Con el corazón en el escenario

En la dura carrera por pegarla en el rock, los recitales son clave. Las experiencias de cada banda se cruzan en la calle y en los escenarios. Los músicos de Josefita en charla del under cuentan cómo es pensar con lógica cada recital y vivirlo.

Viste que hay algunas cosas que la gente naturaliza. No sabemos por qué. Te agarran y te dicen plantá un árbol, escribí un libro, tené un hijo; y si grabaste un disco, salí a presentarlo. ¡Ah, pero claro, que boludés! Bueno, algo así me pasó la semana pasada, tengo una banda y grabamos el primer disco. Toda la felicidad junta, imagínate que ves ahí meses de esfuerzo condensados en una cajita. Pero lo ves, sonreís y decís: ¿Y ahora qué?

Fotos: Nos Digital
Fotos: Nos Digital

Las pasiones del futbol y del rock se tocan, por eso también tenemos un equipo de futbol y tomando una cerveza después de un partido en el que ganamos, conocí a El Agu. A través de él, unos días más tarde me junté con el resto del equipo: Pablo, Juan Ignacio, Fernando, Chuky, Agustín (si, hay dos) y Santiago. Todos ellos son Josefita.

Los pibes están en una situación bastante parecida a la nuestra, pero mil pasos más adelante. Tienen otros años también de camino transitado, arrancaron a tocar juntos en el verano del 2005 y un año después ya presentaban “Bailes de potrero”, el primer material de la banda. Está chequeado que la presentación era bastante diferente a lo que hacen ahora, pero hay algo que las iguala siempre, el corazón saliéndose del pecho cada vez que pisas el escenario. En ese punto estamos todos iguales.

***

“Dejando atrás las estrategias, creyendo que lo que importa es sentir. Si siempre respiramos Sur… ¿Qué otro Norte podríamos tener más que cumplir acá los sueños que acá nacieron?”.

Fui hasta el barrio de Lugano, los pibes tienen sala propia desde hace unos años que a veces sirve para ensayar y otras para charlas como esta. Les doy una copia del disco que acabo de sacar, ellos me responden con una copia de SUR, el nuevo disco que en marzo presentaron oficialmente en Niceto y la conversación pinta casi naturalmente.

Desde la primera vez que se subieron al escenario las cosas un poco cambiaron “Nosotros empezamos la banda de cero, sin ideas de difusión, sin idea de prensa, sin nada. Averiguábamos dónde se podía tocar, conseguíamos una fecha e íbamos a tocar”. En ese momento el “nosotros” eran pibes de unos veinte y pico que arrancaban sin casi experiencia en otras bandas, poco se sabía de ideas para producir un show, así estoy yo, pero las cosas para ellos estaban cambiando.

Cuando arranca la ronda, tiran un par de chistes mientras ven las fotos de uno que por fin se hizo un Facebook. En los show parecen mucho menos jodones, les digo. La respuesta me hace sentir medio boludo: “Con el tiempo nos fuimos metiendo en un discurso o en lo que quería decir la banda y por eso por ahí en el momento del escenario elegimos más lo que queremos transmitir, entonces hay cosas que preferimos correrlas simplemente porque estamos eligiendo lo otro”.

josefita3Es que claro, ahora al momento de plantarte a tocar, las cosas se construyen desde otro lado. Un show es parte de la identidad de la banda y cada cosita que vemos y todas esas que a veces ni siquiera notamos como importantes, hacen a que las cosas tengan un sentido. Anoto en un cuaderno que le saqué a mi hermano la palabra “coherencia” bien grande. ¿Cómo se hace para mantenerla? A veces la guita, la oferta y las condiciones mucho no ayudan, uno suele chocarse con bastantes paredes.

Primero, me dicen, elegimos el lugar: “Para las bandas del under es algo difícil salir de tu zona, cuesta un montón sacar a la banda a tocar a otro barrio, a otro lugar y que los familiares y amigos o la gente que te acompaña pueda ir”. Y si, es una apuesta salir a rotarlo por diferentes lugares, esa es la idea de presentación que tienen durante el año, pero arrancaron en Capital y como nosotros también somos de acá, me tiran un par de puntas copadas.

“Yo creo que lo que buscamos es estar cómodos nosotros y que esté cómoda la gente, desde el lugar físico, las formas de llegar y demás. Lugares hay, lo que a veces te acota son las condiciones que te ponen o el lugar donde están, entonces uno tiene que tratar de promediar todas esas cosas, de ver lo que más conviene y a qué costo”. Pará, pará, pará maestro, son demasiadas cosas. Vamos por parte porque sino cuando agarre el cuaderno y le quiera contar a mis compañeros de banda no voy a entender un carajo.   

El problema principal siempre, siempre es la guita. Parece que está ahí diciéndote “ojo che, que no podes hacer todo, necesitas más de estos violetas campeón”. Tenemos que empezar por la platita para ir en búsqueda de un lugar, ellos también coinciden en este punto: “A veces la plata es un gran condicionante, hoy por hoy todo corre por cuenta y cargo de la banda, especialmente cuando venís laburando desde abajo y es todo a pulmón”. Es verdad, el que sabe, sabe. Lo bueno es que lo que vas generando siempre se vuelve a reinvertir en la banda, sirve para seguir proyectando.

Igual, aunque la reinviertas a veces no alcanza para llegar a tocar donde te gustaría. “Hay lugares a los que sólo te cuesta mucho llegar y con productora te puede salir bastante más caro de lo que sale”. Esto achica bastante nuestras posibilidades, porque la verdad es que guita de sobra no tenemos. Además a muchos de esos lugares tenés que reservarlos hoy para poder ir a tocar a fin de año. Hay bastante bandas girando, lo que es buenísimo, pero la demanda de espacios es muchísima, a esto le sumamos que ya no se vive de vender discos y lo que las bandas pueden juntar se consigue casi exclusivamente de los shows, entonces hay que salir a tocar y tocar.

Seguimos pensando cómo carajo buscar el mejor lugar y empiezan a aparecer otras cosas que tenemos que tener en cuenta. ¡La puta madre, era difícil esto de salir a presentar el disco! Los pibes me preguntan cuánta gente llevamos. La verdad es que no se, estamos arrancando. “Hay abismos en la escala de lugares por la cantidad de público”, me aclaran y recién ahí entiendo la pregunta. La movida es que las capacidades están muy lejanas una de la otra en la oferta que hay. Es una cagada, porque no siempre las bandas están preparadas para dar esos saltos.

josefita4Por otro lado, para sumar a las complicaciones y seguir anotando en el cuadernito hay también abismos en la calidad de los lugares y la verdad es que ya lo dijimos, el show es parte de la identidad de la banda, y para presentar un disco tenes una oportunidad, un tiro que le tenés que dar si o si. “Es muy difícil el panorama en Capital, más que nada es difícil por esto que decíamos de querer mostrar tu obra, tu trabajo de la mejor manera. A veces es complicado porque el sonido no es el mejor o el espacio para ubicarnos nosotros, que encima somos bastantes, no alcanza bien. Hay muchas cosas que tenés que tener en cuenta que hacen a que no puedas transmitir tu mejor show y esto lleva a que haya pocos lugares para elegir”.

Los pibes frenan la charla y me hacen una aclaración: “A veces también tocamos en lugares en los que priorizamos la causa o las ganas de estar, por el compromiso o por llegar a ese lugar o por lo que sea y las condiciones no son las mejores”. Valía la pena que remarquen ese punto, hay toques que los encontraron armando el escenario con cajones de birra y tablones y fueron hermosos. Pero cuando querés presentar un disco que hace meses venís laburando intentás que esté a la altura de todos esos huevos y ganas que le pusiste. A alguien le va a llegar, la música vive girando incontrolablemente y ahora está ahí escuchándote en vivo y es tu momento de generar el lazo. Ese es el sueño, por eso te subís al escenario dicen “que la música pueda viajar a través de Internet en lugares que ni nos imaginábamos y nosotros después ir a concretar el encuentro”.

josefita