Una verdadera pérdida

La sede de avenida Las Heras del IUNA es un edificio que conmueve por su belleza. Sin embargo, está cerrado y los estudiantes no pueden usarlo. Las condiciones edilicias no son buenas, pero tampoco son buenas las esperanzas que se tienen para armar un proyecto para acondicionarlo. Algo curioso, justo en una universidad que tiene la carrera de restauración.

Callao derecho y doblás en avenida Las Heras, al 1749, te sorprende una fachada de principios de siglo XX, lamentablemente, la puerta esta cerrada.

El edificio construido por el arquitecto Carlos Nordmann, quien tiene en su haber obras como El Torreón del Monje en Mar del Plata o el demolido Teatro Coliseo, fue en sus principios una elegante vivienda señorial y luego sede de la prestigiosa Escuela Nacional de Bellas Artes “Prilidiano Pueyrredón”.
Hasta que a fines de 1996, instituciones terciarias y superiores de arte, se fusionaron para conformar lo que hoy se conoce como IUNA, Instituto Universitario Nacional de Arte. Desde entonces, funciona en la sede de avenida Las Heras el departamento de Artes Visuales.

Es indiscutible que el edificio es testimonio de la historia del arte argentino, pero conjuntamente goza de múltiples protecciones legales: la ley que resguarda construcciones públicas con mas de 50 años de antigüedad, la ley 3056 que por ser anterior al año 1941 no permite demoliciones ni alteraciones y el hecho de estar catalogado como protección estructural por el GCBA. A pesar de todos estos “beneficios”, hoy los alumnos de las diferentes licenciaturas no pueden disfrutarlo.

En agosto del 2010, fue cerrado por el peligro que le generaba la construcción de un hotel en el terreno lindero. Pasillos apuntalados, paredes caídas en el subsuelo, puertas de acceso y seguridad con dificultades para ser abiertas, grietas en el piso y escaleras, es el panorama que se presenta en la actualidad.

Damián, integrante del frente Ensamble Artístico Independiente, asegura que desde el Centro de Estudiantes uno de los reclamos principales es la reapertura de la sede Las Heras, pero que no obtienen respuestas por parte de las autoridades.
Con respecto al valor cultural del edificio y el patrimonio que se encuentra dentro, Jimena, consejera por la mayoría del frente EAI, reclama: “Adentro tenemos una biblioteca de puta madre (pide perdón entre sonrisas y corrige), libros de gran valor en peligro de que se destruyan; así como un montón de materiales que nosotros necesitamos cotidianamente y que por una cuestión de que no se sacan no los tenemos hoy para trabajar”.

Frente al proyecto presentado por las autoridades de ampliar en aproximadamente 2000 metros cuadrados la capacidad del edificio una vez recuperado, para así funcionar como sede única del departamento, Jimena, nos dice: “Es un poco contradictorio. Primero habría que pensar en cómo poder recuperarlo y cómo evitar que se derrumbe y en todo caso en un futuro proyecto por ahí pensarlo como un edificio único para visuales”.
Y concluye: “Uno de nuestros reclamos es tener un edificio único, pero no en estas condiciones”.

Si bien en Agosto del 2010 se presentó por parte de las autoridades el proyecto “Puesta en valor de la sede Las Heras” (Expediente Ministerio de Planificación 290516/10), a mas de un año del cierre, el edificio de carácter singular y memoria cultural peligra, en una facultad en la cual se dicta la carrera de Restauración y Conservación…

Comments are closed.