa-20-Cronica-de-la-calle-6-meses-de-la-tragedia-de-once.mp3]
-Festival Mundial de Tango en el Parque Centenario – 19 de agosto del 2012.
[audio:http://www.nosdigital.dreamhosters.com//wp-content/uploads/2011/12/Programa-19-Cronica-de-la-calle-Mundial-de-Tango.mp3]
-El nieto 106, la restitución de la identidad de Pablo Javier Gaona Miranda – 12 de agosto del 2012
[audio:http://www.nosdigital.dreamhosters.com//wp-content/uploads/2010/02/Programa-18-Cronica-de-la-Calle-Nieto-106.mp3]
-Festival del Frente Cultural de Artistas del Borda – 5 de Agosto del 2012
[audio:http://www.nosdigital.dreamhosters.com//wp-content/uploads/2010/02/Cronica-de-al-calle-Festival-Borda-Programa-17.mp3]
– Exposición de Fotoperiodismo de ARGRA – 22 de Julio del 2012
[audio:http://www.nosdigital.dreamhosters.com//wp-content/uploads/2010/02/Cronica-de-la-calle-Exposicion-de-Fotoperiodismo-Programa-15.mp3]
Juicio Cromagnon II – 15 de julio de 2012
[audio:http://www.nosdigital.dreamhosters.com//wp-content/uploads/2010/02/Cronica-de-la-calle-Comodoro-Py-2da-Sentencia-Cromanion-Programa-14.mp3]