Volver a Boedo, esa es la ilusión

La vuelta a Tierra Santa parecía una locura más de las tantas de los hinchas de San Lorenzo. Pero luego de las manifestaciones del año pasado, el regreso a Avenida La Plata, de donde fue echado en 1979 por presiones del intendente de los milicos, Osvaldo Cacciatore, parece un sueño más cercano. En abril o mayo de este año se tratará el proyecto que busca la restitución del club a Boedo. Acá, la crónica de la ilusión de un regreso después de tanto peregrinar.

Fotos: Nos Digital.

Es el sueño de todo cuervo desde hace 32 años. Es el deseo de un pueblo que vio como una dictadura militar le despojaba de sus narices – y como a tantos otros – lo que tanto amaba. Es el regreso al barrio. Es la vuelta a Boedo. A los hinchas de San Lorenzo, curtidos por los años, esperanza es lo que sobra. Desde la Subcomisión del hincha, desde los propios legisladores, aseguran que para abril o mayo de 2012 se podrá tratar el proyecto que busca la restitución del club a Avenida La Plata.

La imagen es clara y contundente. Miles de jóvenes, esperanzados y sonrientes, pintados todos de azul y rojo. Cantando, bailando, disfrutando. El escenario al que van dirigidos los cánticos también: la embajada francesa. El pasado jueves 15 de diciembre más de ocho mil hinchas de San Lorenzo se juntaron en un solo grito: volver a Boedo. En ese grito ya no importa que el club haya terminado el torneo en zona de promoción. Tampoco preocupa como debería hacerlo el inmenso déficit de 160 millones que tiene el club. Es un grito que anuncia un freno, que pide un cambio.

“Fundamentamos, jurídicamente, las razones por las cuales la por entonces Municipalidad de la Ciudad, gobernada por el brigadier (Osvaldo) Cacciatore había perjudicado al club. La vuelta a Boedo es una deuda que comprende a la Nación, porque los derechos humanos son algo que engloba a todo el país”, afirma Marcelo Vásquez, miembro del Tribunal de Honor de San Lorenzo.

El Ciclón fue echado de tierra santa en 1979 por las presiones del entonces intendente, Osvaldo Cacciatore, y con la colaboración de una mala gestión de Moisés Annan, presidente del club entre 1978 y 1980. Así, el club se vio forzado a irse y a quedar catorce años deambulando por distintas canchas de la Ciudad. Con la ordenanza de la Municipalidad de Buenos Aires se obligaba a la institución a dejar gran parte de sus terrenos con el presunto fin de abrir la calle Muñiz, construir viviendas y una escuela. Obviamente nada de eso se cumplió y la intendencia porteña le vendió a Carrefour el predio en 1983 a cambio de ocho millones de dólares. Hoy, según la tasación que hizo el Banco Ciudad, el predio tiene un costo de 94 millones de pesos.

EL PROYECTO

A principios de este año, con el apoyo ex diputado por Nuevo Encuentro, Gonzalo Ruanova, y de la diputada Delia Bisuti, se creó una comisión especial en la Legislatura para tratar el proyecto por la restitución de San Lorenzo al barrio. La misma está integrada por miembros de la Subcomisión del Hincha –órgano fundamental que lucha por la vuelta a Avenida la Plata 1700–, miembros de la comisión directiva del Club, legisladores y funcionarios del ejecutivo.

El proyecto, a través de la comisión de la restitución histórica, busca la expropiación de los terrenos. “Es fundamental la voluntad del ejecutivo de la Ciudad para lograr esto. Los fondos provienen de ahí, es muy importante la negociación entre todos porque las tres partes pueden salir beneficiadas. Se puede hasta armar una asociación con San Lorenzo y Carrefour y que se le cedan a cambio los terrenos en Bajo Flores”, afirma el ex diputado Gonzalo Ruanova. Además, Ruanova agrega un dato que dice que no se está teniendo en cuenta cuando se habla del proyecto de “Restitución histórica de los predios de Avenida La Plata”: el agregado cultural del barrio.

“Es una zona que necesita más presencia cultural y no un emprendimiento privado” dice Ruanova. Daniel Peso, miembro de la Subcomisión del Hincha, agrega: “Para nosotros es recuperar la presencia en el barrio. Ya compramos tres propiedades, en una hicimos la casa de la cultura, en otra consultorios para que se atienda de forma gratuita a la gente del barrio y en el otro damos clase de apoyo y hacemos la biblioteca Osvaldo Soriano”.
Además, desde la Subcomisión realizan carnavales, festivales para juntar fondos y movilizar al barrio. “Hay que recuperar la presencia en el barrio, la identidad de un pueblo”, explica Peso.

EL CAJONEO DE SIEMPRE

“No todo el macrismo está convencido de que se trate el proyecto, hay sectores que al igual que pasó con el Club Comunicaciones, juegan que sí, y después en la práctica no lo hacen”, denuncia César Francis, coordinador de Todos por el Deporte. Desde la Comisión de Deportes de la Legislatura de Buenos Aires se hizo lo posible por archivar el expediente y que no llegue a Diputados. “Tuvimos que dar batalla en plena sesión para que suceda, porque querían cajonear el proyecto”, agrega Francis, reconocido hincha de San Lorenzo.

Varias fueron las sesiones que no se comenzaron por falta de presencia en el recinto, o por buscarle trabas a la redacción del proyecto. Para Francis el culpable está bien claro: el macrismo. “Tienen un gran problema a la hora de comprender lo que es un club como asociación sin fines de lucro, tienen problemas para discernir el aporte que un club le hace a la comunidad, lo qué representa a identidad de un barrio”, afirma. Y agrega: “Es una incapacidad de vivencias, porque ellos no se forjaron en espacios comunitarios y solidarios, por eso no están convencidos. Para ellos representa dilapidar fondos públicos, cuando es todo lo contrario, es una inversión para todos”.

EL TIRE Y AFLOJE

“Esto parecía una locura en un principio, un disparate, pero va tomando forma y nos ilusiona a todos”, dice César Fráncis, coordinador de la agrupación Todos por el Deporte. En una de las reuniones en la Comisión Legislativa, miembros de la empresa Carrefour anunciaron su voluntad de negociar por el predio y que la decisión final la tendrá la casa matriz de Francia. Luego de ese anuncio, los representantes del hipermercado no volvieron a abrir la boca. Por ese motivo, la Subcomisión del Hincha organizó la marcha a la embajada francesa y motivó la esperanza cuerva.

El otro actor principal, el Gobierno de la Ciudad, tampoco responde y se hace cargo de su papel. “Existe un principio de continuidad jurídica, en aquellos años nefastos se tomaron decisiones y en función de eso no pueden mirar para el otro lado y decir ‘eso fue en otra gestión, no nos toca a nosotros’, se deben hacer cargo y comprar los terrenos”, afirma César Francis.

LA ILUSIÓN

Carrefour está desde hace tres meses sin abrir sus puertas. Con sus techos dañados debido a un fuerte granizo, y con su local en reformas, pero deteriorado. Los dirigentes dicen que lo desean, los hinchas y los socios lo imploran. Los jugadores adhieren, como su arquero Nereo Champagne, quien dice que hay que volver a Boedo para que el barrio recupere la alegría. Lo dicen todos, lo corean todos, como lo hacen todos los domingos en la cancha: volver a Boedo, esa es mi ilusión.

Comments are closed.