El fango

Por Daniela Ledesma *

En el fango hay que criarse solo y a los golpes.
Se escucha rock hasta la lágrima,
para decaer con más decoro.
En el fango se piensa desde el absurdo;
se mastica chamuyo para no salir herido.
En el fango se construyen relatos que solo la razón entiende.
Se rompe la ilusión, porque se agota el juego de pensar en futuro.
En el fango se crece,
tomando el barro, las ganas y el impulso.
Se escucha alrededor,
solo si tiembla con la fuerza suficiente como para despertar algunas mentes.
En el fango se escribe,
porque sino se escribe se muere.
Mata la mediocridad,
pero más el silencio.
En el fango se pelea todos los días.
Se lucha para no terminar hundido.
Se pide auxilio con la forma de actuar.
Al fango van visitas, también clientes permanentes
en busca de intensidad y angustia.
En el fango se resbala
hasta ir de jeta al piso,
sin reproches.
En el fango todo es más oscuro,
incluso el día.
En el fango triunfan las sonrisas cínicas
y se tapan los raptos de locura y llanto.
Al fango te llevan sin permiso
y te retienen hasta el alma.
En el fango los idiotas obedecen
a las palabras dulces y a los gestos impunes.
En el fango.
En el fango.
En el fango se vive, pero no se muere.
No sin dar batalla.

* Daniela tiene un cuerpo pequeño, pero una mirada bien grande. Mira lo que pocos miran y lo hace desde unos ojos que no son cualquier cosa. Es periodista, se egresó en TEA y escribe cuando la vida le da tiempo para regalar textos bonitos. Milita en el Frente Cultural Raymundo Gleyzer, haciendo base en el Centro Cultural El Surco y en el Centro Cultural La Brecha. Discute fervorosamente las injusticias de este mundo y lo hace con el corazón. Con ese mismo con el que escribió este bonito texto que prestó para NosDigital.

Comments are closed.