Isla de Pascua, tierra de represión

La paz será esquiva en el Pacifico Sur mientras continúen los sucesos violentos contra las poblaciones originarias. La historia de una isla plegada de misterios y moáis que se ve invadida de la sangre y destrucciones por parte de un Estado chileno rapaz.

Cuando nos nombran la Isla de Pascua nos viene a la mente esa isla situada en el Pacífico, en cuyos terrenos se pueden observar esas raras y enormes cabezas talladas en bloques de piedra. No más que otro de esos paradisíacos pedazos de tierra, no más que un exótico sitio turístico. Sin embargo, en su interior hay una historia de expropiación y desalojo, de represión y resistencias, que desde segunda mitad del 2010 vuelven a revelarse ante nosotros.

En el siglo IV d.C. llegaron desde la Polinesia hacia aquella isla desierta los moradores que habitarán el territorio hasta el día de hoy, los llamados Rapa Nui. Pero en 1888 un país de poco más de medio siglo de antigüedad se la apropiaría, pese a estar a… ¡casi cuatro mil kilómetros de distancia! El tratado firmado por Chile y los locales acordaba que el primero podría adjudicarse la posesión y defensa del lugar, manteniendo y aceptando las formas indígenas de administración política. Pero esto, como casi todas las alianzas entre Estados y sociedades locales, no sería cumplido. En 1895, el gobierno chileno la arrendaría por veinte años a una empresa ovejera para su explotación, que tuvo como resultado no solo la expulsión de muchos habitantes de sus hogares, destrucción de cultivos de subsistencia como también innumerables vejaciones contra espacios considerados sagrados. De modo que, mientras una clase privilegiada se hacía de suntuosos pastos y aguas para la producción, una cultura era a la vez atacada como pauperizada, y parte de su riqueza cultural sino agredida, destruida. Así, la Modernidad llegaba con su progreso para pocos y miseria para muchos a una tierra que se había mantenido impoluta durante más de quince siglos.

Como en 1895, todo el siglo XX se caracterizó por la entrega, concesión y retención de terrenos Rapa Nui. Más ejemplos: en 1933 “el Estado chileno arrendó a empresas francesas la isla, mandaron a un capitán en la Guerra del Pacífico con una delegación y arrasaron con todo, quemaron las plazas, animales y se llevaron a personas” contó el integrante de la Comisión de Desarrollo de la Isla de Pascua, Raúl Teao Hey a diario.uchile.cl. Treinta y tres años más tarde, tierras pertenecientes a una familia local serían tomadas para la construcción del Hotel Hanga Roa sin previa consulta a los damnificados.

Desde agosto hasta la actualidad se vienen observando diversas tomas de terrenos fiscales, administrativos y mismo el hotel ya mencionado, como modo de reivindicación de los derechos sobre sus ancestrales tierras, ahora ocupadas. Pero, como no iba a ser así, Piñera se encargó con sus carabineros de dejar bien claro que no habría margen de discusión: el 3 de diciembre veintitrés heridos y seis detenidos durante un desalojo, al usar balas de goma y perdigones.

Pero los locales no se quedarán estáticos ante la violencia ni ante sus deseos y reclamos de autodeterminación: “siempre la Isla ha sido pacífica y el día que intervengan, la van a perder rápidamente. Si aplican fuerza nos adelantamos el camino de antemano” advirtió Teao Hey.