Sin códigos cubanos

El 12 de septiembre por las calles de Palermo se juntaron personas y más personas para exigir eso que, aunque de lejos, se ve como clara injusticia. La falta de juicios, las imposiciones arbitrarias y el símbolo en que se han convertido estos cubanos, ahora presos por los Estados Unidos, llevaron a movilizar las conciencias y los pasos. La Marcha de las Antorchas en Buenos Aires y la historia de 5 que no deberían estar presos.

AFP

Calica Ferrer gritó: “Estos canallas” y señaló la embajada de Estados Unidos, rodeada por una valla policial tremenda. Mientras en varias partes del mundo, principalmente en América Latina, miles se congregaban pidiéndole a Barack Obama que interceda para liberar a los Cinco Heroes Antiterroristas cubanos, el mandatario yanqui se entrevistaba con periodistas hispanohablantes y comentaba: “Las autoridades cubanas no han avanzado en la liberación de presos políticos”. Las familias de los Cinco Heroes lo escuchaban. Obama siguió: “Obviamente no está funcionando, sus estándares de vida no están mejorando de manera significativa y, de hecho, se están deteriorando. Es claro que llegó la hora para que el gobierno cubano cambie”. Y eso lo escucharon, también, los 46 millones de yanquis pobres y el cincuenta por ciento de los jóvenes estadounidenses que no saben ubicar Nueva York ni Cuba ni Afganistán ni Irak en un mapa. Pero que sin embargo consumen la basura de mediática del imperio que no pierde tiempo en explicar el sistema democrático de la isla socialista, ni el educativo, ni el de salud. Menos que menos la razón del bloqueo.

***

Brothers to the Rescue es una organización de exiliados anticastristas que dicen dedicarse, desde su fundación en 1991, a ayudar a los balseros que emigran de Cuba. La realidad es que este grupo, con sede en Miami (dónde más), se dedicaba principalmente a conspirar contra el gobierno de la Revolución, al punto de ser sospechados de implicancia en actos terrioristas hacía su patria (no, no Estados Unidos). Desde 1994 solían partir con flotas de aviones desde Miami y sobrevolar La Habana –violando el espacio aereo cubano- arrojando panfletos que incitaban al levantamiento contra Fidel.

No hubo caso. La Revolución es irreversible.

Sin embargo, Cuba, sometida pero no acostumbrada a este tipo de violaciones de su soberanía (el bloqueo, los ataques terroristas ideados por estos grupos de exiliados y apoyados por la CIA y el FBI, Guantánamo, etcétera) desde el triunfo de la Revolución dedicó parte de sus aparatos de intelegencia a descubrir futuros atentados terroristas. Aquí aparecen los Cinco Heroes: Antonio Guerrero Rodríguez, René González Sehwerert, Ramón Labañino Salazar, Gerardo Hernández Nordelo y Fernando González Llort.

El 24 de febrero de 1996, tres aviones de Brothers to the Rescue partían desde Miami hasta La Habana para sobrevolar los techos de la ciudad arrojando volantes. El gobierno de Cuba, gracias a las tareas de inteligencia desarrolladas en el seno del imperio, supo de antemano la maniobra y decidió defender su soberanía. Cuando las avionetas ingresaron al espacio aereo cubano, la Fuerza Aerea del Ejército Revolucionario los instaron a regresar, arrojando bengalas primero. Ante la negativa y ejerciendo la justa defensa soberana, destruyeron las dos avionetas invasoras al grito de Patria o muerte.

Leyendo a los voceros del imperio, en notas de la época, este cronista se pregunta cuál sería la reacción de Estados Unidos si Cuba parte con aviones y viola su soberanía repartiendo volantes con consignas revolucionarias.

En base al ataque contra las avionetas, en 1998 el FMI detiene a los Cinco, acusándolos de terroristas. A través de un inusitado juicio de exhaustivos expedientes y anormal en su extensa duración, fueron condenados a largas penas cuando, según las leyes norteamericas, en el peor de los casos, por ser espía o por desarrollar operaciones de inteligencia dentro del país la pena es de 18 meses.

Gerardo Hernández fue condenado a dos cadenas perpétuas. Guerrero y Labañino a cadena perpétua. Fernando y René González fueron condenados a 19 y 15 años respectivamente. El 12 de septiembre pasado se cumplieron trece años que están encarcelados, dos de ellos con la imposibilidad de comunicarse con sus familiares.

***

En Argentina, la marcha de antorchas partió desde Plaza Italia hasta la embajada del imperio. Engrosaban las columnas varias líneas de la Central de Trabajadores de la Argentina, la Asociación de Trabajadores del Estado, Suteba, el Partido Comunista de la Argentina, Nuevo Encuentro, una gran columna del MTL y el comedor Los Pibes. Ya frente a la embajada, la organización La Poderosa había organizado el torneo de futbol “Obama, liberá a los cinco ya”, cuya copa se entregó en el escenario improvisado sobre la calle, sobre el final del acto.