Inseguridades

Por sección Sociedad

Ningún lugar en el mundo donde con pasión y convicciones se lleve a cabo una actividad de educación popular debe ser cerrado.

Todo espacio en el que haya un taller de poesía que despierte miles de sonrisas y de creaciones debe existir por siempre.

No puede haber lugar en esta tierra en el que un comedor popular quiera ser desterrado, enjuiciado y pasado al olvido.

Si en el Espacio Cultural Bonpland, entro otro montones de posibilidades, de herramientas para crecer, de estrategias para luchar, de colores para soñar, hay una biblioteca llena de libros para entender, armas necesarias para no claudicar, para encender la búsqueda de un mundo mejor, justo, pues entonces este sitio en el mundo, enclavado en el también desigual barrio porteño de Palermo, no debe desaparecer. Jamás.

Sin embargo, un monstruo grande, de ideas pequeñas, instiga para que la desaparición se ejecute. La primera comisaría de la Policía Metropolitana macrista amenaza con virar el escenario de esas cuatro paredes que hoy transmiten vida y esperanza.

Para que todas las personas vivan en un mundo sin desigualdad, no hacen falta más comisarías. Para estar seguros, entonces, más arte y más cultura.

Hace algunos días atrás  se llevó a cabo un festival en el cual todos los concurrentes eligieron a través de una votación el futuro de ese hábitat destinado a crear y a creer. Por unanimidad, la ciudadanía presente optó por continuar con el Espacio Cultural Bonpland.

“De acá no nos movemos”, gritaron, convencidos, colectivos, varios integrantes del Centro Cultural, en el final del festival.

El blog del Espacio Cultural Bonpland: www.bonplandaguanta2.blogspot.com

Comments are closed.