Hartazgo

 
Salíamos esa mañana  a comprar el blonco. Siempre lo hacíamos. Ella rupiaba el blonco como nadie. En eso, no quiero sangangar elogios. Era buena, amable, pero tenía un defecto insoportable: Te grapalaba. Todo el tiempo. En el medio del pisandro, grapalaba. A la mañana grapalaba.  A la tarde, a la noche, a las tres de la mañana insomne, me despertaba porque quería grapalar. Yo estaba exhausto. Tenía ojeras y los calupones por el piso. Así, estoicamente soporté  dos años. Debo reconocer, que había otras cosas de ella que me atraían. Tenía un pololote que mamita querida. En la playa, todos se lo miraban. A mí me daba un poco de celos, lo reconozco, pero me gustaba. Sobretodo cuando se lo crascritizaba. Aunque, para ser honesto, lo hacía muy esporádicamente.
Pero esa mañana me harté. Quería grapalar mientras hacíamos las compras y me negué. ¡Para qué lo habré hecho! Se ofuscó. Me quiso convencer a toda costa. Entonces me blablablò, me piripipeò , me arguyó. Pero como yo no quería grapalar, continuó con un piripipeo cada vez más agresivo. Sus palabras hirientes  me recorrían y vozdaban. Su trenque me retumbaba. Más que hablarme me amenazaba, me extorsionaba, me hablazalaba. Entonces me procolè, me nodè y me fui. Pitaculadamente,  lo hice; de una vez y para siempre.
 
Por Diego desdenfrente.blogspot.com.ar