“Un testigo vio correr a un pibe desesperado”

A continuación, se reproduce el testimonio completo de Vanesa Orieta, hermana de Luciano Arruga, desaparecido durante cuatro años. Es una conferencia de prensa realizada el 18 de diciembre de 2014, en el CELS, a dos meses de la aparición del cuerpo. Se cita dos nuevos testimonios en la causa: uno que vio a un chico correr desesperado y otro que vio a un patrullero a la hora, y en el lugar, del asesinato. Exigimos reproducción fidedigna de las declaraciones, la mayor cantidad posible, en la mayor cantidad de lados posibles, porque creemos que la verdad es la de los familiares.

Buenas tardes a todos, gracias por estar, por acompañar, esta conferencia de prensa, como bien dice Horacio, va a tratar sobre los últimos avances de la investigación. Nosotros creeíamos justo tener esta conferencia antes de fin de año. Sabemos y reconocemos la repercusión que tuvo la aparición de Luciano el 17 de octubre. Tuvo la repercusión que no tuvo nunca este caso.

La idea es un poco avanzar en estos dos meses de la familia y que ustedes entiendan que la necesidad de tomarnos este tiempo, reflexionar sobre los avances, de leer y releer las pruebas, tiene que ver con dar la información de una forma certera y entendible para todos ustedes. La familia sigue denunciando el accionar de la Policía Bonaerense. No ha cambiado nuestra denuncia. Nosotros no hablamos de que Luciano murió en un accidente automovilístico. Nosotros decimos que Luciano llegó a ese lugar de una forma que la Justicia tiene que investigar. Y también decimos que Luciano no cruzó por motus propio la General Paz esa madrugada.

Es la Justicia, por supuesto, la que tiene que determinar qué ocurrió durante esas tres horas previas a que Luciano apareciera, a las 3 y veinte de la madrugada del 31 de enero. Qué pasó en esas tres horas en que nosotros denunciamos la desaparición de Luciano. Cuando Luciano aparece y nosotros empezamos a tomar declaraciones de esas pruebas, las anteriores, las que surgieron de esos cuatro años de investigación, vuelven a cobrar fuerza. Lo que hacen es endurecer aún más nuestra hipótesis. La Policía, al menos, actuó como cómplice. Para nosotros siguen siendo los responsables principales de todo lo que Luciano vivió esa noche.

Un testigo que estuvo en el accidente lo que habló es que ese día vio correr a un pibe desesperado, como escapando de algo. El abogado, Juan Manuel Combi intentó hacer entender esta situación a través de otro caso: el caso de Ezequiel Demonty. Ezequiel Demonty no se tiró al Riachuelo porque se quiso tirar: a él lo obligó la policía a tirarse al Riachuelo. Nosotros queremos saber, con nombre y apellido, quién obligó a Luciano a cruzar la General Paz, esa madrugada. Este dato es sumamente importante. El testigo dice que vio correr a un pibe desesperado. Pero lo que pone más en duda el rol de la Policía bonaersense es que otro testigo sitúa a un patrullero de la bonaerense en el lugar del hecho, a la hora del hecho. Este es otro dato importante. Anótenlo. Se indica que un patrullero de la bonaerense, esa madrugada, a la hora del hecho, estuvo en la colectora al costado de la General Paz. La pregunta es, la que se haría cualquiera de nosotros, la más lógica: habiendo estado ese patrullero en ese lugar, habiendo tenido conocimiento de que fue un accidente, por qué si fue un supuesto accidente a la familia no se le dio conocimiento de ese hecho. De ese hecho que había ocurrido tan sólo a veinte cuadras de mi casa.

Y si uno relaciona este hecho con los anteriores, realmente empieza a entender, la gran situación que estamos denunciando. Esa noche, los patrulleros especialmente del destacamento de Lomas del Mirador, no pudieron dar cuenta del recorrido de sus móviles en horarios cruciales. Tampoco pudieron dar cuenta de qué hicieron durante una cantidad de horas determinada en un predio llamado Monte Dorrego, en un descampado. Más datos que se unen a lo que teníamos, con estos hechos finales, es la prueba que se ha hecho sobre el libro de guardia del destacamento. tachaduras, borraduras. Tenía enmiendas, hojas arrancadas. Es un libro importante que registra los nombres y apellidos de las personas que son detenidas. Esa noche Luciano fue secuestrado: eso lo denuncia la familia. Pero esto lo denuncia la familia porque tiene pruebas importantes.
Es ahí donde yo les pido que salgan a preguntar a aquellos que tienen que dar las respuestas en democracia. Por qué los libros fueron adulterados. Por qué los patrulleros no registran sus movimientos. Por qué los patrulleros se mantuvieron en un lugar descampado donde no tenían que estar y donde no pudieron explicar por qué estuvieron. Todo esto hay que ir a buscarlo. A todos ellos les tienen que ir a preguntar por qué en esta causa existen tantas irregularidades.

Para nosotros no se informó esto porque ellos son los mismos que llevaron a Luciano a ese lugar. Hay datos de ese momento que no están, que se extraviaron, que se perdieron, que son pruebas muy importantes para la causa. Por ejemplo, las zapatillas de Luciano, que podrían determinar cosas importantes. Cómo Luciano llegó a ese lugar tan inaccesible. Tuvo que tener un recorrido dificultoso hasta llegar a este lugar. Esas pruebas no están. Esto sigue hablando de que Luciano fue desaparecido por el conjunto. Es difícil para nosotros, y en este tiempo, se ha hecho mucho esta pregunta: ¿qué hipótesis maneja la familia sobre lo que pasó en esas tres horas?

Nosotros no vamos a entrar ahí porque es un dolor insoportable entrar a imaginar qué fue lo que sufrió Luciano. De algo estamos seguros y lo vuelvo a afirmar en esta mesa, la Justicia tiene que investigar a la Policía bonaerense, a los funcionarios judiciales que no escucharon a la familia, tienen que ser condenados porque les hemos presentado lluvia de enjuiciamiento y ellos entorpecieron esta causa. Y recordarles que en esta causa esta familia denunció desde primer momento a la Policía bonaerense, y que fue la fiscal Roxana Castelli, a la que pedimos lluvia de enjuiciamiento, la que entregó esa misma investigación a la Policía Bonaerense.

Pedimos a la hora de informar sobre esta causa, recordarles nuevamente que nosotros no avalamos la teoría del accidente. Por eso le pido a aquellos periodistas que escribieron en algunos medios de comunicación, por respeto a la familia y a la causa, no entrecomillen titulares como “murió en un accidente”. O se hacen car o no se hacen cargo. Encomillar un título de una nota es mezquino. Hace un daño terrible y, por sobre todas las cosas, lo que genera es que la sociedad no pueda saber cuál es la verdad de esta causa.

Del mismo modo les pido que si vuelven a escuchar la teoría del accidente de boca de algún funcionario, como fue del funcionario Telerman, o el mismo Ministrio de Justicia Casal, si vuelven a escuchar que esta causa se trató de un accidente, le recuerden que hay un pibe testigo que vio correr a Luciano corriendo desesperado y otro que ve a un patrullero. Y recuérdenle, de paso, la serie de irregularidades que se llevaron a cabo en el destacamento de Lomas del Mirador. Y recuerdenlo por sobre todas las cosas por sus hijos porque si realmente quieren vivir en un país democrático donde el derecho de las personas se respete empiecen a exigir respuestas. En aquellos que se encargan de generar estas políticas asesinas. El castigo materiales, políticos y juficiales. Muchas gracias nuevamente.

Duele mucho que la presidente no hable de esta problemática.
Porque son los mismos que hablan de los compañeros que desaparecieron en la dictadura.
Cómo no va a doler cómo matan a los pobres, nuestros hermanos, nuestros parientes.
Está claro que son responsables también.
Está claro que de ella también estamos esperando una respuesta. Queremos que la presidenta hable de lo que está pasando con los jóvenes en nuestros barrios humildes. Pero queremos por sobre todas las cosas que ella y todos los funcionarios políticos
empiecen a hablar de quienes son los que generan la inseguridad en nuestro país.
Que empiecen a hablar de la Bonaerense y de la Federal como los personajes que controlan, la venta de drogas, de armas y compran pibes para robar.
Queremos que hablen de esa inseguridad.
Sí, queremos la respuesta de todos.
Y si no empiezan a hablar todos, la historia los pondrá en su lugar
Y va a ser muy doloroso para ellos que ese lugar que estuvieron era un lugar de cómplices o de cobardes.