San Pablo, la ciudad que dio el golpe

En el Norte de Brasil están los negros

y su pobreza, se aclara.

En el Sur, las sociedades blancas y sojeras

de la inmigración europea, se presume.

En la Amazonia, los indígenas y la selva

impenetrable pero deforestada, se supone.

La playa y la alegría, se sabe, están

en Río.

Y mientras los congresos y los presidentes

están en Brasilia,

el poder no se confunde, el poder está

en San Pablo…

 

 

Los jefes

Las cámaras de tevé se quedaron con el cuadro del Palacio de Planalto, el lugar donde diputados y senadores aprobaron el juicio político a Dilma Rousseff.

Los reporteros se pelearon por saber qué se decía en el radiopasillo hotelero de Brasilia, donde duerme la clase política cada vez que tienen que sesionar.

Allí, en el hotel, pareció estar el rum rum, la cocina de todo este asunto, en las alianzas y el lobby parlamentario, la estrategia que terminó de hundir al PT.

Pero nadie diría, a priori, que detrás de las 50 personas que exigían el impeachment en San Pablo, con el edificio de la Federación de Industrias del Estado (FIESP) a sus espaldas, se encontraban las verdaderas razones del golpe: el lobby financiero.

 

Centro de operaciones.

En la Avenida Pualista hay una torre al lado de otra, de vidrios espejados, de arquitectura novedosa, de altura imponente. La imagen es neoyorquina y puede parecer bella, pero dentro de cada torre están las oficinas centrales de los poderes económicos más grandes del mundo. Todas las multinacionales que operan en Latinoamérica y en Brasil tienen a sus popes en las torres de SP. También están allí los patrones locales de Brasil, reyes de la especulación. Claro que aquel que sale del subte y se saca una selfie al chocarse contra semejante horizonte de concreto nunca va a ver a ninguno de esos personajes. Ellos viajan en helicóptero, la calle no la tocan.

Con esta imagen puede explicarse las realidades paralelas que vive San Pablo: la calle y los helicópteros.

Los magnates paulistas en 15 minutos tienen estacionado el helicóptero privado en su torre. El resto de los casi 22 millones que componen la Región Metropolitana de San Pablo pierden hasta tres horas en llegar a su casa, cuando el tránsito de la ciudad, el séptimo peor del mundo, se adueña del asfalto y del tiempo de los que van por el suelo.

El esfuerzo de muchos en la tierra gira alrededor de la especulación de pocos en el cielo.

Así funciona San Pablo: el que no corre, vuela.

Algunos de los que vuelan:

-Banqueros. Manejan las el cambio de divisas a gusto y placer. Fueron sancionados en 2015 (5,6 billones de dólares) por la justicia de EEUU, por fraude cambiario, y aún así continúan: las multas son parte de su presupuesto básico. Ganan hasta en la crisis y son intocables en cualquier escenario político. Apoyan el Impeachment neoliberal para seguir perpetuándose con los ciclos de la economía capitalista que siempre los encuentra en la cima.

-Red Globo. Son los Marinho, de las familias más poderosa de Brasil. Además de ser dueños del multimedio más grande e influyente en la estructura oligopólica de medios de Brasil, tienen negocios millonarios en el sector bancario, inmobiliario y alimenticio.

-FIESP. Es la Federación de Industrias del Estado de San Pablo, presidida por Paulo Skaf, amigo de Macri. Lo primero que hizo Macri como presidente fue venir a Brasil. Se reunió con Dilma, de la cual no volvió a hablar desde la posibilidad de juicio, e inmediatamente después caminó la Av. Paulista hasta meterse en el edificio de FIESP.  Skaf es parte del PMBD, quien está al frente del juicio. Representa a los empresarios más poderosos de Brasil, que son los de San Pablo. Dicen ser de la Industria pero ya casi ninguno produce: juegan con lo que ya ganaron. Apuestan al Impeachment para desregular derechos del trabajo y ganar beneficios impositivos que favorezcan a sus ganancias. Skaf tiene una clara proyección política y apuesta a ser gobernador del Estado. FIESP se hizo punto de encuentro de la manifestaciones pro-impeachment. Invirtió fortunas en sus campañas y en el cotillón de las marchas. Logró el apoyo general cuando dijo representar a la clase media ante el aumento general de los impuestos.

-Chevron, Serra y el PSDB. En 2006 Brasil encontró un yacimiento de petróleo submarino a 7000 metros de profundidad. Se estima que contiene más de 176.000 millones de barriles en crudo. Está valorado como una de las diez reservas más grandes y ricas del mundo. Se anunció al mundo en 2009. En 2010 uno de los cables filtrados de Wikileaks expuso una conversación que José Serra, senador del rancio PSDB que domina SP, tuvo con una alta directiva de Chevron, Patricia Pradal, directora de Desenvolvimento de Negocios y Relaciones Gubernamentales. Le decía: “Dejá que los del PT hagan lo que quieran, toda la cuestión de las licitaciones no van a suceder y ahí les vamos a demostrar a todos que lo que funciona es el modelo antiguo”. Petrobras, atravesado por el caso de corrupción Lava-Jato (que implica a Cunha y Lula), es una empresa semi-pública, propiedad en su mayoría del Estado, con aportes privados extranjeros. Una ley nacional de 2010 dictamina que Petrobras tiene que hacer usufructo mínimamente del 30% del Presal, como denominaron al yacimiento. Además siempre debe tener prioridad sobre otra petrolera y es la única autorizada en la exploración del yacimiento. José Serra está encargado de promulgar una ley, cuyo proyecto presentó él mismo en carácter urgente, para que se eliminen las garantías de soberanía de Petrobras sobre el Presal y así pueda ser comercializado con empresas privadas y extranjeras en su totalidad. La ley tiene media sanción en Senadores y sería una de las primeras cosas en hacerse post-impeachment.

 

Diario de la calle

La vida de la ciudad apenas se ve un poco más agitada de lo normal. La discusión del Impeachment no supera la superficialidad y el tema parece ser uno más de la agenda de la crisis. “Es complicado”, “No sé”, “No entiendo mucho”, “Es todo un desastre”, suele ser ,el patrón, aunque después venga acompañado del SÍ o el NO que el Impeachment requiere. Ya sea un sí por las ultrainvocada razón de “ la corrupción” o sea un no por un posicionamiento democrático resumido en la campaña “más amor menos golpe”.

DSCF0009Mientras en la calle reina el desconcierto de la desinformación y en los bares no se oyen opiniones tan tajantes como las que el Impeachment propone, los estudiantes secundarios marcaron un hecho histórico.

 

3 de Mayo

Un grupo de estudiantes secundaristas ocupa ALESP, el congreso del Estado de San Pablo. Exigen que se investigue a los ladrones de las meriendas y apuntan nada menos que al gobernador Alckmin y al presidente de ALESP, Fernando Capes, ambos del PSDB. Se los acusa de armar una red particular de desvío de fondos con los proveedores de las meriendas.

Viaje al futuro: los secundaristas permanecieron en el edificio cuatro días y lograron la apertura de una Comisión Parlamenta de Investigación (CPI). Los estudiantes rompen con el letargo de la sociedad paulista y radicalizan la postura que sí se ve en las manifestaciones: declaran al Impeachment como un golpe y lo comparan con la dictadura militar de 1964.

La toma del congreso fue un hecho histórico para el movimiento estudiantil brasilero. En un contexto de crisis de legitimidad y representación, un grupo de 300 jóvenes de entre 15 y 17 años decidieron tomar ALESP. Lo que significará un dolor de cabeza para los patrones políticos del PSDB en San Pablo por las investigaciones que se le abrirán a dos de sus máximos referentes: el gobernador y el presidente del congreso.

 

5 de Mayo

Una decisión del Superior Tribunal de Justicia apartó a Cunha del Congreso a una semana de confirmarse el Impeachment. Es por su implicación en Lava-Jato, el megacaso de corrupción de Petrobras que significó el punto de partida del derrotero judicial del PT, que incluso implicó a Lula.  Pero sobre todas las cosas Lava-Jato implica a decenas de funcionarios de  la oposición. Se trata de primeras líneas con serio riesgo de cárcel.  La pulseada del juicio es clave para marcar la arena del Poder Judicial y lograr amnistías a favor de los ganadores del Impeachment.

Cunha, quien es un símbolo de la crisis de representación, dado que no tiene ninguna legitimidad judicial para mantenerse  en sus funciones desde hace décadas, fue apartado recién a una semana de la definición del Impeachment. Todavía se lo mencionaba como posible presidente. Estaba luego del vice en la cadena de mando. Con su suspensión provisional Temer logró despegarse de la impresentable figura de Cunha y empezó a diagramar su gabinete.

Cunha fue reemplazado por Waldir Maranhão, del Partido Progresista (PP). En la votación en Cámara de Diputados, que se dio del 15 al 17 de abril, El PP votó en bloque a favor del Impeachment. Por sorpresa, Marnhão votó en contra. La votación salió 367 a 137 a favor del SÍ.

 

9 de Mayo

A dos días del game over de Dilma, San Pablo se despertó con la noticia de que Maranhão había anulado la votación de la cámara baja. Esto era un revés para los Impeachmentistas.

Horas más tarde ahí estaban los 50 manifestantes solitarios, conducidos por la Resistencia Paulista, como se autodenominan los acampantes de la Av. Paulista.  Más tarde serían cerca de 200 los que se juntarían a manifestarse en contra de la anulación.

La Resistencia Paulistana son un conjunto de manifestantes que hacen vela en 15 carpas desde hace semanas en favor de la separación de Dilma. Están ubicados a 10 metros del edificio de FIESP.

DSCF9705-2FIESP les animó en un principio a que acampen en la puerta de su torre. Una noche les bajaron fillét mignon y algo rico de tomar en forma de agradecimiento antes de subirse a los helicópteros. Luego de unos días les pidieron que se corrieran unos metros para no molestar la entrada. Allí hay un grupo de personas, que se dicen autoconvocadas y nunca son más de 10 en un día que pasa desapercibido. Hay tapias con distintas consignas en contra de Dilma, Lula, también de Temer, Cunha y otros. Las personas que están allí dicen que protestan en contra de la corrupción en general, aunque su animosidad es particular contra el PT.

Aseguran que con Temer seguirán allí porque están en contra de toda la corrupción.

Acusaron a Maranhão de ser contragolpista, de querer frenar el golpe.

Con el correr de las horas van llegando las personas vestidas con los colores de Brasil, dado que asumen el Impeachment como una causa nacional. Inflan a una Dilma villana gigante y algunas personas empiezan a armar un escenario en la puerta de FIESP. Cortan primero un par de carriles de la Avenida y piden sin cesar que la gente se manifieste desde los autos con bocinas. Suenan bocinas que siguen de largo.

A cien metros de ellos,  en el Mueso de Arte de San Pablo, se juntan los del NO. “Fiesta de la Democracia.” Así anunciaban la optimista convocatoria por las redes que se concretaría cerca de la noche. Un grupo de personas, que tampoco superaban las 200, en su mayoría estudiantes secundarios, defendían el mandato constitucional de Dilma. A diferencia de la ocupación de ALESP, cuando los estudiantes se expresaron en contra de golpe pero evitando apoyar la estructura del PT, esta vez hubo apoyos explícitos y cariñosos para Dilma y el PT. Había más presencias de remeras rojas, color que confronta con el verdeamarello impeachmentista en las manifestaciones.

“Fica querida” fue la respuesta a la burla de “Tchau querida”, que sonaba a una cuadra.
10 de Mayo

Presionado por su partido y sin apoyo de la cámara que empezó a gestionar su expulsión, Maranhao revocó la anulación que había agitado el día anterior los ánimos paulistas. Todo volvió atrás en menos de un día y el proceso de Impeachment seguiría su curso en el Senado como estaba previsto.

En San Pablo y otros 14 Estados hubo cortes de calles y rutas.

DSCF9720-2

11 de Mayo

La sesión arranca a las 10 AM y se transmite en vivo por youtube . Al costado de la transmisión de Senado TV se da una ciberbatalla con consignas increíbles. Hay un mensaje que cada cinco segundos se repite: “Bolsomito Presidente 2018”, acompañando de banderitas verdeamarelas y un arsenal de emoticons. Jair Messias Bolsonaro (Partido Social Cristiano – PSC), quien evocó al torturador de Dilma Rousseff en la dictadura militar cuando votó a favor del Impeachment, tiene un equipo de trolls que lo ponen a la altura de un mito viviente.

Ese es solo uno de los mensajes que bombardean el chat con un espíritu de énfasis desopilante. La apariencia virtual resulta de una brutalidad radical que no se traduce en el cara-cara. Lo mediatizado funcionan a un ritmo y lo directo a otro.

Cuesta traducir ese apoyo y furor fascista de los youtusers en calle de San Pablo, pero el poder es real: Bolsonaro es parte de la bancada BBB: Boys (agronegocio), Biblia (religiosos) y Bala (fuerzas armadas).

Bolsonaro es un fiel representante de la B de Biblia y de la B de Bala. Es uno de los 75 diputados religiosos, liderados por la Iglesia Universal, que utilizan la fuerza de convocatoria de las iglesias que ellos mismos dirigen, la mayoría evangélicas. Llevan adelante un plan de acción contra los derechos civiles conquistados. En nombre de la defensa de la familia apuntan a retroceder y frustrar derechos civiles que están tomando cada vez más fuerza, tales como el matrimonio igualitario, la fertilización asistida, el aborto legal y la diversidad de género. 75 de 513 diputados tienen estas prioridades en la cámara.  Son los que votaron a favor del Impeachment en nombre de Dios y las falsas ideas de familia, gente honesta, decente y trabajadora. Cunha (PMDB) es uno de ellos y representa estos intereses de forma directa.

Bolsonaro también está en la B de Bala. Es militar. Defiende abiertamente a las FFAA, la dictadura y los torturadores. No solo vela por el blindaje judicial de la clase militar, que nunca sufrió al Tribunal Superior de Justicia, sino que son los promotores de la mano dura y la baja en la edad de imputabilidad. Se trata, sí, de intereses clasistas a través de la criminalización de la pobreza, pero concretamente tiene que ver con que familias de militares manejan el negocio de las armas en Brasil. Manejan actualmente proyectos en el senado para desregular y flexibilizar la comercialización de armamento.

Los apoyos virtuales a Bolsonaro en la transmisión de la sesión fueron interrumpidos por las palabras de uno de sus socios en la bancada, Ronaldo Caiado (Demócratas), que representa a la B de Boys. Los Boys son los cowboys de Brasil, los latifundistas del Sur que explotan el modelo sojero al mango, deforestando la Amazonia contra ambientalistas, comunidades indígenas y cualquiera que se les ponga enfrente. Son una topadora.

El año pasado consiguieron desbloquear un viejo proyecto de ley paralizado desde el 2000, que dispone a los territorios indígenas ante sus intereses. Tienen una carpeta entera de medidas para concretar luego del Impeachment. Esto no significa que a los Boys les haya ido mal con Dilma: el PT fue su cómplice y dispuso gente dentro de su gobierno que respondía a sus intereses, como Kátia Abreu (PMDB), condecorada por ambientalistas como Miss-Deforestación.

Ante el contexto y la oportunidad de seguir creciendo, Kátia será reemplazada por Blairo Maggi (PMDB), gobernador de Mato Grosso y posible ministro de Temer. Es la carta ganadora de los señores rurales en el nuevo Ejecutivo. Maggi tiene sus propias razones: es el mayor productor individual de soja del mundo y maneja el 22% del negocio en su Estado.

DSCF0178Caiado, uno de los Bois fuertes del momento, dijo a poco de iniciarse la sesión: “Hoy en Brasil estamos interrumpiendo el proceso que se quiso desarrollar en Venezuela y Argentina.”

Caiado asume la operación lisamente. Menciona a los dos países más citados a la hora de considerar el contreejemplo de lo que busca la derecha tradicional latinoamericana. La antimoda tiene ida y vuelta con EEUU: hasta Donald Trump lo usó para vaticinar el apocalipsis. No son menores  los intereses de los magnates yankees en el golpe brasilero: Monsanto (soja) y Chevron (presal) siempre están.

Los gobiernos progresistas que se citan están perdiendo hegemonía después de más de una década de triunfos electorales. En todos los casos están perdiendo apoyo popular. En Argentina, incluso, perdieron las elecciones.

Pero en Brasil no: el PT ganó.  Lo hizo por muy poco, se impuso ante al PSDB en un ajustado balotaje.  Para eso se alió con el PMDB: la derecha conservadora que hoy cierra filas con sus mellizos del PSDB.

El golpe fue provocado por un grupo de políticos que representan los intereses de un minúsculo sector de la sociedad, a los que el PT eligió como aliados. Eso no quita que los políticos que  gestionan el golpe estén asociados en gran cantidad a numerosas causas de corrupción y respondan a las clases de los Golpes de Estado.

Cuando la democracia no funciona para los que deciden, las urnas dejan de ser tan importantes. A menos de un año y medio de ser reelecta, Dilma fue apartada de su cargo. Con una sociedad sofocada por la crisis económica global y financiera que compromete el bolsillo de la clase media y aplasta lo que queda atrás, lo que  parece tambalear no es el gobierno de Dilma, sino la legitimidad del sistema.

 

12 de Mayo – Resultado

A las 6 30 AM terminó en Brasilia la sesión en el senado. La votación salió 55 a 22 a favor del golpe.

Conclusión: Dilma es apartada y Temer, a quien solo un 2% de los brasileros votaría en unas elecciones como presidente, es el nuevo presidente de Brasil.

San Pablo, mientras tanto, sigue en funciones.