Se derrite

Se derrite el hielo entre mis manos aceptando el galanteo de tus dedos.
La sensualidad del coqueteo, mi sexualidad, tu coqueteo…
La delicadeza de tus roces. El deleite, la suavidad, la blandura que producen en mi cuerpo…
La piedad que me transmite tu mirada, su caridad adherida a mis entrañas.
Tus labios tallados por mis besos, perfectamente encajados en mi aliento.
Nada sobra entre las bocas, nada queda, nada falta…
Inmortalizamos el momento.
Mi eternidad se dilata algunos latidos más.
No siento más que las palpitaciones de tu pecho.