Por qué comemos asado

Hace 2 millones de años empezamos a comer carne. Hace 500 mil que asamos. Primero a la cruz, al fuego y costumbre de gauchos. Con el desembarco de comidas mediterráneas, la aristocracia mostró al asado como identidad nacional. Los inmigrantes acostaron a la vaca. Y la antropóloga Patricia Aguirre se encarga de alimentar el fuego.

Hace alrededor de 2 millones de años, nuestros antepasados empezaron a comer carne. En la medida en que la incorporaron a su dieta de forma regular, todo cambió: masticar carne procesada con las primeras herramientas de piedra –faltaban cientos de miles de años para que se empezara a cocinar–  habría sido decisivo para el desarrollo de nuestra inteligencia. Y también de nuestro cuerpo: el mayor consumo de carne implicó una reducción del tubo digestivo, un aumento del tamaño del cerebro y la reducción del aparato masticador. Una vez que probamos carne, no pudimos parar, y pasamos de la carroña ocasional a convertirnos en grandes cazadores. Luego, con la domesticación del fuego, 500.000 años atrás, empezó la otra nueva etapa: la carne asada.

Imágenes: Tomás Alexander

¿Cómo se transformó una práctica milenaria, común a toda la humanidad, en un elemento central de nuestra identidad nacional? ¿Qué valores se asan junto a la carne cada vez que encendemos un fuego? Patricia Aguirre, antropóloga especialista en alimentación, responde estas preguntas y nos adentra en la historia social del asado argentino.

“En la Colonia, hasta los esclavos y los perros comían carne”, empieza Patricia. Aunque irónica, apunta a una verdad fundamental: las condiciones ecológicas fueron (y son) determinantes para que la carne se convirtiera en el elemento central de nuestras comidas. Cuando los europeos introdujeron el ganado vacuno en el territorio que luego sería Argentina, se encontraron con un paisaje óptimo para su reproducción, con casi nulos cuidados. “No es excepcional de Argentina: los países con gran extensión territorial y baja densidad de población tendieron a desarrollar dietas cárnicas. Mientras que aquellos países de menor tamaño y mayor número de habitantes por kilómetro desarrollaron una alimentación más centrada en el cultivo”, agrega. Lo que es igual a decir que acá las vacas crecían, se alimentaban y reproducían solas. Al final el gaucho no tenía la culpa de que lo tildaran de vago: simplemente tenía poco trabajo.

No hizo falta mucho tiempo para que la carne abundara. Los estudios del arqueólogo Mario Silveira –basados en el análisis de pozos de basura– señalan que el consumo de carne en la colonia era de más de 200kg por persona por año. En porteño diríamos que es una barbaridad, comparado con el promedio actual de 60kg. Y lo de los perros no es una metáfora. Los huesos encontrados en los pozos de basura se muestran limpios y sin marcas de mordeduras: las panzas caninas ya estaban llenas de restos más jugosos. No muy lejano de la polenta que se preparaban los esclavos con las sobras de maíz, calabaza y carne que rescataban de las comilonas aristocráticas. Esta mezcla semilíquida se guardaba en un cilindro cerámico, siempre a mano durante las jornadas de trabajo. “El primer tupper de nuestra historia”, remata Patricia.

Sin embargo, contrario a la fantasía de varios, esta abundancia bovina no era degustada en los hoy celebrados asados. “Hasta el siglo XIX inclusive, el asado era considerado una comida de travesía y era una práctica rural, de los gauchos, que consistía en clavar una estaca en la tierra y asar la carne directamente sobre el fuego. El churrasco se tiraba sobre las brasas, luego se rasqueteaba lo arrebatado y se comía lo de adentro”. Lo que impedía que esta costumbre se masificara era que las vacas caminaban mucho y la carne era muy dura. Antes de comerla, había que hervirla por más de seis horas. Por esto eran mucho más típicas las comidas de olla: guisos y pucheros.

Pero, ¿cómo cambió todo tanto? Hoy nadie desprecia el puchero de la abuela, pero no hay ranking que no tenga al asado en el primer puesto de las comidas argentinas. Entre la marginalidad del asado gauchesco y la gloria de la carne a la parrilla actual ocurrió un pequeño hito: la construcción del Estado argentino. “Son dos los procesos a tener en cuenta. Por un lado, hacia comienzos del siglo XX a los gauchos ya los habían matado a todos y, por el otro, comenzaban a llegar las primeras grandes olas migratorias de España e Italia. Y con ellas sus costumbres alimentarias. Las comidas son relaciones sociales cristalizadas. No son solo nutrientes: son también valores y sentidos. Y la aristocracia argentina de la época lo tenía claro”.

Comedor del Hotel de Inmigrantes. Buenos Aires, 1916

Sigue: “Las comidas mediterráneas eran una amenaza para la consolidación de la identidad nacional. Es en ese momento que la figura del gaucho empieza a ser construida como símbolo patrio del macho libre, valiente y hasta salvaje. ¿Y qué come el gaucho? El gaucho come asado”. Los recién llegados no opusieron mucha resistencia. En sus países, la carne era preciada pero también inaccesible, por lo que se la consideraba un producto de lujo. El contraste fue absoluto: en el Hotel de Inmigrantes les servían unos 600 gramos de carne diarios, el equivalente a lo que una familia italiana entera podía llegar a consumir en un mes. Pero, claro, tampoco era cuestión de clavar una estaca en el patio del conventillo: fueron los europeos los que acostaron a la vaca en una parrilla.

El asado como emblema nacional está cerca de los cien años. ¿Qué cambios se están dando en los sentidos a los que se lo asocia? Para Patricia, es una novedad de las últimas décadas que las mujeres estén al frente de las parrillas. Sin embargo, señala que aún persiste el machismo de la práctica. “Hay tantas maneras de hacer asado como varones rioplatenses. Toda esa parafernalia no es más que la forma de justificar que es la única comida que saben hacer. Y es la más fácil, encima. Porque no importa qué hagas: si vos ponés un pedazo de carne en una parrilla, indefectiblemente se va a asar. A mí nunca me aplaudieron por un guiso. El asado es la teatralización de las relaciones de género”.

Como el fútbol, el asado nos une tanto como nos divide. Basta encender un fuego para bajar los cuchillos y sentarnos a la mesa.

Devotos del negocio

La situación en el Penal de Devoto, donde el Servicio Penitenciario Federal obstaculiza sistemáticamente el derecho a la educación de los presos, pone de relieve una vez más el sentido y el negocio de las cárceles en Argentina: multiplicar desigualdad, condenar a miles y miles a la deshumanización y no parar de hacer caja. Del otro lado de la pared, familiares, militantes y docentes se convocaron para abrazar al Penal y gritar para que en las celdas se escuche un aullido: “No queremos más tortura, no queremos represión, queremos para los pibes trabajo y educación”. Tras las rejas y la sombra, camisetas de fútbol y banderas flameaban con una respuesta que traspasó el muro y llegó a la calle: “¡Gracias, ey! ¡Gracias!”.

De los que logran acceder al Centro Universitario de Devoto (CUD), solo un 7% reincide.

De los que no, más del 50% vuelve a estar privado de su libertad.

Con este dato hecho bandera, más de cien personas se convocaron para abrazar al único penal de Ciudad de Buenos Aires, en protesta a la sistemática obstaculización que el Sistema Penitenciario Federal (SPF) ejerce sobre el derecho al estudio.

Encabezadas por las mujeres y las madres de los presos, diversas organizaciones universitarias y docentes del CUD, denunciaron el recrudecimiento de la trabas ejercidas por el SPF, desde inicios de este año.

¿Cómo operan?

Causas armadas a docentes y militantes, pruebas plantadas dentro de los espacios autárquicos del CUD (que depende de la UBA), allanamientos ilegales, permisos de estudio cajoneados, demoras injustificables en el traslado interno de los estudiantes, requisas vejatorias a docentes e integrantes del circuito; entre otros métodos.

foto-20-9-16-17-46-35
Imágenes: NosDigital

Los métodos en carne propia

Oscar Castelnovo, periodista de la Agencia para la Libertad, fue a cubrir el abrazo al penal. Pero es más que un periodista. “Ahora me limito a esta función porque desde hace dos años no puedo ingresar más a un penal”. Oscar era docente del CUD hasta que le armaron una causa acusándolo de entrar droga a la cárcel. Desde entonces sufrió una campaña de difamación dentro y fuera de la cárcel. Cuenta que los problemas empezaron cuando los policías le pidieron – y él se negó- que en vez de hacer denuncias en la justicia vaya a charlar los problemas de las cárceles directamente con ellos. Algunas de las denuncias que hace Oscar tienen que ver con que el SPF a veces entra ilegalmente al CUD, un espacio de la UBA ubicado dentro del penal al que la policía no puede ingresar, como sucede en cualquier universidad pública del país; y una vez adentro generan destrozos y rompen computadoras y otros materiales.

Ayelén, integrante de la cooperativa Esquina Libertad y del CUD, explica con el Penal a sus espaldas que la estrategia del SPF empieza por trabar el acceso de los presos a los talleres extracurriculares no correlativos, que son la puerta de entrada al resto de los circuitos educativos formales (primaria, secundaria y universidad). “Es lo primero que intentan atacar, y desde principio de este año la obstaculización implosionó.” Señala una “política de vaciamiento constante de los espacios educativos dentro del penal”.

El SPF no baja a los estudiantes de las celdas a las aulas, o lo hacen con larguísimas demoras, o bien cajonean las boletas de inscripción, burocráticamente necesarias para que los presos puedan estudiar. De este modo se entorpece todo el proceso de acceso a la educación. El camino hacia el CUD, al que se puede ingresar una vez terminada la secundaria, está minado de problemas poco casuales.  

Otro gesto del SPF es boicotear actividades de cierre de cuatrimestre, en donde se intenta valorar el esfuerzo de los estudiantes. Como sucedió a fines del año pasado, cuando no dejaron participar a los familiares de la actividad.

“Este año- dice Ayelén entre el centenar de personas- la situación cambió rotundamente. Si bien los presos que integran el CUD pueden bajar y estudiar, el espacio fue boicoteado por denuncias falsas”.

La Nación fue el medio de comunicación vocero de la sistemática estrategia del papeleo. Publicó una denuncia hecha por un anónimo a un 0-800-SPF, que decía que dentro del espacio del CUD había marihuana, pastillas y “artefactos tecnológicos”, queriendo instalar la idea de una banda de delito organizada en vez de un centro universitario.

“Más allá de la criminalización, lo único cierto-dice Ayelén- es que el 80% que pasa por el CUD no reincide”. Es decir, no vuelve a alimentar el negocio de la cárcel, que cada día es más grande: “Hay más droga que nunca hoy en Devoto y créeme que no la maneja el Centro Universitario”.

¿Quién maneja la droga?

Habrá que preguntarse antes: ¿quién maneja la cárcel?

Así y todo, los que se juntan a abrazar al Penal de Devoto están allí para defenderlo. Desde hace varios años acecha la intención política de cerrarlo para mudarlo a Mercedes y así acabar con los penales en Capital Federal. La consonancia PRO en Nación-Capital-Provincia da fuerza a la idea: el exilio del exilio.  “Eso significaría aislarlos aún más, cortar vínculos familiares y cortar la historia del CUD, que funciona en el Penal desde 1985”, explica Ayelén.

Abrazo al Penal de Devoto
Abrazo al Penal de Devoto

El abrazo partido

Cantos, gritos, comentarios bajitos y escenas de un abrazo a un Penal:

“No queremos más tortura, no queremos represión, queremos para los pibes, trabajo y educación”, cantan todxs.

“Chicas, si cantamos más fuerte, adentro, los chicos nos van a escuchar”, motiva una chica.

“No van a poder con los pibes, no van a poder”, se oye.

Pegando la vuelta por calle Desaguadero se ven las primeras celdas. Solo se distinguen brazos que salen por los barrotes: ningún rostro. Los brazos que salen de donde no se ve agitan algo así como trapos o banderas… Pero, ¿qué son? Son camisetas: una de Chicago, otra de San Lorenzo, otra de Chaca, otra de Ferro.

Algo que los identifica detrás de tanta sombra.

También, desde allá, gritan.

“¡Gracias, ey! ¡Gracias!”

Para la policía también hay, desde adentro y desde afuera: “carcelero cornudo” ; “hijos de puta, torturadores”.

Desde algunas celdas cuelgan banderas:

“No queremos más estar acá, queremos estar con nuestras familias”.

“No más fábricas de inseguridad”.

“CUD: humanización sin represión”.

 

Saberes de madres, mujeres y liberados.

Nadie quiere decir su nombre ni el de la persona que está adentro.

“Ni en pedo, después te la mandan a guardar”, resume una señora.

Pero en una ronda de personas organizadas, que sostienen entre todas la bandera del acceso a la educación, se provoca una conversación colectiva y terapéutica:

“Mi marido -dice una chica joven- no pudo estudiar en la calle, y adentro sí pudo. Pero desde abril que no lo dejan ir al colegio. Es algo que él quiere hacer y que, además, se lo pide el juzgado. Pero no lo dejan.”

“En las cárceles de Argentina la cadena perpetua es condena de muerte -explica una señora que va día por medio a visitar a su hijo-. Es todo político y todo está arreglado. Según el nuevo gobierno, a las cárceles le bajan 39 mil pesos por mes por cada preso. Yo soy de hacer cuentas: eso en Devoto son 600 millones de pesos al año ¿Por qué no ponen fábricas con ese dinero, para que los pibes trabajen? ¿Dónde están los 39 mil pesos? Si la comida que les dan no la comen ni los perros; las madres y las mujeres tenemos que traerles. Duermen en pedazos de goma espuma y no nos dejan entrarles colchones. Les duele el hígado, la panza, la cabeza, el cuerpo y siempre le dan lo mismo: una pastillita rosa,´la milagrosa´, que es placebo. Las cárceles son un negocio y el Servicio Penitenciario administra el depósito humano”.

“En los pabellones de buena conducta meten cachivaches para armar lío -explica una mujer con su beba en brazos-, porque a ellos le gusta ese negocio, el de la sangre, la guerra y el quilombo. Se dedican a fabricar eso”.

“Aunque parezca mentira -dice con firmeza una abuela- estamos defendiendo este lugar que da asco, donde nuestros hijos no tienen ni papel higiénico. Lo hacemos porque acá -y señala al Penal- pueden estudiar: mi nieto se está por recibir de sociólogo en el CUD”.  

“La avanzada del Servicio Penitenciario- según un profesor del Centro- está acompañada de un retroceso por parte de la UBA en su defensa del CUD”.

“Para tener derechos dentro de una cárcel- dice uno que ya salió- hay que ser ortiva, entregar compañeros e ir en contra de la dignidad humana. No por nada de los 60 que empezamos la escuela en la cárcel solo terminaron tres: el SPF te hace la guerra”.

Los dueños de Dios

La oposición al aborto parece unir de punta a punta al cristianismo, detrás de “La Palabra de Dios”,  como verdad única. Pero, ¿quiénes fabrican los discursos religiosos que se autoadjudican tal unanimidad? Basta una mirada hacia el interior de los mundos cristianos para encontrar pluralidad de voces y mostrar que más que de fundamentos bíblicos de lo que se trata es de quién detenta el poder.  

¿Quiénes son Dios?

El cristianismo dominante, a lo largo de la historia y liderado por la Iglesia Católica en su alianza con los otros poderes semejantes y fácticos como lo son Estado, el Mercado y la Mafia, totalizó el discurso de tipo religioso sobre temas relacionados a derechos humanos y civiles a favor de los exclusivos intereses que tiene como sector de poder del cual es parte orgánica.

Amparándose en cuestiones morales y espirituales, que en apariencia son unánimes e indiscutibles hacia el interior del cristianismo, logró imponerse como portavoz universal de un discurso supuestamente pertinente y relevante en discusiones que nada tienen que ver con la espiritualidad, las creencias y la religión, sino con los derechos y problemáticas sociales que nos son comunes a todxs, independientemente de las particularidades relacionadas a la fe.

Dentro de este contexto, la legalidad o no del aborto, y no el hecho en sí (como suelen engañar este tipo de discursos morales), es hoy el centro de escena del juego de poderes y estrategias non sanctas de la Iglesia Católica, que por cierto tienen larga data (otrora con la cuestión del divorcio, luego la fertilización, el matrimonio igualitario, la identidad de género y la lista sigue y seguirá).

Sin embargo, detrás del poder de la Iglesia Católica y del resto de los sectores cristianos hegemónicos no católicos que acompañan al unísono los discursos moralistas y dogmáticos, emergen otro tipo de voces. Disonantes, desafinadas, cuasi herejes, que cuentan con el beneficio suertudo de no haber nacido en los tiempos de la hoguera y del reino del Opus para poder decir lo que dicen. Y aunque en la hoguera de la comunicación y la información de hoy sus voces parecieran extinguirse, ellxs existen, y lo que dicen pone al desnudo una cuestión determinante para entender cuáles son los verdaderos intereses: porque la que habla no es “La Religión”, ya que no es una sola ni representa la diversidad de la fe y de las creencias; el que habla es el poder y se representa nada más que a sí mismo.

Papas alineados y Teólogos desacatos: ¿quién es quién?

Para identificar el discurso cristiano que domina la discusión del aborto basta concatenar las distintas declaraciones que han hecho los sucesivos Papas en los últimos 50 años, como para no ir aún más lejos y ubicarse en el debate de hoy. Más allá de las sutiles diferencias que puedan presentar el uno del otro, coinciden en lo mismo: en el fabricado ranking de los pecados, el aborto es uno de los peores, si no el peor, junto a todos los pecados relacionados a la sexualidad, por supuesto.

Algunas expresiones papales:

“El aborto, además de violar leyes de Dios, va contra las aspiraciones más profundas de la mujer, perturbándola profundamente. En muchos casos el aborto libera, más que a la mujer, al varón responsable del embarazo “, dijo Juan Pablo I, recordado por ser un Papa progre exprés de 33 días y por su repentina muerte.

Entre todos los delitos que el hombre puede cometer contra la vida, el aborto procurado presenta características que lo hacen particularmente grave e ignominioso. El Concilio Vaticano II lo define, junto con el infanticidio, como crímenes abominables.” Palabras de Karol Wojtyla, alias Juan Pablo II.

Ante la aparición de semejante representante moderno de la Iglesia Católica, canonizado por Francisco en 2014, es decir proclamado nada menos que un santo, cabe presentar la primera voz disonante: el primer “hereje”. Se trata del teólogo Rubén Dri, quien perteneció al Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo. Y en referencia a Juan Pablo II denuncia lo siguiente:

“Juan Pablo II tejió una alianza con la élite económica que impulsaba una nueva etapa del capitalismo, cuyos principios habían sido elaborados por sus “intelectuales orgánicos” después de la Segunda Guerra Mundial. El proyecto implicaba una transferencia nunca vista ni sospechada de bienes y recursos de los sectores empobrecidos a los sectores más ricos del planeta. El papa Wojtyla (1978-2005) se constituye junto con Ronald Reagan (presidente de EEUU 1981-1989) y Margaret Thatcher (primera ministra del Reino Unido 1979-1990) en uno de los ejes fundamentales de esa etapa del capitalismo. Contribuyó desde la teoría con sus numerosas intervenciones en los foros mundiales y con sus encíclicas, especialmente la Centesimus annus, en la que propone la “economía de mercado o economía libre” como solución a los problemas económicos del Tercer Mundo y alerta contra cualquier tentación utópica, que no tenga en cuenta “la herida del pecado original”. La alianza del papa con los líderes del neoliberalismo implicaba una alianza también con la mafia que como sombra siempre acompañó dicho proyecto. La estructura económica del Vaticano fue puesta en manos de la mafia que manejaba enormes sumas de dinero, provenientes del narcotráfico. Michele Sindona, capo mafia -de Scicillia, además de amigo personal del papa Pablo VI y envenenado mientras cumplía cadena perpetua-, estuvo al frente del Banco Vaticano.” 1

Esas no parecen ser las palabras de un buen sacerdote. Pero allí están, marcando una diferencia sustancial. El velo sagrado de la unidad cristiana, sostenido poderosamente por la institución de la Iglesia Católica, con los papas siempre a la cabeza,  se cae por su propio peso. Existen otros discursos, otros cristianismos, otros Dios.

Para muestra hace falta Rubén Dri. Preguntémonos qué dice este “sacerdote rebelde” sobre el aborto:

“La Iglesia Católica es maestra del principismo, pues sólo de esa manera puede poner al resguardo de todo peligro sus “dogmas”. Lo que pueda sucederles a los seres humanos depende de esos mismos sujetos. Así, por ejemplo, el principio dice que el aborto es un crimen porque atenta contra la vida y, en consecuencia, la mujer que aborta es una asesina. Si de la defensa de este principio que lleva a obstaculizar cualquier legislación que haga al aborto no punible, miles de mujeres abortan en condiciones tales que ocasionan la muerte del feto y también de la madre, ello es culpa de esas mujeres. A nadie se oculta que esto esconde una gran hipocresía. La pretendida defensa de la vida ocasiona la muerte, pero de ello el principista, la Iglesia en este caso, no se hace cargo. La culpa la tiene el otro, o mejor, la otra. Los principios son en realidad orientaciones fundamentales que dan sentido a la vida de los seres humanos y como tales se desarrollan dialécticamente, según “el curso del mundo”, como decía Hegel.” 2

El discurso cristiano antiaborto se rompe. ¿Es posible que hablen del mismo Dios o será que no es Dios quien habla?

Entonces,¿quién habla y quién decide?

Pero para no pecar de preguntones y no desviarnos del “Camino”, mejor, volvamos a los papas.  

Joseph Ratzinguer, también conocido por su apodo celestial Benedicto XVI, quien estuvo afiliado a la juventud hitleriana y prestó servicios para el ejército nazi alemán en la Segunda Guerra Mundial, dijo sobre el aborto:

“El aborto y el matrimonio igualitario son contrarios al bien común.” “Se exige a los médicos una especial fortaleza para continuar afirmando que el aborto no resuelve nada, pero que mata al niño, destruye a la mujer y ciega la conciencia del padre del niño, arruinando a menudo, la vida familiar”. “Un católico sería culpable de cooperación formal en el mal, y tan indigno para presentarse a la Sagrada Comunión, si deliberadamente votara a favor de un candidato precisamente por la postura permisiva del candidato respecto del aborto y/o la eutanasia”.

Ratzinguer ataca el derecho al matrimonio igualitario, al aborto, a la muerte digna, e incluso al del voto y al del libre ejercicio de la profesión… En tan solo un puñado de declaraciones deja al claro uno de los grandes objetivos de la Iglesia Católica como institución: condicionar con su poder, y a través de la (i)legalidad, el rumbo social y político de los pueblos.

¿Qué legitimidad puede tener una religión particular para hablar de derechos que les son propios a cualquiera, sin importar en qué o quién crea?

¿Cómo puede la Iglesia decidir por igual en nombre de millones y millones de seres humanos de las más diversas culturas?

¿Quién decide por quién?

César Carhuachin, otra oveja de los desconocidos rebaños de la disonancia, es doctor en teólogía y pastor presbiteriano. Dice de entrada, para dejar en claro: “Las posturas son variadas y no existe unanimidad sobre el tema”. Desde su punto de viste el eje de la discusión pasa por quién toma las decisiones.

“Históricamente la mujer no ha decidido ni sobre su vida, ni su familia, ni la sociedad ni nada más grande. Empezando en los tiempos bíblicos, la Edad Media y por no decir hasta hace menos de 100 años, donde tampoco podía votar. Reconocer el lugar de la mujer en la toma de decisión de su embarazo es reposicionar el lugar de la mujer dentro de la sociedad en medio de un contexto donde se arrastran patrones culturales en lo religioso y en lo político. La mujer es capaz de razonar por sí misma. Si fuera cristiana, o si no lo fuera, orará a su Dios, o a quien sea, para decidir cuál es la mejor decisión ante un embarazo, y no que se lo diga el cura ni el pastor, ni la iglesia, ni el Estado. Por lo contrario el Estado tiene que proveer y garantizar el acceso si la mujer quiere tomar ese paso. Para que no se haga clandestinamente, que lleva a muertes y cosas desastrosas. Es una decisión de la mujer y la familia”. 3

“En mi opinión hay que ver el tema desde el derecho de la mujer a decidir, y que decida específicamente en situaciones concretas, y no decir que es un método más de planificación familiar o anticonceptivo: eso pienso que sería un extremo, que algunos pueden tener esa postura y es entendible, pero en mi caso pienso que debe ser considerado como última opción”.

César dice que desde lo teológico, en la Biblia, “no hay absolutamente nada que refiera al tema del aborto”. Por lo contrario: “Buscar una fundamentación bíblica para el tema del aborto propiamente dicho es deshonesto académicamente. Sí hay algunos conceptos generales que pueden ayudar a formular una idea también general sobre el tema, que no es lo mismo que decir que la Biblia lo trata, y que bajo ningún punto de vista dicha idea resulta unánime”.

“Tanto la reducción de la mujer a la maternidad como la del sexo a la reproducción supera el aspecto religioso para pasar al elemento cultural. Piensan culturalmente de esa manera, no se racionaliza la idea, sino que es algo que pareciera obvio. Pero no es tan obvio, hay otras maneras. Si se plantea de otro modo suena como contracultural, como si se cuestionaran los patrones o las concepciones sobre la sexualidad y la vida familiar. Si uno replantea esto está sacando a la Iglesia del lugar paternalista que ha tenido históricamente, que dice qué tienen que hacer las personas hasta en la vida sexual, que ya es una cuestión exagerada.”

Repasemos, como último ejemplo de los autodenominados representantes de Dios en la Tierra, qué dice el papa en ejercicio, el aclamado Francisco: “Es atentado a la vida la plaga del aborto”. “No es un problema religioso ni filosófico sino científico, porque es una vida humana y no es lícito liquidar, matar una vida humana para resolver un problema”.

Cabe recordar que Jorge Bergoglio, cuando era Arzobispo de la Ciudad de Buenos Aires en 2012, ejerció presión directa sobre el ejecutivo porteño liderado por Macri en la ocasión en que se envió un proyecto de ley a la Legislatura porteña para reglamentar un protocolo de la Corte Suprema sobre aborto no punible en algunos casos (de violación sobre todo). La presión clerical liderada por el hoy Papa Francisco surtió efecto, el protocolo no se reglamentó y todos los casos, incluso los de violación, siguen siendo analizados uno por uno por la justicia.

Dijo César Carhuachín a NosDigital sobre el accionar de la Iglesia en relación al aborto: “La presión de la Iglesia Católica tiene una postura definida sobre el aborto: el rechazo. Y es una influencia importante para que no se trate el tema legislativamente. El Episcopado argentino es además uno de los más conservadores de la región, junto al colombiano. No son muy abiertos para algunos temas, a diferencia de la divergencia o la rebeldía que se puede ver en Brasil, por ejemplo. Y aunque no me interesa particularmente hablar mal de una iglesia hermana, creo que mucho tiene que ver la relación histórica de la Iglesia Católica con el Estado, que en asuntos morales o religiosos es la Iglesia la que le dice al Estado y a la gente cómo tienen que actuar. Nuestra postura es opuesta”.

La repetida intromisión de la Iglesia en los derechos es intromisión porque no busca expresarse moralmente sobre un hecho, sino que persigue la obstaculización de la legalización y del derecho a decidir, que nada tiene que ver con la discusión moral de si algo está bien o está mal para alguien en particular.

Lo que nadie escucha: las verdades de una monja feminista

La rebeldía que menciona César en países como Brasil se hace cuerpo en Ivonne Gebara, monja de Recife que se autodefine como integrante de la “Teología Feminista” ¡Vaya que sí existe semejante cosa! Ivonne es una viva y maravillosa expresión de la lucha contra el machismo y el clasismo del cristianismo dominante y de la Iglesia. Su frase de cabecera es “hay que salvar al pueblo y no a la Biblia”. Fue entrevistada por NosDigital en 2012 y esto nos decía sobre el aborto:

“La prohibición del aborto es el GRAN DOLOR -enfatizado por ella misma en lo que escribió- de las mujeres hoy día. A veces, se lo toma como algo muy liviano, con hipocresía, facilismo. Lo primero que tengo para decir es que el aborto es un problema de SALUD PÚBLICA. Hay cosas que no puedes impedir: una gripe, la propagación de algunos virus, que las mujeres queden embarazadas. Lo imprevisto, en sí, es una parte de lo previsto. Cuando una mujer se ve con un embarazo no deseado, a veces fruto de una violación por desconocidos, por policías, entonces las Iglesias tienen una actitud romántica. “Es un nuevo ser”, dicen. Claro, ellos pueden decirlo porque no tienen el bebé en su panza, porque no sufrieron la violencia.” 4

Ivonne separa la cuestión fundamental, no mezcla la moral con los derechos ni la religión con la salud pública, no pretende asumir un discurso espiritual cuyo sentido pretenda abarcar de forma absoluta la diversidad del mundo, por lo contrario, se asume como una voz más dentro de ese mundo, al que no niega ni desconoce. De hecho, Ivonne cree en lo que cree a partir de la irreductible realidad de la calle: historias de carne y hueso y datos concretos son parte imprescindible de su fe.

“Los abortos mal hechos son la décima causa de mortalidad materna, por eso es que el aborto es una cuestión de salud pública. ¿Por qué el aborto es un crimen de las mujeres y no de los varones? Muchos hombres dicen: “O yo o él”, refiriéndose al futuro hijo. Y se van. La sociedad patriarcal condena a los cuerpos femeninos.”

“Hay que luchar por la descriminalización y legalización del aborto. Es un respeto a la elección de las niñas, de las madres. En Recife, hay un grupo que acoge chicas de la calle. Encontré una chica de 14 años. Estaba embarazada. No quería tener ese bebé: se golpeaba la panza, “No quiero”, gritaba. ¿Vamos a forzarla a que lo tenga? Eso ya no entra en Teología. Eso es salud pública. Y viene de la mano con dar educación sexual en escuelas, barrios y sobre todo (por favor, esto subrayado con doble línea) para los varones jóvenes. Tenemos que crear conciencia, que los hombres se sientan responsables, el niño no es sólo de la mujer. Es también de quien lo hace y, claro, de la sociedad, que tiene la obligación de cuidarlo.”

Además de comprender que el cristianismo ortodoxo está a años luz de escapar y superar la violencia machista del mundo, Ivonne añade el casi idéntico problema del clasismo dentro de la fe, que en teoría no debiera reconocer diferencias, sino más bien combatirlas:

“La moral católica no alcanza a las mujeres ricas. Ellas abortan y tienen los medios económicos que garantizan una intervención quirúrgica en condiciones humanas. Por lo tanto, la ley que la Iglesia defiende perjudica a las mujeres pobres. El aborto debe ser descriminalizado y legalizado. Más aún, debe ser realizado a expensas del estado… El aborto no es pecado. El Evangelio es un conjunto de historias que generan misericordia y ayuda en la construcción del ser humano. La dogmática en relación al aborto ha sido elaborada a lo largo de los siglos. ¿Quién escribió que no se puede controlar el nacimiento de tus hijos? Fueron los sacerdotes, hombres célibes encerrados en su mundo en el que viven confortablemente con sus manías. No tienen mujer ni suegra y no se preocupan de algún hijo enfermo; algunos hasta son ricos y tienen propiedades. Así, es fácil condenar el aborto”. 5

Ellos y ella son Ivonne Gebara, Rubén Dri y César Carhuachin; Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco. Todos dicen ser cristianos y creer en Dios.

¿Qué hace, entonces, que el discurso religioso y cristiano sea asociado solo a una de las tantas postura evidentemente posibles? ¿Será que el resto no se conoce porque están equivocados? ¿Creerán, tal vez, en un Dios distinto? ¿La contradicción será un pecado? ¿O solo es una cuestión de Poder?

Mientras tanto, la realidad no-metafísica: 3 mil mujeres en Argentina y 70 mil en el mundo mueren por abortos clandestinos cada año.

Fuentes:

Rubén Dri:

1 http://www.revistamaiz.com.ar/2016/05/pecado-original.html

2 http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-140047-2010-02-11.html

César Carhuachín:

3 Entrevista completa a César Carhuachín

Ivonne Gebara:

4 http://www.nosdigital.com.ar/2012/06/pareciera-que-el-sexo-es-el-demonio/

5 http://www.nosdigital.com.ar/2012/06/no-tenemos-que-salvar-la-biblia-tenemos-que-salvar-al-pueblo/

#NiUnaMenos

Luego de un año y 275 mujeres menos, ayer a la tardenoche volvió a desarrollarse la marcha de #NiUnaMenos, contra los femicidios, la violencia de género y la cultura machista.

Un año después de la histórica y masiva movilización se repitió el evento, también masivo, con mayor presencia de partidos políticos. Desde el Partido Obrero al Frente Renovador, los distintos partidos dijeron presente en la movilización, que unió las puntas del sistema político. En el medio las miles de estudiantes primarias, secundarias y universitarias; también las mujeres de la comunidad boliviana; travestis; artistas, docentes, afiliadas a distintos sindicatos y miles de autoconvocadas lideraron a cientos de miles de personas en la marcha que se embanderó detrás de las consignas de #NiUnaMenos y ‪#‎NosQueremosVivas‬.

_8880610
#NiUnaMenos

Escenas de la marcha:

Cerca de las 7 de la tarde, cuando las columnas llegaban a Plaza de Mayo, una mujer ve como un grupo de chicas con pelucas violetas y globos negros terminan la movilización soltando los globos al cielo. La mujer, de más de 60 años, empieza a llorar. Primero una lagrima, luego no se detiene. Está parada en un escalón amarillo que divide la doble mano y le permite estar 30 cm más arriba. Entonces alguien desconocido la ve, se acerca, le toca el hombro y le pregunta por qué, por qué llora. Y se escucha: “Es que son recuerdos de mierda, viste”. Y se abrazan.

“Ya sé – dice ella, con anticipo- hoy debiera ser un día de alegría, pero esto te mueve adentro, y más pensando en las que ni siquiera pueden estar acá”.

En la movilización, sobre todo, se ve una generación. Una mujer amamanta a su hija y lleva un cartel: “Este crío no es macho ni princesa”. Después, una profesora se encuentra con un ex estudiante y con alegría le dice: “Uy, qué emoción, me estoy encontrando con todos ustedes”. #NiUnaMenos es de esta época.

#NiUnaMenos
#NiUnaMenos

Sin embargo, dos mujeres mayores de 70 años, Graciela y Norma, ven pasar las columnas por Avenida de Mayo con orgullo. En silencio contemplan a las batucadas de jóvenes artistas y bailarinas. Ellas, que pueden hablar desde hace mucho tiempo, dicen: “El machismo no solamente mata, también nos determina en el día a día, en el trato cotidiano, en los chistes, en la comunicación, en cuestiones muy sutiles”. Y sobre la movilización y la época no dejan de marcar el camino: “Desde mis tiempos lo único que mejoró es la visibilidad del problema, en los hechos no avanzamos nada”.

Esto de no avanzar en nada lo saben, sobre todo, Victoria y Micky, que son travestis. Ellas dicen, antes que nada: “No hay #NiUnaMenos sin las travas”. Y Micky explica por qué: “Nuestra vida es un travesticidio social constante, por la falta de posibilidades”

Juntas cantan: “Señor, señora, no sea indiferente, si matan las travestis en la cara de la gente”. Y llevan pancartas unánimes: “La prostitución mata”.

Victoria encabeza una de las columnas de travestis (la otra es la fundada en honor a Lohana Berkins) y dice: “La diferencia entre femicidio y travesticidio es complicada, porque algunas se sienten mujeres y ser llamadas travestis lo toman como una ofensa, en cambio para otras ser travesti es una forma de identificarse”. Pero prefiere no quedarse en las diferencias y apuesta al espíritu de #NiUnaMenos: “Al fin y al cabo luchamos por los mismos derechos, las travestis solo queremos un lugar en la sociedad”.

Las miles de personas que se convocaron a marchar desde Congreso a Plaza de Mayo son diversas. Una militante de un partido de izquierda, que lleva un cartel en favor del aborto gratuito, seguro y legal, lo sabe bien: “Si bien el aborto es un tema primordial dentro de #NiUnaMenos, porque constituye una de las principales maneras en las que las mujeres son violentadas y muertas, entiendo que muchas de las personas que hoy están acá no lo comparten”. Y agrega: “Hay muchas presencias aquí que no son genuinas: seguramente más de un abusador y golpeador está entre nosotras esta noche”.

La gente se empieza a desconcentrar. En los pisos quedan los grafitis de cuatro jóvenes de menos de 20 años, que con sus pañuelos y capuchas puestas, grafitean serialmente todas las paredes y los pisos de Avenida de Mayo. Ellas dejan en claro que #NiUnaMenos no solo es un discurso y una marcha, también son miles de mujeres que ya saben una cosa: violencia machista ‪#‎NuncaMás‬.

#NiUnaMenos
#NiUnaMenos

Brasil nuestro de cada día…

A Janaína le da lo mismo: esté quien esté, él falta.

Lo mató Junior.

Junior llegó de Piauí, del Nordeste. Su mamá es costurera. Es muy joven, pero ya entró en la Policía.

Llora Lorena, todas las noches. Ella tuvo la maldita idea de decirle: “Véamonos amor, quiero contarte algo”.

“Estoy embarazada. Estoy muy contenta. Quiero que nos casemos antes de que nazca”. Y los dos se abrazaron.

Rayssa ama Rio de Janeiro. Pero no la siente propia. No es de aquí, llegó hace un tiempo con su hijito, escapando de un hombre golpeador y borracho. Se instaló en una casita en un morro, zona Norte de la ciudad. Es la misma casita en la que ahora, quince años después, mira por la ventana y se pregunta: “¿Qué será de nuestro futuro?”.

Se acerca a la cama de Junior, todas las noches antes de dormir. Él llora y lanza puñetazos contra la pared. Ella lo convence: “No sos un asesino, es parte de tu trabajo”. Él lo abraza, ella le da un beso en la frente.

Renato ya se lo imaginaba. Me va a decir que está embarazada. Le voy a decir que Jesús, que, si es nene, quiero que Jesús sea su nombre. Si es nena, María. Qué lindo va a ser cuando lo contemos en la Iglesia.

Volvía Renato, todavía imaginando. Volvía y lo alcanzó la bala de Junior. Los dos son negros. Lo confundieron con un traficante. Su mamá, Janaína, no tenía consuelo en el velorio y hasta salió en los medios: “Paren de matar a nuestros hijos. Somos negros, pobres y vivimos en la favela, pero no somos bandidos”.

A la semana, mucha gente se manifestó. Cantaron: “Chega de chacina/ Polícia assassina”. Que paren con la carnicería.

La columna de la universidad era la más activa. Renato había ingresado en la Estadual, quienes lo recordaban eran sus compañeros. Estudiaba Contaduría: decía que nunca había tenido mucho dinero y que, por eso, su sueño era trabajar de contarlo; que sería su forma de decirle a la vida que él había ganado. No hizo a tiempo.

El programa de cotas raciales permitió, por primera vez en la historia de Brasil, que 150.000 negros puedan acceder a la universidad. Lo lanzó Dilma, en 2012.

A Dilma la están juzgando. Ella dice que no le perdonan ocuparse de los pobres, que no es corrupta, que es un grave error histórico, que no se puede asestar semejante golpe a la democracia. Pasó cosas peores, piensa pero no lo dice, y, una vez más, tan recurrente el recuerdo, se vuelve a ver torturada por militares sin alma en los ´70.

Michel es actualmente el jefe del Ejecutivo. Sus papás llegaron del Líbano en 1925, escapando de las penurias de la Gran Guerra. Ahora, es el líder de un país de 200 millones de personas, pero muchas ni lo registran. Las preguntas sobrevuelan:

¿Quién gobierna?

¿Quién tiene el poder en Brasil?

¿Es el PT, PSDB, el PMDB?

¿Quién manda?

Jesús la mira, con sus ojos de interrogante, y a Janaína le da lo mismo: esté quien esté, él falta.

 

Imagen de portada por Sam Valadi.

San Pablo, la ciudad que dio el golpe

En el Norte de Brasil están los negros

y su pobreza, se aclara.

En el Sur, las sociedades blancas y sojeras

de la inmigración europea, se presume.

En la Amazonia, los indígenas y la selva

impenetrable pero deforestada, se supone.

La playa y la alegría, se sabe, están

en Río.

Y mientras los congresos y los presidentes

están en Brasilia,

el poder no se confunde, el poder está

en San Pablo…

 

 

Los jefes

Las cámaras de tevé se quedaron con el cuadro del Palacio de Planalto, el lugar donde diputados y senadores aprobaron el juicio político a Dilma Rousseff.

Los reporteros se pelearon por saber qué se decía en el radiopasillo hotelero de Brasilia, donde duerme la clase política cada vez que tienen que sesionar.

Allí, en el hotel, pareció estar el rum rum, la cocina de todo este asunto, en las alianzas y el lobby parlamentario, la estrategia que terminó de hundir al PT.

Pero nadie diría, a priori, que detrás de las 50 personas que exigían el impeachment en San Pablo, con el edificio de la Federación de Industrias del Estado (FIESP) a sus espaldas, se encontraban las verdaderas razones del golpe: el lobby financiero.

 

Centro de operaciones.

En la Avenida Pualista hay una torre al lado de otra, de vidrios espejados, de arquitectura novedosa, de altura imponente. La imagen es neoyorquina y puede parecer bella, pero dentro de cada torre están las oficinas centrales de los poderes económicos más grandes del mundo. Todas las multinacionales que operan en Latinoamérica y en Brasil tienen a sus popes en las torres de SP. También están allí los patrones locales de Brasil, reyes de la especulación. Claro que aquel que sale del subte y se saca una selfie al chocarse contra semejante horizonte de concreto nunca va a ver a ninguno de esos personajes. Ellos viajan en helicóptero, la calle no la tocan.

Con esta imagen puede explicarse las realidades paralelas que vive San Pablo: la calle y los helicópteros.

Los magnates paulistas en 15 minutos tienen estacionado el helicóptero privado en su torre. El resto de los casi 22 millones que componen la Región Metropolitana de San Pablo pierden hasta tres horas en llegar a su casa, cuando el tránsito de la ciudad, el séptimo peor del mundo, se adueña del asfalto y del tiempo de los que van por el suelo.

El esfuerzo de muchos en la tierra gira alrededor de la especulación de pocos en el cielo.

Así funciona San Pablo: el que no corre, vuela.

Algunos de los que vuelan:

-Banqueros. Manejan las el cambio de divisas a gusto y placer. Fueron sancionados en 2015 (5,6 billones de dólares) por la justicia de EEUU, por fraude cambiario, y aún así continúan: las multas son parte de su presupuesto básico. Ganan hasta en la crisis y son intocables en cualquier escenario político. Apoyan el Impeachment neoliberal para seguir perpetuándose con los ciclos de la economía capitalista que siempre los encuentra en la cima.

-Red Globo. Son los Marinho, de las familias más poderosa de Brasil. Además de ser dueños del multimedio más grande e influyente en la estructura oligopólica de medios de Brasil, tienen negocios millonarios en el sector bancario, inmobiliario y alimenticio.

-FIESP. Es la Federación de Industrias del Estado de San Pablo, presidida por Paulo Skaf, amigo de Macri. Lo primero que hizo Macri como presidente fue venir a Brasil. Se reunió con Dilma, de la cual no volvió a hablar desde la posibilidad de juicio, e inmediatamente después caminó la Av. Paulista hasta meterse en el edificio de FIESP.  Skaf es parte del PMBD, quien está al frente del juicio. Representa a los empresarios más poderosos de Brasil, que son los de San Pablo. Dicen ser de la Industria pero ya casi ninguno produce: juegan con lo que ya ganaron. Apuestan al Impeachment para desregular derechos del trabajo y ganar beneficios impositivos que favorezcan a sus ganancias. Skaf tiene una clara proyección política y apuesta a ser gobernador del Estado. FIESP se hizo punto de encuentro de la manifestaciones pro-impeachment. Invirtió fortunas en sus campañas y en el cotillón de las marchas. Logró el apoyo general cuando dijo representar a la clase media ante el aumento general de los impuestos.

-Chevron, Serra y el PSDB. En 2006 Brasil encontró un yacimiento de petróleo submarino a 7000 metros de profundidad. Se estima que contiene más de 176.000 millones de barriles en crudo. Está valorado como una de las diez reservas más grandes y ricas del mundo. Se anunció al mundo en 2009. En 2010 uno de los cables filtrados de Wikileaks expuso una conversación que José Serra, senador del rancio PSDB que domina SP, tuvo con una alta directiva de Chevron, Patricia Pradal, directora de Desenvolvimento de Negocios y Relaciones Gubernamentales. Le decía: “Dejá que los del PT hagan lo que quieran, toda la cuestión de las licitaciones no van a suceder y ahí les vamos a demostrar a todos que lo que funciona es el modelo antiguo”. Petrobras, atravesado por el caso de corrupción Lava-Jato (que implica a Cunha y Lula), es una empresa semi-pública, propiedad en su mayoría del Estado, con aportes privados extranjeros. Una ley nacional de 2010 dictamina que Petrobras tiene que hacer usufructo mínimamente del 30% del Presal, como denominaron al yacimiento. Además siempre debe tener prioridad sobre otra petrolera y es la única autorizada en la exploración del yacimiento. José Serra está encargado de promulgar una ley, cuyo proyecto presentó él mismo en carácter urgente, para que se eliminen las garantías de soberanía de Petrobras sobre el Presal y así pueda ser comercializado con empresas privadas y extranjeras en su totalidad. La ley tiene media sanción en Senadores y sería una de las primeras cosas en hacerse post-impeachment.

 

Diario de la calle

La vida de la ciudad apenas se ve un poco más agitada de lo normal. La discusión del Impeachment no supera la superficialidad y el tema parece ser uno más de la agenda de la crisis. “Es complicado”, “No sé”, “No entiendo mucho”, “Es todo un desastre”, suele ser ,el patrón, aunque después venga acompañado del SÍ o el NO que el Impeachment requiere. Ya sea un sí por las ultrainvocada razón de “ la corrupción” o sea un no por un posicionamiento democrático resumido en la campaña “más amor menos golpe”.

DSCF0009Mientras en la calle reina el desconcierto de la desinformación y en los bares no se oyen opiniones tan tajantes como las que el Impeachment propone, los estudiantes secundarios marcaron un hecho histórico.

 

3 de Mayo

Un grupo de estudiantes secundaristas ocupa ALESP, el congreso del Estado de San Pablo. Exigen que se investigue a los ladrones de las meriendas y apuntan nada menos que al gobernador Alckmin y al presidente de ALESP, Fernando Capes, ambos del PSDB. Se los acusa de armar una red particular de desvío de fondos con los proveedores de las meriendas.

Viaje al futuro: los secundaristas permanecieron en el edificio cuatro días y lograron la apertura de una Comisión Parlamenta de Investigación (CPI). Los estudiantes rompen con el letargo de la sociedad paulista y radicalizan la postura que sí se ve en las manifestaciones: declaran al Impeachment como un golpe y lo comparan con la dictadura militar de 1964.

La toma del congreso fue un hecho histórico para el movimiento estudiantil brasilero. En un contexto de crisis de legitimidad y representación, un grupo de 300 jóvenes de entre 15 y 17 años decidieron tomar ALESP. Lo que significará un dolor de cabeza para los patrones políticos del PSDB en San Pablo por las investigaciones que se le abrirán a dos de sus máximos referentes: el gobernador y el presidente del congreso.

 

5 de Mayo

Una decisión del Superior Tribunal de Justicia apartó a Cunha del Congreso a una semana de confirmarse el Impeachment. Es por su implicación en Lava-Jato, el megacaso de corrupción de Petrobras que significó el punto de partida del derrotero judicial del PT, que incluso implicó a Lula.  Pero sobre todas las cosas Lava-Jato implica a decenas de funcionarios de  la oposición. Se trata de primeras líneas con serio riesgo de cárcel.  La pulseada del juicio es clave para marcar la arena del Poder Judicial y lograr amnistías a favor de los ganadores del Impeachment.

Cunha, quien es un símbolo de la crisis de representación, dado que no tiene ninguna legitimidad judicial para mantenerse  en sus funciones desde hace décadas, fue apartado recién a una semana de la definición del Impeachment. Todavía se lo mencionaba como posible presidente. Estaba luego del vice en la cadena de mando. Con su suspensión provisional Temer logró despegarse de la impresentable figura de Cunha y empezó a diagramar su gabinete.

Cunha fue reemplazado por Waldir Maranhão, del Partido Progresista (PP). En la votación en Cámara de Diputados, que se dio del 15 al 17 de abril, El PP votó en bloque a favor del Impeachment. Por sorpresa, Marnhão votó en contra. La votación salió 367 a 137 a favor del SÍ.

 

9 de Mayo

A dos días del game over de Dilma, San Pablo se despertó con la noticia de que Maranhão había anulado la votación de la cámara baja. Esto era un revés para los Impeachmentistas.

Horas más tarde ahí estaban los 50 manifestantes solitarios, conducidos por la Resistencia Paulista, como se autodenominan los acampantes de la Av. Paulista.  Más tarde serían cerca de 200 los que se juntarían a manifestarse en contra de la anulación.

La Resistencia Paulistana son un conjunto de manifestantes que hacen vela en 15 carpas desde hace semanas en favor de la separación de Dilma. Están ubicados a 10 metros del edificio de FIESP.

DSCF9705-2FIESP les animó en un principio a que acampen en la puerta de su torre. Una noche les bajaron fillét mignon y algo rico de tomar en forma de agradecimiento antes de subirse a los helicópteros. Luego de unos días les pidieron que se corrieran unos metros para no molestar la entrada. Allí hay un grupo de personas, que se dicen autoconvocadas y nunca son más de 10 en un día que pasa desapercibido. Hay tapias con distintas consignas en contra de Dilma, Lula, también de Temer, Cunha y otros. Las personas que están allí dicen que protestan en contra de la corrupción en general, aunque su animosidad es particular contra el PT.

Aseguran que con Temer seguirán allí porque están en contra de toda la corrupción.

Acusaron a Maranhão de ser contragolpista, de querer frenar el golpe.

Con el correr de las horas van llegando las personas vestidas con los colores de Brasil, dado que asumen el Impeachment como una causa nacional. Inflan a una Dilma villana gigante y algunas personas empiezan a armar un escenario en la puerta de FIESP. Cortan primero un par de carriles de la Avenida y piden sin cesar que la gente se manifieste desde los autos con bocinas. Suenan bocinas que siguen de largo.

A cien metros de ellos,  en el Mueso de Arte de San Pablo, se juntan los del NO. “Fiesta de la Democracia.” Así anunciaban la optimista convocatoria por las redes que se concretaría cerca de la noche. Un grupo de personas, que tampoco superaban las 200, en su mayoría estudiantes secundarios, defendían el mandato constitucional de Dilma. A diferencia de la ocupación de ALESP, cuando los estudiantes se expresaron en contra de golpe pero evitando apoyar la estructura del PT, esta vez hubo apoyos explícitos y cariñosos para Dilma y el PT. Había más presencias de remeras rojas, color que confronta con el verdeamarello impeachmentista en las manifestaciones.

“Fica querida” fue la respuesta a la burla de “Tchau querida”, que sonaba a una cuadra.
10 de Mayo

Presionado por su partido y sin apoyo de la cámara que empezó a gestionar su expulsión, Maranhao revocó la anulación que había agitado el día anterior los ánimos paulistas. Todo volvió atrás en menos de un día y el proceso de Impeachment seguiría su curso en el Senado como estaba previsto.

En San Pablo y otros 14 Estados hubo cortes de calles y rutas.

DSCF9720-2

11 de Mayo

La sesión arranca a las 10 AM y se transmite en vivo por youtube . Al costado de la transmisión de Senado TV se da una ciberbatalla con consignas increíbles. Hay un mensaje que cada cinco segundos se repite: “Bolsomito Presidente 2018”, acompañando de banderitas verdeamarelas y un arsenal de emoticons. Jair Messias Bolsonaro (Partido Social Cristiano – PSC), quien evocó al torturador de Dilma Rousseff en la dictadura militar cuando votó a favor del Impeachment, tiene un equipo de trolls que lo ponen a la altura de un mito viviente.

Ese es solo uno de los mensajes que bombardean el chat con un espíritu de énfasis desopilante. La apariencia virtual resulta de una brutalidad radical que no se traduce en el cara-cara. Lo mediatizado funcionan a un ritmo y lo directo a otro.

Cuesta traducir ese apoyo y furor fascista de los youtusers en calle de San Pablo, pero el poder es real: Bolsonaro es parte de la bancada BBB: Boys (agronegocio), Biblia (religiosos) y Bala (fuerzas armadas).

Bolsonaro es un fiel representante de la B de Biblia y de la B de Bala. Es uno de los 75 diputados religiosos, liderados por la Iglesia Universal, que utilizan la fuerza de convocatoria de las iglesias que ellos mismos dirigen, la mayoría evangélicas. Llevan adelante un plan de acción contra los derechos civiles conquistados. En nombre de la defensa de la familia apuntan a retroceder y frustrar derechos civiles que están tomando cada vez más fuerza, tales como el matrimonio igualitario, la fertilización asistida, el aborto legal y la diversidad de género. 75 de 513 diputados tienen estas prioridades en la cámara.  Son los que votaron a favor del Impeachment en nombre de Dios y las falsas ideas de familia, gente honesta, decente y trabajadora. Cunha (PMDB) es uno de ellos y representa estos intereses de forma directa.

Bolsonaro también está en la B de Bala. Es militar. Defiende abiertamente a las FFAA, la dictadura y los torturadores. No solo vela por el blindaje judicial de la clase militar, que nunca sufrió al Tribunal Superior de Justicia, sino que son los promotores de la mano dura y la baja en la edad de imputabilidad. Se trata, sí, de intereses clasistas a través de la criminalización de la pobreza, pero concretamente tiene que ver con que familias de militares manejan el negocio de las armas en Brasil. Manejan actualmente proyectos en el senado para desregular y flexibilizar la comercialización de armamento.

Los apoyos virtuales a Bolsonaro en la transmisión de la sesión fueron interrumpidos por las palabras de uno de sus socios en la bancada, Ronaldo Caiado (Demócratas), que representa a la B de Boys. Los Boys son los cowboys de Brasil, los latifundistas del Sur que explotan el modelo sojero al mango, deforestando la Amazonia contra ambientalistas, comunidades indígenas y cualquiera que se les ponga enfrente. Son una topadora.

El año pasado consiguieron desbloquear un viejo proyecto de ley paralizado desde el 2000, que dispone a los territorios indígenas ante sus intereses. Tienen una carpeta entera de medidas para concretar luego del Impeachment. Esto no significa que a los Boys les haya ido mal con Dilma: el PT fue su cómplice y dispuso gente dentro de su gobierno que respondía a sus intereses, como Kátia Abreu (PMDB), condecorada por ambientalistas como Miss-Deforestación.

Ante el contexto y la oportunidad de seguir creciendo, Kátia será reemplazada por Blairo Maggi (PMDB), gobernador de Mato Grosso y posible ministro de Temer. Es la carta ganadora de los señores rurales en el nuevo Ejecutivo. Maggi tiene sus propias razones: es el mayor productor individual de soja del mundo y maneja el 22% del negocio en su Estado.

DSCF0178Caiado, uno de los Bois fuertes del momento, dijo a poco de iniciarse la sesión: “Hoy en Brasil estamos interrumpiendo el proceso que se quiso desarrollar en Venezuela y Argentina.”

Caiado asume la operación lisamente. Menciona a los dos países más citados a la hora de considerar el contreejemplo de lo que busca la derecha tradicional latinoamericana. La antimoda tiene ida y vuelta con EEUU: hasta Donald Trump lo usó para vaticinar el apocalipsis. No son menores  los intereses de los magnates yankees en el golpe brasilero: Monsanto (soja) y Chevron (presal) siempre están.

Los gobiernos progresistas que se citan están perdiendo hegemonía después de más de una década de triunfos electorales. En todos los casos están perdiendo apoyo popular. En Argentina, incluso, perdieron las elecciones.

Pero en Brasil no: el PT ganó.  Lo hizo por muy poco, se impuso ante al PSDB en un ajustado balotaje.  Para eso se alió con el PMDB: la derecha conservadora que hoy cierra filas con sus mellizos del PSDB.

El golpe fue provocado por un grupo de políticos que representan los intereses de un minúsculo sector de la sociedad, a los que el PT eligió como aliados. Eso no quita que los políticos que  gestionan el golpe estén asociados en gran cantidad a numerosas causas de corrupción y respondan a las clases de los Golpes de Estado.

Cuando la democracia no funciona para los que deciden, las urnas dejan de ser tan importantes. A menos de un año y medio de ser reelecta, Dilma fue apartada de su cargo. Con una sociedad sofocada por la crisis económica global y financiera que compromete el bolsillo de la clase media y aplasta lo que queda atrás, lo que  parece tambalear no es el gobierno de Dilma, sino la legitimidad del sistema.

 

12 de Mayo – Resultado

A las 6 30 AM terminó en Brasilia la sesión en el senado. La votación salió 55 a 22 a favor del golpe.

Conclusión: Dilma es apartada y Temer, a quien solo un 2% de los brasileros votaría en unas elecciones como presidente, es el nuevo presidente de Brasil.

San Pablo, mientras tanto, sigue en funciones.

Democracia tem fin

Brasil dividido por un muro

“Nao vai ter golpe”, cantan unos.

“Vai ter impeachment”, otros.

En el camino a la Plaza de los 3 poderes hay que pasar dos controles policiales como en los de los partidos de fútbol. De golpe, aparece el muro. De un lado los amarillos, del otro los rojos. De ambos lados, un cordón de la Policía Militar, vestidos para la guerra, intimidan con fusiles. De un lado a favor del impeachment, del otro en contra. Un lado amarillo, el otro rojo.

El Brasil está dividido, y hace tiempo.

Entre los negros y los blancos.

Entre los que asisten a la universidad y los que no.

Entre los que tienen un trabajo estable y bien pago, y la mayoría que trabaja en la informalidad.

Entre fazendeiros (terratenientes) y campesinos sin tierra.

Ese muro siempre invisible por unos momentos obtuvo su materialidad.

Ese muro separa, pero también permite ver claro lo que acontece del otro lado. Sin una pantalla de por medio, para muchos presentes, por primera vez.

Unos llaman a los otros de “coxinhas”, los otros se burlan de que a los primeros les gusta la mortadela.

Unos dicen que a los otros les molesta ver que los siempre postergados puedan progresar.

Los otros dicen que aquellos están pagos y son acarreados.

Una vez pasados los controles, los partidarios de Dilma se agrupan en torno a un escenario plagado de banderas de la CUT y del PT, con mensajes contra el golpe. Una marea roja, batucada, bengalas rojas y un sol que amenaza con golpe de calor masivo en un predio sin sombra. “Olé olé olá Dilma, Dilma”, “Olé olé olá Lula, Lula” y el ya hitazo “nao vai ter golpe, vai ter luta”.
DSCF9490 (1)

 

Domingo 17: Día D para Dilma y para Brasil.

La revolución de 5 estrellas

Luego del desayuno, en las adyacencias de la pileta del hotel donde se alojaba Lula, se veían las remeras amarillas y banderas de Brasil para la concentración que se haría a la tarde. De golpe, una señora de unos 60 años con su respectiva remera amarilla llama al grupo de 20 personas que estaba reposando en la pileta con sus remeras amarillas, banderas de Brasil y algunos tragos. Se levantaron raudamente para ir al lobby del hotel a escrachar a un diputado del PT, con sus banderas y carteles de “Tchau Querida”. Ensayaban cantos mientras perseguían al diputado por el lobby y se filmaban con sus celulares. Golpeaban las palmas al canto de “Dilma vai pro saco!” y “Policia federal orgulho nacional”. Es que la Policía Federal es la que se encargó de investigar a Lula y detenerlo para llevarlo al juzgado a declarar. Volaron papeles de colores con la cara de Lula y otros con la cara de Dilma imitando los billetes de 50 y de 100 reales.

DSCF9759

Un almuerzo atragantado

El mediodía antes del inicio de sesiones en la sala de un departamento cómodo pero no muy grande, cerca de la Rua das Drogarias, esperaba una picada para un reducido grupo de los que habían asistido al festival de “artistas contra el golpe”. La reunión gira en torno a Augusto, funcionario del estado de rango medio y a “O Barguinas”, Oswaldo Bargas, histórico dirigente sindical, compañero metalúrgico de Lula. Entraron juntos al sindicalismo y juntos fundaron el PT. Bargas sigue siendo un referente de la CUT (Central Unica dos Tabalhadores).

Augusto y Bargas balanceaban chistes y pesimismo por lo que iba a suceder esa tarde en el Congreso, de la misma forma alternaban entre el orgullo por lo realizado en los diez años del PT en el poder y el sabor amargo de lo que faltó. En la picada falta mortadela y eso que a ellos y a Lula les encanta ese fiambre que los sectores medios utilizan como motivo de burla. Me contaron por qué a los sectores medios que se oponen a Dilma les dicen “coxinhas”: las “coxinhas” son como unas croquetas de pollo y se dice popularmente que estos sectores se creen ricos , pero su salario da sólo para comprar “coxinhas”. También se dice que “comen frango (pollo en portugués) y eructan perú (pavo)”.

El pesimismo terminó de golpear la moral de los presentes desde que el Partido Progresista adelantó que cambió su postura inclinándose a favor del impeachment, así la oposición se aseguró los dos tercios de los votos necesarios. Antes de salir hacia la Plaza de los tres Poderes, Bargas ofrece su visión del recorrido económico de Brasil en los últimos años: “En 2003 un auto se paraba en un semáforo y una decena de chicos se acercaba a pedir limosna, y se veían decenas personas por cuadra durmiendo en cualquier ciudad grande de Brasil. Con Lula eso disminuyó mucho, sólo quedaban los inválidos, enfermos o gente con problemas de adicción, que son los más difíciles de incluir con políticas masivas. En estos últimos dos años están apareciendo nuevamente pidiendo limosna y durmiendo en la calle gente con plena capacidad de trabajar”. Entre todos dan un golpe de timón al ánimo del grupo, saben que de perder será sólo el comienzo de una larga batalla. 

513 Penales

A las 6 de la tarde comenzó la votación en el recinto. Cada diputado se acercaba al estrado atravesando la multitud de legisladores y emitía su voto con o sin justificación.

Así se vivió de ambos lados del muro: una pantalla gigante de cada lado, rezos previos a que el diputado o la diputada en el estrado declare su definición, celebraciones de gol e insultos.

19.00 Cae la noche y el resultado, 114 a 28 a favor del impeachment. Los votos a favor del impeachment caen uno tras otro. Los amarillos alientan con banderas y cantos incesantes.

20.00 190 a 48. Ya del lado rojo del muro las caras muestran desesperanza al ver los votos a favor del impeachment sumarse, como los goles de Alemania en la semifinal de la última Copa del Mundo. Los ojos de los hombres y mujeres de remera roja, ya vidriosos. Una chica de unos 20 años con remera del MST reza antes de cada voto. Mientras se suceden los discursos a favor del impeachment que no nombran ningún delito.

20.25 Ya Dios ha votado 200 veces a favor del impeachment. Cada vez que alguien nombra a Dios o a la familia, se acerca otro voto a favor.

20:30. Momento de euforia del lado rojo. Se suceden los discursos de los diputados de Río de Janeiro Benedita Da Silva (diputada afrodescendiente) y de Chico Alencar en contra del impeachment. Chico dice que nunca había escuchado nombrar a Dios tantas veces en vano como en esa sesión.

20.45 La pantalla recibe la lluvia de insultos rojos durante el voto de Eduardo Cunha, también de Río, presidente de la Cámara y promotor del impeachment.

21.05 Otra ola de insultos al discurso del diputado carioca Jair Bolsonaro, que homenajea con su voto a favor al dictador Castelo Branco y al general Ustra preso por torturas y detenciones ilegales de la dictadura. Entre aquellas detenidos ilegales estaba Dilma.

21.30 Ya la desazón golpea a quienes están en contra del impeachment. Faltando 250 votos los partidarios del “Sí” necesitan 100 votos.

22.00 A favor del “Sí” sólo necesitan 61 votos más de 119 restante.

22.15 Una murga de la agrupación “Levante Juventude” intenta revertir el clima de tristeza general arengando a la resistencia. Por un momento, logran que algunos militantes con el ánimo golpeado transformen sus caras llorosas en cantos de aguante.

22.30 A favor 320, en contra 118. Se necesitan 22 votos para aprobar el impeachment de los poco más de 70 restantes. Silencio del lado rojo. Bullicio del lado amarillo del muro.

23 hs Sólo restan 4 votos a favor. Los diputados que impulsan el impeachment hacen la cuenta regresiva con sus manos.

23.05. Se acerca al estrado Bruno Araujo del PSDB de Pernambuco, recibido como un héroe. La votación: 341 a 127. Mete el gol 342 para el “Sí al impeachment”. Se festeja como si se hubiera ganado el Mundial de Fútbol. Los diputados a favor, se abrazan.

Luego de 513 Diputados que ofrecieron su voto en el estrado, 367 votaron a favor del juicio político, 137 en contra y 7 se abstuvieron, 2 ausentes.

De un lado, festejos, el himno de Brasil seguido de fuegos artificiales y música electrónica. Del otro lado, tristeza, lágrimas, insultos a la pantalla, abrazos de consuelo entre desconocidos.

Luego de la derrota en Diputados, la consigna desde el escenario del PT ES:

“Perdimos la lucha en la alfombra, ahora vamos a ganar la lucha en las calles”.

La desconcentración ocurre sin disturbios.

DSCF9783

El día después

El muro empieza a desarmarse.

Brasilia vuelve a la rutina.

Los analista de O´Globo sonrientes dicen que se esperaba mayor confianza de los empresarios al avanzar el impeachment.

El dólar se quedó estable y el Bovespa cayó levemente.

“Los mercados” habían anticipado su buen humor la semana anterior a la votación cuando empezaron a correrse rumores de que el “Sí” había conseguido los votos necesarios.

Los diputados que votaron a favor desfilan por los noticieros.

Dilma difunde un video en el que se declara injustamente acusada y violentada en el ejercicio de sus derechos.

Al igual que todo el resto del pueblo brasileño.

 

Ley de lobby

Golpe, golpe y golpe, suena la puerta de la habitación del piso 3 del Hotel Royal Tulip. Estamos en el ala norte de Brasilia -ciudad con forma de avión para quienes no la conocen. Ciudad planeada, capital diseñada en medio de la nada, ciudad para ministerios, ciudad para autos. A dos días de la primer sesión de Diputados, en el estacionamiento del hotel se agolpan los BMW, Mercedes y Audis de todos tamaños y colores. De ellos descienden hombres de saco y corbata, acompañados por otros hombres trajeados más corpulentos que ellos.

Dentro de la habitación, entre asesores, está Lula.

“Pedaladas fiscais”

En el hotel, los saco y corbata desfilan desde bien temprano en el bar donde se sirve el desayuno, más entretenidos con el celular que con el buffet servido. La pileta y el gimnasio, repletos de mujeres jóvenes. Se rumorea entre empleados y huéspedes que son las parejas de los diputados que llegan a Brasilia para las maratónicas sesiones de viernes, sábado y domingo. También se alojan en el hotel unas diez familias tipo -todos blancos y rubios, algunos de los hombres peinan canas o con poco para peinar, con una pequeña bandada de hijos e hijas-, visten todo el día remeras amarillas y andan con la bandera de Brasil flameante. Esa es la estética elegida por los partidarios a favor del impeachment.

DSCF9703Los diferentes canales de tevé replican todo el día los escraches a Lula al retirarse del hotel. Estos huéspedes amarillos consiguen hacerlo frente a las cámaras atentas de O Globo buscando un golpe de efecto. Al día siguiente comenzarían las tres sesiones que finalizarán con la media sanción del impeachment el domingo 17 de abril.

El campamento iniciado el miércoles 13 con partidarios de Dilma Rousseff había crecido. Se organizó un festival de “artistas contra el golpe”, pero a golpe de vista quedó en evidencia que fue poco concurrido. Se esperaba el arribo del grueso de la militancia entre viernes y sábado al terminar la semana laboral.

Los funcionarios del Banco Central, que repiten la palabra “cambio” y mencionan que sacando a Dilma mejorará instantáneamente el clima de negocios y por lo tanto, la economía en su totalidad, explican la causa del juicio que golpea a la presidencia de Dilma: “pedaladas fiscais”. Las pedaladas consisten en retrasar el pago de obligaciones del Tesoro con otras dependencias públicas como el Banco do Brasil. Es una deuda intraestado, pero no es un préstamo. Un mecanismo usado con frecuencia en Brasil y en muchos otros países. Existe la Ley de Responsabilidad Fiscal de 1950 que es muy vaga al respecto y las “pedaladas” podrían considerarse como un incumplimiento de esa ley. En el artículo 36 de la Constitución de 1988, se prohíben los créditos entre Instituciones públicas y los entes que las controlan. Alegan también l que al realizar las “pedaladas”, el gobierno fue por fuera de la Ley Presupuestaria. En resumen, el delito del cual se acusa a la presidenta no está tipificado específicamente en el marco legal. Si fue un delito de “responsabilidad fiscal” o no, está abierto a discusión incluso entre los especialistas en derecho.

“Mudança” (cambio) y “Esperanza”  se escuchan hace días en las calles de Brasil, en los programas de O´Globo y en las voces de taxistas y vendedores de ropa de la capital. Algunos hablan de la recesión, y “el cambio” parece ser la solución a todos los problemas. “El cambio” implicaría, por lo pronto, que Temer, vicepresidente conservador que llegó por una alianza del PT, se haga cargo de la presidencia.

 

Representantes ¿de quién?

El Parlamento está controlado desde la vuelta de la democracia por el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el único partido con arraigo territorial hasta en los rincones más recónditos de la geografía brasileña. El PMDB formó parte de todos los gobiernos desde 1985.

DSCF0108 (1)

Son 25 los bloques en la Cámara de Diputados, siendo los más numerosos: el PMDB (69), el oficialista PT (58) y el PP (49).

Otro aspecto que describe al parlamento brasileño es la subrepresentación de las mujeres y de los afrodescendientes: ninguno de los dos grupos llega a los 50 legisladores (10% de la Cámara). La elección es indefinida, por lo cual hay legisladores que están desde que volvió la democracia en 1985, con más de 30 años de mandato.

En el parlamento hay bloques corporativos que atraviesan el sistema partidario. Un corporativismo grotesco que muestra abiertamente los intereses que defienden.

Uno es el bloque del agronegocio que agrupa a la mayoría de los diputados del Sur. Su apoyo al impeachment se basa en que, según ellos, el MST (Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra) y la agricultura familiar invadieron los ministerios.

Otro bloque importante es el evangelista. Tiene mayor representación que las mujeres y los afrodescendientes. Eduardo Cunha, impulsor del impeachment, forma parte de ese bloque. Brasil es un país muy creyente, en donde se profesan una infinidad de variantes del cristianismo y las iglesias tienen gran presencia territorial. Los integrantes de este bloque ideológicamente son muy flexibles, suelen ir con la mayoría y sus votos suelen fundarse en la iluminación de Dios. También hay un reducido grupo de militares (cuando retornó la democracia, los militares presentaron partido en las elecciones) y un policía, que asisten a las sesiones con su uniforme.

No puede soslayarse la influencia de la Federación de Industriales del Estado de Sao Paulo (FIESP), sobre los diputados de ese y otros estados, particularmente a través del doble rol del diputado Paulo Skaf que lidera simultáneamente la FIESP y el PMDB. El papel de la FIESP como financista y organizador de la campaña a favor del impeachment resulta clave.

África entre fronteras

Por Los de Arriba las manos.

Paja y piedras de fondo, como frente a un telón descansa sobre un paraje desértico en tierra de pocos. Entre fronteras, en un territorio cuya disputa actual es por la no incumbencia sobre los asuntos que allí se postergan, el lecho seco del lago Chad da la pauta del manejo de los asuntos regionales en esa triple frontera. De sus antiguas orillas, solo queda el rigor de una tierra agrietada que de pensarse a si misma, lo haría con la nostalgia de haber sido núcleo de fecundidad antes de haber sido desviada y aprovechada por el vecino mas poderoso en infraestructura, Nigeria, para potenciar su agricultura a costa de la de los demás campesinos y pescadores.

Sobre un banco liso y descobijado, es él el único que se mantiene inmutable frente a la enardecida actividad de carga y descarga que todos inician ni bien comienzan a llegar las camionetas desde Nguigmi, ultima frontera de Niger, hacia este lugar. Transportes desbordados donde los pasajeros serán el contrapeso y engarce necesario durante los días que tome el trayecto para que nada se caiga. Como alfileres, se van bajando respetando un orden desordenado pero construido durante el viaje, y al ver a todos debajo, parece imposible que hubiera espacio para tanto pasaje sobre el equipaje.

Sobresale porque sin mostrarse indiferente, parece nada tener que ver con lo que se negocia a su alrededor. Tierra de pastores nómades por su reverdecer en épocas de lluvia y por su oferta de agua permanente en el pasado, las costas del lago se mudaron hacia el interior[i] hasta presentarse hoy ese lugar como un sitio abandonado y mero camino de paso. Los pequeños refugios en las antiguas playas, ya deshabitados, son muestra de una mutación en el uso de los espacios y de una disputa cedida por los mercaderes estatales para el usufructo propio de los comerciantes, ganada luego por los contrabandistas, y perfeccionada como avispero de la transa de mercaderías de consumo “prohibido”. A veces el alcohol, a veces el tabaco o lo que el combustible exija como moneda de cambio, lo que menos se discute es la tasa que deberá pagar el migrante para poder atravesar el espacio sobre el que no tuvo margen de opinión. Omisión estatal que posibilita la acción, el migrante amortiza los costos de los transportistas montado sobre la carga sin esquivar los cánones de importación.

Y como el lago corrió sus fronteras hacia el centro, también lo hicieron las rutas que lo circundaban, y todavía a más de 3.000 kilómetros de la costa mediterránea libia, a donde se supone muchos migrantes esperan arribar tras el desierto, llama la atención la cantidad de hombres que se encuentran marginados de toda actividad y asisten como espectadores a todo lo que sucede a sus costados. Difícil hubiera sido adivinar que todo esto, semejante espacio al aire libre y con pocas sombras a las que acudir, se trataba de un centro de detención de migrantes, a ciertos ojos, clandestinos.

Por Los de Arriba las manos.
Por Los de Arriba las manos.

El trovador lo describiría ser de la nada, con absoluta ironía, pero el había nacido en África Occidental y recorrido las líneas que atraviesan el mundo. Las habría dibujado en forma de puntos si pintara, pero no teníamos cómo ni ganas. La pleitesía de una sonrisa triste contradeciría la historia por detrás. Habiendo atravesado Sudán y Chad, y acostumbrado a trabajar en cada sitio para poder seguir subvencionando su andar, llegó a estos controles sin suficiente dinero para pagar el tributo que se solicita en todos los controles, y a pesar de tener pasaporte en regla y todo signo propio de identidad solicitado, fue detenido, desposeído, indocumentado y liberado a su suerte en medio del desierto sin más nada que negociar. No es el migrante típico, joven, dispuesto a todo con tal de continuar, no. Se trata de un hombre cansado de ciertos maltratos que se “negaba a colaborar”.

“No siempre fue así. En otras épocas se podía circular con libertad y el trato con los oficiales era diferente y respetuoso. Sin embargo, hace algún tiempo los conflictos fronterizos y las dificultades económicas se sienten cada vez más, y florecieron todos estos controles haciendo imposible tener el suficiente dinero para poderlos cruzar” Nuestra experiencia corroboraba algo similar. Aún viniendo desde el otro lado, cada 20 o 30 kilómetros, a veces menos, los caminos se encontraban cortados en espacios donde era imposible esquivarlos, para llevar adelante controles donde cada pasajero es obligado a realizar un aporte de acuerdo a su nacionalidad, sin importar demasiado la documentación real. A veces era por Boko Haram, otras por control territorial, solo permiten circular hasta las 17.00 horas y pasado ese horario no se puede continuar.

El patrón común en los controles, además de tal rigurosidad, es la suerte a la que quedan echados aquellos que no lo pueden afrontar. En los mejores de los casos, en los controles internos, quedarán a su suerte en el mismo lugar, sin derecho a nada y no mucho mas. En los casos fronterizos, sin embargo, la proliferación de los campos clandestinos de detención es una cuestión mas complicada. Rosso al norte de Senegal, Tamenghest al sur de Argelia, Kara lo mismo en Libia, Al Geneina en el oeste de Sudán, se habían estructurado como localidades-centro de detención para los migrantes que las quisieran atravesar. Allí, las condiciones de hacinamiento, maltrato e inanición son las que difunden quienes tuvieron la mala suerte de visitar, y esta política no es casual. Tiene un patrón común: la migración como amenaza que debe ser contenida y combatida como tal.

Del principio de “intangibilidad de las fronteras” del que partió la Organización para la Unidad Africana en 1963 poco parece quedar. La regionalización de los conflictos y la proliferación de los “focos de tensión situados a lo largo de los espacios fronterizos”[ii], hablan de conflictos de soberanía o territoriales que son fija en la región. Sahara Occidental al oeste, el reclamo Touareg en Azawad, la frontera sur de Libia y Darfur entre Chad y Sudan, sumado a la creación de Sudan del Sur y el conflicto limítrofe entre Eritrea y Etiopía, terminan trazando una línea chueca pero horizontal de conflictos que afectan a la región del Sahara en su totalidad.

Los elementos funcionales a estos sistemas de conflictos son múltiples, la delineación foránea de los límites fronterizos, la apropiación y privatización para su explotación de los recursos naturales, la consolidación de Estados nacionales rigurosos desde capitales que se sienten muy alejadas a sus fronteras, dificultosas transiciones democráticas desestabilizadas desde la injerencia extranjera, y las propias dificultades internas de gobernanza dan mucha tela para cortar. Sin embargo, todas estas imperfecciones si sobre un grupo se ciernen en la actualidad, es sobre los que no encuentran otra opción que la necesidad de migrar.

“No puede haber paz con fronteras discutidas, no asumidas, donde lo único ampliamente compartido es el miedo al vecino”[iii], miedo infundido y consolidado que legitima el presente accionar de retener a los migrantes y liberar solo aquellos que tienen la pequeña fortuna acumulada que cada control obliga a pagar. Sin embargo hay un elemento sobre el que nos detendremos porque es común a toda la región: el fortalecimiento de estas políticas desde la cooperación internacional.

Desde la construcción del Espacio Schengen como espacio de circulación de personas y bienes en Europa (1985) al fortalecimiento de las fronteras exteriores de su actualidad, la Unión Europea negoció su ampliación y la adhesión de los países periféricos a cambio de que vigilaran sus fronteras, refuercen los estándares obligatorios y avancen hacia una transnacionalización de sus controles fronterizos[iv]. Tras los acuerdos de Amsterdam (1997), los Estados Parte le transfirieron a la U.E. la competencia en materia de Inmigración y Asilo, que a partir de los acuerdos de Tampere (1999), se fue delineando en torno a una política común de “enfoque global”.

Este enfoque a lo que se referiría es a la migración como amenaza y a la necesidad de “combatirla” desde una lógica de reciprocidad, donde la responsabilidad de los controles migratorios ya no recae sobre las fronteras exteriores europeas, sino especialmente sobre los países limítrofes y los terceros países considerados países de origen de la migración a gestionar. Desde entonces la lógica asumida por la Unión en su conjunto es la de externalizar los controles “basándose en una evaluación de la evolución económica y demográfica de la U.E.”[v] en el marco de la ayuda financiera, donde las sanciones serían económicas y las contrapartidas hacia los países que las adopten serían políticas y comerciales especialmente en lo que respecta a los espacios de colocación de sus materias primas.

Los atentados del 11 de septiembre y los sucesivos ataques en Madrid y Londres, sirvieron como argumento para endurecer las políticas migratorias sobre las regiones circundantes a Europa hasta fortalecer el rol de los llamados Estado Tapón. Las normas vinculantes en torno a internamiento, repatriación, retorno y expulsión se endurecieron hacia el seno de la Unión, mientras ésta misma, en el Consejo de Sevilla (2002), supeditó toda cooperación y ayuda financiera a una Cláusula de Inmigración a negociar con los terceros países. Esta obligación hacia los Estados Miembros, considerada inaceptable de acuerdo al propio Comité Económico y Social de la propia Unión[vi], reforzó todos los espacios de reclusión de los migrantes hacia el exterior y la proliferación de los centros de detención en los terceros países como mecanismo de negociación.

El impacto de estas negociaciones, sobre todo frente a países con serias dificultades para sostener regímenes democráticos resultado de la propia geopolítica internacional, fue la institucionalización y proliferación de campos de internamiento a lo largo de las fronteras sur de los países considerados de tránsito, en el camino de los migrantes desde África subsahariana hacia el Mediterráneo. Así Mauritania, Marruecos, Argelia, Níger, Libia, Chad, Sudán y Egipto, no protestaron a la hora de poner a funcionar centros de detención para los migrantes de Rep. Centroafricana, Congo, Camerún, Nigeria, Burkina, Costa de Marfil, Guinea, Sierra Leona, Mali y Senegal sin discriminar, mientras Europa se encargara de financiar su política migratoria general. Y frente al fortalecimiento de esta política criminal, los Estados hicieron la vista gorda ante a la proliferación de controles de índole similar para impedir el traspaso de los migrantes y despojarlos de todo su material.

II
II

A su vez, la discrecionalidad de los controles permanentes y lo inhóspito del territorio a atravesar, hace que ni falta haga el encierro de los migrantes, sino dejarlos a su propio andar. Los controles les convienen alejados de los centros urbanos o de las aldeas donde uno pueda apelar a cualquier tipo de solidaridad, y aquel que no tenga algo que negociar, simplemente será bajado del carro y obligado a caminar. A su vez, los controles migratorios fronterizos no contemplan la situación de aquellos cuyos documentos de viaje están en regularidad y se niegan a estampar el sello en el pasaporte a menos que uno lo exija y este en condiciones de pagar adicional. La idea general parece ser la de no dejar rastro de los migrantes por el suelo nacional, para que luego no sean repatriados hacia esos espacios con los costos que eso supone y los terceros países están obligados a afrontar.

Para mejorar la eficacia de los controles migratorios estratégicos, la U.E. creo a su vez a Frontex, la agencia operativa de frontera con mayor presupuesto continental, cuyo objetivo es también reforzar los controles migratorios en el exterior y delinear una política homogénea sobre el perfil de aquellos que a la Unión si le interesa dejar entrar. Esta política se visibilizó a partir del Pacto Europeo sobre Inmigración y Asilo, y el llamado “Programa General de solidaridad y gestión de los flujos migratorios”[vii] donde la discusión se centró el tipo de inmigración que Europa pretendía viabilizar, con la necesidad de pasar de una inmigración “Padecida” a una inmigración “Escogida”[viii]. A partir de allí, los espacios de detención e internamiento servirían como lugar adicional para identificar el perfil de migrantes que los Estados de la Unión Europea se interesaran en escoger y recolocar, para que de acuerdo a cuestiones económicas y demográficas ciertos cupos fueran posibilitados de continuar.

También se suele considerar que aquellos migrantes que sobrevivieron a años de trabajo en condiciones de empleo muy exigentes para poder asumir los costos de atravesar la región del Sahara, que a veces puede llevarles entre 3 y 4 años, y la entonces demostrada capacidad para sobrevivir a un cruce en balsas con alto índice de mortalidad, tienen el perfil deseado en los sectores informales para trabajar en condiciones de explotación y precariedad bajo intimidación permanente, con la presión de los sueldos a la baja que ciertos sectores pretenden impulsar con su presencia.

En términos de regulaciones internas y de protección de los derechos fundamentales de todas las personas dentro de la Unión Europea, el hecho de no reconocer tales derechos a los no nacionales por igual, generan condiciones de precariedad y el temor permanente de ser detenidos y expulsados, con la incapacidad que eso genera para establecer vínculos de solidaridad política y agrupación colectiva para reclamar.

Las declaraciones del Ministro de Exteriores de España[ix] justificando la financiación y cooperación con el centro de detención de migrantes apodado Guantanamito, en Mauritania, país gobernado desde 2008 por un régimen militar a partir de un golpe de estado, donde los migrantes viven hacinados y en condiciones lamentables, visibilizan una relación de fuerzas generalmente negada por los sectores de poder en las etapas de negociación de políticas de financiamiento norte-sur, especialmente en la región con menor índice de desarrollo global y mayor dependencia (fomentada) de la cooperación internacional y la ayuda humanitaria.

Finalmente, el impacto certero y convenientemente lejano de estas deslocalizaciones de la política restrictiva de la Unión Europea, no radica tanto en la desarticulación interna de la limitada soberanía incluso geográfica con que cuentan los países africanos mas dependientes, sino en la extorsión a la que son sometidos para contener los movimientos migratorios que tienen causas que exceden enteramente la cuestión laboral, política o económica si se quiere, sino la cuestión vital.

En una región donde se entrecruzan una concepción política histórica del territorio como fuente de producción para la distribución regional, con la impronta colonialista reciente de las fronteras nacionales, el punto de presión final termina siendo la proliferación de autoridades cuya misión es contrarrestar la movilidad individual para limitar la emigración al considerarla ilegal.

Así, la única transgresión del viajero consistirá en no tener como pagar. Y por castigo, la detención y el absoluto desarraigo de no poder continuar. Cada puesto de control termina siendo un puesto de detención en libertad. La migración como industria lucrativa, es el filtro mas pesado que el que busca nuevos horizontes debe atravesar. En el medio van quedando relegados los que no tienen, los que no llegan, y los que el mundo termina de borrar.

III
III

Que vida mejor iba a terminar encontrando yo que la de regresar todos los días a la vieja finca, saludar a mi madre, descansar junto a mis hermanos y ver ser padres a mis hijos viendo corretear a mis nietos”. Sabe que es posible que no se llegue a dar. En los desiertos, especialmente en los pantanosos, también proliferan espejismos imposibles de atravesar.

[i] Desde 1962 su superficie se redujo en un 90%. Vease Romano Prodi. Salvataje del Lago Chad.
[ii] Véase Joseph E. Stiglitz. Aprender del “Caso” Etiopía. Banco Mundial. Abril 2002. Le Monde Diplomatique, Ed. Nº 34.
[iii] Idem.
[iv] Véase Migreurop. En los confines de Europa. La externalización de los controles migratorios. Informe 2010 – 2011. Paris, Francia.
[v] Ver Fernando Casas Minguez. Política de Inmigración de la Unión Europea. 2010. III Congreso de la Red Española de Política Social (REPS), Universidad de Castilla de la Mancha.
[vi] Idem.
[vii] Véase Comisión de las comunidades europeas. Una Política Común de Emigración para Europa: Principios, medidas e instrumentos. Bruselas, 17.6.2008
[viii] Ver Fernando Casas Minguez. Política de Inmigración de la Unión Europea. 2010. III Congreso de la Red Española de Política Social (REPS), Universidad de Castilla de la Mancha.
[ix] Según Europa Press. Moratinos se ofrece a "rehabilitar" el centro de acogida de 'sin papeles' en Nuadibú, conocido como 'Guantanamito'. 5/10/09

Dr. en Teología César Caruachín, respecto de la legalización del aborto.

 

Las posturas, en primer lugar, son variadas. No hay unanimidad. Pro-Vida o Pro-Choice siempre tienen sus consideraciones y nunca son absolutas. El aborto no es un tema fácil, sino que más bien descansa dentro de los temas complejos de la vida moral contemporánea, que descansan a su vez sobre la decisión de la mujer sobre su embarazo. Esta afirmación que parece muy siempre es muy profunda.

 

Históricamente la mujer no ha decidido ni sobre su vida, ni su familia, ni la sociedad ni nada más grande. Empezando en los tiempos bíblicos, la Edad media y por no decir hasta hace menos de 100 años, donde tampoco podía votar. Reconocer el lugar de la mujer en la toma de desición de su embarazo es reposicionar el lugar de la mujer dentro de la sociedad en medio de una sociedad que arrastra patrones culurales en lo religioso y en lo político. El empoderamiento de la mujer en la toma de sus desiciones es fundamental: la mujer es capaz de razonar por sí misma. Si fuera cristiana, o si no lo es, orará a su Dios, o a quien sea, cualquiera fuera la religión que sostenga, para dedicir cuál es la mejor decisión ante un embarazo, y no que se lo diga ni el cura, ni el pastor, ni la iglesia, ni el Estado. Esto se enfrenta contra la postura tradicional Pro-Vida. Eso es antropológico.

 

Desde lo teológico, en la Biblia no hay absolutamente nada que refiera al tema del aborto, buscar una fundamentación bíblica para el tema del aborto propiamente dicho es deshonesto academicamente. Lo que sí hay son algunos conceptos generales  que ayudan a formular una idea para pensar sobre el tema, que no es lo mismo que decir que la biblia lo trata.

 

Algunos de esos conceptos:

 

-“Dios es el creador de cada ser humano y ha hecho a la mujer a imagen y semejanza de si mismo y con la misma dignidad e igualdad que el hombre”. Eso fundamenta teológicamente nuestra posición antropológica.

 

-”Dios es el dador de la vida, en términos últimos”. Está el varón y la mujer, se juntan y se da una gestación. En la tradición cristiana creemos que Dios es el autor de la vida.

 

-Los creyentes no vivimos en un vacío, vivimos en un mundo que no es perfecto, y nuestras decisiones no siempre son perfectas o 100% inmejorables. Más bien navegan en aguas mixtas. Aquí hablamos en teología sobre el reconomicimiento del pecado en el mundo, en la sociedad y en nuestra vida. Hay que tomar decisiones para vivir porque vivimos en este mundo y no en otro.

 

-La iglesia entendida como comunidad de fe que contiene, escucha, anima y redime. No está para condenar, sino para redimir.

 

Estos son conceptos teológicos importantes para pensar estos temas sensibles. Cómo juega ésto, qué quiere decir ésto sobre el aborto.

 

El tema del aborto puede discutirse con concepciones absolutistas, intransigentes, sin apertura al diálogo, pero desde mi perspectiva es mucho más amplio. Así como se sabe que Dios es el dador de la vida, nadie sabe cuando empieza la vida. Hay una discusión que puede ser filosófica o teológica. Sobre esto hay un espacio donde circulan las opiniones. Lo que pensamos al respecto, y me refiero al tema sobre cuándo hay embarazo y vida, es lo siguiente…

 

En general entiendo que el aborto no debe considerarse como un método anticonceptivo, sino más bien el aborto tiene que verse como la última de las opciones, lo que significa al mismo tiempo que está dentro de las opciones. Desde mi perspectiva cristiana opino ésto sobre un tema que es sensible y en el cual la gente se pone a la defensiva, lo que impide el dialogo honesto y abierto al menos para hablar.

 

El otro tema con respecto al aborto es que hay que considerar obviamente el estado del embarazo y el riesgo para la madre. Hay que considerar el riesgo primero para hablar de la salud del embrión, porque técnicamente no se puede hablar de niño. Hay que considerar el tiempo del embarazo también, la viabilidad del feto, si es un parto forzado o prematuro. Desde algunas posiciones si el embrión puede sobrevivir no sería aceptable un aborto, pero si no está en condiciones de vivir sería considerado. Esto depende de la semana, de las tecnologías disponibles. En general si está de tres meses sería algo considerable. Cuándo empieza la vida es una discusión de antiguedad aristotélica. Si hay posibilidad de aborto,¿cuál sería el límite?  Antes de los 3 meses no hay movimiento, si no hay movimiento no hay vida, si no hay vida no es asesinato.

 

Cuando se habla del aborto hay que considerar estos temas y analizarlo como una última opción, no como planificación familiar. Los cristianos siempre tuvimos por tradición meter sentido de culpa en las acciones, esto hace a veces un contexto de “no es la mejor decisión pero a veces ocurre”. Hay otras circunstancias, también, no solo por deformación o enfermadad o cuestiones del embrión, o de la salud materna. También hay elementos sociales que juegan: si el embarazo es producto de una violación, relación insestuosa, o si hay infecciones de transmisión sexual. Son cosas que están sobre la mesa y de las que hay que hablar abiertamente, sabiendo que la postura nunca es absoluta, sino más bien relativa. Señalando también que la iglesia no tiene que decirle a la mujer ni a la familia que deben hacer, sino que la mujer debe tomar la deicsión, con su pareja si lo está. Tampoco el Estado debe decirle a la mujer lo que tiene que hacer, no debiera legislar sobre si tiene que darse el aborto o no en cada caso: más bien tiene que proveer y garantizar el acceso si la mujer quiere tomar ese paso. Para que no se haga clandestinamente, que lleva a muertes y cosas desastrozas. Es una desición de la mujer y la familia. Estos son los elmentos que habría que considerar.

 

La presión de la Iglesia Católica tiene una postura definida sobre el tema: el rechazo. Y es una influencia importante para que no se trate el tema legislativamente. El Episcopado argentino es además uno de los más conservadores de la región, junto al colombiano. No son muy abiertos para algunos temas, a diferencia de la divergencia o la rebeldía que se puede ver en Brasil por ejemplo. Creo que mucho tiene que ver la relación histórica de la Iglesia Católica con el Estado, que en asuntos morales o religiosos es la Iglesia al Estado y a la gente la que dice cómo tienen que actuar. Nuestra postura es opuesta.

Sin lugar a duda la problemática tiene que ver con el desplazamiento de la mujer. El tema no es solo cuándo empieza la vida, sino, sobre todo, quién decide. Hay que pensar en los derechos de la mujer. Alguien puede decir: ¿y los derechos del niño? La pregunta que sigue, que puede resultar a veces un poquito polémica, es ¿cuál niño?

 

Hay que ver el tema desde el derecho de la mujer a decidir, y que decida específicamente en situaciones concretas. Y no decir que es un metodo más de planificación, eso pienso que sería un extremo, que algunos pueden tener esa postura y es entendible, pero no es mi caso.

 

El aspecto socioeconómico, que puede sonar muy frío, hay que tenerlo en cuenta. Hay personas que quedan embarazadas porque, primero, no tienen la educación para saber cómo no quedar embarazadas, y tienen tantos hijos como pueden. En Perú, cuando Fuji Mori era presidente, tenían un problema de muchos emabrazo en mujeres de la pobreza extrema, en zonas marginales del interior. El gobierno mandó esterilizar a las mujeres cuando iban a las consultas médicas, sin consultarlo con ellas. Aquí hay un ejemplo claro de la intromisión del Estado en la vida y en la decisión de las mujeres como si fueran objetos incapaces de decidir si quieren tener más hijos o no. Esto es condenable. Hoy en día, dentro de lo que mencioné, para coinsiderar una interrumpución del embarazo, están las condiciones socioecomonicas.
Las concepciones y paradigmas de la Iglesia reducen el sexo a la función de tener hijos y a la mujer a la de ser madres. Y si no es para eso no va. Son ideas que andan por allí, que uno puede respetar y te diría que hay mucha gente que lo piensa. A mí no me interesa hablar mal de la Iglesia Católica, pero su postura ha sido única en toda la región. Hay una cuestión que supera el aspecto religioso para pasar al elemento cultural. Piensan culturalmente de esa manera, no se racionaliza la idea, sino que es algo que pareciera obvio. Pero no es tan obvio, hay otras maneras. Si se plantea de otro modo suena como contracultural, como si se cuestionaran los patrones o las concepciones sobre la sexualidad y la vida familiar. Si uno replantea esto está sacando a la iglesia del lugar paternalista que ha tenido históricamente, que dice qué tienen que hacer las personas, hasta en la vida sexual, que ya es una cuestión exagerada.