El amor y el odio están del mismo lado

Los derechos humanos sobre arena movediza son la ley del derrame al revés.

Se hunde el amor a la vida en el odio al hambre,

al frío,

a la desocupación,

a la indiferencia.

La realidad está en todos lados.

En el día y también en la noche, que siempre deja ver.