¿Piratas o guardacostas somalíes?

El fenómeno que conmueve las aguas del capitalismo transoceánico mundial es sometido a veredicto sin juicio englobándolos como “piratas”. La posición geopolítica de Somalía le da la chance de enfrentar a los extranjeros que, aprovechándose del vacío estatal de las aguas, practican actividades ilegales en ellas. Quién es quién en el Cuerno de África.

En los últimos años se ha hablado y visto mucho acerca de los llamados “piratas” somalíes: de su efectividad a la hora de abordar barcos y tomarlos de rehén, del armamento del que disponen -rifles de asalto AK-47 o bazookas- como también los treinta y cinco millones de dólares que sacaron en los últimos dos años mediante  actividades extorsivas. Pero, ¿alguien se preguntó cómo nació esta actividad o qué obligó a un sector de la población a llevar a cabo peligrosas incursiones, o  quiénes son los culpables de esta situación límite? Si alguien lo hizo, no fueron los medios de comunicación que se ofenden y vociferan a “parar la violencia somalí” y proteger la sana actividad marítima que en esas aguas se desarrollan…

Somalía entró en caos institucional en 1991 fruto de una guerra civil y hasta hoy en día no ha logrado mantener un gobierno centralizado y estable en su territorio, que de por sí, se haya dividido en diversas regiones pertenecientes a milicias, señores de la guerra, o conformándose como sub-estados independientes.

Esto fue aprovechado por innumerables empresas europeas para utilizar las aguas somalíes a su placer: por un lado, para explotar sus recursos pesqueros, por el otro, para derramar productos tóxicos y nucleares sin ningún miramento en lo que ello ocasionaría a los locales. Ghanim Alnajjar, experto en derechos humanos de la ONU, en su visita al país en 2005 estipuló que la pesca extranjera ilegal en la costa somalí genera trescientos millones de dólares anuales, mientras que actualmente la cifra casi se duplica[1].

En cuanto a la contaminación, Ahmedou Ould-Abdallah, otro enviado de Naciones Unidas en Somalia, declaró: “Alguien tira materiales nucleares aquí”, luego de que emergieran, en el 2005, cientos de barriles con material tóxico que terminaran con la vida de trescientos somalíes[2]. ¿El culpable? El mismo enviado declaró que “siguiendo la procedencia de una gran parte de estos residuos nos lleva hasta hospitales y fábricas europeas, que parecen confiarla a la mafia italiana para quitarse de encima estos residuos al menor coste posible”[3].

Poco a poco nos acercamos a la impunidad feroz con la que se estuvieron moviendo grandes grupos económicos en la ruina de este estado del sudeste africano. Frente a esto, la población se vio obligada a actuar: pescadores locales y otros pobladores comenzaron a subirse a sus lanchas, provistos de algunas armas y empezaron instar a los barcos extranjeros a retirarse con sus actividades ilegales a otro lado, o por lo menos a pagar por estas. Claro está, que el entendimiento pacífico no debió reinar en los encuentros. Un “pirata”, llamado Sugule Ali, declaró que sus motivaciones al abordar embarcaciones extranjeras eran para “parar la pesca ilegal y  que tiren residuos en nuestras aguas… Nosotros no nos consideramos bandidos de los mares. Consideramos que los bandidos de los mares [son] los que pescan ilegalmente y utilizan nuestros mares como una descarga de basuras y echan sus residuos en nuestros mares y vienen [a navegar] armados en nuestros mares”[4]. Tampoco habrá que ser ingenuo y pensar que todos estos grupos son nobles defensores de la soberanía local, paralelamente han surgido un gran número de bandas cuyo único objetivo es ganar dinero de la forma que sea, utilizando métodos violentos o atacando a veces a objetivos humanitarios.

Pero, aún si fuese así, ¿seríamos capaces de culparlos cuando Somalía tiene el cuarto PBI per cápita más bajo del mundo, está entre los primeros quince países con mayores tasas de mortalidad, quinta en mortalidad infantil y onceava en esperanza de vida al nacer[5]? Anualmente un somalí gana aproximadamente unos seiscientos dólares. En una toma de embarcación puede ganar hasta ocho mil.  Así, de alguna manera, podemos empezar a entender sus motivaciones.


[1] http://www.quiendebeaquien.org/spip.php?article1464

[2] http://www.kaosenlared.net/noticia/pirateria-somalia-nacio-para-proteger-pais-saqueo-occidental

[3] Ibíd. Kaosenlared.net

[4] Ibíd. Kaosenlared.net

[5] https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/rankorder/2102rank.html?countryName=Somalia&countryCode=so&regionCode=af&rank=213#so