“Es mentira que el fútbol argentino sea deficitario”

El presidente de la institución de Liniers, Fernando Raffaini, habla de cómo fue que Vélez se transformó en uno de los pocos equipos que prioriza las divisiones inferiores, que mantiene una estabilidad económica y que trata de generar cultura y educación para sus socios y sus jugadores.

Fernando Raffaini está tranquilo. Se encuentra sentado, esperando en un bar céntrico, con su celular sonando sin parar, pero relajado, como lo está desde que asumió la presidencia en noviembre de 2008. No es para menos. Su equipo viene de ganarle a Boca y a River, sin jugar su mejor fútbol, pero encontrando victorias claves. Está confiado porque cree en que su equipo revertirá la situación adversa en la Copa Libertadores, porque no importa lo que los medios quieran llegar a inferir sobre lo que suceda con el técnico, Ricardo Gareca. Está tranquilo porque sabe que Vélez tiene algo que otros no tienen: un proyecto, una idea en común que va más allá de los resultados deportivos.

Socio desde los cinco años y dirigente deportivo desde 1993, cuando integró la comisión directiva del club de Liniers, su carrera hasta llegar a ser hoy el principal responsable pasó por muchos cargos: Vocal, Prosecretario General, Vicepresidente y Presidente del departamento de legales. “Vélez te va formando como si fuese una escuela”, afirma. Y agrega que “obviamente no todos llegan a la presidencia, pero la idea es que haya una sucesión de cargos y que todos puedan pasar por los ámbitos de la institución, y que fundamentalmente todos defendamos el proyecto en común: el de Vélez”.

– ¿Cuál es la idea de ese proyecto?

– La idea es tener un proyecto que vaya más allá de los resultados deportivos. Es aportarle a la comunidad la posibilidad de hacer deporte, de tener un poco más de cultura y de poseer una escuela modelo para una clase media, media baja, que con una cuota accesible puede acceder a todos los beneficios. Está ideado con una infraestructura para que los chicos puedan criarse en el club. Ahí mismo tenés lo que se te ocurra: Pileta, fútbol sintético, deportes de mesa, Vóley. Son 30 deportes, 30 actividades culturales. Nosotros sabemos que todo eso es de algún modo deficitario pero se lo damos igual a la comunidad de la zona, para que se puedan criarse en un club, vivir y tener amistad con la gente del club, realzando la figura de los clubes como espacios sociales. Por ejemplo jugar al tenis, que en zonas de Recoleta sale como 1000 pesos al mes, en Vélez sale 90. Después es la idea de darle cultura al socio porque consideramos que somos un club formador. Le trajimos a la orquesta filarmónica de la Ciudad de Buenos Aires, la Orquesta de Tango de la Ciudad de Buenos Aires, a Lito Cruz lo llevamos dos veces. Y todo gratis para ellos, porque es algo que les sirve y realza a la institución.

– Todas las acciones culturales las ve el socio, pero también van para los jugadores que se van formando en el club, en la escuela y en la vida. ¿Cree que esas cosas ayudan a romper el mito de que los futbolistas lo único que saben hacer es patear una pelota?

– Sí, totalmente. A los chicos de la pensión también les damos ayudas. Muchos trabajan en el club, colaborando, para que por lo menos tengan conocimiento de una computadora y tareas administrativas, por si después no surgen en primera. Ellos no pueden aprovechar mucho el club porque tienen que entrenar muy seguido, pero la idea es que eso también les sirva, pero el beneficio va más dirigido hacia el socio. Todos tienen la posibilidad de quedarse en la pensión o en la escuela, y a partir de ahí tienen los beneficios. Otros optan por otras escuelas de la zona porque la de Vélez es muy exigente, y están en su derecho de hacerlo.

– Recién mencionaba que hacer esas acciones culturales, deportivas y sumadas a las urgencias deportivas, vuelven a un club deficitario. ¿No es todo el Fútbol Argentino así?

– En realidad el fútbol de Vélez no es deficitario. Si vos manejas por ejemplo como San Lorenzo que compró siete jugadores este semestre y cinco el anterior, ahí sí. Pero sí se maneja como Lanús o como Vélez, no. Es mentira que sea deficitario, sólo tenés que manejarlo bien. A mí por más que Gareca me haya pedido cuatro jugadores, yo le vendí dos y le traje dos, de los cuales uno vino con el pase en su poder (Guillermo Franco). Ahí es cuando los dirigentes nos tenemos que poner firmes y tratar de traer jugadores de nivel, como lo son David Ramírez y Guille Franco, que se suman al que para mí es el mejor plantel del fútbol argentino. Comprar por comprar sí lleva al déficit, sino no. El fútbol es el que termina solventando todas las actividades culturales y deportivas. Se puede mantener al plantel, se puede invertir en inferiores y tratamos de que esos chicos lleguen y tengan su oportunidad.

¿Por eso cuando se lesionó Franco, Gareca dijo que va a apostar a los pibes?

– Sí, te pueden llegar a pedir, pero sabe cuál es la postura nuestra. Que no es una posición de “no, no queremos gastar”, sino que nos parece que los chicos de las inferiores tienen que tener la oportunidad. En este caso como trajimos dos y uno se lesionó, si se abre alguna puerta sí podemos traer a otro jugador, pero la idea está en apostar en las inferiores.

– ¿Cambió algo a partir de la modificación del dinero recibido para los clubes por parte de la televisión con el Fútbol para Todos?

– El cambio fue muy grande. Vélez pasó a recibir dos millones al mes, cuando antes recibía uno sólo. Para los equipos más chicos también el cambio fue notorio, es algo que a los clubes les sirve muchísimo ese tipo de ayuda económica.

– ¿Para llevar adelante estas medidas sociales que son diferentes a las que habitualmente hacen los clubes, influye y pesan los buenos resultados que desde hace tiempo vienen sacando?

– Sí, siempre el resultado deportivo te deja trabajar tranquilo para otros asuntos. Si perdés cinco partidos seguidos ya la presión de la gente puede llevar al dirigente a tomar decisiones erradas, pero ahí está la fuerza de cada uno. Porque podés perder esos cinco partidos y mantener tu posición, pero siempre que el resultado acompañe es mejor e importante para desarrollar la idea.

– Desde su asunción como presidente, Vélez no tuvo tantos altibajos en los resultados deportivos. ¿Cree que si se diera eso la gente va a seguir apostando por la idea de Vélez?

Sí, después de tantos años que te ven haciendo las cosas bien, no hay porque cambiar. Aparte es muy difícil que te vaya muy mal, el club no está para nada en una situación crítica, porque podés andar un poco mejor, un poco peor o no clasificar a una copa, pero en general lo que te marca un poco es el promedio, y Vélez nunca tuvo ningún problema en ese aspecto, siempre estuvo de la mitad para arriba.

– ¿Por qué sólo Lanús y Vélez de nuestro fútbol son los únicos que más a la vista tienen un proyecto y una idea consolidada?

– Porque son clubes distintos. Vélez tiene esta cultura desde hace 100 años. En el centenario del club se vio. En la mayoría de los clubes no hay una gran cantidad de deportes porque así lo fue durante todos estos años, porque consideran que tienen otras urgencias, porque capaz hay mayor división política en los clubes que los obliga que les vaya bien para que los socios vuelvan a votar. Creo que son muchas las circunstancias, en cambio en Vélez se dan unas condiciones que te permiten que no suceda, que no tengas esas urgencias, que no tengas otros problemas. Si bien hay elecciones en Vélez, no hay muchas diferencias con la oposición, por eso el socio siempre fue respaldando a este estilo de dirigencia.

Muy seguro en cada respuesta, pide disculpas por las constantes interrupciones que le generan los llamados a su celular. “Me tiene que llamar el presidente de Colón, disculpen”. Muy apasionado por su club, cuenta que hizo socios a sus hijos desde antes que nacieran y la pasión y la satisfacción que le genera trabajar en su club. “Es que me da mucho orgullo pertenecer a Vélez, poder ganar prestigio desde el club que amo y poder trabajar para que siga yendo hacia delante, es como el sueño del pibe”. Así, como el pibe que sueña ganarle a Boca y a River, Vélez sigue para adelante.

Comments are closed.