El rugido de Catnapp

Amparo/Catnapp juega a ser varias y se nos escurre entre los dedos. Su mirada inquieta nos confiesa en cada instante que esta felina encontró en la música su selva madre. En charla con NosDigital, habla de sus inicios como DJ, del descubrimiento del drum and bass y de la fusión y la experimentación constante.

[imagebrowser id=6]

Tengo la suerte, o no por estar influenciada, de conocerla hace tiempo. En otro juego, otro ambiente, en un lugar mas frívolo que nos metía tras un escritorio a cumplir un horario haciendo cosas que no nos gustaban. Solíamos hablar de sueños, de proyectos. Amparo nunca se quedaba quieta; hay manías que nunca cambian. Hoy, ella se mueve imparable con su música, como alguna vez charlamos papelerío de por medio.

En esa otra vida, de escritorio y pantalón de vestir, Amparo era ya Catnapp, ya le corría por la sangre alguna sustancia extrañamente felina que terminaría de transformarla. Desde siempre pensé: “esta mina es diferente”; ahora, años más tarde en su casa de Belgrano donde la calle se hace fin contra las vías del tren, lo vuelvo a pensar y lo confirmo.

Aunque aclara que hizo música desde siempre, la historia arrancó como DJ. “Empecé a estudiar en Sónica. Terminé y empecé haciendo electro. Hice minimal, tech house y después tuve una bandita de pop que se llamaba Ballotage”.

Hasta ese momento, la música caminaba por dos caminos simultáneos pero paralelos. Se fusionaron el día en que por una sesión de fotos, llegó a la Fiesta +160 de Drum and bass, un tipo de música electrónica nacido en los ‘90. “Fui ahí y flashé. Dije ‘wow, esto lo re quiero hacer’. Mezclar mi voz con esto, fusionar dos cosas que ya hacía que eran la música electrónica y cantar”.

Desde ese momento, nos damos cuenta que lo que quiere hacer, lo hace. Catnapp confiesa que le cuesta delegar, por eso se pone objetivos, se sienta, aprende y lo logra. Esta vez, no fue la excepción. “Me senté en mi casa y traté de hacer drum and bass. Hice tres temas, una mierda, una mierda, una mierda, hasta que uno salió. Me compré una compu para poder hacerlo bien, descubrí que tenía un micrófono interno y ya está. Gol. Empecé a grabar con eso, los primeros temas los hice con el micrófono de la computadora y a partir de eso empezó a desarrollarse y mutó a algo que ya no es drum and bass, es otra cosa que ya no sé qué es”.

Después de cuatro discos que nos muestran diferentes estilos es difícil poder encasillarla. Tampoco le interesa, mientras lo que surja sea ella misma. Amparo, Ampi, Api, Cat o Catnapp son muchas personas en una sola y eso se refleja en su trabajo. “El último disco es súper ambivalente, son como dos personalidades en una. Yo tengo esa movida, tengo como dos siempre. Dos metas, dos ideas. Soy bipersonalidad. La música que hago es totalmente honesta. Hasta hace muy poco me costaba inventar un tópico que no sea real, siempre es algo que me haya pasado. Lo que yo hago lo escuchás y es totalmente yo, estoy expuesta ahí para que lo escuches”

Autentica en el escenario y autentica ahora en esta charla, reconoce su crecimiento, pero siente que tiene un techo. ¿What the fuck? Sí, ella canta en inglés y no le llama en absoluto por el momento hacerlo en castellano. “Más allá de que a la gente le gusta la música, o cómo suena, o lo que sea, la mitad o más de la mitad no la entiende y más cuando estás en vivo que a veces ni en castellano se entiende. Entonces no les termina de llegar del todo, como que la persona no se identifica tanto”

En inglés o en castellano, sube al escenario y se transforma en una energía abrumadora y eso contagia, te invita a mover el cuerpo y hasta los labios murmurando algo que creemos entender. ¿Qué importa el idioma si la música llega? “El escenario es la comodidad infinita. Lo que más disfruto hacer, me sale un personaje que soy yo en realidad, pero que por ahí en al vida no está siempre latente ahí exteriorizado”.

Amparo/Catnapp/Amparo se va mostrando de a ratos diferente. Siempre sonriendo, sin dejar que se enfríe el mate, con su gata tatuada en el brazo, que ahora duerme en la silla. Llega el 30 de Junio con su música a la Fiesta Trauma en Córdoba, y proyecta seguir creciendo, seguir tocando y que se sigan escuchando sus discos. Todos se pueden descargar gratis; nuevamente sonriendo dice: “El que quiere comprar un cd lo hace por fetiche, no para escuchar la música. La música está en internet y me gusta regalarla”.

La música de Catnapp en:

http://www.catnapp.com.ar/
http://soundcloud.com/catnapp
http://www.myspace.com/catnapp