Vietnamita

Fotorreportaje del día a día de las mujeres en las zonas rurales de la península de Indochina. En lo cotidiano: trabajo con desigualdad de género. 

De los mercados flotantes del delta del Mekong hasta las tierras montañosas de Lao Cai, donde la niebla lo esconde todo, el recorrido serpenteante por Vietnam depara infinidad de realidades bien distintas donde la mujer es protagonista.

Nos escapamos de las grandes ciudades. Los dos centros económicos, Hanoi y Ho Chi Ming City -aquella Saigón survietnamita proyanqui- fueron salteados, suponiendo que allí nos aguardaban otras relaciones de género. Ni más justas ni lo contrario. Solamente otras. Elegimos. Con cada paso se lo hace.

En las zonas rurales, de lo que los argentinos llamamos Interior pero en otros lares así no se entiende, la mujer trabaja en promedio la mitad más que los hombres y aún así está bien alejada de manejar la economía familiar. Para ellas están resguardadas los trabajos en casa y con los chicos, que se sumen a los por entero productivos.

Recién en 2006 la Asamblea Nacional aprobó la Ley de Igualdad de Género. Eso se nota y se hace notar. El arraigo que tiene la preponderancia masculina en el quehacer diario de las comunidades queda en cada mirada y en cada disparo de la cámara.

[flagallery gid=11]

Mujer bonita es la que lucha

Las dueñas de estas caras son todas mujeres, pobres y luchadoras.

mujeres

Están el extremo opuesto de tanto estereotipo regalado por las propagandas para día de la madre.

b

A ellas que nadie les regala nada, porque sus derechos se los ganan en la calle.

mujeres

Ponen el pecho para dar vida a sus hijos y para enfrentar, y cambiar, la realidad que las golpea.

d

Estas madres no salen en la tele si no hacen un piquete y no tienen crema anti-edad que esconda toda la realidad que hay atrás de una piel curtida.

g

Esa misma realidad que su lucha quiere ver cambiada.

mujeresFeliz mes de la madre para ellas, porque si pudiesen recibir lo que ellas piden, este mes cambiaría nuestros años para siempre.

Fotos: NosDigital.

 

Impenetrables

Viaje por las sensaciones diarias de las comunidades qom y wichi de los parajes del Impenetrable chaqueño. Fotorreportaje de la sequía, el Chagas y el desierto en que viven los pueblos originarios argentinos.

Son mantenidos por un Estado que, con subsidios y seguros de desempleo por estar prácticamente todos infectados con Chagas, no hace más que abandonarlos en tierras que de productivas tienen muy poco. En esa lógica doble de solo apariencia contradictoria, les da la capacidad de reproducción mínima. La subsistencia es la única chance. Aún así las comunidades qom y wichi del Impenetrable chaqueño están fuertes y se organizan en el Movimiento Qompi Voque Naqocta. La lucha es incesante por el reclamo de una vivienda digna, electrificación y agua potable.

[flagallery gid=9]

¿Dónde? En Laos

Fotorreportaje que te lleva en viaje por la esencia cotidiana de la gente del país más humilde del sudeste asiático.

Allá todo es distinto, es cierto. Los paisajes, las costumbres, la religión, la lengua, la comida. Podríamos estudiar años sobre el sudeste asiático y hasta viajar muchas veces, pero aún así no comprender del todo su filosofía de vida diaria. Podemos también seguir enumerando diferencias y así sumarle distancia a los miles de kilómetros que nos separan. Preferimos, en vez de alejarnos redundando en lo distinto, acercarnos descubriendo lo parecido. Porque las esencias humanas, esas que viven en los ojos de la gente, son iguales acá, en Suecia, en Vietnam, y claro, en Laos.

[flagallery gid=4]

Todos los chicos cubanos van a la escuela

Lo vimos allá y acá, con estas fotos, te lo mostramos: todos los chicos cubanos van a la escuela.

[flagallery gid= name=Gallery]

Saber leer es saber andar. Saber escribir es saber ascender. Pies, brazos, alas, todo esto ponen al hombre esos primeros humildísimos libros de la escuela. Luego, aderezado, va al espacio.

José Martí

Fotos: NosDigital

Sentir con los pies

A cuidar los pies. Ellos los tienen que cuidar mucho porque con sus patas no solo pisan. También sienten.

Cuando se calzan las topper blancas y los trajes verde brillante pisan disinto.

Ya no son el verdulero, el pibe del call center, el cajero de supermercado.

Son murgeros. Y nada más.

Cada poro de su piel se dilata para recibir las vibraciones de los bombos, lo aspero de la calle.

Son murga, cada uno de ellos, juntos, es una sola cosa. Son, acá se los presentamos, Los Autenticos Rayados de Lugano.

Libre mercado

Desde un tapado de piel hasta un kilo de lomo. Frutas, verduras, antigüedades, santos y tangueros. Todo eso -y muchísimo más- mezclado en un mismo lugar. Es cierto que en los viejos mercados porteños se puede ir a buscar un espectro tan amplio de cosas que parece imposible que puedan convivir todas en el mismo lugar. Pero lo hacen, están todas ahí esparcidas libres de mezclarse en el espacio. Y lo más interesante de todo no es sólo eso. Quizás lo más interesante sean los pobladores de estos mercados inagotables de sorpresas…

El amor y el odio están del mismo lado

Los derechos humanos sobre arena movediza son la ley del derrame al revés.

Se hunde el amor a la vida en el odio al hambre,

al frío,

a la desocupación,

a la indiferencia.

La realidad está en todos lados.

En el día y también en la noche, que siempre deja ver.