Corriendo contra el olvido

El domingo 25 de marzo, un día después de que se cumplieran 36 años del comienzo de la última dictadura militar, corrimos junto a las más de 3.000 personas que se acercaron hasta el CENARD por la memoria de Miguel Sánchez, atleta, poeta y militante peronista desaparecido en 1978.

No fue una carrera más, fue la undécima. No fue una carrera más, fue la primera desde que tiene su propia calle. No fue una carrera más, fue una con fuertes críticas hacia el macrismo por su nula difusión de la misma. Fue la Carrera de Miguel.

El domingo 25 de marzo, un día después de que se cumplieran 36 años del comienzo de la última nefasta dictadura militar, más de 3.000 personas corrieron por Miguel Sánchez, atleta, poeta y militante peronista desaparecido en 1978.

El lugar de largada no podía ser otro que el CENARD, lugar donde confluyen atletas de todo el país, y desde la mismísima calle Miguel Benacio Sánchez, rebautizada el pasado viernes 22 de marzo por las lágrimas Elvira Sánchez, hermana del atleta.

“Ahora cada vez que un atleta llegue a Buenos Aires desde cualquier parte del mundo para entrenar en el CENARD pasará por la calle de Miguel, y van a preguntar quién fue, qué hizo, y eso nos llena de orgullo”, repetía Elvira con emoción el día que cambiaron el nombre de Crisólogo Larralde por Miguel B Sánchez.

Entradas las 9.15 de la mañana, ya estaban todos preparados para la largada y para correr los 8 kilómetros. Había diversas competencias: entre damas, caballeros, no videntes y personas en silla de ruedas. Así, familias enteras, corredores de todo el país y hasta curiosos que se acercaron se mezclaron para darle homenaje al tucumano desaparecido, ya sea corriendo, caminando o preguntando por Miguel.

Entre los corredores también se encontraba el periodista italiano Valerio Piccioni, uno de los creadores de la primera carrera en Roma, el periodista y ex tenista Martín Vassallo Arguello, el periodista Pablo Llonto, y la madre de Adriana Acosta, jugadora de Hockey también desaparecida por la dictadura.

Pero si hubo un clima que se respiró antes de la carrera fue el de la incertidumbre. Incertidumbre por la nula difusión que realizó el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por la carrera en homenaje a Miguel. “Todos los años nosotros queremos que se pongan en las remeras con las que corren los atletas que luchamos por la memoria, la verdad y la justicia, y este año solo decían Gobierno de la Ciudad”, mencionaba Elvira.

Desde el comienzo de la carrera se escucharon cánticos contra el Jefe de Gobierno de la Ciudad, Mauricio Macri. “Una carrera como esta hay que sentirla para organizarla, sin convicción no tiene sentido realizarla”, afirmó Valerio Piccioni.

Después de más de dos horas de competencia, todos dejaron de correr y se pusieron a escuchar las palabras finales de quienes amaban a Miguel. A sus costados, los rodeaba una multitud de gente, murales de Miguel y carteles contra Macri. “Gracias por haber estado acá, esto es como decimos siempre: por Miguel y los 30 mil desaparecidos”, gritó emocionada Elvira.

“Miguel está aquí”, rezaba uno de los carteles que levantaba uno de los corredores antes del comienzo. Miguel está presente cada día en cada pibe que viene a Buenos Aires soñando con un deporte más justo, con un lugar mejor. Ahí, en su calle, él los espera para decirles: para vos, atleta.

Para vos atleta
para vos que sabés del frío, de calor,
de triunfos y derrotas
para vos que tenés el cuerpo sano
el alma ancha y el corazón grande.
Para vos que tenés muchos amigos
muchos anhelos
la alegría adulta y la sonrisa de los niños.
Para vos que no sabés de hielos ni de soles
de lluvia ni rencores.
Para vos, atleta
que recorriste pueblos y ciudades
uniendo Estados con tu andar
Para vos, atleta
que desprecias la guerra y ansías la paz.

Miguel Sánchez