Revoluciones del 2011

Por la redacción de Nos

La libertad, divino tesoro. La libertad, estandarte teórico propuesto por las naciones centrales como ideal para el resto de los países, en busca de una democracia representativa plena. Pero la Historia y el presente, vuelven a aclarar una situación que algunos pretenden deformar.

Las potencias políticas y económicas de Occidente –hablando de Estados Unidos, la Unión Europea, Israel y Rusia- intentan de forma sistemática hacer creer que impulsan la expansión de la libertad, la igualdad y la democracia a lo ancho del globo. Los levantamientos populares sucedidos desde principio de año en el norte de África y en parte de la Península Arábiga son aplaudidos y celebrados por las potencias como esperadas liberaciones de tantos pueblos que derrocan crueles dictadores que por décadas los oprimieron. Pero si revisamos los últimos diez años, rápido hayamos que dónde hoy se critica a los “dictadores”, hace no mucho se les daba bienvenida o protegía como aliados, socios o respetables.

Egipto, encabezado por el presidente Hosni Mubarak, allá por el 2003 ya recibía de Estados Unidos 2 mil millones de dólares anuales en concepto de ayuda, y para la invasión a Irak permitió el paso de los barcos estadounidenses y británicos por el Canal de Suez. Mientras que el 2011 encuentra a James Cameron, Primer Ministro ingles, el 21 de febrero convirtiéndose en el primer líder político de Occidente en visitar El Cairo luego de la caída de Mubarak, entendiendo que se trata de “una gran oportunidad para impulsar la democracia en Egipto y para hablar con la gente que está gobernando el país en este momento y asegurarnos de que esto es realmente una verdadera transición del poder militar al poder civil y para ver qué pueden hacer países amigos como Gran Bretaña y otros en Europa”. Mientras Barack Obama no perdió la oportunidad de filtrar sus razonamientos: “Hemos enviado a nuestros aliados en la región un mensaje fuerte para que contemplen el ejemplo egipcio, opuesto al ejemplo de Irán”, “en Egipto se está haciendo Historia”.

A Silvio Berlusconi la crisis en Libia parece haberlo tomado por sorpresa, desde Roma el 26 de febrero afirmaba que “Si todos nos ponemos de acuerdo podemos poner fin al baño de sangre y ayudar al pueblo libio. Europa e Italia no pueden seguir siendo espectadores. Lo que está sucediendo en Libia es gravísimo. Debemos intervenir. Pero debemos hacerlo con responsabilidad porque de esos países dependen también nuestra seguridad y nuestra reserva energética”. Nada de esto parece haber imaginado que pudiese ocurrir cuando en agosto de 2008 firmó junto con Muhamar Khadafi el “Tratado de Amistad, Asociación y Cooperación”. Veía con optimismo a Libia, el principal abastecedor de energía de Italia.

Desde hace ya diez años Bahrein es la sede de la V Flota de la Marina de Estados Unidos, pero recién el 17 de febrero de 2011 el Presidente Obama entendió que “Donde sea que estén, las personas tienen ciertos derechos, incluyendo el derecho a reunirse pacíficamente” por lo que “Estados Unidos urge a los gobiernos de Bahrein a mostrar moderación en su respuesta a las protestas pacíficas y a respetar los derechos de sus pueblos”.

Continua