Proyecto Bicente

Proyecto Bicente. Tilcara (Buenos Aires, 2010 – 2011) se presenta en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, proponiendo más reflexiones acerca de nuestra historia con motivo del Bicentenario. Diferentes problemáticas son planteadas a través de la fotografía, objetos, instalaciones y videos.

Proyecto Bicente consiste en un colectivo de trabajo autogestivo integrado por diez artistas. Dos años antes que comenzaran los festejos por el Bicentenario, este grupo decide hacer una nueva lectura de estos doscientos años de historia argentina, para así rescatar aquellos hechos fundamentales y críticos que permitan entender nuestro presente. Para ello, Proyecto Bicente viaja hacia la provincia de Jujuy, donde el concepto del Bicentenario pierde fuerza ante una sociedad que está altamente atravesada por las culturas originarias.

La tierra es una de los grandes ejes de indagación. Su explotación indebida en manos de empresas multinacionales, su arrebato de quienes habitaron allí desde los tiempos antes de la colonia, los efectos secundarios que surgen por el uso excesivo para el cultivo de soja; son rescatados por algunos de estos artistas. A través de sus propuestas estéticas, logran poner la mirada sobre estos problemas que, si bien en principio pareciera que son una preocupación exclusiva de los habitantes del noroeste argentino, son cuestiones que deberían resultar preocupantes para todos.

Por ejemplo, el proyecto de Julia Mensch rescata la labor de la Cooperativa Cauqueva, a través de fotografías y objetos naturales que buscan destacar la importante tarea que desarrolla este grupo en pos de una explotación conciente de la tierra y una recuperación de la producción de alimentos típicos de la zona andina.

Otro de los temas en cuestión es el de idea de nación que se construyó durante estos doscientos años de historia. Mara Kraay Caso cuestionándose este concepto postula que una Nación se construye a través de múltiples formas de habitarla. Recorriendo Tilcara y Maimará mientras conocía a sus pobladores, registró con dibujos y fotografías diferentes tipos de hogares. Así llegó a conocer la historia de Cayetana y Adela, cuyas casas fueron arrasadas por un desastre natural. Agustín Blanco también rescata este concepto de nación a través de carteles de propaganda política y libros que dan cuenta de las distintas ideas acerca de lo “nacional” a través del tiempo.

Es importante rescatar la tarea de estos artistas que forman parte de esa generación que creció con los horrores de la dictadura, y que hoy buscan “habitar” este espacio para así cargarlo de un nuevo significado.