¿Hasta dónde?, noticias del imperio

Por sección Sociedad

“Porque es la naturaleza del imperialismo la que bestializa a los hombres”.

Ernesto Guevara, 1964, Asamblea General de la ONU.

No alcanzó con todas las cabezas que ya descansan en las suelas de los zapatos de aquellos soldados con formas gigantes, porque la Administración Obama, un poco por el presidente estadounidense y otro poco a pesar de él, sigue yendo para adelante en eso de ganar espacios militares.

Desde que el mes de julio arrancó, y luego de que el gran ganador del Premio Nobel de la paz declarara en público que el único enemigo era Al Qaeda, Estados Unidos calibró sus partes y siguió construyendo todas las formas posibles para echarse polvos militares en todos lados. Así, en silencios de los que la mayoría de reporteros de todas las gamas existentes se vuelven cómplices, comenzó la llegada invasora a la isla africana Diego García, reclamada por el Reino Unido como propia, expulsó a toda la población del lugar y sentó las bases de lo que será un cercamiento cada vez mayor y más cortito de Asia Central y Medio Oriente. Pero para que a nadie le quedaran preocupaciones o dudas sobre los porqués de la llegada de EE.UU. a esa isla, la Marina norteamericana informó sobre el envío de un equipamiento para apoyar a los submarinos dotados de misiles Tomahawk. El anuncio militar fue publicado por el diario Sunday Herald, de Glasgow, y vino en conjunto con una fuerte declaración de Dan Plesch, director del Centro de Estudios Internacionales y Diplomacia de la Universidad de Londres: “Los bombarderos y los misiles de largo rango de EE.UU. están preparados para destruir 10 mil objetivos en Irán en pocas horas. Están activando el engranaje para la destrucción de ese país”.

Jugando cortito, despacio, visionariamente, Estados Unidos construye y se construye espacios desde donde ajustar la mira y contragolpear de manera segura. Las últimas novedades informan que el pasado 1º de julio el Congreso de Costa Rica autorizó el ingreso a ese país de 46 buques de guerra de la Armada de los Estados Unidos, 200 helicópteros y aviones de combate, y 7000 marines. Según lo explicado en Washington, los carteles de droga de México habrían modificado sus rutas de acceso y, para eso, se necesitaba militarizar más zonas desde donde ejercer el control.

Por si las moscas, por si las dudas, por si las Cubas, por si los Chávez, por si los Evos, por si las Chinas, por si las esperanzas de socialismos laten, por si los jaques políticos a futuro, por si Fidel Castro se recupera y sigue siendo la existencia imponente de la ética y la vida, Estados Unidos no se empacha y sigue tirando diagonales para agrietar a este mundo lleno de musgos. Julio despierta con nuevas materias en los campos militares, y sigue, y sigue, y sigue…