¡Qué lo parió!

Lo habría dicho el gran Roberto Fontanarrosa si los hubiera visto, incluso aunque no supiera el nombre. La Perra que los Parió nació en el quilombo de 2001 y hoy mira el mundo desde otra perspectiva. No creen en la magia, sino en el laburo constante. Y así, con el sudor del trabajo encima, se preparan para copar El Teatro el 5 de mayo. La vida de esta banda.

Fotos: Nos Digital.

Si había un lugar para encontrarnos con Nahuel Cruz Amarilla, más conocido como El Viejo, sin lugar a dudas era su querido barrio de Boca. Mientras algunos rubios de ojos claros improvisan unos pasos de tango y un cuasi Maradona sonríe ante las cámaras, preferimos sentarnos unos metros más allá de la feria, de espaldas al río, mirando las casas con paredes y techos de colores.

El Viejo es la voz de la Perra Que Los Pario, desde hace doce años. Mínimamente polémico, el nombre de la banda se debe a haber nacido en medio de la crisis que anticipaba el “que se vayan todos” del 2001.

“Me pareció que era un nombre fuerte, era bastante contestatario, un nombre que no te ibas a olvidar más. Era medio violento, pegaba con la época de descontento que se estaba viviendo en ese momento”, nos cuenta, mientras recuerda haber tenido que pasar por una censura impuesta por el registro de marcas y patentes: “Opinaban que era un nombre que atentaba contra la moral y las buenas costumbres”.

Censura predeciblemente transitoria: hacía falta mucho más para callarlos.

La historia empieza en el 2000, pero en ese entonces los músicos que estaban no eran estables y fue recién en el 2004 cuando logran conformarse como banda. Fue Goy, ex Karamelo Santo, quien escuchó el demo, les propuso producirlo y la rueda comenzó a girar. “Se puso al hombro la producción del primer disco y ahí las cosas empezaron a cambiar”, cuenta el cantante.
Desde entonces, La Perra Que Los Pario son El viejo en voz y guitarra, Mati en bajo y coros, Juanchi en guitarra, “El vos” en percusión y Maxi en la batería.

Dos años después, el segundo disco “Por Las Calles” entraba en escena bajo una temática de difusión que les permitió crecer apostando a la creatividad. Lejos de poder ser tildados de cómodos, se transformaban de músicos a deliverys y el CD te tocaba la puerta. “La manera que teníamos de producir nuestros discos en ese momento, como era de manera independiente, era pidiendo plata prestada. Había que devolverla después en determinado tiempo, entonces se nos ocurrían temáticas de difusión como a través del msn pasarte un tema y te proponíamos llevar el disco hasta la puerta de tu casa. Si te gustaba, el precio era bastante accesible. No perdíamos plata, tampoco se vivía de eso, pero por lo menos nos alcanzaba, vendiendo determinada cantidad de discos, para juntar la guita para devolver”

Seis años después, la difusión tiene a su alcance otras posibilidades, y desde la banda son concientes de los beneficios de las redes sociales y su masividad: “Hoy hay maneras alternativas, están más desarrolladas. En esa época no estaba Facebook que hoy es una herramienta fundamental, mucho menos el Twitter, ni Youtube. Ahora si querés pasarle una canción a alguien, le pasas el link de descarga de los discos y listo”

Tanto trabajo dio sus frutos y las diferencias se empezaron a notar a partir del tercer disco. Nahuel, no duda a la hora de reconocer el crecimiento musical y artístico que les toca vivir. “De la producción a partir del tercer disco se empezó a encargar Juanchi, el guitarrista de la banda. Maduramos un montón en cuanto a lo musical, a las letras. A partir de ese disco algo cambió, mucha gente nos descubrió. Pasamos de tocar en un lugar de 300 personas, a tocar en La Trastienda y después en Colegiales”, relata orgulloso.
Sin frenos, la banda sigue madurando y cada vez más gente nueva se acerca a sus shows. Firmes sostienen que su actualidad es el resultado de la constancia: “Creo que la clave o, por lo menos lo que nos funciona a nosotros, es estar todo el tiempo en actividad. Todo el tiempo tratando de hacer algo nuevo. Está en no esperar que algo pase por arte de magia, sino que estar constantemente laburando”

La Perra Que Los Pario es sinónimo de trabajo y continuidad desde hace doce años y en este nuevo ciclo la formula no va a ser distinta. Luego de arrancar presentándose en el Cosquín, la idea es recorrer con su música fuertemente el interior. “Vamos a ir bastante para fuera de Buenos Aires porque vemos que están pasando cosas con la banda y nos llama la atención. Por más que vayamos y haya cincuenta, está buenísimo. Está bueno ir a buscar, no esperar que las cosas pasen”

Dentro de su inquebrantable búsqueda, el próximo proyecto es empezar a preparar material para un nuevo disco y llegar a lo grande el 5 de mayo al Teatro Flores.

Fiesta y calidad garantizada, estamos todos invitados.

Comments are closed.