“Hay que cambiar la metalidad desde abajo para crear un futuro mejor”

Hugo Tocalli se cansó de “la asesina” Primera División y decidió volver a lo suyo: formar pibes. Asumió como coordinador de Inferiores de Argentinos Juniors, el semillero del mundo, donde su función es “bajar una línea”. ¿Cuál? “El resultado no importa. Hablé con todos los técnicos y de lo único que no se habló es del resultado. Acá lo único que interesa es el progreso de los chicos, que aprendan”.

Es como una novela de amor. Son dos caminos que se cruzan en el momento justo, hechos el uno para el otro. Por un lado, Hugo Tocalli, especialista en la formación de jóvenes futbolistas, mano derecha de José Pekerman y luego cabeza de grupo en el exitoso ciclo en los seleccionados argentinos juveniles de 1994 hasta su salida de AFA en 2007, ciclo que le dio seis títulos Sub-20 a la Argentina. Tocalli, cansado tras su incursión en el fútbol de Primera de acá y de Chile, buscaba volver a lo suyo. A los juveniles. Por el otro, Argentinos Juniors, el semillero del mundo, el dueño de esas tierras donde gastaron la suela izquierda Maradona y Redondo, esas donde Borghi aprendió hacer su rabona, donde Riquelme y tantos más aprendieron a pisar la de cuero, se había quedado sin coordinador de Inferiores luego de que Adrián Domenech decidiera irse a River. Así, entonces, por decantación, por necesidad, esos caminos se unieron. Y desde el 3 de abril, Hugo Tocalli ya está sembrando La Paternal a la espera de que asome la cabeza otro pichón que pinte para crack. “Acá proyectas, mirás a futuro y tenés un objetivo. En Primera debés ganar ayer para mantener tu cargo mañana. Es tan injusto como incorrecto. Así está el fútbol. La Primera División siempre fue un poco así, pero hoy está más asesina que nunca”, cuenta tras sus primeras horas en su cargo.

-¿Por qué volver a dirigir juveniles?
-Me gustó el proyecto. El año pasado estuve parado, tuve la posibilidad de irme afuera y no quería. Este año lo mismo, me llamaron desde Argentinos Juniors por un proyecto de tres años de trabajo para estar con los juveniles y realmente me gustó el hecho de volver a estar con juveniles, viendo como está todo. La propuesta me interesaba.
-¿Qué lo sedujo?
-El presidente y el vice me dieron total libertad de acá a tres años. No hay muchos clubes que te atiendan así, que te dejen trabajar, proponer una idea y darle para adelante. Ellos quieren que todos los jugadores sean del club y yo quiero lo mismo. Argentinos siempre fue el semillero del mundo, estaba en ese camino y nosotros lo vamos a profundizar. Acá el único plazo es el del contrato, no hay presiones.
-¿En Inferiores, qué importancia tiene el resultado?
-El resultado no importa. Hablé con todos los técnicos y de lo único que no se habló es del resultado. Acá lo único que interesa es el progreso de los chicos, que aprendan.
Cómo hacer para luchar con los intereses que rodean a los jugadores, en particular a los juveniles. Es difícil limpiarle el camino a los chicos. Nosotros hablamos con ellos, los concientizamos pero más no podemos hacer. Sabemos que están rodeados de un montón de cosas que son nocivas para ellos (representantes, intermediarios, etc) pero sólo podemos hablar de lo que pasa adentro de la cancha. Ojo, atendemos a sus pedidos. Pero no podemos interceder.
-¿Qué diferencias hay entre trabajar con profesionales y juveniles?
-Uno tiene que pensar que es un formador. En Primera División tenés que elegir y ganar el domingo. Esos son los problemas que hay en eso. Acá proyectas, mirás a futuro y tenés un objetivo. En Primera debés ganar ayer para mantener tu cargo mañana. Es tan injusto como incorrecto. Así está el fútbol. La primera división siempre fue un poco así, pero hoy está más asesina que nunca.
-¿Te asustó la presión?
-Los resultados te exigen en todas partes. Siempre debés estar pendiente. No hay otra cosa, ni proyecto, ni poner cinco pibes en Primera, lo único que importa es el resultado. Es así el fútbol y es por una de las cosas que decidí volver a los chicos. Hay que cambiar la mentalidad desde abajo para crear un futuro mejor.
-¿Cuál es el trabajo de un coordinador?
-Yo voy a coordinar todo el fútbol amateur de Argentinos Juniors, desde la Reserva hasta la Novena. Nuestra intención, nuestro deber, es bajar una idea. A eso es a lo que vamos a apostar. En el término de los tres años vamos a tratar de pasar del 70 al 100% de juveniles en el plantel de Primera de Argentinos.
-¿Qué lugar ocupa la preparación física en juveniles?
-La preparación física es secundaria. Hay etapas, obvio. Pero lo principal en todo esto es la parte técnica del jugador, una vez que se ocupa de eso si se puede pensar en todo lo demás. La técnica es lo único que no se puede suplir con nada.
-¿Qué equipos son los que mejor trabajan en Inferiores?
-Vélez, Lanús y River son los que mejor están trabajando.
-Habla de poner jugadores en Primera, pero el fin último es venderlos. ¿O no?
-El objetivo tiene que ser que se venda pero no tan rápido, si no el fútbol argentino queda vacío. Hoy el fútbol argentino está así, vacío, y hay que adaptarse.
-¿Hay que adaptarse a lo erróneo o tratar de modificarlo?
-A mi me gustaría cambiar el fútbol argentino pero no hay forma. Mientras se siga con este método de la urgencia de vender, es imposible. No se pueden ir tan jóvenes los jugadores. Acá en Argentina hay urgencia de todo. Yo estuve en Chile, es el único país con el que puedo comparar, y no sentí tanta presión. Allá es más tranquilo, hay más tiempo.
-¿Dónde están los cracks?
-Ahora se buscan más en el interior del país. Ahí es donde hay que buscar realmente para pensar en el futuro de los clubes de Capital. Yo fui el que hizo el primer centro de formación AFA en Córdoba y uno se pone contento con que haya en tantos lugares ahora.
-Usted estuvo en la selección trabajando con los chicos, sabe lo que se viene. ¿Con qué nos vamos a encontrar?
-Prefiero no hablar de la Selección. No me fui bien y desde ahí prefiero evitar el tema. No vi más las juveniles, no se cómo es el futuro en ese aspecto.
-¿Qué es lo importante en la formación?
-Tenemos que pensar en elegir el mejor jugador de fútbol, después pensar en el resto. Siempre hay que buscar el buen jugador de fútbol. Recién después de eso rodearlo del resto de las cosas. Primero está el jugador y después el sistema, el físico, etc.