36 x 24

Hace ya casi cuatro años, cuando encontrábamos el rumbo vocacional que le íbamos a dar a nuestras vidas, decidimos hacer una revista digital con posición y producción propia. Sabíamos una parte de lo que esto implicaba y una parte de las alegrías que nos daría. Éramos también una parte de los que somos hoy.
Desde entonces fuimos armando lazos, conociendo gente y confirmando el camino que queríamos continuar. Parados en la comunicación popular, armando una agenda que nos perteneciera y en la que viéramos reflejadas nuestras inquietudes, denuncias y esperanzas. Este es nuestro cuarto 24 de marzo juntos y nunca dejamos de sentir la necesidad de dedicarle un espacio a la memoria. Lo que distingue a este de los demás es que, además de los renglones, le sumamos la radio. El comienzo de Vámonos de casa, nuestro programa radial nos lo permitió.
Recogimos variados testimonios que genera otro 24 de marzo de memoria. De la radio al digital. Por el Nunca Más de los 30000, por el Nunca Más de los desaparecidos en democracia.

Alejandro Apo, periodista deportivo: “la memoria del pueblo es sagrada. Eso no implica una actitud de revanchas personales pero sí de actitud frente a la vida y la historia. El olvido es lo peor y me parece que cuando uno recuerda a tantos compañeros que cayeron en una lucha que duele todavía porque después se supo todo lo que pasó. Uno siente que el 24 de marzo de 1976 se quebró una parte de la mejor historia de la argentina a partir de una represión salvaje y sanguinaria de la dictadura que se había apropiado del poder. Por suerte estamos en un momento en que esas personas están pagando con los juicios que corresponden. Lo que siento es que la militancia, la juventud, la definición desde la escena oficial hacia esta lucha de la memoria popular ha surtido efecto en todos y nos ha mejorado a todos como sociedad para oponernos a los represores y a las personas que no quieren una Argentina plural. Es un momento de recuerdo de tantos luchadores imprescindibles cuyas banderas siguen flameando en la militancia joven de todo el país.

Elvira Sánchez, hermana de Miguel, atleta desaparecido: “Hay que recordar y no olvidar, pero teniendo conocimiento de lo que pasó. Es muy importante por la libertad, por la vida, por lo que pasó, por Miguel y los 30 mil desaparecidos”

Victoria Donda, Diputada Nacional: “Es importante que el 24 de marzo vayamos a la plaza por la memoria de los 30 mil compañeros y compañeras que militaron por una patria por la que tenemos que seguir luchando. El pueblo sigue luchando. También hay que aplaudir a la justicia que por fin está haciendo lo que tiene que hacer, repudiar a aquellos que votaron la ley antiterrorista y a aquellos que todavía siguen negándole el ejercicio de los derechos humanos a nuestro pueblo”.

Carlos Belloso, actor: “Fui actor de TV por la identidad, que recordaba a la dictadura de parte de los ‘70s y ‘80s. Es muy importante recordar para que no se repita y esa consigna NUNCA MÁS esté cada vez más vigente”.

Juan Palomino, actor: “Esta fecha es muy importante porque determinó el destino de muchas personas que no están, que han sido expulsadas, asesinadas y torturadas en el país. Es importante que los jóvenes que no estuvieron en esa época de terror, sangría y genocidio estén conscientes de que la democracia es una herramienta importantísima para la construcción de nuestro país”.

Federico Delía, actor: Debemos tomar conciencia de lo que pasó, manifestémonos, salgamos a la calle este y todos los 24 de marzo. No nos olvidemos porque nunca tiene que volver a ocurrir. Para eso estamos nosotros, para decir ‘no nos olvidamos y acá estamos”.

Fernando Pacini, periodista deportivo: “el 24 de marzo es una fecha irreemplazable para la memoria. Afortunadamente las juventudes han repuesto la necesidad de recordarlo. Es una forma de respetar a todos aquellos que intentaron cambiar un país, darle una dirección nueva y no lo consiguieron por el crimen, la perversidad, el cinismo de los que detentaban el poder y de los que, desde el silencio, no los supieron respaldar. El deporte no ha permanecido ajeno a este recuerdo. Con el tiempo se ha hecho una sanísima costumbre ponerse de pie y dar un minuto de silencio, con todo lo que cabe en un minuto de silencio cada 24 de marzo”.