Premio al retrógrado: 100 palos para Abel Albino

Abel Albino es uno de los fieles ejemplares de la injerencia de grupos católicos en las políticas de Estado. Para atajar los efectos de las políticas de ajuste como la pobreza y la desnutrición infantil, el gobierno firmó un convenio con la fundación CONIN, del controvertido doctor. Su metodología se basa en una visión misógina de la mujer y retrógrada del sexo. Su afiliación al Opus Dei, la relación con la Iglesia, la “coninización” de Salta y el nuevo contrato con el ministerio de Desarrollo social que le da 100 millones y más poder.

Macri se comprometió y cumplió.

La reunión sucedió en la casa de Lilita Carrió y tuvo como protagonistas al entonces candidato Mauricio Macri y al doctor Abel Albino, presidente de Fundación CONIN.

El compromiso que sellaron los dos viejos conocidos – en 2012 Albino había firmado un convenio con el Gobierno de la Ciudad con Macri al frente – fue el de “hacer del trabajo de Conin una política de Estado”.

Primero, sonó para Ministro de Salud. Pero enseguida las redes se inundaron de las frases más retrógradas que colecciona el pediatra, manifestando su repudio a Albino y a Macri, que dio marcha atrás.

Entonces, en vez de un cargo, le dieron millones.

A menos de un año de aquella reunión, ya con Macri en la Casa Rosada, Albino recibió 100 millones de pesos de la mano directa del Estado, a través del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

El convenio, que lleva la firma de la abogada Carolina Stanley, se firmó a fines de abril y contempla la apertura de 30 nuevos centros de atención a la primera infancia y el fortalecimiento de otros ya existentes.

La metodología de trabajo y la capacitación de los profesionales actuantes quedará a cargo exclusivo de la ONG, sin intervención del Estado. Miles de niños en manos del doc.

Abel Albino es un médico pediatra miembro del Opus Dei desde hace 36 años. Conocido por ser la cabeza visible de la Cooperadora Contra la Desnutrición Infantil (CONIN), saltó a la fama en los 90 radicando distintos centros para tratar la malnutrición en niños y jóvenes. Logró así, junto a su pelo blanquecino, sus anteojos transparentes y su eventual ambo de médico, una imagen impoluta y una simpatía de tío. Los políticos siempre se quisieron sacar la foto con él: un compromiso contra la desnutrición.

Su coqueteo con la política se hizo libro en el 2010: Albino editó “Gobernar es poblar, criterios antropológicos y éticos para una correcta educación sexual” (https://isfdnsfatima.files.wordpress.com/2012/03/albino-gobernar-es-poblar.pdf); un título que remonta a las ideas de Alberdi (con poca actualización de cambio de siglo), pero ahonda en la cuestión sexual: en su libro, Albino propone instruir causas penales para los médicos que realizan ligadura de trompas a las mujeres y plantea que “la mujer debe esforzarse por ofrecer al hombre su virginidad tanto física como moral”. Y agrega, en otro tramo, que “en los sectores marginados, muy frecuentemente, el ejercicio de la sexualidad se desarrolla de modo promiscuo y animal”.

Pero estos dichos no son solo parte de un pensamiento de bar. Su metodología para atacar la desnutrición – tarea para la que fue contratado por el Estado- lleva a la práctica esas teorías. Una de las variantes para evitar la desnutrición en niños hace foco en es combatir la promiscuidad, atacar la pornografía, el autoerotismo, la anticoncepción, la infidelidad y el concubinato.

Según explican en su web, el método de CONIN (http://www.conin.org.ar/contenidos/conoce-conin/metodologia-conin/) pone el eje del abordaje de la desnutrición en la madre “como principal agente sanitario base de todas las intervenciones que se desarrollan para la recuperación del niño, y es a través de ella que se busca la integración de la familia y de la comunidad”. El padre brilla por su ausencia, en un claro cruce entre neoliberalismo y machismo.

La conexión se sella en esta frase: “La desnutrición infantil es una enfermedad cultural propia de sitios en los que el acto sexual (…) se lo suele llevar a cabo compulsivamente, bajo los efectos de una vehemencia descontrolada e irracional que pretende la mera satisfacción de un placer instintivo por parte del varón”.

Párrafo aparte, Albino llegó a manifestar que “la homosexualidad es un problema”, que “la masturbación es una adicción y genera angustia”, que “el sexo es una maravilla que tenemos para contribuir a la obra de Dios, no para divertirse”. Se expresó, asimismo, en contra del uso de preservativos, afirmando que “no sirve para prevenir el sida”.

Por todas estas cuestiones fue distinguido con el cargo de Doctor Honoris Causa de la Universidad Católica en noviembre de 2015.

Del 2012 para acá, la fundación de Albino mantuvo contratos con el Estado prácticamente todos los años.

El pionero fue, precisamente, Mauricio Macri, durante su mandato como jefe de gobierno en 2012: La Fundación CONIN firmó en 2012 un convenio con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para poner en marcha en todos los Centros de Primera Infancia (CPI) de la Ciudad de Buenos Aires “los programas que impulsa CONIN para erradicar la desnutrición infantil”.

En enero de 2013, la Fundación CONIN firmó un convenio con el Gobierno de Mendoza.

En mayo de 2013, con el Gobierno de Salta, un convenio marco que le entregó toda la estructura de comedores y centros comunitarios a la fundación del médico conservador.

En mayo de 2015, la Fundación CONIN firmó con el Gobierno de Misiones un convenio que establece la aplicación de la Metodología CONIN en los Hogares de Día de Posadas e Iguazú.

Según cifras del Ministerio de Salud de la Nación del año 2013, cada 10 horas una persona muere por malnutrición en la Argentina, aunque sólo el 80% tiene menos de 19 años. Las cifras oficiales de desnutrición infantil son motivo de polémica, pero se sabe que Salta es una de las provincias más comprometidas: sólo entre 2014 y 2015 se registraron siete niños muertos por déficit nutricional, y los cañones mediáticos apuntaron a Urtubey.

En noviembre de 2015, como respuesta, el gobierno de la Provincia de Salta volvió a aprobar un convenio marco de cooperación junto al obispado de Orán y la fundación CONIN para la construcción y puesta en funcionamiento de prevención de un centro contra la desnutrición. Según figura en el Boletín Oficial, CONIN embolsó 5 millones de pesos (http://www.boletinoficialsalta.gob.ar/VersionPDF.php?codigo=3532/15&bol=19652&tab=D&fecha=//).

El 29 de marzo de este año, Salta terminó de “coninizar” la provincia, según caracterizaron los medios locales. Un nuevo Centro CONIN fue inaugurado por el gobernador Urtubey junto a Albino, el séptimo en toda la provincia, denunciada en varias ocasiones por sus lazos directos entre la Iglesia y el Estado, que debe ser laico por Constitución.

La última acción a beneficio de CONIN fue el 7 de junio en San Rafael, Mendoza. Allí, un sábado soleado, se llevó a cabo una colecta de pañales organizada por “Mujeres Cambiemos” (UCR-Pro) a “total beneficio de ANIM CONIN”.

Como Buenos Aires y Salta, en la actividad se recordó que San Rafael “tiene incorporada la metodología diseñada por el Dr. Albino”.

Ahora, con el convenio con Nación, el machista, racista, homofóbico, misógino Abel Albino puebla y gobierna todo el país.