Dale y dale, Sambara!

Sambara, esa fusión de instrumentos, sonidos y energías que suman mucho más que seis, despide un año de encuentros y música en el Marquee el 28 de noviembre a las 21hs. Antes de la grabación de su próximo disco, prometen una noche de rock y fiesta, y un invitado de lujo: Javier Malosetti.

Fotos: NosDigital

Casi no interesa que sea de madrugada, en realidad tannn tannn de madrugada no es, son las 10.00 de la mañana, ¡PARA CHE, PERO ES SÁBADO! Y ayer nos fuimos de fiesta. Casi no interesa el sueño, el bondi que tardó una eternidad, ni mis lentes negros encastrados a las ojeras. En realidad, me importaban hasta que llegué y me di cuenta que los que habíamos salido la noche anterior éramos varios. Es que Sambara por estos días anda articulando su tiempo entre ensayos, entrevistas, radios y la vida de jóvenes que el promedio de 22 años los invita a disfrutar.

Hace un tiempo los conocimos escaleras arriba en un bar de San Telmo y nos abofetearon con un torrente de energía que parecía rebotar en las paredes y regresar al escenario duplicada mientras viajaba entre el público, el agite y los globos para volver a entrar en los pibes por la boca del megáfono que hacia vibrar el ambiente.

Nada cambió. Volvemos a vernos y otra vez ellos, que son Sambara y que también son Federico Schujman en voz y guitarra acústica, Gabriel Kerman en guitarra y coros, Andrés Elijovich en piano eléctrico, guitarra y coros, Marcos Lorenzo en sintetizador y coros, Ariel Schujman en bajo y coros y Julián Malosetti en batería y percusión, vuelven a erizarnos la piel y a ponernos a cranear lo simbólico de su nombre, ese rey de la mitología hindú que se apropió de sus cuerpos en medio de un ejercicio vocal que los hacia cantar “Sambarabo, sambara esto, sambara algo,¡SAMBARA!” Claro, entendiste bien, primero jugando eligieron el nombre y después se enteraron lo que significaba cuando ya estaban entregados y poseídos por la música.

Es que ellos, arriba de las tablas se transforman y el show llega para recordarnos que lo que importa es el vivo, ¡Sí, importa estar vivos!, movernos, contagiarnos, cantar, gritar y participar del ritual que invita a ponernos máscaras mientras danzamos sin vergüenza casi escondidos tras el plástico coloreado que el hilo de oreja a oreja sostiene. Ya realmente no importan las ojeras ni las ganas de estar en la cama, estos pibes te obligan a moverte, cada vez más convencidos de que la invitación para el 28 de Noviembre en el Marquee promete una expansión de vibraciones desde el escenario hasta el ultimo del público. Sambara junto a Javier Malosetti como invitado de lujo cierra el año a lo grande. Mientras tanto, quedan algunos días para descontracturar el cuerpo y llegar dispuestos a sumarnos a una verdadera fiesta.