Una ley para privatizar la pelota

Tomando el modelo chileno, el empresario Daniel Vila, presidente del club Independiente Rivadavia de Mendoza, busca imponer una reglamentación para que los clubes puedan ser privatizados.

El presidente del club Independiente Rivadavia de Mendoza, Daniel Vila, quien es a la vez dueño del segundo holding de comunicación y entretenimiento más grande de la Argentina, Grupo Uno, promueve una Ley que dice buscar la democratización del fútbol, pero en realidad su objetivo principal es otro: la privatización de los clubes. El empresario intenta convertir a las instituciones en sociedades anónimas y desde allí lanzar su futura candidatura a la presidencia de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), para destronar el mandato de Julio Grondona.

Según su artículo 1, el proyecto que lleva la firma del diputado nacional tucumano kirchnerista Gerónimo Vargas Aignasse  busca “promover el desarrollo del fútbol profesional y amateur o juvenil en todo el territorio nacional”, para lo cual modifica los principios de federalización en la forma de disputa de los torneos, la manera de distribución de los ingresos, la transparencia institucional, económica y deportiva, y una mayor participación de los clubes en la elección de sus autoridades federadas.

Pero el punto más polémico del proyecto Vila es el de las sociedades anónimas. El mismo dirigente no niega la posibilidad y su deseo de que los clubes pasen a manejarse de esta forma: “La ley no lo establece como una obligación, pero vemos bien y recomendamos que se de ese cambio estructural tan importante”, admitió el empresario.

Relacionado a esto y la repartición de las tareas, en el artículo 5 se lee que “La AFA y las Ligas Provinciales serán responsables de controlar la aplicación que hagan los clubes de los fondos que se asignen”

El periodista y escritor Ezequiel Fernández Moores, quien estudió de cerca las sociedades anónimas chilenas al denunciar las movidas empresariales, revela que el proyecto no busca democratizar al fútbol ni federalizarlo, sino que tiene que ver con una revancha del empresario. “La furia de Vila comenzó cuando su canal se quedó fuera de la redistribución de Fútbol Para Todos; sólo quiere volver al negocio”, afirmó.

Para el presidente de Lanús, Nicolás Russo, “es una barbaridad este intento. Las modificaciones hay que hacerlas en las sesiones propias de fútbol, donde cada categoría tiene representantes elegidos por los clubes”. Además, el máximo dirigente del club de Zona Sur dijo a NOS que Vila apunta a lograr un fútbol privatizado como sucede en Chile y que de esa forma “se perdería toda la esencia del fútbol si hay empresarios por detrás del deporte“.

Esta discusión por la privatización de los clubes no es nueva. Además de Vila, hubo otros actores que fueron por este camino como el Jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, quien fue de los pioneros apoyado por el ex presidente Carlos Menem.

En el exterior, el más conocido es el caso del presidente del AC Milán y primer Ministro italiano, Silvio Berlusconi, quien sobrevivió a comprobados casos de corrupción a árbitros, que le costó la quita de puntos y un intento, fallido, de bajarlo de categoría.

El empresario Daniel Vila afirma que existe una crisis de dirigentes y que eso se da por la forma en la que manejaron las cosas: “Cuando me metí hace cinco años en el fútbol, empecé a ver que había una cantidad de problemas que no se podían resolver y que el mismo sistema impedía que los referentes buscáramos soluciones. Por eso creo que la respuesta está con una nueva ley”, confesó Vila a NOS, al relatar al origen del proyecto.

Vila dijo estar convencido de que la aprobación de la Ley promoverá un fútbol federal que llegue a todos lados, Sin embargo, se contradice porque cuando la AFA y el Gobierno nacional firmaron el contrato para la televisación y comercialización del Fútbol para Todos de forma gratuita, se mostró en contra. Lo mismo hizo con la Ley de Medios, que tildó en 2009 de “la más grande violación jurídica e institucional desde el Golpe de Estado de 1976”.

El presidente del club Vélez Sarsfield, Fernando Raffaini coincide en la idea de democratizar el fútbol y en que “no puede ser que diez tipos definan por todos los equipos”. Sin embargo, no comparte que la manera vaya por el lado de la privatización y expresó que “ir por sociedades anónimas no es la forma; Vila lo utiliza como un disfraz para su postulación a la presidencia de la AFA”.

El propio empresario que impulsa el proyecto no lo niega, sino todo lo contrario. Afirmó a NOS que si se aprueba la Ley, tanto él como otros dirigentes van a tener ganas de seguir con el cambio y que seguramente el próximo paso sea llegar a la presidencia.

El duelo de oficialismo y oposición en la AFA está cada vez más tirante, y por eso el accionista de América TV hizo notar su disconformidad: “A ellos no les gusta cuando alguien se les pone en frente, porque no hay una tradición de eso, no hay una cultura de hacer política en el fútbol y gracias a eso se ha mantenido una hegemonía desde hace 31 años”.

Lejos de ocultar su objetivo, el dueño del multimedio sale a la cancha con la convicción de que llegará al poder: “Lo tengo claro, voy a ser el presidente de AFA”. Las cartas ya están sobre la mesa, todos tienen su punto de vista y los futuros dueños del fútbol van calentando en el banco de suplentes, mientras intentan transformar a un hermoso deporte en un cruento negocio para unos pocos.

Comments are closed.