El Rolex del Che

En búsqueda de un perfil diferente de este icono de la humanidad, adentramos a conocer qué reloj usaba y sus razones. Abandonemos los efectos de los pensamientos a priorísticos que signan al hecho como un fiel símbolo del capitalismo.  El reloj del Che era un Rolex, ¿y qué con eso?

No se trata de un orgullo, ni tampoco algo de que avergonzarse; pero ni algo siquiera para desconfiar de cualquier tipo de valores: Ernesto “el Che” Guevara usó durante largo tiempo un reloj Rolex en su muñeca –en algunas fotografías emplazadas en el mausoleo construido en las afueras Vallegrande, donde fue enterrado en secreto por la CIA y las FF.AA. bolivianas, aparece con uno en cada muñeca-. Las primeras imágenes que lo retratan llevándolo fueron tomadas recién luego del triunfo revolucionario en Cuba. El día en que cobardemente lo asesinaron aún lo tenía consigo.

Se trataba de un modelo llamado GMT-Master[i] especialmente diseñado para visualizar dos husos horarios en simultáneo, con posibilidades de sumersión fiables y un movimiento de máquina de carga automática perpetuo.  Hoy día muchos relojes gozan de todas estas cualidades, pero como es de suponer, a fines de la década del ’50 aquellas eran especificidades inusuales en el mercado de relojería. Además el vínculo relojería-fuerzas de combate no es algo falto de comprobación: desde la Primera Guerra Mundial se venían fabricando elementos de precisión de medición del tiempo específicamente para quienes se encontraban en el frente del combate armado.

Historias de cómo Ernesto llegó a hacerse con el Rolex abundan –en muchas ocasiones potenciadas por el hecho que en contemporáneo Fidel Castro hacía uso de dos Rolex en la misma muñeca, uno marcando las horas de la Habana y el otro, las de Moscú.[ii]-, una menos segura que la anterior. Que lo expropió de una familia de altos burgueses en Cuba. Que se trató uno de tantos obsequios recibidos. Pero esto es lo de menos. La mayor crítica que desde este punto surge la auto-resumen en “comunismo para las masas, capitalismo para los jefes”[iii]. Bien retrógrado, tendencioso e ignorante, el ataque ciego desconoce las diferencias de grado en cuanto al significado social que podía tener Rolex en los ’60, el precio de los relojes y su posible utilización como herramienta específica en ciertas circunstancias.

En 1959 el precio de un Rolex GMT-Master era de u$s230 -muy similar al de marcas como Seiko o Longines-, mientras hoy día el precio en Argentina del mismo modelo es de u$s9200.-. Alguno podrá sospechar de algún truco escondido en los cambios inflacionarios, a eso vamos ahora: una Coca-Cola pequeña a fines de los ’50 costaba 5 centavos de dólar, hoy día en nuestro país está en general cerca de redondear un dólar. La inflación que sufrió una Coca-Cola pequeña en cincuenta años es del 2000%. El usar un Rolex hoy ya es un símbolo de alta burguesía de forma indudable, pero no debe necesariamente haber sido así siempre, en cincuenta años alcanzó un porcentaje inflacionario mucho mayor que un producto de consumo masivo como la Coca-Cola, ¡se trata de un 4000%! Este pequeño análisis concluye pidiendo razonamientos que sean históricos, no tan cargados de valoraciones presentes.

El Che lo conservó hasta sus últimos días, hasta que uno de los agentes de la CIA que formaban parte de la misión para terminar con la vida del revolucionario, Félix Ismael Rodríguez Mendigutia –cubano, solo por nacimiento-, tomó como propias las últimas pertenencias de Guevara antes de ser fusilado en La Higuera, Bolivia. Entre ellas una pipa y el Rolex del que estuvimos hablando. Lo utilizó como trofeo durante largo tiempo, en repetidas ocasiones documentado[iv]. Hoy se desconoce el paradero específico de la pieza.


[i] http://precisiontime.blogspot.com/2010/06/vinatge-watches-rolex-gmt-master-ref.html

[ii] http://rolexblog.blogspot.com/2008/06/fidel-castro-rolex-watch-fanatic.html

[iii] http://rolexblog.blogspot.com/2008/11/castro-took-cuba-while-wearing-his.html

[iv] http://www.lafogata.org/che/nuevos/che_felix.htm

Comments are closed.