“Para la policía acá los pibes son nada”

Palabras con todo el amor y la bronca de la madre de Kafé González. Se cumple un año desde que el policía Horacio Gómez lo mató de un disparo en la nuca.

Por Miriam Pereyra

Hoy 16 de agosto hace 12 meses que murió mi amado hijo. Hoy 16 de agosto es un día en el cual debo hacer un gran esfuerzo para mantenerme en pie… Debí luchar entre quedarme en la cama o levantarme, es un día en que nada tiene sentido para mí. Es un día en que la angustia y el dolor por la ausencia de mi amor me paralizan. Me acosté llorando y así me levante, siento el dolor comiéndome las entrañas, siento bronca, dolor, angustia, tristeza, tristeza, mucha tristeza. Estoy haciendo la misma pregunta de siempre: ¿por qué?, ¿¿por qué??. Pero acá estoy, luchando contra el dolor, contra el miedo de saber que no abrirá mi puerta, que no lo veré llegar con su sonrisa, con su alegría, que el 21 de agosto no me dirá “¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS MAMI!!”. Hoy es un día de lucha, de lucha contra la depresión, de lucha contra las ganas de morir, ¡¡porque hoy quisiera estar muerta!!, hoy mi máscara de fuerte se desarmó, hoy no puedo pintarme una sonrisa. Soy una madre llena de dolor, los recuerdos hoy me castigan sin piedad, los recuerdos de aquel maldito día 16 cuando él murió. Los recuerdos llenos de alegría, de amor, de ternura, de sentir su calor, su voz, su risa, aquel último 16. Nunca más lo olvidaré. No podré festejar mi cumpleaños… ¿¿como podría??, si ese día 21 de agosto también me recuerda el final de la vida de mi hijo. Nadie podría imaginarse el dolor que siento hoy. Recuerdos…recuerdos… destruida, destrozada, recordando a mi amado hijo en un cajón. Recordando a mi amado hijo. Hoy voy al cementerio, porque hace 12 meses que mi amado hijo murió. 12 meses que el policía Horacio Gómez le quitó la vida a mi hijo de 17 años, le disparó en la nuca. Lo mató como si fuera nada para él. Para él era nada, para la policía acá los pibes son nada. Ellos les disparan cuando quieren, los matan cuando quieren, la policía tiene derecho a todo. Somos pobres y yo creo que tampoco existe la Justicia para los pobres. Horacio Gómez mató a mi hijo Walter Alejandro Gonzalez, si la Justicia existiera él tendría que estar pagando por la muerte de mi hijo.