Motivos de la vida

Aprovechemos la apertura de un nuevo año para entender y recordar desde dónde llegamos aquí, para valorar esfuerzos propios y ajenos, y para no perder jamás el ideal que nos hace seguir adelante: ser el canal que exprese esas relaciones humanas que por motivos de la vida no tienen lugar en la agenda diaria de los medios masivos.

Ser una revista digital es pura suerte, total casualidad. Solo somos periodistas y estudiantes de la vida, nuestro formato puede llegar a variar o expandirse, lo clave es entender nuestra formación colectiva como un medio de comunicación que creamos y recreamos cada uno de nosotros y todos los días.

Los componentes individuales son una capacidad variable, característica propia de toda realidad colectiva que está por encima de cada uno de nosotros. Significativos compañeros que han sido parte de Nos y han construido con fuerza apasionante, y esos nuevos que arriban para aportar en asuntos clave: cierto recambio es parte de la profundización de un proyecto y una idea. Pero no entendamos esto último como una necesidad intrínseca de ruptura con quien no conciba la realidad punto por punto con cada uno de nosotros –nuestra visión es laxa tanto como cuanto nos falta aprender-. Solo la ruptura tendrá lugar para responderles a aquellos agentes que no quieren construir a la par, y así la destrucción los tiene como hermanos vitales.

El orgullo de todos está cada vez más relacionado no con lo ya hecho y terminado, sino con la potencialidad y lo que queda por hacer. Cada página escrita significará más por crear en esto que hacemos simplemente para comunicar, lejos de egos e intereses extraños.

Comments are closed.