Ilu Aña: un símbolo de unión

Ilu Aña, una banda de música afro brasilera que, desde la diversión y el ejemplo, incita a la gente a que se vuelva a colmar las calles de su barrio. Tambores, baile y resignificación en Boedo.

Ilu Aña se trata de un grupo numeroso que cuenta con varios percusionistas y bailarinas, más una banda con cantante, flautista y guitarristas; tantos, que ensayan en dos días distintos. También puede apreciarse, viéndolos de cerca, que son mucho más que un conjunto. Ilu Aña es un deseo en voz alta: un grupo de amigos buscando unir y unirse con la gente, con su barrio, Boedo.

“Buscamos que la gente lo tome como un medio de contacto. La cultura de salir a la calle estaba como muerta. Ahora está renaciendo”, dice Gonzalo Battipaglia director de la banda. Y explica que el tambor es un símbolo de unión, “es que sí o sí tenés que socializar, compartir espacios, no podes tocar solo. Tratamos que la gente sienta eso, con la música como modo de expresión”.

Ilu Aña nació en el interior de una murga de Boedo que fundó el abuelo de Gonzalo. Con el tiempo se disolvió, por falta de espacio y gente. Pero los amigos quedaron y, hace un año, decidieron formar el proyecto. “Cuando arrancamos era un desastre, teníamos solo cuatro tambores. Ahora vamos juntando la plata entre todos y comprando nuevos instrumentos”.

Tras el año de trabajo ya se presentaron en varios festivales y son, también, contratados para fiestas. “Con Ilu Aña, nos reciben mejor que con la murga –dice Gonzalo-, porque culturalmente no está visto como algo de las clases bajas. A pesar de que en Brasil la zamba es lo más bajo que hay. Pero si vas a tocar a un hotel importante con un grupo de zamba tenés un nivel distinto de aceptación de si vas con una murga”. Sin embargo, ellos siguen levantando la bandera y saliendo a tocar a la calle, para hacerla más suya. Como con la murga.

Y afirma que hoy está de moda la zamba: “El lunes vas a Konex y tenés un espectáculo, bueno o malo eso no importa, pero hay un espectáculo de tambores y van miles de personas, eso hace 20 años no pasaba. Acá como que la gente está adoctrinada al rock y costó salir de ahí”. Pero da lugar a la crítica: “Muchos tocan los tambores de una forma que termina siendo muy parecida a la música electrónica. La bomba de tiempo es lo más parecido a la música electrónica que podes encontrar. Lo integrantes, igual, son músicos excepcionales pero por el estilo que adoptan no tocan con todo el potencial que tienen. Es que se pierde el equilibrio, lo propio”.

En Ilu Aña están atentos a no romper ese equilibrio, y en sus canciones –la mayoría típicas de brasil – buscan la reivindicación de la cultura afro brasilera. Sus letras tratan, la mayoría, de problemas sociales. Las bailarinas acompañan con una coreografía donde representan esta lucha.

Comments are closed.